No debes tener miedo de ella

Escrito por
| 119 | 4 Comentarios

Ya sabes cómo funciona el mundo, sí, bueno, vienen, se van, primero la familia y luego los negocios, y todo se desperdicia. Caes, te levantas, juras que no volverá a pasar ¿Pero sabes qué? Siempre vuelve a pasar, luego ya no sirve de nada arrepentirse porque el daño ya está hecho, y bueno, sigues adelante ¿Por qué sabes qué? Las emociones, los fracasos, las pérdidas,  nada de eso pueden matarte, no realmente. Te matas tu, te mata alguien más, un animal, un accidente, una enfermedad. Aunque dirían que es una enfermedad ser humano, tener emociones, sentir… ¿Cómo se dice? Empatía. Piensa por un momento, un momento, donde los actos son influenciados por las emociones. Homicidios, genocidios, robos y toda clase de atrocidades movidas por la pasión, rencor, odio, tristeza, dolor, y si, incluso el amor, mi amigo. Las emociones son peligrosas, pero existe un arte, el arte de suprimir dichos impulsos, sensaciones y controlar el cuerpo y algo mas, algo más fuerte. Cuantos imbéciles me rodean, cuantos ignorantes ¿De qué más puedo hablarte, mi amigo? No se necesita ver las noticias para darse cuenta que el mundo es un lugar enfermo. Maravilloso, si, deleitable, hermoso en muchos sentidos y con una dulzura incomparable al sádico. Claro, puedes decirme que existen, en su minoría, si, pero existen milagros como la esperanza, la bondad, la misericordia. Pero te diré algo, mi amigo. No son más que mascaras. Solo son los actos de quienes intentan mantener dormido al subconsciente humano, de quienes solo intentas ocultar su propia naturaleza. La divinidad, la evolución, el azar o quien sea que nos haya creado nos doto de algo poderoso, la mente. Pero te diré algo, un secreto. No debes tener miedo a ella, no importa lo que suceda, es maravilloso entregarse, doblegarse ante ella, una dama, será como nacer nuevamente, con mejor vista, mejor olfato, las mascaras no podrán engañarte. Te conozco, mi amigo, algún día serás como yo, lo puedo percibir, lo puedo sentir. No te preocupes, luego del dolor solo existe el éxtasis. Los músculos crujiendo y contorsionándose mientras tus venas bailan por todo tu cuerpo como un desfile de gusanos. El color de tus ojos siendo inyectados en tinta, los dientes carnosos y afilados creciendo de tus mandíbulas mientras sientes como cada nervio se estira hasta desgarrarse. El crecimiento de las garras resquejebrando tu dedos, siendo dueño de tu propia naturaleza, de cada nervio de tu cuerpo, obteniendo la inmortalidad… Y solo debes hacer una cosa, mi amigo, entregarte… entregarte a esa dama llamada locura.

Comentarios

  1. Mabel

    31 julio, 2015

    Hay que enfrentar los miedos y sobre todo enfrentarse a uno mismo. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  2. AVM

    6 agosto, 2015

    Oye, muy bueno el texto. ¡Saludos desde Galicia!

  3. Noemí Hernández Muñoz

    11 agosto, 2015

    ¡Buen micro! Me ha encantado. Te doy mi voto y te sigo. Asimismo, aprovecho para invitarte a leer mi último microrrelato: «Atrapado». ¡Espero tus comentarios! Saludos.

    • OZ

      12 agosto, 2015

      Gracias a todos por leerme, un saludo desde Venezuela.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas