Madeleine de Cubas, un hermoso lugar llamado Colombia

Escrito por
| 249 | 10 Comentarios

Con motivo de la presentación del libro Los zapatos de Isidro en el stand de Books and Books en la Feria al Aire Libre de Miami que comenzará este domingo 17 de noviembre, hemos tenido la oportunidad de hablar con su creadora, la colombiana Madeleine de Cubas quien nos ha comentado sus impresiones, la experiencia del éxito de su novela, sus comienzos y los detalles que la convierten en una escritora increíblemente talentosa y que, gracias a su esfuerzo y tenacidad, ha logrado hacerse un lugar en el siempre complicado mundo editorial.

 

Cuéntanos qué encontrará el lector cuando tenga en sus manos Los zapatos de Isidro.

El lector encontrará un libro distinto y una historia conmovedora. Distinto porque aunque se desarrolla en Colombia se aparta de la violencia y de los temas tradicionales y ya manidos, de los que siempre se habla y que en esta novela solo se tocan tangencialmente. La narración procura más bien mostrar los aspectos positivos de mi país natal, sus paisajes como postales, su folclore y su música, el carácter alegre y acogedor de los colombianos y su naturaleza humorística, que nos ha valido, no obstante los múltiples problemas y plagas que nos agobian, el ser considerados como uno de los países más felices del mundo. Es una historia conmovedora porque lleva una cruel ironía implícita: el protagonista logra sus sueños, y la vida le concede más de lo que él mismo ha pedido, pero al mismo tiempo lo pone en una difícil encrucijada de la que él mismo no sabe si saldrá incólume.

 

En opinión de quien pregunta, al tomar contacto con Los zapatos de Isidro, una de las cosas que primero llama la atención es la sensibilidad, el humor, la tensión narrativa de la que te vales para escribir una historia muy dura. ¿Cómo se logra ese equilibrio? ¿Te consideras una escritora realista?

Sí, me considero una escritora realista. Yo no pretendo tapar el sol con un dedo, pero diría que el colombiano en general, y yo como escritora en particular, llevamos en nuestra naturaleza la tendencia a enfrentar nuestras situaciones críticas con sentido del humor y dándoles un enfoque positivo. Yo no diría que es superficialidad ni escapismo sino una forma más efectiva de superar los problemas, incluso los más dramáticos.

 

En este sentido, la novela no permite que el interés del lector decaiga…

Efectivamente, me he concentrado en mantener el interés del lector haciendo la narración amena, en un lenguaje claro y sencillo. Procuro que el lector se sienta partícipe de la trama y que se identifique con la historia, y por supuesto, le reservo de cuando en cuando sorpresas. Al fin y al cabo esa es la clave del éxito de una buena escritora.

 

Los zapatos de Isidro narra con naturalidad la pobreza, la desazón y la pérdida de la inocencia, materializada en algo tan banal (y a la vez vital) como un par de zapatos. ¿Crees que es parte de la herencia de la literatura latinoamericana la que permite a escritoras tan talentosas como tú contar los hechos más terribles con una naturalidad y frescura inédita? ¿Te sientes parte de esa herencia?

Sí, me siento parte de esa herencia de la literatura latinoamericana en la que la imaginación más afiebrada crece silvestre. Sin embargo, el hecho de que uno haya tenido el privilegio o la suerte de tener una vida acomodada no significa que no se conmueva en lo más hondo hasta identificarse con el sufrimiento y la miseria de otros. Naturalmente que la experiencia es intransferible, y quien no ha padecido la pobreza solo puede imaginarla y tratar de ponerse en los zapatos del otro. Pero cuando la hemos visto de cerca y conocemos personas a quienes, a pesar de carecer del más elemental de los bienes materiales como es un par de zapatos, los anima un deseo ferviente de superarse y enfrentan y derrotan la adversidad, es imposible no impresionarse.

Fui una lectora voraz desde la infancia, escribía poemas, y la literatura era y sigue siendo la pasión que felizmente nunca me ha abandonado…

Es sabido que una de las cosas más difíciles para un escritor es trabajar sobre personajes infantiles, colocar el relato desde su punto de vista. En ese contexto, Los zapatos de Isidro destripa las relaciones familiares, los distintos lugares geográficos, la pobreza, el paso del tiempo, etc., y sin embargo la voz del narrador no se altera. ¿Cómo has logrado mantener, a lo largo de toda la novela, esa mirada por momentos infantil y por momentos adolescente?

Trabajar personajes infantiles es sumamente difícil. Sin embargo, tuve la suerte de inspirarme para el protagonista de esta novela en alguien que conocí desde niño, cuya trayectoria y acciones dejaron una huella profunda en mi vida y en la de quienes lo conocieron.

 

En Los zapatos de Isidro hay música, no me refiero al hecho de que Isidro sea un bailarín que toca las tumbadoras, sino por la sensación de que la música en la novela ocupa un lugar central. ¿Ha sido consciente esa elección, es tan importante para ti como para Isidro la música?

La música en esta historia ha sido una elección consciente. Para mí la música, el amor, la poesía forman parte esencial de la vida, por eso esta novela transpira ese sentimiento. Isidro toca las tumbadoras y es un verdadero salsero, pero lo más importante de todo es la música que lleva en su alma.

 

La novela evoca, constantemente, un pasado perdido, un lugar que se ha perdido y es preciso recuperar. ¿Por qué esa constante evocación? 

No hay duda de que la novela tiene cierta atmósfera de nostalgia que se adentra sutilmente en los vericuetos de la memoria y busca recuperar los recuerdos de esas personas que nos brindan tantos momentos felices a través de su amor y su compañía y dejan huellas indelebles en el espíritu.

 

Cuéntanos, de ser posible, cómo ha sido el proceso creativo de Los zapatos de Isidro hasta su publicación. ¿Quiénes han sido tus referentes literarios?

El camino ha sido arduo pero sumamente satisfactorio. Mi padre me inculcó el amor por Colombia, por la lectura, la música y la poesía. Era un intelectual que amaba intensamente la vida. Se la bebió hasta la última gota y hasta su último día. Por eso yo fui una lectora voraz desde la infancia, escribía poemas, y la literatura era y sigue siendo la pasión que felizmente nunca me ha abandonado. Estudié la carrera de Derecho para generarme un sustento. Pero escribir era la asignatura que tenía pendiente. Supe siempre que mi destino era ser escritora. En mis momentos de crisis, como cuando mi padre murió, la literatura vino a mi encuentro. ¿Mis referentes literarios? Probablemente los mismos de la mayoría de las personas que leemos desde la infancia: Las mil y una noches, Las aventuras de Tom Sawyer, La cabaña del Tío Tom, La Eneida y La Odisea, Francisco Quevedo, Simón Bolívar, El Quijote; autores como Oscar Wilde y muchos más.

 

Si me permites, me gustaría hablar un poco sobre ti. Eres una escritora experimentada, has publicado también Un puerto llamado Libertad con excelentes referencias de la crítica. Sin embargo, pese a ser colombiana, hace muchos años que vives en Miami. ¿Hay algo de esa doble nacionalidad, de esas formas de vida tan distintas, que traspasa tu literatura?

Aunque aprendí a amar y amo intensamente a mi país de adopción, en el cual he vivido por 32 años, nací colombiana y en mi corazón moriré colombiana. Reconozco que la vida fuera de las fronteras de Colombia me ha cambiado, creo que de forma positiva en ciertos aspectos, pero Colombia es esa espinita que llevo adentro y que me puya a menudo. Por eso en los dos libros que he publicado no es una coincidencia que haya puesto como marco los paisajes y la gente de mi patria de origen. Quiero tratar que se conozcan los aspectos positivos de mi país de nacimiento y cambiar en lo posible la percepción equivocada que existe sobre nosotros.

Fuimos escogidas para la Noche de Narradoras, como preámbulo a la Feria Internacional del Libro de Miami del 2013.

Has presentado Los zapatos de Isidro en el Koubek Center de Miami, que es, nada más y nada menos, que el preámbulo a la Feria Internacional del Libro de Miami 2013, en el programa de Noche de Narradoras, y ahora a partir de este domingo 17 de noviembre, tus novelas estarán a la venta en el stand de Books and Books en la Feria al aire libre de Miami, lo cual es uno de los pasos más importantes que puede dar un escritor. ¿Puedes contarnos tus impresiones sobre formar parte de esa fiesta de las letras, una de las más importantes del continente?

Me siento muy honrada y muy orgullosa de lo que hasta el momento he logrado trabajando con las uñas y como se dice comúnmente a “puro pulmón”. En realidad la novela de Los zapatos de Isidro la presenté inicialmente en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, a través de La Sociedad de la Imaginación, en Abril del 2013. Esta feria también está considerada como una de las tres de habla hispana más importante de Latinoamérica.

Luego la llevé a la Universidad del Rosario, mi Alma Mater, y en Miami la presenté en Books and Books, en donde fue un éxito rotundo no solo por la asistencia sino por las ventas de esa noche. Felizmente se agotaron todos los libros que tenía en la tienda y los que había llevado de refuerzo para el caso improbable de que se vendieran los de la librería. Fui la más sorprendida porque hubo personas que no pudieron comprarlo en esa ocasión.

Después, con otra amiga escritora, argentina, presentamos nuestras respectivas obras al Koubek Center y fuimos escogidas para la Noche de Narradoras, como preámbulo a la Feria Internacional del Libro de Miami del 2013. En Marzo del año próximo espero presentar la novela en la Feria del libro del Pacífico en Cali, porque es la ciudad donde nací y donde se desarrolla la acción. ¿Qué más se puede pedir por ahora? No he parado de sonreír desde que hice de la escritura mi prioridad.

 

Sin embargo, pese al éxito que han cosechado tus novelas, no han sido fáciles tus comienzos. Sabemos que eres un ejemplo de independencia y por la forma en que te has manejado para hacer realidad tu sueño, ¿puedes contarles a los lectores de Falsaria el camino que has recorrido para la publicación de tus obras?

Los comienzos nunca son fáciles, porque una cosa es lo que uno imagina para llevar a cabo sus sueños y otra muy distinta la realidad. En Los zapatos de Isidro hay un elemento importante que he mencionado muy poco y ese elemento es la ironía. Curiosamente, sin proponérmelo, a mí como autora y al protagonista de mi novela nos sucedió algo muy parecido. Las cosas, por lo general, no son como nos las cuentan o como nos las han hecho creer. Y ese denominador común al que me refiero es la “pérdida de la inocencia”, en el sentido en que, a medida que uno madura, se da cuenta de que no basta con que los proyectos y ambiciones se cristalicen, ya que en algunos caso es cuando comienzan las dificultades. Navegar en aguas desconocidas, y por lo mismo llenas de obstáculos y de sorpresas desagradables, requiere voluntad, paciencia, tesón y una buena actitud además de talento. Solo cuando sentimos una gran pasión por aquello que hacemos somos capaces de superarnos.

 

Por otro lado, ¿qué consejos les darías a esos autores que, comúnmente, se frustran por no encontrar su público adecuado?

A los autores que se frustran cuando no encuentran el público adecuado les aconsejaría lo mismo que todavía hago yo: que se preparen y no se precipiten en publicar, que se informen primero de lo que les espera una vez que uno finaliza y publica su obra, y cuando averigüen que sean pacientes y perseveren y permanezcan conectados con los eventos y las personas del mundo literario.

 

¿Deseas agregar algo más?

Sí, yo le daría un último consejo a quienes quieren labrarse una carrera como escritores: sobre todo que lean mucho y que lean a otros autores porque, como decía Carlos Fuentes, la literatura no empieza ni termina con uno.


Datos de la autora
Nombre: Madeleine de Cubas (Cali, Colombia) Nacionalidad: Colombia

La autora: además de los Zapatos de Isidro ha publicado Un puerto llamado Libertad y fue premiada por su poesía Nostalgias en el XXI concurso literario del Centro Cultural Peruano del 2012 y en el XXII concurso del mismo Centro en el 2013, por su poesía A Ella, con la que ocupó el tercer puesto. Está trabajando en la actualidad en la novela Una novia perfectamente virgen.

Evento: la novela y el libro de cuentos estarán en el stand de Books and Books en la Feria al aire libre de Miami que comenzará este domingo 17 de Noviembre

Datos del Libro

Los zapatos de IsidroTitulo: Los zapatos de Isidro
ISBN:  978-0-9883134-3-9
Autora:  Madeleine de Cubas
Formato:  softcover
Fecha de publicación: Marzo de 2013
Páginas: 187

Conseguir Libro papel: Aquí »

¿Cómo escribe Madeleine de Cubas?
Se llamaba Isidro y de niño soñaba con tener un par de zapatos. Cuando cumplió veintiún años, Patricia, su amante, le hizo el regalo perfecto: unos zapatos de piel muy finos, de su talla y de su color preferido que sin embargo, no usó jamás. Isidro había nacido en El Chahal, un caserío de pescadores de la Costa Pacífica de Colombia, un lugar infestado de jejenes, esos insectos voraces e invisibles al ojo, cuya picadura es irritante y dolorosa; un sitio donde la miseria y la desesperanza caminaban siempre de la mano. Las viviendas de El Chahal eran bohíos de bahareque semejantes a palomares, construidos sobre pilotes de madera por encima del nivel del mar, que evitaban que el agua entrara en ellos si la marea subía demasiado y que servían de porquerizas improvisadas para la cría de cerdos. Con frecuencia el mar implacable invadía esas áreas y arrasaba todo lo que encontraba a su paso.

Comentarios

  1. NicolasMattera

    16 noviembre, 2013

    Hermosa entrevista, siempre apostando por talentos desconocidos para nosotros. Debo decir que el tema es fantástico y mis felicitaciones a la escritora!!
    Saludos!!!

    • Madeleine

      22 noviembre, 2013

      Gracias, Nicolás. Es un placer y una gran alegría trascender fronteras a través de nuestra pluma.

  2. Edelmiro

    16 noviembre, 2013

    Señores de Falsaria
    Como colombiano me cierto profundamente orgulloso de contar con talentos como los de la señora Madeline de Cubas entre nuestro país. Hermoso entrevista hy coincido plenamente en las cosas bonitas que tiene nuestra patria.
    Felicidades a la autora
    Edelmiro Hernando, Bogota, Colombia

    • Madeleine

      22 noviembre, 2013

      Eso, Edelmiro, las cosas bellas de nuestra patria y las muchas cualidades de los colombianos, que desafortunadamente a menudo se diluyen por las malas noticias. Pero yo creo que tenemos la obligación de hablar también de lo positivo de nuestra linda Colombia, que por suerte es mucho. Gracias por su comentario y espero algún día tenga mi libro en sus manos y sobre todo que le guste.

  3. Alicia Amaya Vargas

    16 noviembre, 2013

    Tuve la oportunidad de trabajar con la Dra. Madeleine de Cubas, en Nestlé de Coliombia S.A., como Abogada del Departamento Jurídico, y noo me extraña su éxito como gran escritora. Es una persona muy inteligente, culta, con un gran talento, don de gentes y muy versada en su materia. Es un verdadero orgullo que sus libros se vendan en el stand de la «Feria Internacional del Libro» en Miami.
    Personalmente, y como colombiana, me siento muy honrada.
    Alicia Amaya

    • Madeleine

      22 noviembre, 2013

      Gracias, Alicia, por el cariño y la generosidad de sus palabras. No es falsa modestia, pero me ha hecho enrojecer. Espero no defraudar a mis lectores y estar siempre a la altura de sus deseos. Para mí es un honor que me lean y que les satisfaga lo que escribo. Un abrazo.

  4. Pere

    17 noviembre, 2013

    Totalmente deacuerdo con la autora cuando dice que no hay que apaurarse para publicar, hay mucho escritores muy jóvenes que se ven endulzados por publicarse y luego les termina siendo contraproducente. pOR lo demás, saludos desde BCN a tu hermoso país Colombia!
    Pere

    • Madeleine

      22 noviembre, 2013

      Hola Pere: Colombia es hermoso, como dices, y si no has estado en el país, espero que algún día nos des el honor de tu visita.
      Hoy justo hablaba con otra escritora colombiana, muy talentosa, pero que estaba estupefacta porque desconocía por completo lo de la distribución de los libros. En realidad este aspecto puede resultar una jungla. Por eso hay que estar preparados y conocer bien el terreno que se pisa. Por lo demás, mientras uno esté haciendo lo que de verdad ama, el camino a la larga resulta satisfactorio. Además, aprender es una manera de renovarse y por lo mismo de vivir.

  5. carlos Augusto Pereyra Martínez

    17 noviembre, 2013

    Conozco a Madeleine, no personalmente, pero -lo más relevante- a través de sus blogs, y sus cuentos. Tuve el privilegio de tener en mis manos el capítulo inicial de Los zapatos de Isidro, y no dudo de la capacidad narradora de esta amiga colombiana, residente en Miami. Ella, tiene eso que en otras palabras dijo Gabo, para atrapar al lector: enganche. Un abrazo, para Madeleine, y la revista Falsaria, que logra un magnífico reportaje, Carlos

    • Madeleine

      22 noviembre, 2013

      Carlos, mi querido poeta, tú siempre tan generoso y galante en tus comentarios. El libro se ha demorado en llegar, pero te aseguro que será lo primero que pondré en correo cuando vuelva a Bogotá en Enero.
      Felicitaciones y éxito por el lanzamiento de tu libro de poesía. Un abrazo estrecho desde la soleada Miami.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas