Cómo decir que no

Escrito por
| 66 | 9 Comentarios

Léase con atención. Decir que no puede parecer un acto fácil de ejecutar, una tarea casi infantil, incluso se podría deducir que basta con pronunciar la palabra “no”, el monosílabo que mejor expresa la negación, pero nada más lejos de la realidad, el mundo se equivoca, todos lo hacemos, por eso si hurgamos en nuestros recuerdos descubriremos que siempre nos ha resultado más sencillo decir que sí.

Pongamos un ejemplo, un tipo camina por la calle, acaba de salir del trabajo y está decidido a disfrutar de las pocas horas de vigilia que le quedan. A priori el sujeto no presenta ninguna preocupación importante y la temperatura ambiente es agradable. Una joven con un chaleco azul y una libreta se le acerca y le pregunta si tiene un minuto, y aquí viene el primer “sí”. El tipo se para y ambos comienzan una conversación, o mejor dicho, una especie de entrevista. Si hubiera dicho que no, ese minuto hubiera sido empleado en alcanzar el objetivo habitual de nuestro viandante anónimo, sin embargo, al decir que sí y acceder a la propuesta, no le queda otro remedio que escuchar a la muchacha y darse cuenta de que no era ese minuto lo único que le demandaba, sino también una cantidad de dinero para personas que tienen problemas mucho más serios que los suyos. Si decir que no antes resultó difícil, decirlo ahora es prácticamente imposible y vale la pena advertir que cuanto más tiempo dure la conversación, más probabilidades hay de que se solidaricen con la causa.

No se engañen, en estos casos en los que peligra la integridad del individuo por falta de compromiso con el sufrimiento ajeno, decir que no puede y debe ser un acto egoísta, mezquino y tacaño. Estos adjetivos en principio asustan, lo sé, pero no tienen por qué ser definitivos a la hora de definirnos, la clave está en el tiempo que nos expongamos a ellos, quiero decir, el tiempo durante el cual nos sean adjudicados, y por tanto no deben representar un obstáculo para nosotros a la hora de expresar nuestra efímera negativa. Ahora supongamos que el tipo se arma de valor y responde que no está interesado en ayudar a los necesitados, seguro que por unos momentos se sentirá ruín y miserable, sin embargo, cuando suba al autobús ya se le habrá olvidado lo mala persona que ha sido, y entonces volverá a pensar en las vacaciones de verano y en el sexo y en lo que va a cenar esa noche.

Comentarios

  1. Falsaria

    21 septiembre, 2014

    Muy copado, Diego, corto y eficaz. Hay mil ejemplos con ese!
    Sigu con estos artículos,
    Abrazo

  2. Mabel

    21 septiembre, 2014

    Me ha gustado tu micro,un abrazo y mi voto desde Andalucía

  3. Denise

    30 septiembre, 2014

    Muy bueno, me encanta tu estilo, creo que ya lo dije.
    Y la otra cara de la moneda es la gente que no acepta el no y sigue insistiendo. Contra ellos no hay no que se resista :/

    • Diego.Rinoski

      2 octubre, 2014

      A esa gente hay que azotarles con el látigo de la indiferencia, como dijo no sé quién no sé donde a cerca de no sé qué.

      Un cordial saludo, Denise..!!!

  4. Chatonaik

    9 octubre, 2014

    Maravilloso amigo, Diego, tenía rato sin leerte y vaya joya que me perdía.
    Un saludo afectuoso y un abrazo enorme, mis respetos, compañero. 😀

    Alejandro Ramos Ayala

  5. Sosias

    19 octubre, 2017

    Un placer leerte y saludarte, Diego.
    Decir que no cuesta mucho, pero como flaquees estas perdido, en una ocasión me metieron tal miedo en el cuerpo que no me dejaron hasta asegurarse de que no tenian de donde sacar más
    ¡Cuidado!

    Saludos y mi voto.

  6. MP

    22 julio, 2020

    Me gusta mucho como encaras el relato desde lo aparentemente trivial de la afirmación o negación para transformarlo en un eje análitico respecto a la decisión. Muy bueno. Un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas