Tarde al trabajo

Escrito por
| 1.935 | 42 Comentarios

Ana, con cincuenta años muy bien llevados, sonríe cuando sorprende a algún universitario mirando a través de su blusa, que, a veces, deja desabrochada a propósito.

Cada día, antes de salir de casa, se recoge el cabello rubio teñido y deja a la vista sus pequeñas orejas, con los pendientes conjuntados con su indumentaria. Todavía tiene el culo perfecto y con el sostén realzador, sus pechos piden la palabra… Hace tiempo que a su marido no se le despierta la libido.

Hoy coge el bus en hora punta. En la parada está Armando, un joven abogado argentino recién llegado a España. Cuando suben, él empieza a bracear entre la gente y ella va a la zaga aprovechando el rebufo. Acaban en el fondo del autobús, junto con otras víctimas de aquella situación desesperante. El chico se sitúa delante de ella y ambos logran encajarse gracias a los vaivenes de los demás pasajeros.

Uno de los vértices del maletín que lleva el letrado, lleno de papeles con demandas e impagos, impacta en el pubis de ella, lo que hace surgir de sus labios un suave gemido, seguido de una pequeña mordedura en su labio inferior, una acción que no pasa desapercibida para el joven: le mira a los ojos y, acto seguido, ella se agarra con su mano derecha a uno de los asideros del vehículo. Armando intuye que ese es una de esas oportunidades en que la vida te invita a atreverte y se decide a hacerlo, aun a riesgo de ser descubierto por el resto de los pasajeros. Inicia un juego de muñeca que evidencia el movimiento oscilante de su maletín. La fricción provoca en el sexo de Ana un continuo placer. Él, algo sudoroso, mira a uno y otro lado con el lógico miedo de ser sorprendido mientras que ella, absorta, acaba cerrando los ojos y abriendo la boca ligeramente. Un inesperado frenazo hace que su brazo diestro se tense y que sus piernas, ligeramente abiertas, se cierren, flexionándose; su cuerpo, asimismo, se abalanza sobre el de Armando. Cuando abre los ojos se percata de las sonrisas de algunos de los presentes. Muerta de vergüenza decide abrirse camino hasta la puerta y se baja en la siguiente parada. Hoy llegará tarde al trabajo.

Comentarios

  1. Aldo

    23 octubre, 2014

    Buen relato, anfabmo. Te dejo mi voto. Saludos.

  2. Mabel

    24 octubre, 2014

    Me ha gustado mucho tu relato, un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenido

  3. Sebastian

    25 octubre, 2014

    Me ha gustado mucho Angel. Muy ameno de leer.
    Un abrazo amigo desde Tarrega.

  4. Sergi

    26 octubre, 2014

    Muy bueno e ingenioso. Felicidades por el relato!

  5. aperis

    26 octubre, 2014

    mmmm me ha encantado! Un saludo y mi voto.

  6. pilar Fernández

    28 octubre, 2014

    Me encanta.Corto pero intenso.

  7. Lady pencil

    31 octubre, 2014

    que bueno! me ha gustado sí señor. Un saludo y tienes mi voto

  8. Patxi-Hinojosa

    5 noviembre, 2014

    Un muy buen escenario, el del transporte «púbico», con la lujuria controlada en su justa medida. ¡A quién le importa llegar tarde al trabajo por esta causa! Original relato erótico, me ha gustado. Mi voto y un muy cordial saludo.

  9. Juan Ruiz

    5 noviembre, 2014

    Buen escenario para la aventura y el desahogo….un saludo y mi voto

  10. Moebius

    25 noviembre, 2014

    Me ha encantado el relato, y la forma en que has mostrado el ambiente de ese autobus, me ha recordado mis penurias en los «colectivos» de Buenos Aires. Mi voto…un saludo.

    • anfabmo

      29 noviembre, 2014

      Hola Juan Sebastián: Muchas gracias por tu comentario. Pero me ha faltado que me reseñarás cuáles son los errores que aprecias. Un saludo.

  11. SexoAnimalyOtrasFantasías

    11 diciembre, 2014

    Hola Ángel. Tu relato es ameno y normal. Lo han leido tantas personas que es normal que a algunas les parezca merecedor de un voto. En realidad a un 2.7% de los que te han leído les parece merecedor de un voto.

    ¿Cuánto dinero lleves invertido en conseguir el premio del #concurso?

    No vemos más relatos tuyos en esta red social. ¿Te interesa la red social o sólo el concurso?

    Te invito a que participes leyendo y comentando relatos de los demás, publicando otros (que seguro tienes muchos, aunque no sé si son mejores o peores que este que promocionas).

    ¿Quieres que te lean sin tener que promocionarte? Pues comparte y no pagues por que te pongan en primera fila. Estás en tu derecho, es obvio, pero tu interés claro deja a la luz el desinterés que tienes para con los demás escritores de la red social Falsaria.

    Sinceros saludos, una lectora que a veces escribe.

    • anfabmo

      11 diciembre, 2014

      El premio que me satisface es ser leído por la mayor cantidad de lectores posibles y que a su vez estos aporten sus impresiones. Los otros premios siempre llegan cuando menos te los esperas. Para ser leído lógicamente hace falta promocionarse. Y es lo que he hecho (yo tengo mis herramientas). Sobre tu curiosidad de lo que he invertido, te diré, que han sido apenas unos cafés que no me he tomado.
      Si en verdad, quieres leer más textos míos puedes hacerlo en la página de microrrelatos que creé hace unos años (http://literaturabreve.com) y que tiene ya unos cuantos seguidores. De todas maneras prometo añadir nuevos textos a mi perfil. ¡Muchas gracias por seguirme!

      «Los buenos escritores -no hace falta repetirlo- son aquellos que saben siempre, exactamente, cuándo no deben escribir.»
      Roger Wolfe

  12. lordbyron

    11 diciembre, 2014

    A mí me parece que cada uno se puede promocionar como quiera, y si existe la posibilidad de quedarse en la portada, haces bien en aprovecharla. Cualquiera lo puede hacer. Al final creo que el premio no se decide por los votos. Sobre tu relato, está muy bien escrito, formalmente me parece excelente. ¿Mi crítica? Me resulta frío, sin alma, sin historia. Y el tema es demasiado manido: autobuses, trenes, ascensores, trasportes públicos son los escenarios comunes de los relatos eróticos.

    • anfabmo

      11 diciembre, 2014

      Muchas gracias por tu opinión lordbyron. La historia sencillamente es que puedes llegar tarde a un trabajo o a cualquier otro lado por un hecho casual. Un imprevisto en un momento concreto de tu vida puede tener un carácter de fuerza mayor.
      La literatura como en el cine se escribe sobre cosas ya escritas. Lo único que varía es la manera de decirlas o contarlas.
      Un saludo.

  13. Grindelwald

    12 diciembre, 2014

    Genial y arrasador el relato, me gusta mucho. Suerte y saludos.

  14. ncuellar

    19 diciembre, 2014

    mmmm otra manera de relatar algo muy visto. Me ha gustado.

  15. Joaquín.Solari

    11 junio, 2015

    Anfabmo, a mí me ha gustado, y creo que no estamos en Falsaria para corregir al otro y para hacer juicios de valor, no hagas caso a esas cosas, eres un buen escritor.
    Por otro lado tienes razón, yo estuve buscando entre los comentarios a ver si encontraba la explicación de los errores que te comentó Juan Sebastián, pero al parecer no los ha remarcado.
    Yo que soy músico además de escritor, te digo y sabemos de sobra la envidia que hay en el ambiente artístico, y es como dice Juan Pablo Castel, que es el personaje del libro de Ernesto Sábato, es pintor y dice en contra de los críticos: «A mí que me critique quien sabe de pintura» y es así, quien no ha escroto ensu vida y no ha cogido un instrumento, no puede criticar, y quien haya fracasado tampoco.

    Por mi parte, me parece un relato que refleja estas situaciones que a menudo pasan en la cotidianidad.
    Te doy mi voto y saludos desde Argentina.

    • anfabmo

      11 junio, 2015

      Muchas gracias Joaquín por tu palabras! Recibe un fuerte abrazo.

  16. Aelin

    11 junio, 2015

    Pido disculpas ante esto que te digo pero, no entiendo como este relato puede tener 60 me gusta y otros que he visto por ahí mucho más merecedores de ellos no llegan a los 11.
    Realmente, sí sé el porqué de tantos me gusta en un relato tan para marujas y tan del estilo de esta nueva década, porque es lo que es, literatura para marujas, si es que literatura es el término correcto para este tipo de escritos eróticos.
    En esta página lo que más predomina y lo que más éxito suele tener son textos de amor desbocado proyectado a señoras mayores y señoras de su casa.
    Las obras juveniles y de vanguardia no tienen cabida en este espacio, con lo que, si alguien más me está leyendo, me abstengo de publicar nada más en este sitio repleto de seguidores de la literatura basura.

    • anfabmo

      11 junio, 2015

      No tienes por qué pedir disculpas. Estas dando tu opinión que es tan respectable como cualquier otra. A modo de comentario te diré que las 50 sombras de Grey vendió una millonada de ejemplares. Recibe un fuerte abrazo!

  17. Castalia

    13 junio, 2015

    No está mal, pero me disgusta el hecho de que justifiques antes de entrar en materia el comportamiento de la mujer. Su marido tiene la líbido baja, si no fuera así ella sería decentísima. Hay moralina en ese relato y por eso no te doy mi voto.
    Sobre lo que dicen más arriba, de promocionarse o no. Está claro que para que te lean te tienen que conocer. Y estás en tu derecho de leer a otros autores o coger un libro de tu estantería que casi siempre va a ser mejor que lo que nosotros podamos escribir. Sea como sea, sí creo que es verdad que esta página, en la que yo también estoy, es una mera engorda egos que no va a ninguna parta. Tienes que seguir a alguien para que te lean y viceversa: es una manera de promocionarse. Al final, sucede que esas lecturas se deciden por cuestiones que no tienen que ver con la literatura, si con cosas externas a ella

    • anfabmo

      13 junio, 2015

      Muchas gracias Castalia por haber leído el texto! Quisiera comentarte que la predisposición tiene sus condicionantes, así como la moralidad de uno. No es lo mismo entrar en una piscina si estás acalorado que si estás fresco. No tienes la misma predisposición a zambullirte.
      Sobre la promoción, uno debe hacer lo que puede. Si no estoy mal informado, el padre de José Luis Borges ponía los originales de su hijo en las carteras de los editores.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas