Caballero

Escrito por
| 31 | 1 Comentario

Ésta historia relata la vida de un hombre valiente que por amor a una mujer hizo lo que se necesitaba para estar juntos una y otra vez.

 

Capítulo 1

Era una mañana, éste joven que por nombre era Miguel miró en su pueblo una bella mujer de nombre Novia de quien se enamoró y pensó en vivir juntos como una familia.

Había un problema, Miguel era de la realeza, un joven lleno de riqueza y muchas cosas de una cultura alta, hombre respetable en todo aquél pueblo. Y aquella mujer, sólo tenia unas cuantas cosas en su hogar, apenas tenía casa, vivía con su madre solamente, pues su padre había muerto y no tenía hermanos, ella y su madre vivían en una pequeña casita, trabajando diariamente para poder comprar el alimento que necesitaban.

En toda aquella tierra vivían mujeres hermosas que se preparaban para notar su belleza, con algunos polvos y cosméticos de aquel tiempo y resaltaba la hermosura de ellas, y en aquella tierra eran muchas.

 

Capítulo 2

Después de algún tiempo Miguel decidió anunciar que tenía pensado casarse, y buscar la manera de encontrar a aquella muchacha, entonces dijo al sirviente que tenía, –Anuncia ahora que buscaré una esposa para mí, en una semana descenderé a tomar a la mujer ideal, para que se preparen las muchachas del pueblo– entonces fue el sirviente y lo hizo publico al pueblo.

Al oír sobre esto, todas las mujeres del pueblo empezaron a prepararse ya que el príncipe de la realeza vendría a visitar el pueblo, todas se vistieron de lo mejor que tenían, se perfumaron y salieron a la plaza, donde el príncipe se presentaría.

Pero Novia no se presentó a la plaza, pues decía, -¿Cómo podrá ser que el príncipe me escoja a mí habiendo tantas mujeres hermosas en el pueblo? Además debo trabajar para mantener mi salario y poder obtener lo suficiente para comprar la comida que necesitamos– entonces la joven no fue a la plaza con las demás.

Luego el joven llegó a la plaza en sus carros y con todos sus sirvientes, extendieron la gran alfombra roja, y descendió el príncipe del carro, y todas las mujeres lo miraban para ver si hallaba gracia ante sus ojos, pero Miguel decía –¿Dónde está aquella doncella que un día miré cuando descendía al pueblo?– y la buscaba entre todas ellas pero no la encontraba. Entonces Miguel dijo a su sirviente, –anuncia que ninguna de ella me ha agradado pues yo busco a alguien más especial– y aquel sirviente avisó a todas aquellas mujeres.

Entonces las mujeres del pueblo se deprimieron, pero Miguel no se rindió, si no que fue por cada calle del pueblo a buscar a la esposa que el quería, buscando durante mucho tiempo llegó a la casa donde vivía Novia, y ella estaba lavando ropa en el patio, sólo de verla la reconoció y dijo –¡Detengan el carruaje!– y luego se presentó a la mujer en aquél instante –Oh, bella doncella, te he buscado durante muchas horas, soy el príncipe de este pueblo, Miguel y he venido buscando una esposa para mí, y tu me has agradado y he visto que serías la mujer de mi vida.– entonces el corazón de ella saltó emocionada, y ella correspondió a la propuesta de Miguel.

Estando ambos con gran felicidad el príncipe le dijo –Yo me iré durante un mes, pero volveré para tomarte como mujer, volveré exactamente cuando el reloj marca las 7 horas.– y ella respondió –Estaré lista para el momento– Y así se fue de aquel lugar y volvió a su castillo.

 

Capítulo 3

Novia, de tanta felicidad salió a contarle a las mujeres del pueblo y a su madre diciendo –El príncipe del pueblo me ha visto y me ha elegido como esposa, dijo que vendría en 1 mes por mí.– pero esto no les parecía muy creíble a las mujeres del pueblo, si no que le respondían –Él sólo se burló de ti, y no lo decía de corazón, ¿Crees que te escogería a ti habiendo ya visto a todas nosotras?– pero no la desanimaron, siendo que ni aún su madre le creía, pero ella se mantuvo creyendo en la promesa de Miguel, y preparándose cada día, estuvo lista para la hora exacta en que la había citado.

Con una hora de anticipación llegó la joven a la plaza y estuvo esperando, muchas de las mujeres llegaron con ella, para ver si lo que dijo se iba a cumplir, esperando durante casi una hora empezaron a decirle a Novia –El sólo te engañó, no decía la verdad– pero ella respondiendo decía –No, que aún faltan 5 minutos, sé que el llegará porque me lo prometió.– y ellas esperaron junto a la joven esos 5 minutos.

De pronto unos carruajes de caballos se escucharon a lo lejos, y todas las jóvenes voltearon asombradas mirando el carro real que venía y se detuvo frente a ellas, bajando del carro aquél joven apuesto que venía por Novia. Tomándola de la mano la hizo subir al carruaje y se fueron al castillo donde vivieron como una familia feliz y todas aquellas mujeres quedaron asombradas al ver que ellas quedaron desechadas por aquél príncipe, tomando a la que ellas despreciaban y poniéndola por encima de ellas. Pero la historia apenas comienza.

 

Capítulo 4

 

Era una mañana donde Novia y su hijo estaban en el castillo, Miguel no se encontraba pues estaba en una cita importante, de pronto, un enemigo de Miguel que miró a Novia, trató de engañarla para ponerla en contra de su marido.

Llegando el enemigo, se acercó a la mujer y le dijo –¿Tú eres la esposa de el príncipe Miguel?– y ella respondió –Lo soy, ya que el me amó en mi condición pobre y me ofreció todo lo que tenía.– oyendo esto le contestó –Pues su reino no es muy grande, y sus cosas no son tan valiosas, yo soy un gran príncipe allá en mi tierra, y tengo muchas más cosas que ofrecerte si vinieras conmigo-.

Estas palabras le agradaron a aquella mujer, e hizo lo indigno a Miguel, engañándolo y prefiriendo a su enemigo en lugar de su esposo y dejando a su hijo con los criados. Volviendo Miguel de aquella reunión tan importante se dio cuenta que su esposa no estaba, y preguntó a sus criados –¿A dónde ha ido mi mujer?– a lo que le respondieron –Ella ha ido con un hombre, pero ha dejado a su hijo aquí con nosotros– al oír Miguel esto, lloró con gran tristeza al saber que su esposa le había despreciado, después de que él la había tomado de una condición pobre.

 

Capítulo 5

Después de unos pocos días recibió una carta la cual le leyó un sirviente que decía –“Tu mujer ha sido muy cariñosa conmigo, pero he decidido vengarme de manera que no la guardaré para mí, si no que la mataré a menos de que vengas a presentarte a mi reino.” Y de inmediato se dio cuenta de que la carta era de parte de su enemigo, quien se había llevado a su mujer.

Aunque sus consejeros le decían que la dejara morir por lo que hizo, su amor por ella era tan grande que decidió ir a presentarse para que la dejaran libre, al ver el enemigo que a lo lejos venía Miguel acompañado de algunos sirvientes, se preparó.

Al llegar Miguel, el enemigo le ordenó que lo degollaran en presencia de la gente de aquel reino, y dejó libre a Novia, trayendo el verdugo a Miguel, resultó ser el verdugo un sirviente de Miguel que se había infiltrado al coliseo. Liberando a Miguel de aquellas ataduras y dándole un arma, Miguel peleó contra cada uno de los soldados del reino y los derrotó en presencia de aquella gente, pero fue herido por uno de los soldados, aunque aún podía caminar y su criado lo montó en el caballo y lo llevó al reino de donde era, a Miguel y su esposa.

Después que su herida fue totalmente curada hicieron una fiesta donde Novia prometió serle fiel, y Miguel la perdonó por esa falta tan grande que hizo, ambos vivieron juntos y todo terminó bien.

Esta historia tiene significado en la vida real, nosotros siendo “Novia” y Dios como “Miguel” quien nos hizo y nos puso en lo mejor de su reino, teniendo vida eterna. Luego que la humanidad cometiera el pecado y fuera vendida al mal, Dios miró que ahí estaba su creación, se había perdido, pero Él en amor a nosotros vino en carne humana (Jesucristo) y fue herido por nuestra culpa para regresarnos a lo que era la realeza, lo divino, la vida eterna, esa oportunidad estando ahora abierta para todo hombre que le quiera aceptar. No te desanimes, hay gente que se burla de los cristianos diciendo que Jesús nunca vendrá, pero así como aquella mujer que nunca se desanimó, esperó en la promesa de “Miguel”, así haz tú también. Dios pudiendo elegir a mucha gente, sólo eligió unos pocos, y tú puedes ser uno de ellos. Sólo acéptalo y pide que sea tu Señor, tu Salvador, y tu Sanador.

 

 

Comentarios

  1. Mabel

    11 abril, 2015

    Excelente historia, me encanta. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas