Historias sangrientas

Escrito por
| 427 | 3 Comentarios

HISTORIAS SANGRIENTAS Libro I:Historias Macabras Relato I: La Bella Muerta Contemplaba a mi dulce y pálida Carol, tras su ataúd de cristal que yo mismo había construido enchufado a la corriente, para que mantuviera el frio como si fuera un congelador y su cuerpo muerto no se corrompiera, pudiendo apreciar siempre su belleza Yo era el enterrador del pueblo y vivía en una casa en el mismo cementerio. Me conecte al ordenador y tenía un mensaje nuevo de Elizabeth, que era una carta describiendo como quería que la matara y como archivo adjunto un video grabado donde salía ella diciendo lo siguiente: Mi mensajero de la muerte, te espero mañana en el sitio pactado, para que cumplas las palabras que dicen mi carta. Mantenía correspondencia con varias personas que querían la muerte y yo me ofrecía a dársela, a todos ellos los conocí en un foro para personas con tendencias suicidas. A la mañana siguiente Salí de casa con una bolsa de deporte y un saco, atravesé las cruces del cementerio y conduje mi coche fúnebre hasta la fábrica abandonada, donde había quedado con Elizabeth Cogí mi bolsa de deporte y el saco y abrí la puerta de la fábrica abandonada. Allí estaba Elizabeth Hola mi mensajero de la muerte. Me dijo Hola.-Le respondí Se desnudo ante mí, yo cogí el saco y la bolsa de deporte y lo deje sobre una mesa, saque de la bolsa de deporte un hacha y me puse frente a Elizabeth. Empieza cuando quieras mi mensajero de la muerte.- Me Dijo. Mis manos temblaban. -Lo siento pero no puedo le conteste. Se puso a llorar y a suplicar que lo hiciera Si alguna vez has sentido algo por las palabras que hemos intercambiado te suplico que lo hagas:.- Dijo entre llantos.. Entonces le golpee con el hacha uno de sus hombros hasta amputarlo, mientras ella gritaba, después le corte el otro brazo y después las piernas, mientras la sangre me salpicaba a chorros y fue así como Elizabeth cumplió su sueño, abandonar la vida Me quite la ropa y me metí en una bañera que había repleta de agua debido a las últimas torrenciales lluvias y a las goteras que tenía el techo de la antigua y abandonada fabrica. Después saque de la bolsa de deporte ropa limpia e introduje el hacha y la ropa ensangrentada en el interior de la bolsa, Puse el descuartizado cuerpo de Elizabeth en el interior del saco y me lo cargue al hombro, dejándolo en el interior del maletero del coche, Una vez en el cementerio cave una fosa y la enterré Por la noche volví a contemplar el dulce cuerpo de Carol mientras pedía a las estrellas que le devolvieran la vida estas cayeron del cielo, Salí al exterior con un saco y las cogí del suelo, perdiendo su luz entre mis manos, las metí en el interior del saco y volví a casa con mi torso desnudo, las expuse a la luz de una vela, que las iba deshaciendo lentamente, mientras la cera caliente caía sobre mi piel, yo no paraba de mirar a Carol a sus ojos azules como el cielo o el agua del mar, mientras maldecía a las estrellas por no cumplir mi deseo de devolverle la vida A la mañana siguiente me conecte al ordenador, en una carta me relataba como quería Ana que la matara y en un video me decía lo siguiente: Mi ángel de la muerte, mi único sueño es que tu mañana cumplas nuestro trato. Al día siguiente aparecí en la vieja fábrica, allí estaba Ana, la desnude, le puse alambre de espino en su frente formando una corona hasta que su piel sangro y después la crucifique en una cruz que yo mismo había hecho el día anterior. Me senté en una silla a contemplarla durante horas y finalmente dejándola morir crucificada como era su deseo. Una vez en casa me senté contemplando a mi bella y difunta Carol en su ataúd de cristal, levante la tapa y acaricie su cuerpo desnudo, sus largas piernas, sus muslos, su sexo, su vientre, sus pechos, su larga melena rubia y la tape antes de que el frio desapareciera y su cuerpo se corrompiera. Recordé nuestros paseos por las calles, la bestia y el ogro nos solían llamar un grupo de niños que estaban jugando con una pelota me llamo ogro,, me gire y les gruñí y salieron corriendo, mi apodo era en parte por mi oficio de enterrador y por otra parte porque decían que tenía un aspecto siniestra Me conecte al ordenador, y tenía un mensaje escrito de la forma que quería morir Sofia y un video grabado, donde decía lo siguiente: -Mi cuervo hacia la muerte espero que mañana cumplas tu promesa. Al día siguiente aparecí en casa de Sofía. -Hola mi cuervo de la muerte.-Me dijo -Hola le conteste. Me acompaño al lavabo, allí al lado de la bañera había una caja de cristal y apoyada en la pared su tapa, se desnudo y me ofreció un cigarro, me senté en un taburete y me lo fume. ¿Cuál fue tu primera vez?-Me pregunto Guarde silencio por un instante con sus ojos clavados en los míos. Mi querida esposa Carol, entristeció y llego a aborrecer la vida, se pasaba todo el dia en la cama ni siquiera comía y un día me dijo que si la quería la matara, en principio me negué pero me suplico con insistencia, así que como la amaba, muy a mi pesar mio, cumplí su deseo y la asfixie con la almohada. Empecemos dijo Sofía y se metió en la caja de cristal, yo situé la tapa encima y cerré los muchos candados que tenia. Situé la ducha en un agujero que tenia la tapa, donde se acoplaba perfectamente y la llene de agua, me senté en el taburete y contemplaba como golpeaba el cristal y abría su boca extremadamente hasta ahogarse Llegue a casa, contemple a mi querida Carol. Me desnude, abrí la tapa de cristal, me introduje dentro y cerré la tapa, abrazando a Carol y mirando fijamente sus ojos azules extremadamente abiertos, bese sus labios y morí abrazado a ella Relato II: El Gran totó Alicia estaba viendo un video grabado, de cuando trabajaba en el circo y representaba al payaso el gran Totó. Pero a la generación que hizo reír creció y la sumieron en el mas absoluto olvido y a las demás generaciones no les gustaba su número, así que fue echada del circo, llevándose tan solo su maleta con el traje de payaso dentro. Desde entonces había pasado mucho tiempo y ella anulo su verdadera personalidad, quedándose con la personalidad de cuando era una niña llena de ilusiones y con su personaje del gran Totó. Había tapado todos los espejos con sabanas, para no verse así misma, pero un día lavándose la cara, la sabana que tapaba el espejo se deslizo y se pudo ver, reflejada como una persona de edad avanzada, lanzo un grito y volvió a poner la sabana cubriendo el espejo, se acurruco en un rincón del comedor y se hecho a llorar, su tiempo de gloria había pasado y nunca volverían y ahora estaba sola y en el mas completo de los olvidos. Se puso su traje de payaso y entro a una habitación donde tenía a tres personas secuestradas, atadas en una silla.de la edad que tendría ahora la generación que un dia le aplaudió y luego le dejo caer en el mas absoluto de los olvidos, esta seria su venganza. Les inyecto un paralizante y empezó con el primero de los tres que era Raúl. ,Le acaricio el rostro. -Bonita cara que todo payaso querría tener.-Le dijo Alicia Y sacando un bisturí de uno de sus bolsillos, le corto la cara e introdujo los dedos en la herida arrancándole el rostro, después paso al siguiente llamado Alex. -Bonitas orejas que todo payaso querría tener, para los aplausos escuchar,.-Le dijo Alicia se las amputo de un solo corte, después paso a la ultima victima llamada cristina -Bonitos ojos con los que todo payaso querría ver a los niños reír.-Le dijo Alicia Le clavo dos cucharillas en las cuencas de los ojos arrancándoselos entre los gritos de cristina. Después con una sierra eléctrica los descuartizo. Entro en su cuarto donde había una figura humana sentada en una silla, cubierta con una sabana, le quito la sabana y allí estaba el Totó que ella había creado, totalmente desnudo, con los trozos de carne cosidos, que ella les había arrancado a sus víctimas, le acaricio la piel. -Mi querido Totó que tienes un gran corazón.-Le dijo Alicia. Alicia y el Totó que ella había creado, sentados en el porche de una casa construida con ladrillos rojos. Totó le entrega una rosa roja -Gracias le dice ella sonriente y le da un beso en la mejilla. Totó chasquea sus dedos pulgar y corazón y sale una llama, la acerca a la rosa y la hace arder. Alicia mira tristemente como se consume en el fuego, La rosas entre sus manos. Entonces Totó le enseña los dientes y gruñe. Alicia deja caer la rosa y comienza a correr alrededor de la casa, perseguida por Totó. Alicia despierta sobre la cama empapada en sudor. Totó aparece bajo las sabanas y la coge del cuello, asfixiándola, Alicia despierta con sus propias manos, apretándose el cuello. Se levanta de la cama y Totó debajo de la cama la coge de un tobillo y la arrastra hacia el, Alicia clava sus dedos en el suelo, Pero Totó es más fuerte y cuando la tiene junto a él, le clava un cuchillo en el corazón, Alicia se despierta en su cama. Alicia en su gran terraza jugando a un juego en el que se pintan cuadrados con una tiza se lanza la tiza y se salta al cuadrado donde ha caído y así sucesivamente, pero en uno de los cuadrados donde cae la tiza, aparece una x, Alicia salta a el, quedando de espaldas a la ventana de su cuarto, aparece Totó por la ventana, la agarra del pelo y le pone un cuchillo en la garganta degollándola, salta de la ventana a la terraza y la coge en brazos, caminando en la oscuridad de la noche hasta desaparecer, como si la noche se los hubiera tragado. Relato III: Masacre Korn descendía por el ascensor con una bolsa de deporte. Junto a Virginia, vestida de mayoret. Otras veces ya se había fijado en ella. Pero esta vez vestida de mayoret, con su falda enseñando sus piernas y la ropa marcando sus grandes pechos, no pudo evitar romper el hielo, aunque sabía que él era ya un carroza y se le había pasado ya el arroz para una chica tan joven -Que vas de fiesta.- Rompió el hielo Korn -Hacemos un desfile por la ciudad por las fiestas. Y usted que hace.- Pregunto Virginia Korn respondió lo primero que se le paso por la cabeza. -Trabajo en un banco. -Debe ser aburrido -No creas siempre está el peligro de que te atraquen. El ascensor llego a la plante calle y se despidieron, siguiendo cada uno su camino. Korn se subió a su viejo coche y arranco, atravesando la ciudad, se detuvo frente al semáforo que quedo con Slam y este se subió al coche. Pararon frente al banco central y entraron, Slam desenfundo sus magnum 45, sujetando una con cada mano y disparo a las cámaras de seguridad, mientras Korn saco su escopeta recortada de la bolsa de deporte. El agente de Seguridad apunto con su arma a Korn. Era ya un hombre de edad avanzada y su meno temblaba. -Suelta el arma o te curo el tembleque de un balazo.-Le dijo Korn. El agente de seguridad soltó el arma y Korn la recogió guardándosela. Slam apuntaba a una cajera a la cabeza. -Dame las llaves de la caja fuerte. Yo no las tengo.- Dijo llorando la cajera. -Quien demonios tiene las llaves de la caja fuerte o le vuelo los sesos a esta tía. Un empleado del banco levanto la mano. Las tengo yo.-Dijo el empleado. Slam dejo de apuntar a la cajera y apunto al hombre, fueron a la caja fuerte mientras Korn vigilaba a los rehenes la cajera que había sido apuntada con el arma en la cabeza, toco la alarma que iba a parar directamente a la policía Mientras Slam cogía el dinero de la caja fuerte y lo ponía en las dos bolsa de deporte que llevaba a sus hombros El y el empleado volvieron con los demás y se pudieron oír las sirenas de la policía, entonces los rehenes se amotinaron ante la puerta para evitar la fuga y que los cogiera la policía. Slam y Korn amenazaron con disparar, pero los rehenes no les hicieron caso y cumplieron su promesa, dispararon entre ellos a una mujer embarazada en el vientre Y la mujer murió con trozos del feto desparramados por el suelo. Slam cogió el arma del agente de seguridad, que le había cogido antes porque se le había acabado la munición de la escopeta y siguió disparando hasta quedase sin balas a Slam le paso lo mismo y todavía quedaban rehenes que seguían empeñados en no dejarles pasar para que la policía los cogiera, las sirenas cada vez se oían más cerca. Slam y Korn, cruzaron sus miradas como si se leyeran el pensamiento el uno al otro sabiendo perfectamente lo que tenían que hacer tras haberse quedado sin munición. Bajaron el cuello de sus chaquetas de cuero y desenfundaron grandes machetes como los que se utilizan en la selva, se abrieron paso entre los rehenes a machetazo limpio, mutilándolos y matándolos, salpicándose de sangre. Hasta acabar con el último rehén, Enfundaron sus machetes y Salieron del banco subiendo al coche justo cuando varios coches de policía aparecían en la calle, lograron huir siendo perseguidos y tiroteados, Korn conducía y Slam cargo sus dos Magnum 45 con la munición que llevaba en la guantera, entonces de frente aparecieron más coches patrulla cortándoles el paso, giraron a la derecha y se encontraron con un desfile de mayorets. Korn pensó en que hacer en una fracción de segundo y acelero arrollándolos. La sangre salpico el parabrisas de tal forma, que Korn puso los limpiaparabrisas para poder ver, las ruedas aplastaban los cuerpos de las mayorets, Pudo ver la cara de Virginia su vecina y amor platónico y secreto con la que había tenido una conversación en el ascensor esa misma mañana, su cabeza se abrió al chocar contra el parabrisas y su cuerpo reventó bajo las ruedas. La policía les cortaba el paso en ambos sentidos y giraron a la derecha metiéndose en la playa y parando en la orilla, Slam disparaba a la policía que acordono la zona Korn abrió el maletero del coche y cargo su escopeta recortada abriendo fuego. Habían quedado en ese lugar con un barco para darse la fuga, un petrolero llamado Fisher, pero lo que apareció fue una galera, los dos se extrañaron de semejante aparición, pero ya sin munición y acorralados por la policía, decidieron subir. La galera partió mar adentro y Korn hizo un corte de mangas a la policía, una vez a salvo, decidieron examinar aquel barco, pero lo que pudieron ver en el mar, fue la proa de un barco hundido, donde se podía leer Fisher, entonces donde demonios estaban se preguntaron, oyeron voces tras un mástil y decidieron ir a mirar. Pudieron ver a la mujer embarazada, que le habían reventado a tiros el vientre, cosiendo el feto. Mi hijito se pondré bien.