¡La vida!

Escrito por
| 126 | 20 Comentarios

Érase una vez una joven entusiasta que amaba la vida.  Se sentía afortunada por lo que ésta le ofrecía.  Siempre parecía sonreír a su favor. Cada mañana  al levantarse le daba las gracias por  todo lo que le regalaba. Cada instante estaba preñado de momentos sencillos y maravillosos. Un día la vida la visitó sin previo aviso, cuando la joven radiaba más felicidad que nunca.  Se presentó ante ella. Esta vez su sonrisa de siempre se había tornado en  la más cruel y despiadada de las muecas. Su nuevo aspecto heló la sangre de la joven. Le abofeteó con furia, con alevosía y le rompió el alma, sin ninguna vacilación. La joven cayó  fulminante ante ella. En un abrir y cerrar de ojos, la despojó del don más  maravilloso y valioso que ella le ofreció siempre… Las ganas de vivir. En definitiva le robó la” vida”. La fragilidad  devoró al instante cada fibra en cada miembro del cuerpo de la joven.  La inestabilidad  se hizo dueña de su voluntad. La insensatez y la incredulidad pasaron a ser su única prioridad. La joven, frágil como un cristal…frágil como una mariposa en un día de lluvia, endeble como un copo de nieve bajo los rayos intensos de un  sol  enemigo, se hundió en brazos de una luna negra.  La joven renunció a vivir.  Se sintió frágil para luchar y  buscar nuevos caminos y se hundió en las tinieblas de tristezas.  Todo en ella… era una pura fragilidad.

La vida siempre emprendedora esperó un tiempo. Sabía que aquella joven enamorada de ella, debía volver a sentir todas las maravillas que aún tenía que ofrecerle. Comenzó  a desafiarla, a perseguirla hasta la saciedad.  La joven no parecía mostrar ningún interés. Su cuerpo solo respondía a las necesidades  más elementales de la naturaleza. Parecía una estatua  hueca dotada  sólo de movimiento. La vida sabía que eran contadas  las personas que la aceptaban tal como  era. “Todos  la amaban mientras les sonreían” pero también” la odiaban cuando les daba la espalda”  y aquella joven parecía haberla desterrado de su corazón.

La vida  no se resignó a ver aquella joven pasar de ella. Insistió e  insistió hasta encontrar  una grieta en el  alma de la joven. Se coló sigilosa y con toda su grandeza a flor de piel,  plantó la semilla de  la esperanza dentro de aquella alma arrugada y sin vida. La joven percibió  aquél  resquicio de luz y como  una mágica  luciérnaga se debatió por salir de aquel  pantanal lleno de oscuridad.  Un halo de aliento sopló desde lo más profundo de su corazón e hizo brotar en ella la semilla de la esperanza que la vida, había depositado  cerca de su alma. La árida tierra putrefacta que mantenía a su  corazón  preso entre el dolor y la locura, explosionó en  tierra fértil y abonada por hermosos recuerdos y explosionó…  como un gigante en la joven. Ésta se alzó victoriosa y dispuesta para volver a mirar de nuevo  a los ojos desafiantes de la vida. Comenzó a retarla día tras  día… Le plantó cara a las inquietudes, a  los obstáculos, a los miedos, a la tristeza, a la soledad y a todo lo que conllevaba” vivir”. Aprendió a canalizar  y a proyectar el dolor y la frustración que sentía, a vivir su presente, y soñar con  lugares insólitos donde podía ser feliz.

Había pasado el tiempo, la vida se sentía  orgullosa de las  proezas de la joven.  Intrigada y satisfecha,  un día volvió a presentarse ante ella y le dijo:- Te confieso que tenía dudas de que volvieras otra vez a mí, pensé que te cansarías de retarme.

 

La joven frente a ella, erguida y con la mirada  desafiante  le contestó: Te llevaste mis ganas de  vivir, me robaste mis sueños, aniquilaste mis ilusiones,  mi vitalidad, mi alegría, y como ves, hasta mis pupilas se me han secado de tanto mirarte a los ojos…….pero se te olvidó lo más importante. Mi  alma tiene vida propia, y como ves en ella ha vuelto a germina la semilla de la ilusión y la esperanza. Con mis recuerdos más hermosos y un presente  reconciliador te plantarte cara cada día de mi vida. Junto a ellos y la fuerza de mi indómito corazón, seguiré retándote  cada día de mi “NO” vida,…porque Tú, me has enseñado… que cuando Tú, decidas será tuya.

 

 

 

 

Comentarios

  1. Charlotte

    3 enero, 2016

    Me ha emocionado cómo a pesar de la fragilidad es capaz de sacar desde dentro de sí misma la ilusión para vivir desafiando a la vida. Un abrazo muy fuerte

  2. jon

    3 enero, 2016

    Bienvenido sea este relato para derrocar el pesimismo donde resida.
    Un sencillo relato que cultiva, con sus palabras, un canto a la vida desde la esperanza afincada en el vacio de la desesperación, y esto, después de que la protagonista haya disfrutado de una porción de vida, que, por otro lado, es desde donde se puede hablar: Desde la experiencia.
    Autora y narración se implican de una forma espontánea al acontecer diario de una vida segada en su inocencia, para intentar sacar de las tinieblas de la depresión, el oxígeno que avive el fuego decrépito instaurado en un corazón cuyo tictacteante sonido es imperceptible incluso a la razón.
    De modo magistral, no sólo reviertes la situación de la protagonista, sino que das una soberbia lección a la propia «Vida» haciendo que se encare con ella y -lo que más me ha gustado- reconociendo, con humildad, ante ella, que le pertenece cuando así lo decida.
    Buen escrito. Realista. Excelente trabajo.
    Un abrazo, Guardiña.

  3. VIMON

    3 enero, 2016

    Muy buen texto, Guardiña, te dejo un abrazo con mi voto.

  4. gonzalez

    3 enero, 2016

    Me pareció excelente! Te felicito, Guardiña! Mi voto y un abrazo!

  5. guardiña

    3 enero, 2016

    ¡ Gracias ABDERRAMÁN por pasarte por aquí. Un saludo

  6. guardiña

    3 enero, 2016

    ¡ Gracias querida Charlotte por tus amables palabras, siempre tan positivas. Te lo agradezco de corazón. Un abrazo.

  7. Mabel

    3 enero, 2016

    ¡Excelente! Un abrazo Vale y mi voto desde Andalucía. Feliz Año Nuevo

  8. guardiña

    3 enero, 2016

    ¡ Querido Jon tu comentario me emociona y me anima . Tú, con tu gran talento de escritor haces que un simple comentario cobre vida propia y se convierta en un texto lleno de sentimiento y poesía. Gracias de corazón. Eres un maestro de los sentimientos, la escritura, la reflexión y la poesía, entre muchas más cosas que te identifican como un gran escrito. Un abrazo.

  9. Reaper El Chivo

    4 enero, 2016

    ¡Todo un señor cuento, amiga Guardiña! Aprender a vivir y superar todo reto que imponga, caprichosa o movida por el azar, la vida no es una proeza al alcance de cualquiera. Pero qué puedo decir, me encantó la historia desde las primeras líneas, y el final me ha parecido magnífico.
    Mis felicitaciones, un saludo y mi voto.
    Salud y suerte.

  10. guardiña

    4 enero, 2016

    ¡ Gracias Reaper EL Chivo. Tus palabras son un manjar para mi alma y mis ganas de seguir expresando mis sentimientos en forma de cuento e historias. Además viniendo de uno de mis maestros de Falsaria. Tu forma de escribir es para mí un aprendizaje, que me hace crecer como aficionada, a esta tarea tan maravillosa como es escribir. Un fuerte abrazo.

  11. María Mateo

    5 enero, 2016

    Qué buen relato. Agilmente te metes en la piel de la muchacha. Mi voto con cariño para que esa semilla surja en muchas almas. Un abrazo

  12. guardiña

    6 enero, 2016

    ¡ Gracias María Mateo por tus amables palabras. A veces escribimos para expresar nuestras propia vivencias. Un abrazo.

  13. Skuld

    7 enero, 2016

    Un texto fantástico, amiga Guardiña, que ahonda en esas vueltas que da la vida y que a veces nos hacen muy difícil mantener las ilusiones. Un abrazo fuerte.

  14. Ana-Stone

    9 enero, 2016

    Un gran relato vitalista, las pruebas que a veces nos pone la Vida pueden ser difíciles de superar, pero hay que intentarlo aunque se nos sequen las pupilas de tanto mirarla a los ojos. Un saludo!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas