Cala

Escrito por
| 124 | 7 Comentarios

La tempestad que dejó su partida fue tan fuerte

Como el gemido silencioso de su carácter

Tan verdadero como el cosquilleo de su respiración en mi cuello.

Siempre nos bastó cualquier sitio para darnos amor

Para contarnos cosas en nuestro propio lenguaje…

Pero,

Me abandonó, una mañana de pálido sol y muda briza

Y hasta ahora no puedo evitar extrañar mis zapatos mordidos

y su escandaloso ladrido al verme llegar-

Comentarios

  1. Mabel

    23 junio, 2015

    ¡Me encanta! Un abrazo Amilcar y mi voto desde Andalucía

  2. Olga

    23 junio, 2015

    Precioso homenaje. Quienes adoramos a nuestros peludos amigos lo compartimos. Mi voto y un saludo.

  3. claudia.serra

    25 junio, 2015

    Amílcar, jugaste con el lector hasta último momento (¿quién no pensó que hablabas inicialmente de una mujer?) y descerrajaste la sorpresa tierna de los zapatos mordidos. Me pillaste. Touchée. Mi voto. Saludos.

  4. Amilcar

    25 junio, 2015

    Gracias Por sus votos,,, Me da gusto formar parte de una comunidad con escritores tan talentosos.. Pues, lo bueno de escribir es que le damos la oportunidad a nuestra alma que ame y se desahogue… y presiento, quizás, eso es más importante que comer, dormir o tener sexo—-

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas