El mundo de Cristina

Escrito por
| 231 | 30 Comentarios

En el mundo de Cristina una pradera de tonalidades ocres y amarillas domina el paisaje y se extiende hasta un horizonte lejano, donde se divisan una casa y un granero.

Cristina, que aparece de espaldas, recoge flores y parece querer alcanzar la casa, lo cual le representa un esfuerzo muy especial, porque Cristina es minusválida.

Me enamoré de ella la primera vez que la vi. Delgada y quebradiza, con una mirada capaz de alcanzar el horizonte, y pronto supe que se llamaba Cristina Olson.

Era originaria de los viejos campos agrícolas norteamericanos, destinados a desaparecer por obra de las modernas tecnologías. Ahí había vivido toda su vida.

Una extraña enfermedad degenerativa, desconocida entonces, en 1948, la dejó lisiada; pero ayudándose sólo con sus manos ella se desplaza por aquellos campos con total soltura. Según la leyenda, busca flores para formar un ramillete que alegrará su humilde morada allá, en la lejanía de su montaña.

Andrew Wyeth habría estampado su imagen en aquel melancólico cuadro, que cuelga impasible de las orgullosas paredes del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Cristina, tumbada sobre la hierba de una colina sin árboles, mira hacia su lejana casa gris y su granero, que se recortan tristes en el horizonte lejano y desolado..

Al verla comprendí su entereza, su enorme valentía para enfrentar su desgracia con orgullosa sencillez. Para Cristina nunca hubo imposibles.

Desde entonces, cada vez que voy a Nueva York la paso a visitar, porque su espíritu me llena de fuerza y de valor.

Desde entonces estoy enamorado de Cristina…

 

Comentarios

  1. jon

    25 febrero, 2016

    Un artículo formidablemente escrito, lleno de ternura y valores. No me extraña que enamore.
    Un abrazo, amigo Vicente.

    • VIMON

      25 febrero, 2016

      Me alegra mucho que te guste, amigo Jon. Gracias por pasar y un fuerte abrazo.

  2. Beatriz Álvarez Tostado

    26 febrero, 2016

    Qué bella historia. Descrita cun mucho detalle y aderezada con elementos que la hacen interesante y que despiertan ternura, y aprecio hacia el personaje de Cristina. Excelente narración para esa imagen. Mi voto junto con un abrazo regio.

    • VIMON

      26 febrero, 2016

      Que bien que te gustó el relato, Betty. Gracias por tu visita y un abrazo regio.

  3. Luis

    26 febrero, 2016

    Hermoso y muy melancólico. Excelente, un saludo-.

  4. veteporlasombra

    26 febrero, 2016

    Me ha enamorado esta declaración de amor a Cristina. Sobre todo por la buena descripción del cuadro, y por la calidez que transmite. Un saludo.

    • VIMON

      26 febrero, 2016

      Me alegra que te haya gustado, amigo. Gracias por tu visita y un saludo.

  5. Mabel

    26 febrero, 2016

    Es envidiable la fortaleza que tienen muchas personas al no tener a nadie y valerse por ellas mismas. Es un espíritu luchador. Un abrazo Vicente y mi voto desde Andalucía

    • VIMON

      26 febrero, 2016

      Así es, Mabel. Muchas gracias por tu visita y tus atinados comentarios. Un abrazo.

  6. Bheltane

    26 febrero, 2016

    Hermoso relato, has hecho que todos acabemos enamorados, mi voto.

    • VIMON

      26 febrero, 2016

      Te agradezco mucho tus lindos comentarios, Bheltane. Saludos.

  7. microescritor

    26 febrero, 2016

    Es curioso -o genial- enamorarse de alguien -y de algo- que está envuelto en la espiritualidad desde el abandono de la materialidad.

    • VIMON

      26 febrero, 2016

      Muy cierto, amigo, por eso siempre supe que es muy difícil no enamorarse de Cristina. Saludos.

  8. CHARIS.CAVERA

    26 febrero, 2016

    Vimon, siempre es un auténtico placer leerte. Me ha encantado este relato. Un saludo y te dejo voto.

    • VIMON

      26 febrero, 2016

      Muy agradecido, Charis, me alegra que te haya gustado el relato y te mando un saludo.

  9. gonzalez

    26 febrero, 2016

    Me gustó mucho, Vimon! Esta frase «su espíritu me llena de fuerza y de valor» es hermosa! Te dejo mi voto y un abrazo!

    • VIMON

      26 febrero, 2016

      Muchas gracias, González, por tan amables comentarios. Un fuerte abrazo.

  10. Juan_Stoisa

    26 febrero, 2016

    Excelente relato que te envuelve y un inteligente recurso literario que le brinda frescura al mismo, felicitaciones!

  11. Yacoel

    26 febrero, 2016

    Excelente, te felicito y te invito a leer mi nuevo relato, tal vez te pueda gustar. Saludos, Vimon.

    • VIMON

      27 febrero, 2016

      Gracias, Yacoel, y como mucho gusto te leo, pero te advierto que yo leo prácticamente todo lo que aparece en Falsaria. Salud.

    • VIMON

      28 febrero, 2016

      Pues bien vale la pena, Llamas, para mi es mi cuadro favorito. Saludos.

  12. JoaquinGede

    27 febrero, 2016

    Fantástico ese retrato del cuadro. Por un momento me creía en el Museo sentado en un banco de la sala enfrente del Wyeth. Una obra de arte transmite infinitas posibilidades.
    Te felicito por tu gusto artístico. Como siempre, un placer leerte.
    Un abrazo y saludos.

    • VIMON

      28 febrero, 2016

      Es algo que yo hice muchas veces, Joaquín, me alegra que te haya gustado. Gracias por pasar y un saludo.

  13. Reaper El Chivo

    28 febrero, 2016

    Como todos, amigo Vimon, te escribo para felicitarte por este texto tan bello, conmovedor y profundo. Realmente bueno. Un saludo y mi voto, compañero.
    Salud y suerte.

    • VIMON

      28 febrero, 2016

      Muchas gracias, amigo Reaper, y un fuerte abrazo.

    • VIMON

      29 febrero, 2016

      Te agradezco mucho tu visita, Egoyome, y también la invitación al concurso en el que seguramente participaré. Un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas