El amor, el café, las vértebras del amor

Escrito por
| 40 | 2 Comentarios

El amor, el Café, las vértebras del amor

Yo sé que me has querido mucho
y yo te quise tanto,
pero comprendí que nunca nos amamos.
¿Por qué entonces nos decíamos que nos amábamos?
¿La rutina de hacer poesía al principio del comienzo de la pasión?
La rutina que perdura y pasa como un rayo erótico,
esa condena que nos condenó a la ruptura
de la columna vertebral del amor en los labios.
Y al fin, no saboreaba la vida; creo que el café de la segunda cita
se ha enfriado en la mesa vacía de la primera;
ahí se nos lastimó el principio del ocaso,
el umbral del corazón, el fin del café,
el principio que nunca iba a comenzar a beberlo.
Ya no nos amaremos de la manera que intentamos no amarnos,
nos quisimos y sin embargo, no llegamos al amor.
El final empecinado nos fragmentó en el aire,
nos respiraremos toda la vida.

Nos respiraremos por partes y en pedazos,
nos respiraremos con aroma a café,
sin tercera cita,
en el aire de la mañana temprana,
de la temprana mañana que ha llegado muy tarde.

Juan Viaggio.

5/7/14

Comentarios

  1. Mabel

    21 mayo, 2015

    ¡Me encanta! Un abrazo Juan y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas