Leyenda de la Quemada

Escrito por
| 976 | 18 Comentarios

¡Oye cantinero ven! ¡A contar la historia aquella!

Lo que te dijo el Remigio en la noche que muriera,

se los voy a referir, pero las copas disparan;

Que cada vez que lo cuento… Siento chinito en el alma,

como si al contar sus cosas. ¡ Al muerto lo conjurara ¡

 

Aquella noche el Remigio estaba ya rete trobo.

De codos sobre la mesa, la botella contemplaba,

con el sombrero ladeado y las manos apretadas.

Yo vide por sus mejillas, las lágrimas que rodaban.

 

Me acerqué, para decirle que a su casa se marchara,

pero me invitó un refino y así su historia empezara:

Se los voy a referir con sus mismitas palabras,

échense una compadritos que hay les va la parrafada.

 

¿Se ricuerda que pal cerro? Camino del campo santo,

¿Estála Hacienda Quemada? ¡esa! ¿la que está embrujada?

Que espantan, ni qué ojo de hacha si soy ¡yo! Que por las noches

voy a hablar con la difunta, que ahí la tengo enterrada.

 

¿ Qué cual difunta compadre ? pos ella, la mal nacida

la que me puso los cuernos  y me desgració la vida.

(Yo sentí como un resfrió que mi espina recorriera),

Pero me quedó callao, dejándolo que siguiera.

 

Deje le cuento la historia, pero pase laguardiente,

pá remojar los recuerdos y pá refrescar mi mente,

¿Se acuerda de la Gabriela? ¿La que me rompió la vida?

¿La que todo el pueblo piensa, que se me fue de juyida?

 

¿Qué junto con el Zenaido pa la capital volara?

Quesiva largar compadre, si ahí la tengo enterrada

¿Qué están juntos? Están juntos, ¡ni los separe siquiera!

Sólo me acerqué quedito y les quité la escalera.

Deme un trago de refino, que la garganta se cierra,

que los recuerdos me ahogan y los quero echar  pá fuera,

que hoy es el último día, de contar de mi miseria;

por que  hoy me pego un balazo y acabó la tomadera…

 

Tres meses hace compadre que ando en la borrachera

y esta noche que comienza voy a volver a la tierra…

Se quedó un rato callado. Y bebió de la botella…

Se le nublaron los ojos, Y siguió… De esta manera…

 

Rechula la condenada, como me trajo la endina .

Como me sorbió los sesos con su cabellera endrina,

y ella era güena compadre es solo la vida esta.

Que todito lo que toca todititito lo apesta.

 

Diecisiete años, compadre diecisiete primaveras,

aquella vez que la vide, bajando por la vereda,

me quede todo alelado viendo su belleza indiana.

Con sus cabellos de noche ,y su boca de pitahaya

 

Bella como Ave María, bella como una alborada

Con sus ojos negros, negros ¡Negros! De noche estrellada,

Esos sus ojos de noche los tengo dentro del alma.

 

Que me enamoro compadre, y que empiezan los asedios,

que si tus trenzas de noche, que tus ojos de luceros,

que te quero y que me muero si no calmas mis anhelos

y que me dice que si y a hablar con sus familiares.

 

Pero no pude esperarme, era muy larga la espera,

¿Recuerda que allá en la hacienda, hay una noria agotada?

¿Qué cuando fuimos escuincles, metimos una escalera,

para buscar los tesoros que los ricos escondieran?

 

Ahí dentro de la noria otro tesoro me diera,

Ahí Gabriela fue mía, ahí su cuerpo me diera,

Ahí le besé sus pechos, ahí mi potra montara

ahí la acaricié todita, hasta agotar mi quimera.

 

Fueron pasando los días que el cura nos impusiera.

Ya poquito nos faltaba para completar la espera

y que regresa el Zenaido ¡Aquel! mi amigo de niños.

Nomás volvió el desgraciado a robarme su cariño.

 

como volvió con dinero y con ropa re catrina.

Creyose dueño del mundo con todo su contenido

y me la quitó, compadre y me la quitó el maldito.

Ahí en la mismita noria… ¡Que me desgracia la vida!

 

¡Que yo lo vide compadre! sobre su carne de almendra.

Se me quebró el corazón en ese mismo momento.

Yo no los maté compadre, ni los separé siquiera

lo único que yo les hice, fue quitarles la escalera.

 

Treinta días y treinta noches mestube junto a la noria.

Pá que nadie se acercara y les diera la escalera.

¡Que no los maté le digo! ¡Ni los separé siquiera!

Llorando lágrimas de hombre,.. ¡Solo quité la escalera!

 

Comentarios

  1. Sicaru

    21 noviembre, 2012

    Estupendo relato en forma de poema rimado me gustó un buen amigo salamandra te pongo mi voto

  2. VIMON

    21 noviembre, 2012

    Extraordinario poema, amigo Salamandra; en la mejor tradición de la poesía campirana de México. Habrá que limar pequeñísimos detallitos y quedará un poema de antología. Mis mayores felicitaciones, mi voto y un fuerte abrazo.

  3. Macotela

    22 noviembre, 2012

    Con el sabor y el olor de la tierra:Salamandra me gustó mucho gracias por esete esfuerzo por tener presente lo nuestro Amigo.

  4. volivar

    22 noviembre, 2012

    Algo así como eso que en México llamamos «corrido», es decir, una parrafada a alguna desgracia. Eres maestro, Salamandra, y te felicito. Mi voto

  5. LUCIA UO

    22 noviembre, 2012

    Querido Eugenio.
    Me encantó la historia. ¡conmovedora!.
    Muy, pero muy bueno. Lo triste es que no supiera amar, porque sino los hubiera dejado ser felices, no los mató, los mató de hambre y les quitó todas las posibilidades de sobrevivir.
    Tratas un tema que es muy común en nuestros países: El machismo, si una mujer pone los cuernos, lo mínimo que pasa es que pierde la vida. Aún ahora suceden estás cosas.
    Un gran abrazo y mi voto.

  6. Marcelino

    22 noviembre, 2012

    Que más, el echo en si merecía la pena impuesta al jugar con los sentimientos aunque la forma de matarlos si fue inhumana eso sobre el tema. La narrativa conmovedora y muy apegada a las formas de nuestro pueblo e idiosincrasia. Me recordó el Corrido Mexicano. Bien Maestro.

    • LUCIA UO

      22 noviembre, 2012

      Podrías por favor aclararme eso: ¿Tú crees que una persona debe morir porque no corresponde a los sentimientos del otro?
      No entiendo.

      • SALAMANDRA

        22 noviembre, 2012

        Por supuesto que ¡NO! estoy de acuerdo con los actos del protagonista eso es reminescencia del pensar sobre el machismo que imperava ewn nustros pueblos Hispanos Lucia.
        Yo no tengo esa manera de pensar.

        • LUCIA UO

          22 noviembre, 2012

          Querido Eugenio.
          Disculpa por favor la confusión. ja ja ja .
          La pregunta no era para ti, era para Marcelino. Ja ja ja.

          Un abrazo

  7. Marcelino Wixanicka

    22 noviembre, 2012

    Mis saludos y voto

    • SALAMANDRA

      22 noviembre, 2012

      gracias Marcelino Una pregunta tu apellido es de origen Vasco??

  8. 1000Luna

    22 noviembre, 2012

    Me gustó, Eugenio. Aunque hay expresiones que no entiendo, como es normal 🙂

    Un abrazo y mi voto.

  9. SALAMANDRA

    22 noviembre, 2012

    Era de esperar 1000Luna si te tomas la molestia de ponerlas en el apendice de este articulo te las aclararé.
    Un Beso

    • 1000Luna

      22 noviembre, 2012

      Sí, claro. Muchas gracias, Eugenio. Son las siguientes;

      Siento chinito en el alma.
      el Remigio estaba ya rete trobo.
      que se me fue de juyida?
      y su boca de pitahaya

      Un abrazo.

      • SALAMANDRA

        23 noviembre, 2012

        Preciosa 1000Luna te aclaro:
        CHINITO EN EL ALMA (Sentir escalofríos cuando se evoca un echo de terror)
        RETE TROBO (Muy borracho)
        JUYIDA (escapar de algo o de alguien)
        PITAHAYA (Flor y fruto comestible de un cactus cuyo color es rojo bermellón
        y su sabor dulcísimo).
        Con Un fuerte abrazo.
        Eugenio

        • 1000Luna

          23 noviembre, 2012

          ¡Muchas gracias Eugenio! Besos y buen fin de semana.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas