Imaginé

Escrito por
| 147 | 21 Comentarios

       Flores, cantos rodados, tierra, cemento, mármol y más flores conformaban el teatral y frío escenario con actores en contra de su voluntad.

       Pensé que bien podría haberme sucedido a mí. Solo contemplar esa idea me produjo un escalofrío tan evidente que temí haber hecho el ridículo con mis convulsiones. Estudié con discreción lo que sucedía a mi alrededor, pero cada quién estaba a lo suyo y nadie se dignó en dirigirme su mirada; mejor así —pensé, y resoplé, aunque ni siquiera el aire se movió.

       ¡Pobre… hombre!, o al menos eso supuse por las lágrimas de aquella mujer de negro, con algún que otro detallito en rojo, que no dejaba de alternar su mirada entre el nicho sin cerrar y las caras de las que supuse serían sus dos hijas; estas le arropaban, una a cada lado, sin dejar margen alguno para que el aire pudiera separarlas lo más mínimo al pasar entre ellas. A pesar del dolor reinante en la atmósfera, cargada de esa emoción retenida que turbia la visión con la ligera capa húmeda y salada que anuncia el nacimiento de un llanto, pude focalizar mi atención en aquella estampa familiar para comprobar que, por la edad de la damas, esa escena se había adelantado en el tiempo, diría que bastante, en un acto tan antinatural como frecuente. Y me puse a imaginar.

       Imaginé proyectos retrasados con quebradizas excusas ahora condenados al limbo de su no realización. Imaginé proyectos de muebles sentenciados a permanecer como bosquejos en láminas que acabarán amarilleándose sin remedio. Imaginé canciones, relatos, novelas, todos ellos con la firma «dedicado a e inspirado por», sin conseguir ni plasmarse en un mísero folio o una desgastada pantalla.

       Pero imaginé «tequieros» apostados en el trampolín de una lengua, mudos —valga la paradoja— por no atreverse a saltar en su momento. Imaginé asimismo abrazos rodeando vacíos al llegar un instante después de cuando eran necesarios.

       También imaginé viajes, aventuras, risas; le imaginé a él en esos días en que desde sus apasionados despertares en amaneceres luminosos y cálidos y hasta la llegada de sus rojizos anocheceres hubiera permanecido sin soltarse de la conocida cintura, cual tabla de salvación.

       E imaginé a nuestro protagonista imaginando que alguien pudiera imaginar todo lo anterior. Admití que le puede pasar a cualquiera…

       Cuando finalizada la ceremonia todo el personal allí presente dio media vuelta para alejarse, y sin oposición física alguna pudo franquear mi posición, un nuevo estremecimiento, ahora con nitidez incorpórea, me sacudió el alma.

       Y, aceptado lo irremediable, me imaginé imaginando que alguien pudiera imaginarme en todo lo anterior.

       Imaginé… ¡por imaginar!

 

© Patxi Hinojosa Luján

(05/12/2015)

Comentarios

  1. jon

    6 diciembre, 2015

    Un relato muy bien escrito, circula con la fluidez a que nos tienes acostumbrados.
    Aquí tienes un expléndido fruto de tu imaginación.
    Te felicito Patxi. Un abrazo.

  2. Magali.Barletta

    6 diciembre, 2015

    «E imaginé a nuestro protagonista imaginando que alguien pudiera imaginar todo lo anterior. Admití que le puede pasar a cualquiera…», ¡esto suele pasarme!
    Genial, como siempre 🙂

  3. Charlotte

    6 diciembre, 2015

    Magistral tu relato, Patxi. El penúltimo párrafo es como las muñecas rusas, una mente dentro de otra, sucesivamente. Un broche de oro para un buen escrito. Enhorabuena y un abrazo

  4. Manger

    6 diciembre, 2015

    Excelente, amigo, fiel a tu estilo y fondo. Te mando un fuerte abrazo.

    • Txentxo

      6 diciembre, 2015

      Y después de tres meses vuelvo por aquí descubriendo que tu imaginación se iguala a la calidad de tus relatos. Siempre un placer enorme leerte Patxi. Mi voto y un fuerte abrazo

  5. gonzalez

    6 diciembre, 2015

    Es impresionante la cantidad de imágenes que lograste crear en el que lo lee, te felicito! Me gustó mucho, Patxi! Mi voto y saludos!

  6. Mabel

    6 diciembre, 2015

    ¡Maravilloso! Un abrazo Patxi y mi voto desde Puente Genil

  7. Luis

    6 diciembre, 2015

    No puedo más que felicitarte y decirte que es un gran micro, que merece conservarse siempre, un abrazo fuerte, Patxi!

  8. Txentxo

    7 diciembre, 2015

    Y después de tres meses vuelvo por aquí descubriendo que tu imaginación se iguala a la calidad de tus relatos. Siempre un placer enorme leerte Patxi. Mi voto y un fuerte abrazo

  9. LEOX

    7 diciembre, 2015

    Muy bien trabajada la imaginaria final.

  10. Zeltia G.

    7 diciembre, 2015

    Inspirada imaginación! Momentos que muchos evitamos imaginar. Muy bueno Patxi! Mi enhorabuena y voto! Un abrazo.

  11. Reaper El Chivo

    7 diciembre, 2015

    Emotivo relato, amigo Patxi. Me resulta triste por la escena, pero también vivaz por la imaginación que en unos breves instantes desborda el narrador. El temor y la curiosidad de lo que no podrá hacerse o de lo que en su momento no se hizo. Mis felicitaciones, un saludo y mi voto.
    Salud y suerte.

  12. Iván.Aquino L.

    7 diciembre, 2015

    Este texto lo compartí en Facebook por su belleza, me gusta la manera en que vas tejiendo los textos, va mi voto y mis saludos Patxi-Hinojosa.

  13. VIMON

    7 diciembre, 2015

    Excelente relato, amigo Patxi, desbordante de imaginación. Mi voto con un fuerte abrazo.

  14. Escudodelobo

    10 diciembre, 2015

    Excelente relato. ¡Mi voto! ¡Es seguro que seguiré leyendo tus creaciones!

  15. Patxi-Hinojosa

    11 diciembre, 2015

    Muchas gracias, amigos Jon, Magali, Ana, Germán, Llamas J.M., Txentxo, González, Mabel, Luis, Leox, Zeltia G., Reaper, Iván, Vicente y Escudodelobo, por vuestros amables y generosos comentarios y por vuestros votos. Os envío un fuerte abrazo a todos.

  16. Patxi-Hinojosa

    11 diciembre, 2015

    Muchas gracias también, amigos María Gabriela, Tiento, La.Mirada.de.MAM, vicenterdyahoo-es, Agaes, Guardiña, Rosa, Fénix128, Nana, Alca y Lluvia Azul, por pasaros a leer este texto y apoyarlo con vuestros votos. Os envío un fuerte abrazo a todos.

  17. Patxi-Hinojosa

    14 diciembre, 2015

    Muchas gracias, amiga Julia, por pasarte a leer este texto y apoyarlo con tu voto. Te envío un fuerte abrazo.

  18. Patxi-Hinojosa

    20 diciembre, 2015

    Muchas gracias, amiga María Jesús, por pasarte a leer este texto y por tu apoyo. Te envío un fuerte abrazo.

  19. Patxi-Hinojosa

    8 enero, 2016

    Muchas gracias, amigo Juli, por pasarte a leer y apoyar este texto. Te envío un muy cordial saludo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas