Cruce de caminos (crossroads)

Escrito por
| 254 | 21 Comentarios

 CRUCE DE CAMINOS

(Crossroads)

 

Mississippi, 1963

 

 Me detuve en el cruce de la autopista 61 con la 49 de Clarksdale, Mississippi. Es en el mismo lugar que, veintisiete años atrás, el legendario Robert Johnson pactó con el diablo. Me dijeron que en las noches de luna llena y, con el viento del oeste soplando fuerte, se produce el sortilegio de su regreso. Traje mi guitarra española y una armónica al cuello. Soy apenas un adolescente y me he pasado la vida soñando con este momento. Pasada la medianoche me siento en los polvorientos suelos del cruce, pulso la guitarra y un blues empieza a sonar. Mis dedos se deslizan suaves y a la vez firmes. El secreto es que si tocas la música preferida de Robert, él aparece al fondo del camino.

A medida que pasan los minutos introduzco la armónica y la melodía se enriquece. Suena rústica. Se cuela entre los árboles del camino y asciende a los cielos. Toco, me and the devil blues, con los ojos cerrados y el alma comprometida. Estoy esperando el milagro y el milagro se materializa. Al fondo del camino, una figura desgarbada se acerca displicente. No puedo creerlo, es Robert, el más famoso bluesman del planeta. Pasa a mi lado y continúa la marcha como un fantasma errante. Lo sigo. Soy un perro agradecido.

Entramos al pueblo que parece detenido en el tiempo. Al fondo de la calle aparece un bar. Es el atardecer y el viento se ha calmado. Cuando entramos me doy con que todos son gente de color. Me miran con sorna. Tengo miedo de que me pateen el trasero. Yo, un hombre blanco y, para colmo, inglés.

Robert camina hasta un pequeño escenario y toma la guitarra. Todos hacen silencio y la magia del blues invade el lugar. No puedo creerlo. Detrás de una nube azul por el humo de los cigarros veo sus manos huesudas sobre el mástil de la guitarra. Sus dedos aprietan las cuerdas sobre los trastes con endiablados acordes: Kind Hearted Woman Blues, yluego Dead Shrimp Blues, sonaron magistrales. Durante una hora surrealista, Robert Johnson me regaló un concierto increíble. Ahí me di cuenta cual era el secreto.

Al terminar el último blues, se hizo un silencio sepulcral. Robert levantó la vista y por primera vez se dirigió a mí:

–¿Cómo te llamas, muchacho?

Casi tartamudeando, le dije:

–Eric… Eric Clapton.

 

 

© 2015 Fernando Cianciola

 

 

Comentarios

  1. Joaquín.Solari

    5 septiembre, 2015

    Maravilloso querido Fernando.
    Y que gran homenaje al gran Eric Clapton. o como le dicen «El mano lenta Claoton».
    Buenísimo.
    Mi voto y un gran abrazo.

    • Tiento

      5 septiembre, 2015

      Gracias, Juan. Los relatos sobre músicos me pierden. Un abrazo.

  2. DhIn

    5 septiembre, 2015

    Qué genial que está, me encantó. No me esperaba el final, ¡con Eric Clapton! Mi voto, compañero y feliz finde.

    • Tiento

      5 septiembre, 2015

      Gracias amigo por leerme y votar. saludos.

  3. Mabel

    5 septiembre, 2015

    ¡Excelente! Un abrazo Fernando y mi voto desde Andalucía

    • Tiento

      5 septiembre, 2015

      Gracias Mabel y saludos para vos y Andalucía.

  4. Manger

    5 septiembre, 2015

    Excelente y fascinante micro, Tiento. Mis felicitaciones. Saludos.

  5. VIMON

    5 septiembre, 2015

    Sensacional relato, amigo. Va mi voto con un abrazo.

    • Tiento

      6 septiembre, 2015

      Un saludo, amigo. Gracias por seguirme y por el voto.

  6. Reaper El Chivo

    8 septiembre, 2015

    ¡Genial microrrelato, amigo Tiento! Se nota que es un gran apasionado de la música, o cuando menos buen conocedor de ella. Mis felicitaciones más sinceras por el texto, un cordial saludo y voto.
    Salud y suerte.

    • Tiento

      8 septiembre, 2015

      Gracias, amigo. Tenés razón, me apasiona la música y especialmente, el rock, el country y el blues. Un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas