4. El Viaje de Los Grandes: Fuera de lugar

Escrito por
| 141 | 16 Comentarios

Mientras la guagua se ponía en movimiento y comenzaba su largo trayecto, el muchacho se adentró con paso inseguro en el largo vehículo. A pesar de la capacidad del automóvil, éste estaba a poco más de la mitad del aforo, aunque no tardó en olvidar ese detalle, pues de inmediato una serie de personas llamaron su atención.

La primera fue una mujer de melena rubia y ojos azules, vestida con una chaqueta blanca de plumas de cisne. Leía un libro para sí misma. El nombre de la novela le sorprendió, pues se trataba de La Iliada. Durmiendo en sus muslos había una niña, que a juzgar por su aspecto debía ser su hija. No mayor de nueve años, pero de una belleza sin parangón.

A unos asientos de distancia había dos hombres, que por su aspecto dedujo que debían ser hermanos. Ambos tenían frondosas barbas en sus rostros, y uno de ellos no dejaba de mirar con una mezcla de lujuria, odio y rabia a la niña que dormitaba sobre las piernas de su madre, como si la pequeña le hubiera hecho algún tipo de mal imposible de reparar. Sin embargo, el otro, al lado del cristal, estaba inmerso en su portátil. Tenía un porte regio e ignoraba a todos como si se tratara de un gran rey al que se debe admirar y temer.

No fue hasta que pasó al lado de los presuntos hermanos que le vio sumergido de pleno en un juego de conquista en el que el interpelado jugaba una campaña, que se le hacía imposible, en la ciudad de Ilión, dirigiendo éste a los griegos en la batalla contra los dorados muros troyanos.

Al lado de la puerta de salida había un hombre de pelo negro y ojos marrones, vestido como un cantante heavy, tocando una guitarra acústica que emitía una somnífera melodía, capaz de adormecer al más terrible de los monstruos e incluso capaz de apaciguar al Señor del Inframundo. Parecía ansioso por mirar atrás, a una guapa muchacha que se cubría el rostro con las manos mientras sollozaba en silencio.

En los últimos asientos vio a un hombre regio. Tenía una larga barba negra y unos ojos castaños. Debía tratarse de algún actor desconocido que volvía del plató, ya que al lado suyo había una rodela pintada de bronce y una lanza cubierta de lo que aparentaba ser sangre.

En esa misma fila observó a un hombre que por su altura, volumen, cicatrices y vello bien pudiera decirse que era una bestia parda. Tenía el rostro ruborizado, como si hubiera cometido una vergüenza imperdonable y miraba con los ojos inyectados en sangre a otro pasajero.

Empero, lo que más llamó su atención fue el hombre que ocupaba toda la fila del asiento trasero. Su cuerpo era bastante musculoso, aunque se le veía extremadamente ágil. Tenía un porte inquebrantable, admirable. Nuevamente la sorpresa acudió a él al verle solo. Pensó que tal vez se debía al hecho de que parecía un hombre de bravura sin igual; era probable que los demás le tuvieran miedo, quizá respeto. Fuera como fuese, los cinco asientos eran suyos. Mas, llamaba la atención la escayola que llevaba en una de sus piernas.

            -Puedes sentarte aquí si lo deseas -dijo de pronto un hombre de expresión astuta brindándole el asiento contiguo.

            -Gracias.

            Mientras se sentaba a su lado, le observó. Parecía un viajero alejado de su región. Miraba incansable un mapa mientras hacía anotaciones en una libreta con un bolígrafo.

            -¿Escribes?

            -Más o menos. Es un diario donde marco los lugares en los que he estado y la gente que he conocido para cuando vuelva a ver a mi esposa y a mi hijo -confesó mostrándole el contenido de las páginas.

Continuará…

© Reaper El Chivo

© https://es-es.facebook.com/lallamadadelacruzsanta

© http://www.lallamadadelacruzsanta.com

Comentarios

  1. Ana-Stone

    5 febrero, 2016

    Buenísimo, me encanta como vas mostrando a los personajes, esos pequeños detalles que nos cuentan sus historias, oídas otras veces, pero tú las vuelves a hacer únicas. Un saludo!

    • Reaper El Chivo

      6 febrero, 2016

      Toda una alegría que se vea el trasfondo «oculto» en estas breves líneas, y que haya sido de tu agrado, Ana-Stone. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  2. jon

    5 febrero, 2016

    Buena y detallada información sobre los presentes, vamos calentando motores…
    Un abrazo, Reaper.

    • Reaper El Chivo

      6 febrero, 2016

      Ya se ven por dónde van los tiros. Al fin y al cabo, las historias de estos rostros me han perdido desde hace muchos años, estimado Jon. Ya era hora de mostrarlos a más amantes de la escritura y la lectura. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  3. Castalia

    5 febrero, 2016

    Ahí he vista ya a unos cuantos. Ulises y Aquiles escayolado??? Un saludo.

    • Reaper El Chivo

      6 febrero, 2016

      No negaré sus pesquisas, pero tampoco las afirmaré, estimado Castalia. Pero si me viese ahora mismo, vería como me doy dos toques con el dedo en la nariz. No obstante, no adelantemos acontecimientos que no han de demorarse. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  4. Mabel

    5 febrero, 2016

    ¡Excelente! Un abrazo Reaper y mi voto desde Puente Genil

    • Reaper El Chivo

      6 febrero, 2016

      Un placer que este capítulo, más de mi agrado en la parte de la historia, fuese de tu gusto, querida Mabel. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo desde Tenerife.

    • Reaper El Chivo

      6 febrero, 2016

      Me alegra que te gustase esta nueva entrega, Vimon. Como le comenté a Mabel, es una parte que me gusta especialmente. Aunque aún queda algo de tinta en la pluma. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo y mi voto.

  5. Skuld

    6 febrero, 2016

    Fantástico capítulo, amigo Reaper, con esas descripciones que nos van desvelando un pedazo del universo de los personajes. Un abrazo fuerte.

    • Reaper El Chivo

      6 febrero, 2016

      Me halagan tus palabras, Skuld, pues con tu saga de «Año 1. Memorias de una odisea» disfruto de sobremanera, igual que con otros seriales escritos con tanta precisión, fuerza y cariño por más miembros de la comunidad. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  6. guardiña

    6 febrero, 2016

    ¡ Me has dejado con la miel en los labios!!! perfecta descripción de cada uno de los personajes de tu excelente primer capitulo !!!!Quiero más yaaaaa. Un abrazo.

    • Reaper El Chivo

      6 febrero, 2016

      La próxima semana habrá más, querida Guardiña. Y espero que resulte mejor y más satisfactorio que ninguna de las otras entregas. Gracias por leer y comentar.
      Un saludo.

  7. Julia.Ojidos

    9 febrero, 2016

    Impresionante entrada en escena, me gusta lo meticuloso que eres en las descripciones. Una verdadera maravilla narrativa, querido Reaper. Un fuerte abrazo y mi voto

    • Reaper El Chivo

      9 febrero, 2016

      Un placer que te hayan gustado esta cuarta parte y las descripciones, Julia. Gracias por leer y comentar. Un saludo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas