Profundidades

Escrito por
| 56 | 3 Comentarios

La verdad estaba ahi, en la sangre, podría negarla y renegarla y jamas la cambiaría, aunque la frustracion le cubriera todo el cuerpo y la invadiera hasta los huesos – “Mi hija me miente, me ofende, me insulta, luego vuelve a mi como si nada para empezar todo otra vez y asi y asi»- pensó; ella simpre sera mi hija y yo su madre, es nuestra naturaleza, nuestro papel en la vida y hasta en la muerte. Su procreación genética, era un lazo usufructo que jamas se rompería, como el amor prevalentemente gravado en la memoria.

Comentarios

  1. Mabel

    30 agosto, 2015

    ¡Me encanta! Un abrazo Anael y mi voto desde Andalucía

  2. Joaquín.Solari

    7 septiembre, 2015

    A veces los lazos se rompen, no importa que tipo de lazos sean, pero cuando hay que alejarse, por el propio bien, no importan los lazos.
    Buen micro.
    Mi voto y un gran abrazo,

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas