El reloj

Escrito por
| 181 | 20 Comentarios

Golpea la puerta todo lo que quieras. Yo nunca respondo a los golpes, que aunque creas que es por plata, no es cierto, lo hago por sexo. Y si traigo cada vez más dinero, “qué bueno flaca, desde que aumentó la clientela, nos alcanza”, te aclaro que no lo hago para que “los chicos tengan todo y salgamos de estas chapas” como vos te crees. Lo hago porque me gusta, porque acá adentro el tiempo es mío y para que sepas que yo salgo cuando quiero, que en la cama no sirve el tiempo, sino las ganas.  Seguí golpeando, dale más fuerte si querés. Total, mientras vos golpeas, yo le digo a éste que le duplico el turno, le abro bien las piernas y le pido que sea mi esclavo, así me suplica y aprovecho la tarde para no sacármelo de adentro. Y si seguís le prohíbo que se quede quieto hasta que la punta me salga por la lengua en un aullido.  A lo mejor así  entendés de una vez por todas que no lo hago a reloj, que un turno pasa por otro lado, por mi trasero; y a ver si de paso te das cuenta el tiempo que dura un verdadero hombre en la cama, y para mi cumpleaños, en vez de relojes, me compras un vibrador de esos bien grandes, para “acabar” de una vez, con lo que de verdad “no nos alcanza”.

Comentarios

  1. Mabel

    17 diciembre, 2014

    Posesión absoluta, un desenfreno. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

    • Philma

      18 diciembre, 2014

      Mabel, enormes saludos que lleguen a Andalucía y muy interesante tu modo de ver el texto. Gracias!!

  2. DavidRubio

    17 diciembre, 2014

    Extraordinario micro, Philma. Consigues construir un personaje poderoso, soberbio, con carga de profundidad. Enhorabuena. Saludos

  3. Philma

    17 diciembre, 2014

    Gracias David! Por el comentario y por la ayuda. No había notado que se publicó antes. Muy buena onda! saludos!

  4. Lucia Pezzolo

    18 diciembre, 2014

    La verdad es que es un relato que te pone incómodo. Y eso termina haciéndolo interesante. Es un desafío. Un abrazo grande!

  5. Cyrano de bergerac

    18 diciembre, 2014

    Hola Philma me ha gustado este relato, muy bien
    escrito y sentido, un gran trabajo.
    Cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo que
    le da la real gana y si es por placer, mejor aun.
    Un saludo cordial y mi voto.

  6. Moebius

    18 diciembre, 2014

    Que buen texto por DIos! me ha encantado, de verdad. La fuerza del personaje narrador es bestial. Enhorabuena y mi voto.

    • Philma

      19 diciembre, 2014

      La fuerza de la ferocidad. Encantada de yo, por tu comentario. Coincido y refuerzo la apuesta al texto. Gracias y saludos!

  7. Ale

    19 diciembre, 2014

    Hola Philma muy buen tu micro, te dejo mi voto y mis saludos. 🙂

  8. Txentxo

    19 diciembre, 2014

    Marcas el tiempo del reloj y eres dueña de él. Casi un relato erótico y muy bien escrito, Mis felicitaciones Philma en forma de VOTO y te sigo.

  9. Irina

    21 diciembre, 2014

    Me ha horrorizado y me ha asqueado y ya lo siento. Alguien con tan poca sensibilidad jamás podrá llegar a ser un buen escritor y si encima a tanta gente le gusta peor pues lo que gusta a todos es malo asi que da gracias a una crítica constructiva pero negativa. Dede luego y perdón un verdadero asco.

    • Philma

      21 diciembre, 2014

      Gracias. El asco era una posible reacción. 🙂

  10. Sue

    27 febrero, 2015

    Joer, que fuerte. Es un escrito que sale de las entrañas. Te has trasvestido para crear un personaje y lo has hecho de lujo. ¿Quién dice que esto no está escrito por un buen escritor? Ya quisieran muchos…

    Mi voto.

  11. Philma

    27 febrero, 2015

    Gracias Sue, de verdad que me da alegría escuchar tus comentarios! Agradecida!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas