El mundo vegetal

Escrito por
| 137 | 9 Comentarios

Hace mucho tiempo, los ancestros vegetales escaparon del planeta Tierra. Cansados de tanto pesticida y hormonas del crecimiento, abordaron una nave espacial que los mantuvo en hibernación durante cientos de años luz hasta que, un legendario día, aterrizaron en un planeta habitable.

En este planeta, la mayor parte de la superficie está cubierta por toneladas y toneladas de tierra fértil que fue acomodada en sembradíos y es regada por pequeños arroyos de agua cristalina. En el horizonte, oculto por una extensa cordillera, se encuentra un gran abismo, un vestigio que quedó del descomunal aterrizaje de la nave espacial. En el campo de tierra reina la vida gracias al aire abundante en carbono y a los dos soles que gobiernan el firmamento. En el abismo y sus alrededores no prospera la vida, solo el olvido.

La diversidad vegetal era exuberante: árboles y arbustos de todo tipo, frutas de todos los colores y verduras rebosantes de vitalidad. Todos seguían, complacidos, las reglas que la pachamama extraterrestre había determinado para el ecosistema. Todos eran uno, se guiaban por el orden natural de las cosas, el camino biológico.

De vez en cuando se presentaban inconvenientes como plagas o ligeras sequías, pero ninguno tan temible como el que le pasó al rábano del sembradío 6-AB. Al pobrecillo lo llevan cargando, raíz descubierta, entre todos los demás vegetales. Se desconoce el origen del padecimiento. Algunos dicen que es producto de los genes alterados de los ancestros que habitaban la Tierra, otros afirman que es un parásito que incuba huevecillos dentro del tejido interno. Ni siquiera la medicina vegetal puede curarlo.

Lo llaman entrar en estado humano. El enfermo pierde su habilidad natural de fluir con el medio ambiente, deja de ser tranquilo y se separa de la gran unidad de la vida. En su lugar, lo invaden unos fuertes deseos de sobresalir, explorar y conocer. Infeliz pedazo de naturaleza. Se obstina en complicarse la existencia, como si existiera cosa más importante que comer, reproducirse y respirar. Como si un solo individuo fuera más importante que millones y millones de años de experiencia ancestral, de memoria colectiva. Como si hubiera algo más perfecto que este paraíso terrenal.

Por eso, al infortunado rábano del 6-AB lo llevan al abismo, al igual que todos los demás que han sufrido este trastorno y se han convertido en un riesgo para el mundo vegetal.

 

Comentarios

  1. chelo

    19 septiembre, 2015

    Interesante información trae tu micro, muy bien logrado,mi voto!!

  2. Mabel

    19 septiembre, 2015

    ¡Me encanta! Un abrazo Moisés y mi voto desde Andalucía

  3. DhIn

    21 septiembre, 2015

    Sin duda está infectado de un mal que culminaría en la extinción de la especie vegetal. Pobrecillo, entró en estado humano. Jaja. Muy bueno.

  4. Aimée

    21 septiembre, 2015

    Buen micro! Me ha parecido muy original. Mis felicitaciones! 🙂

  5. Manger

    23 septiembre, 2015

    Original y bien contado, amigo Moisés. Mis saludos cordiales.

  6. VIMON

    24 octubre, 2015

    Muy buen relato. Muy original. Saludos con mi voto.

  7. AVM

    13 junio, 2016

    Muy bueno, compañerO. Un tema interesante y subversivo. Saludos!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas