El ritual

Escrito por
| 144 | 15 Comentarios

No creo en la astrología, ni en el esoterismo, ni en nada de eso. Es más, esos temas me dan bastante risa. Pero la hija de puta de mi compañera de trabajo se pasa todo el santo día hablando de lo mismo: que si el karma, el tarot, las líneas de la mano y de otras cosas por el estilo. Día tras día, una y otra vez, a vueltas siempre con lo mismo. “¿Tu eras géminis, verdad?” me pregunta por las mañanas, a las siete y media ¡Como si no lo supiera ya! Llevo dos años, tres meses y seis días respondiendo a lo mismo. Hoy me viene con una estampita de San Antonio. “¡A ver si te sale novio! que desde hace año y medio no te conozco pareja” me dispara la frase con esa cara de rancia y sosa. ¿Por qué le importará tanto mi vida sexual? Y lo que no es sexual, que se quiere enterar de todo. No para de acribillarme a preguntas.

Así que, al salir del trabajo y de camino a casa, detuve el coche al ver una de esas tiendas… el Rincón Esotérico creo recordar que se llamaba. “A ver si le encuentro algo para gastarle una bromita y me deja tranquila de una puñetera vez” pensé.

Valiente lugar más cutre. Espantoso, daba vergüenza entrar. Lleno de gilipolleces: piedras, colgantes, hierbas, ¡hasta fregasuelos! Eso sí, todo era mágico; desde las piedras, hasta los fregasuelos.

Aparece la dependienta. Alta, delgada, con una túnica blanca bordada en hilo de plata y con una gran cantidad de collares largos de cuentas de diversos colores alrededor del cuello. Tenía el pelo largo, ondulado, pero con la misma cara de Carmen, mi compañera, igual de apagada, demacrada y amargada.

—Veo tu aura un poco oscura —me habla con una voz lánguida y pausada.

—Sí, bueno, es que llevo algunos días en los que parece que algo me oprime, me duele la cabeza, no se… algo extraño. —No sabía que coño inventarme.

—Tienes que ahuyentar las tinieblas que hay sobre ti. Para estos casos yo te recomendaría que hicieras el ritual de las velas negras —me dice mientras se gira dejándome a solas y con la palabra en la boca, caminando y perdiéndose en un pequeño almacén contiguo.

—Como la bruja Lola —dije en voz baja y en tono jocoso.

—¡No, como esa no! Esa es una farsante que denigra nuestra profesión —grita mientras asoma su cabeza entre la cortina de hilos de cristales multicolores que separa la trastienda.

“Joder con la brujita” pensé.

—Pensar tampoco vale -me aclara al ponerse de nuevo en el mostrador frente a mí, sigilosa y rápida como una alimaña. Me quedé sin palabras, muda. Me miró y arqueó su boca en una extraña mueca, sonriendo de oreja a oreja. Nunca antes había visto una sonrisa así.

—Dentro de esta caja tienes todo lo necesario para tu propósito —comentó mientras dejaba caer una pequeña caja sobre el cristal del mostrador. —Además, llevas una piedra de cuarzo hiliano mágico para reactivar la energía interna que brota de tu corazón. Sólo funciona si es regalado. Así que éste, no te lo cobro.

Rebusqué en el bolso y saqué la tarjeta de crédito junto con el carnet de identidad. Ni pregunté cuanto era, seguía sin poder articular palabra y sólo pensaba en abandonar ese lugar. Firmé rápido.

Salí de la tienda y menos mal que la bolsa no llevaba publicidad del lugar y que el coche estaba cerca, que vergüenza si alguien me viera salir de aquel local.

—¡Ciento doce euros! —grité dentro del coche. Me quedé unos segundos pensativa, arranqué y continué el trayecto a casa.

Nada mas llegar, abrí la caja. Todo bien envuelto con sus plastiquitos de burbujitas para entretenerme después. Saqué el contenido e hice el recuento de lo había y conocer en qué había malgastado mi dinero: dos velones negros (“velón” ponía en el listado, yo diría más bien “velita”), un pequeño frasco de quince mililitros de aceite de sándalo, una bolsita de veinticinco gramos de sal amarilla, y un manual de sesenta y ocho páginas. Ya tenía un plan cojonudo para la noche; era eso o Salvame Deluxe (no sé qué es peor). Lo dejé todo sobre la mesa, cené algo rápido en la cocina, programé la alarma veinte minutos antes que de costumbre y me tumbé en la cama a leer el librito.

Me desperté con el libro sobre el vientre y me levanté rápido para ir al trabajo para prepararlo todo. Ya en el curro y con el manual abierto porque no recordaba nada de lo poco que había leído, comencé el ritual. Con el aceite realicé cuatro marcas a cada vela; agua, fuego, aire y tierra en una; norte, sur, este y oeste en la otra. Puse las velas dentro de dos cubiletes para que nadie las viera, y el cristal de cuarzo lo guardé dentro del cajón de mi mesa de trabajo. Rodeé los cubiletes con la sal. Encendí las velas y recité el conjuro. Ya solo quedaba esperar unos minutos. Me la imagino y me da la risa.

Son ya las ocho menos veinte, y ésta que no viene. La corta espera se hace eterna. Ahora me entra remordimientos. No se si debería preocuparme.

Aparece Ramón, el securata, el joío es mas lindo. Pero eso sí, algo le falta. Además de la prensa nos trae el café, los bocatas y casi todo lo que le pidamos.

—A Carmen se la han llevado a la mutua —me dice mientras deja la prensa sobre el teclado del ordenador y muerde el bocata de chorizo.

—¿Coño? ¿Qué ha pasado?

—Al aparcar, uno que le ha dado por detrás, pero está bien, parece que no es nada grave, aunque le han puesto un collarín -prosigue, hablando y masticando, así que aparto la mirada. La visión del chorizo entre sus dientes no es muy agradable.

“Será culpa mía. No se que pensar, voy a leer mi horóscopo por si me aclara algo.”

GEMINIS: Olvida los problemas, deja atrás toda sensación de malestar emocional y sal a divertirte con tus amigos. Es pasado es ayer, hoy debes afrontar tu vida con una nueva actitud positiva.

Comentarios

  1. Reaper El Chivo

    7 agosto, 2015

    Muy interesante su relato, al igual que el anterior, está muy bien estructurado, y ya desde el principio atrapa al lector. Mis felicitaciones más sinceras, amiga Paula.
    Salud y suerte.

    • PAULATREIDES

      8 agosto, 2015

      Muchas gracias @juanviaggio
      Cuatro datos de los personajes y el lector pone el resto. Todos tenemos estereotipadas a estas personas y nos la imaginamos fácilmente. Nunca he entrado en este tipo de tiendas (no tengo motivos) pero todos tenemos una imagen similar.
      Saludos.

  2. Joaquín.Solari

    7 agosto, 2015

    Muy bueno, me ha encantado y me ha entretenido de principo a fin.
    Y no pude dejar de pensar en esas personas que necesitan de toda esa mierda para vivir, pero en verdad, viven para joder, que si tienes o no pareja, que si tu energía, que… qué saben del otro en realidad. No saben nada del otro, pero se la pasan hurgando en la vida ajena, para ver si la pueden solucionar, ni siquiera pueden solucionar la suya, como digo siempre, mirar el culo ajeno es más fácil y menos trabajoso y doloroso que mirar el propio.
    Yo me he topado con mucha gente así, has tal cosa y te curarás. Jjajjjaa como si fuera fácil curar el alma o la enfermedad, me harta esa gente, me hastían.
    Muy buen relato.
    Mi voto y un cariñoso abrazo.

    • PAULATREIDES

      7 agosto, 2015

      Muchas gracias @juanviaggi
      Cuatro datos de los personajes y el lector pone el resto. Todos tenemos estereotipadas a estas personas y nos la imaginamos fácilmente. Nunca he entrado en este tipo de tiendas (no tengo motivos) pero todos tenemos una imagen similar.
      Saludos.

    • PAULATREIDES

      8 agosto, 2015

      Muchas gracias @juanviaggio
      Cuatro datos de los personajes y el lector pone el resto. Todos tenemos estereotipadas a estas personas y nos la imaginamos fácilmente. Nunca he entrado en este tipo de tiendas (no tengo motivos) pero todos tenemos una imagen similar.
      Saludos.

      • Joaquín.Solari

        8 agosto, 2015

        PAULATREIDES. No hice el comentario refiriéndome a vos, en absoluto, no sé si todos los tenemos estereotipados, yo prefiero tenerlos bien lejos, además como a ti te dan risa, a míi también, mucha risa me dan y por otro lado como ya he dicho, me parece gente absurda y terriblemente agotadores con sus putas cosas, por eso me gustó el principio del relato, porque justamente es eso, dan risa.
        Vuelvo a repetir, me ha encantado leerte.
        Un gran abrazo.

        • PAULATREIDES

          8 agosto, 2015

          @juanviaggio No tomé el comentario como algo personal. Lo escribí desde el teléfono y lo hice lo más escueto posible.
          Simplemente reflexionaba sobre la creación de personajes, de determinados modelos de personas que tomamos como referencia. Discurría sobre la necesidad de detallar los rasgos físicos y psíquicos en nuestras creaciones (a menos que que queramos construir un personaje único que pase a los anales de la literatura).
          Si hablo de un hada buena algo rechoncha pensaremos en el hada madrina de Cenicienta; si de ella digo que es bella o esbelta, posiblemente nos imaginemos a Glinda del Mago de Oz (o la versión de David Lynch en Wild at Heart), sólo con un par de detalles más todos nos hacemos una visión mental del personaje, no hace falta detallar más y así aligeramos el texto.

          Celebro que te haya gustado.

          • Joaquín.Solari

            8 agosto, 2015

            PAULATREIDES lo de los personajes lo he entendido perfectamente y cada uno se hace la ides, sé que no hace falta detallar, sólo te aclaraba porque viste que por estos medios a veces los comentarios se prestan a confusión, ya me ha pasado con gente que no lo entiende como nosotros, y no me hubiese gustado que haya una confusión entre compañeros de letras, era solamente por eso.
            Siempre supe que no hay nada mejor que mirarse cuando se habla.
            Bueno nos seguimos leyendo y te deseo un muy buen fin de semana.
            Un abrazo compañera.

  3. Mabel

    7 agosto, 2015

    Estos temas me impresionan mucho, pero no por nada, si no que me causan respeto. Hay ciertos momentos en que uno piensa en estas cosas, pero no por nada, si no por curiosidad, pero te detienes a pensar, si no lo utilizas bien, que pasará. Un abrazo Paula y mi voto desde Andalucía

  4. VIMON

    8 agosto, 2015

    Muy buen relato, paula. Saludos con mi voto.

  5. DhIn

    8 agosto, 2015

    A donde haya una necesidad humana, una pena, una desesperación… habrá quien sepa sacarle partido ofreciendo soluciones mágicas! Bien contado, muy entretenido y divertido el relato.

  6. gonzalez

    9 agosto, 2015

    me gustó mucho! escribís muy bien! mi voto y un saludo!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas