3. El Viaje de Los Grandes: Tributo de sangre

Escrito por
| 140 | 16 Comentarios

Observó al conductor unos segundos mientras las personas que tenía delante pagaban el tributo. Era un hombre notablemente viejo, de pelo canoso y ojos verde claro, de nariz aguileña y boca fina. Iba afeitado y estaba cubierto de arrugas. No como si fuera una pasa que ha estado demasiado tiempo al secándose al sol, sino como un pedazo de cuero deformado por el tiempo y el uso, aunque se notaba en él una energía impropia en alguien de su edad. Su cuerpo era nervudo y no debía medir más de un metro setenta y cinco centímetros. Tenía las manos delgadas y las uñas largas. Vestía un uniforme de tonos azules y grises; gracias al retrovisor, pudo leer su nombre: Etnorac.

            Curiosamente, tenía en el salpicadero una pequeña figura. Ésta mostraba una barca surcando unas tranquilas aguas en las que podían verse las almas de los difuntos. Encima del bote había un hombre cubierto con una capa negra y que usaba un remo para dirigirlo a alguna parte. Sin embargo, antes de poder terminar de observarla, el chófer carraspeó:

            -Un euro, joven.

            El chico buscó en sus bolsillos lo exigido por montarse en la guagua, y se extrañó enormemente al notar un buen puñado de monedas en ellos. Sacó el dinero y se puso a contarlo.

            -Vaya, vaya. Tienes bastante dinero como para pagar por alguno de los que esperan ahí fuera, muchacho. ¿De dónde lo has sacado?

            -La verdad es que no lo sé -confesó dándole el euro en dos monedas de cincuenta céntimos mientras una serie de imágenes bombardeaban su cerebro-. Creo que me lo ha dejado mi familia y mis amigos pero… no entiendo por qué.

            -Bueno. No te preocupes. Más tarde o más temprano se reunirán contigo y podrás preguntarles –sonrió el viejo, guiñándole un ojo a la par que le ofrecía el recibo.

            El joven enarcó una ceja. Quería preguntarle al hombre acerca de lo que acababa de decirle, pero éste le apremió a que dejara pasar al siguiente viajero.

Continuará…

© Reaper El Chivo

© https://es-es.facebook.com/lallamadadelacruzsanta

© http://www.lallamadadelacruzsanta.com

Comentarios

  1. Mabel

    29 enero, 2016

    ¡Impresionante, me dejas sin palabras! Es muy buena la historia. Felicidades. Un abrazo Reaper y mi voto desde Puente Genil

    • Reaper El Chivo

      30 enero, 2016

      Esperemos que las próximas entregas mantengan el nivel, Mabel. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  2. jon

    29 enero, 2016

    Querido amigo, celebro esta tercera entrega y me gusta el interés que va tomando el destino de este personaje ante la interrogante vida que le estas preparando.
    En espera del 4º capítulo, recibe mi enhorabuena.
    Un abrazo, Reaper.

    • Reaper El Chivo

      30 enero, 2016

      Creo que lo mejor está por llegar, Jon. Pero me alegra ver que te ha gustado esa tercera parte. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  3. Skuld

    30 enero, 2016

    Muy buen capítulo, amigo Reaper, con ese giro que va aclarando la historia. Un abrazo fuerte.

    • Reaper El Chivo

      30 enero, 2016

      Poco a poco todo va cogiendo su sentido y su orden en la historia. Creo que el próximo será mejor. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  4. Ana-Stone

    30 enero, 2016

    Se va poniendo muy interesante la historia, me ha gustado esta versión del viejo Etnorac. Un saludo!

    • Reaper El Chivo

      30 enero, 2016

      Todo un gusto que haya sido de tu agrado ese viejo cascarrabias. Espero poder superarlo. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

    • Reaper El Chivo

      30 enero, 2016

      Ya estamos en marcha y más cerca del final, confío en que te guste, Vimon. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  5. Castalia

    31 enero, 2016

    Huyyyyy yo he visto en el taxista nada menos que un Psicopompo.Un saludo.

    • Reaper El Chivo

      31 enero, 2016

      Buen ojo, Castalia. Pero toda respuesta y confirmaciones que estas entregas hayan podido generar no tardaran mucho en llegar. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  6. guardiña

    31 enero, 2016

    ¡ Buen capitulo! Sigo expectante al próximo, con algunas conjeturas rondándome por la cabeza, claro que seguro que tú le darás tu toque personal y me sorprenderé sin duda. Un saludo.

    • Reaper El Chivo

      31 enero, 2016

      La verdad es que espero sorprenderte, Guardiña; a ti y a todos. Y como le dije al amigo Jon, creo que lo mejor está por llegar, al menos en cuanto mi gusto personal. Pero eso es otro capítulo… y será otro día. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  7. Julia.Ojidos

    3 febrero, 2016

    No sé que parte me gusta más. Es dificil decidir. Me encanta como describes al conductor.
    Era un hombre notablemente viejo, de pelo canoso y ojos verde claro, de nariz aguileña y boca fina. Iba afeitado y estaba cubierto de arrugas. No como si fuera una pasa que ha estado demasiado tiempo al secándose al sol, sino como un pedazo de cuero deformado por el tiempo y el uso, aunque se notaba en él una energía impropia en alguien de su edad. Su cuerpo era nervudo y no debía medir más de un metro setenta y cinco centímetros. Tenía las manos delgadas y las uñas largas. Vestía un uniforme de tonos azules y grises; gracias al retrovisor, pudo leer su nombre: Etnorac.
    Gracias por compartirlo. Me encanta. Mi voto y un fuerte abrazo

    • Reaper El Chivo

      3 febrero, 2016

      En honor a la verdad, el conductor es una figura que me es muy querida. Realmente no podría decirle mil y un motivos de por qué lo es, pero desde que supe de él siempre ha andando por mi mente esperando a que le dedicará algo; ¡Veamos si la cuarta entrega es mejor que estas tres primeras, querida Julia! Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas