Concursos literarios

Concursos Literarios

10 Consejos para presentarse a Concursos Literarios

En la web de Guía Literaria hemos encontrado un texto fundamental que todo aspirante a Concursos Literarios debe leer: 10 Consejos para presentarse a Concursos Literarios. Aunque, hoy por hoy en España es muy dificil ganar (o ser finalista) de un concurso de cierto prestigio es casi imposible (no juegan limpio) siempre vale la pena intentarlo. De modo que aquí copiamos (y aportamos nuestros porpios concejos) un decálogo de los pasos a seguir para, en caso de participar en un concurso, hacerlo correctamente.

 

1. Escoge los Concurso literarios adecuados

Este punto está en primer lugar porque es el más importante. Hay muchos factores que se deben tener en cuenta al elegir a cuál premio enviar tu obra: ¿Es un premio con buena reputación? ¿Es un premio que realmente elige el mejor o siempre elige a escritores locales? ¿Es un premio que se da a escritores noveles o de trayectoria? ¿Tiene sentido participar en el Concurso Literario del Premio Planeta, sabiendo que es el premio literario más amañado de la historia de la literatura? Por supuesto que no. Lo mejor es visualizarte como autor, tener claras tus expectativas y la calidad de tu trabajo. Hay premios que dan mucho dinero pero no publican tu obra ni le dan difusión. Hay otros que, por el contrario, dan menos dinero pero publican tu libro y pueden disparar tu carrera como escritor.

 

2. Respeta tu género literario

Es un objetivo obvio: debes saber qué tipo de literatura haces pasa saber a qué concursos enviar tu obra. No hay que saltar de género en género por el impulso de un premio. Por ejemplo, si eres bueno escribiendo cuentos conoce bien ese género, perfecciona tu técnica y tu estilo; no te desvíes a escribir poemas porque ha aparecido la convocatoria de un premio de poesía que paga 10 veces más. Pero si lo único con lo que sueñas es con el dinero del premio, adelante, escribe por el dinero. Lo más seguro es que te lleves una buena desilusión.

 

3. Lee adecuadamente y con paciencia las Bases de los Concursos Literarios

Sí, ya sé, no hay nada más aburrido que leer las Bases de los Concursos Literarios. ¿Se admiten textos publicados o solo inéditos? ¿Se puede enviar la obra por correo electrónico? ¿Cómo es el sistema de plicas? ¿Cómo enviar una obra utilizando pseudónimo? ¿Cuál es la extensión máxima o mínima de los trabajos? Estas son solo algunas de las preguntas que las bases de los Concursos Literarios suelen hacer hincapié, pero aun así, en cada concurso literario se eliminan cantidades increíbles de concursantes por no cumplir con las bases, o los autores se sorprenden al ganar porque no sabían lo que implicaba enviar su texto a un concurso. Hay que leer las bases una por una y con detenimiento.

 

4. Acógete por completo a las Bases de los Concursos Literarios

Lo digo de una forma simple: no hagas tonterías y acógete a rajatabla a las bases. Pensar que los organizadores no se van a dar cuenta de alguna falta a las bases del concurso, o que van a perdonar las infracciones porque eres muy bueno, es completamente inocente. Es más: muchos lectores de un concurso (que no son el jurado, sino becarios o empleados muy mal pagados) están deseando encontrar errores para no tener que leer más obras.

 

5. Céntrate en uno o en pocos concursos literarios

Es posible que nadie confiese esto: los Concursos Literarios pueden convertirse en una adicción. El deseo de reconocimiento puede despertar tu ambición y hasta tu locura. Hay quienes escriben para decenas de concursos literarios a la vez, con la ilusión de que a mayor cantidad de concursos literarios presentados mayores serán sus posibilidades de ganar. Mentira. Es más, hay escritores que adaptan sus cuentos (y hasta novelas) para ajustarlos a los criterios de las bases, por ejemplo, si la temática es que el cuento debe trascurrir en una zona rural de Teruel y el tuyo transcurre en Nueva York, no sientas la tentación de cambiarlo: se nota. Los Concursos Literarios (al menos los honestos) son otorgados por la calidad de las obras.

 

6. No te precipites

No seas ansioso, siempre habrá Concursos Literarios. Es cierto que terminar una obra (que posiblemente te haya llevado años) es una felicidad muy grande y en ocasiones una emoción irrefrenable. Pero la verdad es que una obra no se termina en el primer intento ni mucho menos, ese es el comienzo. Luego viene el proceso de corrección, reescritura y perfeccionamiento. Precipitarse en enviar tu obra a Concursos Literarios por el afán de cumplir con una fecha límite de cierre suele ser un gran error. Es más, tu obra, una vez pasadas las etapas de corrección (si es que eso existe), debe pasar por varias lecturas. Elige para ello gente con criterios literarios, que sea honesta, que esté dispuesta a decirte la verdad. Jamás pienses en eso de: “A lo mejor, pese a los errores, le gusta al jurado”. Eso no pasará.

 

7. Es fundamental la corrección ortotipográfica antes de envía tu texto a Concursos Literarios

A ver, borremos de una vez por todas esos tristes tópicos sobre que las faltas de ortografía, si el texto es bueno, no importan. ¡¡FALSO!! Repito lo dicho anteriormente: el lector/cribador de concursos literarios (becario y pésimamente pagado) está harto de leer obras (en el mejor de los casos, recuerda, solo lee 3 página si está de buen humor) y si le haces las cosas más difíciles mandará tu obra a la pila de basura. Es duro, pero es así. Un texto no corregido es una forma de decirle al lector que no te importa tu material y entonces, ¿por qué debería importarle a lector/cribador? Un texto enviado a Concursos Literarios que contenga muchos errores es una pésima carta de presentación para un escritor. No lo hagas, es más, si puedes contratar a un corrector profesional para ello habrás ganado mucho terreno. La mala ortografía puede descalificar tus escritos de la posibilidad de ganar un concurso literario.

 

8. La presentación debe ser impecable

La presentación de una obra a un Concurso Literario es muy importante. Un material mal presentado (roto, mal impreso, desordenado, mal encuadernado o maquetado) es una muestra de poca profesionalidad y volvemos a lo mismo que antes: si a ti no te importa, entonces, ¿por qué debería importarle al cribador? Una buena presentación da una idea de un escritor que es, a su vez, cuidadoso en su forma de escribir.

 

9. Participa de Talleres Literarios

La tarea de escribir puede ser algo muy solitario y de ese modo se sule perder la perspectiva ¿Es realmente buena tu novela? ¿Són únicos tus relatos? ¿Hasta que punto son sinceros o están preparados tus familiares y amigos para valorar tu obra? Una de las mejoras formas de saber la calidad de tu obra y, a su vez, aprender es participando en Talleres de Escritura Creativa o Cursos de Escritura donde, usualmente, se suelen leer fragmentos o relatos en voz alto para que el resto de alumnos, con otros perspectivas a las tuyas o un docente profesional, digan su opinión. No subestimes el poder de los Talleres de escritura creativa, no todo se trata de críticas, en muchos cursos literarios se forman buenos grupos cuyos compañeros ayudarán y recomendarán mejoras antes de presentar tu obra a un concurso literario. Otra herramienta formidable es solicitar a un profesional un Informe de Lectura. Ojo, debe ser un profesional de las letras, asegúrate que quien revise tu obra posea experiencia y títulos universitarios: ¡Un mal Informe de Lectura puede hacer mucho daño!

 

10. Jamás te desanimes si no logras ganar

No siempre se puede ganar. Recuerda que, además, los concursos literarios suelen estar abarrotados de participantes y todos, o casi todos, muy buenos. Un dato más: a los concursos literarios cuya cuantía de premio es alta (supera los 6.000 €) también participan escritores profesionales o incluso consagrados que necesitan un impulso a su carrera. También contra ellos compites. Por lo demás: no siempre escribimos nuestro mejor trabajo, la literatura es una carrera de fondo. Y además, debes entender que los Concursos Literarios no siempre son justos: están atravesado por múltiples intereses: las editoriales quieren que gane alguno de sus escritores cuyos derechos ya poseen, los ayuntamientos prefieren escritores de su zona, los lectores de obras no siempre hacen un buen trabajo (sí, y con esto me refiero a que no siempre leen sus cribas…, triste, pero real), y un infinitud de etcéteras. Es cierto que no ganar puede llevarnos a cuestionarnos sobre nuestro talento, pero los grandes escritores no lo han sido siempre: se hicieron con el tiempo y con mucho trabajo. Muchos grandes autores jamás ganaron un premio ni fueron publicados (Cortázar es el mejor ejemplo). No te desanimes, simplemente sigue adelante, sigue escribiendo y participando en Concursos Literarios.

Escribir un comentario

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.