- Repetía continuamente .Al percatarse de la presencia de sus verdugos, les señalo con el dedo y les dijo. Vosotros habéis matado a mi hijito, bienvenidos al infierno. Al instante se vieron rodeados por sus víctimas del banco, convertidos en muertos vivientes, Slam que se lio a repartir machetazos a diestro y siniestro pero de nada le sirvió, le arrancaron las piernas y los brazos muriendo desangrando, Korn descendió hacia el camarote del barco y pudo ver a las mayorets ir hacia él, desenfundo su machete y empezó a cortarlas, pero lograron tirarlo al suelo y abrirle el pecho con las manos, arrancándole las vísceras y comiéndoselas. Relato IV: Devoción Mortal Sebastiana es viuda y vive en una aldea junto a su hijo de ocho años llamado Pablito y una santera Sebastiana deja unas tijeras abiertas sobre una cama y se arrodilla, poniéndose a rezar, frente a la imagen de una virgen y la foto de su hijo, iluminados a ambos lados por dos velas. Sale de la habitación y recorre un pasillo hasta entrar en otra habitación, donde está la santera cogiendo la mano de Pablito, que está en la cama completamente quieto, con el torso desnudo repleto de sanguijuelas para que le chupen la sangre y le quiten los malos espíritus. La santera mira a Sebastiana y mueve la cabeza en modo negativo. Sebastiana comprende que su hijo ha muerto. Después de la misa, salen de la iglesia hacia el cementerio, los enterradores llevan el ataúd de Pablito y en primera línea va un hombre encapuchado, flagelando su espalda desnuda hasta sangrar. Al llegar a casa sebastiana va a su cuarto y comprueba que las tijeras que ha dejado abiertas están cerradas, lo que quiere decir que ha atrapado a un espíritu maligno. Sebastiana grita y se hecha a llorar, la santera acude a causa del grito y la intenta consolar. Sebastiana y la santera en la cocina sentadas frente a una mesa con pollos muertos puestos sobre papel de periódico. Es esa maldita nueva doctora la que nos trae los malos espíritus, primero fue tu marido, después el hijo de los Mendoza y ahora Pablito. Al anochecer, la doctora vuelve a su casa, y puede ver lac cerradura forzada, empuja la puerta abriéndola y el patio de entrada esta lleno de pollos muertos con la palabra bruja escrita en letras rojas sobre la pared. Antes de que pueda reaccionar a santera le golpea por detrás con un tronco en la cabeza, la doctora cae desmayada al suelo. La santera le ata los tobillos con una cuerda, llevándola hasta el bosque. Allí le vierte bencima la gasolina que lleva en un recipiente y le hecha una cerilla encendida, hasta que queda consumida por el fuego. Sebastiana y la Santera, desayunando en la cocina, La santera le enseña a sebastiana un frasco de cristal, cerrado con las cenizas de la doctora dentro. -Mientras las cenizas de la doctora estén en este frasco, su alma permanecerá atrapada y los malos espíritus no podrán hacer nada Sebastiana va a la iglesia y se arrodilla junto a Jesucristo. te he rezado muchas veces para que protegieras a mi familia, pero no has escuchado mis suplicas y has dejado que los malos espíritus nos destrozaran. Si alguien se merece estar crucificada en esta cruz eres tu, incluso mas que yo, debido a tu sufrimiento.-Le dice Jesucristo Sebastiana crucificada y Jesucristo arrodillada frente a ella. El cura entra a la iglesia y al encontrarse semejante espectáculo y sin poder dar crédito a lo que sus propios ojos veían, sale corriendo de la iglesia. Vuelve con dos enterradores armados con sierras eléctricas y el cura con un hacha, se acercan amenazantes a Jesucristo. -Vuélvanlo a crucificar dice el cura. Y los enterradores bajan a Sebastiana de la cruz y vuelven a crucificar a Jesucristo. Sebastiana vuelve a casa y al no encontrar a la santera en ningún lugar, entra en su cuarto, encontrándola en el suelo en un charco de sangre, con un cuchillo en su mano y sus muñecas con profundos cortes, con las cenizas de la doctora sobre ella y el frasco de cristal que las contenía las cenizas y estaba sobre el alfeizar de la ventana, se encontraba roto. RelatoV: La Muerte De Los Niños Alex llega de la escuela y se pone en la mesa delante de su padre. Aparece su madre con un pastel de cumpleaños con ocho velas.. Lo deja encima de la mesa y se sienta junto a su marido. –Escribe tu deseo en este papel y quémalo en las velas, luego sopla las velas, hasta apagarlas. Alex escribe: Deseo que mi amigo Peter no me abandone nunca. Peter el amigo invisible de Alex, le sonríe y acaricia el rostro. Alex quema el papel con las llamas de las velas. Sus padres le dan un regalo. Alex lo desenvuelve, comprobando que es un cubo de Rubik. En su habitación Alex intenta hacer del mismo color todas las caras del cubo de Rubik, sin conseguirlo. Peter le extiende la mano y Alex le da el cubo de Rubik, viendo como lo hace en un momento. Peter en la cama dispuesto a dormirse Solo puedes estar conmigo, hasta los ocho años, en esta edad deberás tomar una decisión..-Le dice Peter. Enseñándole en la mano, un montón de pastillas negras.. -Si las tomas seguirás conmigo, pero nunca mas podrás estar con mama y papa.-Le dice Peter. El niño toma las pastillas y muere. A la mañana siguiente sus padres le llaman a la puerta al ver que ya es tarde, al no contestar nadie, abren la puerta y lo encuentran muerto. Después del funeral el padre se pone a ver unos videos que tenia junto a su hijo. En uno de ellos sale el disparándole con una pistola de juguete y su hijo tirándose al suelo, le dice, me has matado papa. El padre se levanta y recorre un pasillo, arrancando de la pared un dibujo de su hijo, retratando a la familia, se va al cuarto de baño y de un armario coge una cuchilla de afeitar, se desnuda y se mete en la bañera, cortándose las venas hasta morir desangrado. Su mujer le busca por toda la casa y al no encontrarlo va al lavabo, allí lo puede ver en un charco de sangre, desangrado. Da un grito. Después del funeral va a la cocina y se prepara un café, sentándose ante la mesa. -Mama.-.-Puede oír. Al girarse ve a su hijo, pálido como el fantasma que es, se sienta frente a ella. -Mama, papa y yo estamos muy solos, ven con nosotros.-Le dice el fantasma de su hijo. Dejándole enfrente un pote con una calavera y dos tibias debajo en forma de x, sobre ella pone veneno. La madre abre el frasco y se echa el veneno en el café, tomándoselo y muriendo en el acto. En otro lugar Peter se le aparece a un niño menor de ocho años -Quieres ser mi amigo.- le dice Peter, seré tu amigo invisible solo podrás verme tu. -Si quiero.- le dice el niño. Relato VI: El Escritor Sanguinario Capítulo I: Mis Padres Mi vida era un fracaso yo intentaba abrirme camino como escritor dentro del género del terror, enviaba mis escritos a concursos y normalmente no volvía a saber de ellos, menos en algunas ocasiones que recibía correos que decían lo siguiente: -Su escrito ha quedado fuera de concurso por ser usted un escritor horrible, hágale un favor a la literatura y dedicase a otra cosa. Estaba llorando por el correo que recibía y por los comentarios que me decían y decidí vengarme de aquellos que consideraba culpables de mi fracaso como escritor de historias de terror. Empecé por mis padres , fui a su casa y con la excusa de hacerme un café, fui a la cocina y abrí la llave del gas de butano, dejando que el gas saliera por uno de los fogones y volví junto a mi padre, estuve hablando con el un largo rato, mis padres se habían empeñado en que estudiase medicina porque decían que era un trabajo con futuro y bien pagado y que además ayudaría a salvar vidas y encontraría un sentido a mi existencia, a mi no me gustaba lo mas mínimo, pero debido a su insistencia, me apunte en la universidad a la carrera de medicina, siendo el que saco peor nota de toda la clase, mis padres se disgustaron muchísimo cuando deje la carrera, aunque yo también estaba disgustado con ellos porque se negaban a leer mis historias de terror., diciéndome que eran horribles. Le di a mi padre un puro que había comprado, aunque teóricamente había dejado de fumar porque tenia cáncer. -Si se entera tu madre nos corta los huevos a los dos. -Mama no se va a enterar de nada, porque esta dormida, solo te pido, que enciendas el puro cuando me haya ido. Se olía el olor a gas, aunque mi padre no noto nada, decid marcharme dándole dos besos de despedida, Solo había recorrido unos metros cuando oí una fuerte explosión, la casa de mis padres voló por los aires con ellos dentro, entonces no me quedo ninguna duda de que mi padre había encendido el puro que le regale. Los vecinos salieron de sus casas alarmados por la explosión y yo regrese a mi casa refugiándome en la oscuridad de la noche, para que los vecinos no me reconocieran. Veo en la televisión y leo en el periódico, la noticia de la explosión en la casa de mis padres, nadie sospechaba de mi. Dijeron que los dueños de la casa, se habían dejado la llave del gas encendida. Capítulo II: El Psiquiatra Ahora me tocaba vengarme de la segunda persona que yo culpaba de mi fracaso como escritor del género de terror y esa persona era mi psiquiatra, diciéndome que nunca llegaría a nada con mis historias de terror, haciéndosele imposible acabar de leer ni una de ellas, diciéndome que eran horrorosas y que yo siempre seria un fracasado si seguía en mi intento de ser un escritor en el género del terror, aquellas palabras me llegaron al alma hiriéndola y seme clavaron en el corazón como espinas de una rosa. Le pedí una visita urgente diciéndole que me encontraba peor de mi depresión y me la concedió. Al entrar en la consulta, le dispare con mi pistola eléctrica exactamente con una taser, el psiquiatra quedo inmovilizado durante un tiempo a causa de la descarga eléctrica, tiempo que yo aproveche para sentarlo en su silla, esposándole las manos tras el respaldo . De mi bolsa de deporte saque un pequeño pero potente transformador con dos electrodos, uno de ellos lo puse en su cabeza rapada y el otro en una de sus piernas, dándole un voltaje de dos kilovoltios, alcanzando el psiquiatra una temperatura superior a los cincuenta y nueve grados centígrados, dañando sus órganos gravemente, su cabeza comenzó a arder, deshaciéndose su carne y quemándose su cráneo, derritiéndose su cerebro y también sus globos oculares, muriendo y desprendiendo un desagradable olor a carne quemada. Capítulo III: La Profesora La tercera victima seria mi profesora del taller literario, por negarse a publicar mis historias en el libro de fin de curso, diciendo que mis relatos no estaban a la altura de los demás trabajos escritos por los otros alumnos me pase el día llorando, pero ahora quien iba a llorar era ella. La espere en el rellano del piso donde se hacia el curso y cuando salió del ascensor, me abalance sobre ella, poniéndole una inyección que paralizo su cuerpo, la cubrí con una sabana que había llevado y me la cargue al hombro, saliendo del edificio, metiéndola en el maletero de mi coche, que había aparcado justo enfrente y me dirigí a mi casa, la tumbe sobre mi cama desnudándola, utilice un catéter para succionarle la sangre ,que es un dispositivo en forma de tubo, estrecho y alargado, que puede ser introducido dentro de una vena y es justo lo que hice, la sangre que salía de su cuerpo, la iba depositando en un bidón de plástico, con capacidad para mas de seis litros, ya que los litros de sangre que tiene un cuerpo humano adulto suele ser de cinco a seis litros, , una vez le succione toda la sangre, ya estaba muerta,. Puse un plástico grande, cubriendo el suelo de mi habitación y puse el cadáver sobre el plástico, descuartice el cuerpo con una sierra, seguidamente metí los trozos en bolsas de basura, junto al plástico ensangrentado, me encontraba empapado en sangre, me duche y me cambie de ropa, cogí las bolsas de basura y salí a la calle, tirándolas en un contenedor, vuelvo a casa y vierto parte de la sangre que hay en el bidón en un tintero, mojo una pluma de cuervo en la sangre del tintero y escribo una novela cuyo título es: El Escritor Sangriento, explicando la venganza que acabo de consumar como si fuera de ficción, la firmo con seudónimo , elijo el de Necroromántico. Estoy muy atento a todas las criticas por si son malas y he de escribir una segunda parte, pero la novela se convierte en un best seller y me parece irónico que las personas que no me pudieron ayudar en vida, lo hayan hecho con su muerte. Relato VII: Lo Último Que Tus Ojos Verán Vagaba por las calles, como un alma en pena manteniéndome invisible y buscando entre la multitud, quien me vería por unos segundos, porque yo seria lo último que verían sus ojos. Finalmente la encontré, era una joven de larga melena pelirroja, estaba cruzando la carretera,, se quedo petrificada de horror ante mi aparición, el semáforo se puso en rojo para los peatones y ella no reacciono, un coche la atropello causándole la muerte, me arrodille frente a ella, acariciándole las frías mejillas y besando sus fríos labios, me gusta sentir el frio que la muerte deja en los cuerpos. Volví al inframundo, exactamente a la morada de los muertos, donde se encontraban las almas de los cuerpos que habían fallecido. Al día siguiente volví a vagar por las calles de la ciudad, me aparecí frente al conductor de un camión que llevaba productos inflamables, cambio de carril bruscamente, para esquivar mi espantosa aparición, metiéndose en dirección contraria, por donde circulaba un autobús escolar, atravesando la carrocería del autobús como si fuera un fantasma, el conductor no daba crédito a sus ojos y yo recorría el autobús mirando a los niños que gritaban de horror ante mi presencia. Fue entonces cuando el camión que transportaba productos inflamables colisiono contra el autobús escolar, hubo una gran explosión y los dos vehículos se convirtieron en un infierno de fuego donde no hubo supervivientes. Podéis pensar que soy cruel, pero lo único que hago es que se cumpla vuestro destino final escrito en las estrellas, y no soy yo quien lo escribo. Tarde o temprano me apareceré ante ti, porque estamos destinados a encontrarnos, yo soy la muerte y seré lo último que tus ojos verán, antes de que bese tus fríos labios y tu alma vaya a la morada de los muertos. Relato VIII: El Enterrador Erase una vez, en un pueblo tranquilo, donde nunca sucedía nada, las puertas de las casas siempre permanecían abiertas y sus habitantes Vivian mas de cien años. Las muertes que se daban eran por vejez y esto sucedía en grandes lapsos de tiempo, todo esto para desgracia de Eusebio, que era el enterrador del pueblo y odiaba a los médicos y medicamentos, ya que hacían que la gente viviera más tiempo y esto era malo para su negocio, ya que si no había muertos no cobraba, viéndose en una situación desesperada decidió ponerle remedio. Esa noche se coló en la casa de la centenaria Ana, que estaba viendo la televisión, se puso delante de ella y antes de que pudiera reaccionar, con sus manos cubiertas con guantes de cuero para no dejar huella, la cogió por el cuello y lo apretó con fuerza hasta asfixiarla, los ojos del cadáver se quedaron en blanco y su boca desencajada en una mueca de terror. El cadáver fue encontrado por la mañana por una amiga con la que había quedado a desayunar y como llamo al timbre y no contesto decidió entrar al estar la puerta abierta y se encontró la macabra escena, horrorizada ante tal hallazgo, llamo a la policía la cual se presento de inmediato y después de examinar el cadáver . o les quedo ninguna duda de que se trataba de un asesinato por asfixia. La noticia de que un asesino en el pueblo, corrió tan rápido como el fuego sobre la pólvora y desde esa noche todos los habitantes del pueblo cerraban las puertas de sus casas. Eusebio, el enterrador corriendo por un estrecho pasillo formado por nichos y cuyas losas comienzan a resquebrajarse hasta romperse y del interior salen brazos cuyas manos esqueléticas lo intentan atrapar, de frente aparece Ana, la anciana centenaria que el mato y entre sus manos lleva una guadaña, Eusebio se detiene y las manos esqueléticas que salen de los nichos lo agarran de los brazos y piernas, estirando con gran fuerza hasta descuartizarlo. Eusebio despierta de la pesadilla, gritando de horror y empapado en sudor, en su casa del cementerio, en la ciudad de los muertos. Eusebio se encargaba de vestir y maquillar a los muertos para el velatorio. Ahora tenía enfrente a su víctima a la que había asfixiado con sus propias manos. Debido a la rigidez que adquiere un cuerpo muerto, para vestirlo, hay que romperle los brazos y las piernas oyendo el crujir de sus huesos. Eusebio la vistió de negro con la ropa que había elegido la familia y después le cosió los ojos por la parte interior de los parpados, cerrándoselos e hizo lo mismo con la boca, después la maquillo. Eusebio la contemplo, le pareció realmente bella, daba la sensación de que estaba sumida en un profundo sueño , la fotografió como hacía con todos los muertos que pasaban por sus manos, para luego colgar las fotografías en las paredes de su habitación, le fascinaba la belleza de la muerte. Fue al velatorio ya que en el pueblo todos se conocían y al día siguiente fue a la misa y al funeral, ya se había marchado hasta el último amigo y familiar, cuando aparecieron dos policías que querían hablar con el, porque un vecino le había visto entrar en casa de la víctima, la misma noche que la asesinaron. Eusebio se sintió acorralado, sabía que la policía había capturado a asesinos mucho más listos que el, cogió un pico que tenía cerca y se lo clavo en la sien a uno de los policías matándolo, el otro policía hizo intención de desenfundar su arma, pero Eusebio fue mas rápido y le lanzo el pico clavándoselo entre las cejas, por lo que el policía murió en el acto, después los cogió de las piernas y los arrastro hasta el interior de un nicho donde los enterró. Sabía que no tenía mucho tiempo, antes de que la policía lo atrapara y prefería la muerte a la cárcel, por lo que decidió suicidarse, pero preparando con antelación su funeral. Fue a la funeraria y eligió un ataúd con el interior del mismo color que la sangre, les dijo que pusieran un espejo, en la parte interior del ataúd a la altura de los ojos, les pareció una excentricidad, pero aceptaron, les entrego el traje negro con el que quería ser enterrado y volvió a su casa del cementerio, allí se inyecto una sustancia química que se utiliza en los embalsamientos y que en los vivos produce una especie de catalepsia, donde das todos los síntomas de estar muerto, pero no lo estas, lo que quedas paralizado, pero pudiendo ver y oír todo lo que sucede a tu alrededor. Para enterrar un cadáver solían tardar unas cuarenta y ocho horas , Eusebio calculo la dosis para permanecer en estado de catalepsia en sesenta horas. La policía no tardo en llamar al timbre de su puerta y al no contestar nadie, la tiraron abajo de una patada y lo encontraron inmóvil sobre la cama dándolo por muerto, llamaron a una ambulancia y estos también lo dieron por muerto,, llamaron a la funeraria, y lo llevaron allí con un coche fúnebre. Lo llevaron a una sala y lo pusieron sobre una camilla, rompiéndole los brazos y las piernas, para poderlo desvestir y ponerle el traje negro que el mismo había escogido, no sintió ningún dolor gracias a la sustancia química que se había inyectado, sólo oyó el ruido de sus huesos al romperse, le cosieron la boca y le dejaron los ojos abiertos como el había pedido. contemplo su rostro maquillado en el espejo que les había dicho que pusieran y quedo satisfecho con el trabajo que habían hecho. Dentro del ataúd el oxigeno se iba acabando y él se iba asfixiando, pero estaba contento, todo había salido como había planeado, el era un muerto feliz. Relato IX: El Valle de Las Brujas Erase una vez, una joven que trabajaba para una revista de ocultismo y fenómenos paranormales, esa joven soy yo y actualmente estoy investigando las misteriosas desapariciones, que ocurren en un pueblo llamado: La Caldera Del Diablo y las leyendas cuentan que son las brujas que viven en un valle, las que secuestran a los jóvenes para hacer horribles rituales. Voy conduciendo por una carretera con montañas a ambos lados, cuyos altos picos desaparecían bajo las nubes. En un Cartel puedo leer: La caldera del diablo, cojo el desvío y a unos cuatro kilómetros entro en el pueblo de desérticas calles y bonitas casas con jardín a ambos lados de la calle y las paredes cubiertas de carteles con fotografías de personas desaparecidas , en cuyo margen superior se lee: desaparecido. Aparco el coche y me dirijo a una tienda esotérica cuyo nombre es: Viaje Astral y su dueña se llama Judith, con la cual he hablado por teléfono. Entro en la tienda y suenan unas campanillas que hay sobre la puerta, se respira un fuerte olor a incienso. Aparece Judith, , es una mujer joven , pelirroja, de nariz ganchuda y profundos ojos negros que se clavan en los míos, viste completamente de negro . En la tienda hay todo tipo de material esotérico, y animales disecados , como gatos negros, búho y cuervos. Me dice que la siga y entramos en una pequeña habitación iluminada por las velas negras de un candelabro hecho de calaveras humanas y las velas salen de los cráneos agujereados le pido permiso para grabar la conversación y ella acepta, por lo que pongo la grabadora encima de la mesa. -Quiero que sepas, que corro un grave peligro, por decirte donde se ocultan las brujas, me va a costar la vida, estoy conectada a ellas saben todo lo que hago, digo y pienso. Pero quizás seas tú la única persona que puede conseguir pruebas tangibles sobre la existencia de las brujas y conseguir que la policía las detenga y así parar las desapariciones de los inocentes jóvenes que son utilizados en horribles rituales. Nunca me han perdonado que no me una a ellas, pero hay una diferencia, yo solo hago magia blanca . Yo las e intentado denunciar, pero a mi nadie me ha creido, quizás tu tengas mejor suerte. Judith saca un mapa, el cual extiende sobre la mesa y con una pluma negra de ave, que moja en un tintero, me traza el recorrido que debo hacer desde el pueblo, atravesando el bosque, hasta el Valle De Las Brujas, me entrega el mapa y entonces empieza a sangrarle la cabeza, la sangre cae por su rostro. –Están utilizando mi muñeco y le están clavando agujas.- Dice Judith Sus ojos comienzan a hincharse como si fueran globos hasta reventar y de sus cuencas vacías, la sangre sale a borbotones, yo sigo en mi silla paralizada por el horror. De repente Judith comienza a arder, gritando mientras se consume en las llamas hasta morir. Logro reaccionar y con mi móvil llamo a emergencias, se presentan dos coches de policía y una ambulancia. La agente de policía Ana me hace unas preguntas, yo le cuento lo sucedido y le pongo la grabadora, donde sale todo lo que me dijo Judith – Yo no creo en brujas y lo único que se es que usted ha sido, la última persona que la ha visto con vida y debe acompañarnos a comisaria.-Dice la agente Ana. una vez en comisaría, , me someten a un largo y duro interrogatorio, como si tuvieran la certeza de que yo era la asesina. Terminado el interrogatorio, me encierran en el calabozo por ser sospechosa de asesinato. Al día siguiente me sueltan, porque el forense dictamino, que la causa de la muerte fue por una combustión espontanea, un fenómeno poco corriente, pero posible. La agente Ana me aconsejo, que no me entrometiera en los casos de la policía, investigando las desapariciones por mi cuenta y que abandonara la búsqueda de brujas y volviera a mi casa. Aunque tremendamente asustada tras presenciar la horrible y cruel muerte de Judith, decidí seguir con mi investigación e ir en busca de las brujas. Abandone el pueblo y me introduje en el bosque, tras un largo recorrido, la noche cae sobre mí, siento miedo en la soledad y silencio del bosque y tan solo iluminada por la luz de la luna llena y cuando ya creía que me había perdido, encontré El Valle De Las Brujas, el cual atravesaba un rio y en su orilla hay varia plantas alucinógenas que según las leyendas, eran tomadas por las brujas en los aquelarres, entre ellas puedo reconocer el estramonio, la belladona y la mandrágora. Me fijo en unas grandes ollas de barro, decido mirar en su interior y me horrorizo ante lo que veo, calaveras y huesos humanos, hirviendo en agua. Hago unas fotografías y cuando estoy a punto de irme, tras los arboles secos que rodean el valle y cuyas ramas apuntan al cielo, como si fueran manos humanas desesperadas por el sufrimiento pidiendo piedad a dios, tras esos árboles salen un centenar de mujeres completamente desnudas y todas ellas pelirrojas, con nariz ganchuda y ojos negros de profunda mirada. La mayoría de ellas parecían tener mas de cien años,, formaron un círculo alrededor de mi y avanzaban lentamente, una de las brujas, avanzo mas rápido, poniéndose frente a mí, la reconocí enseguida era Ana, la policía que me había interrogado, siendo la bruja más joven que había. -Ya tienes lo que quieres una prueba tangible de que las brujas existimos. Me acaricio la mejilla, me cogió entre sus largos y huesudos dedos un mechón de mi pelo pelirrojo y lo corto con unas tijeras. Con este trozo de pelo y el muñeco que hare para ti, tengo mas que suficiente para matarte, haciéndote pasar antes por un largo tormento, clavándole agujas al muñeco y después hacerlo arder, como hice con la buena de Judith y eso sucederá , si le cuentas a alguien mi verdadera identidad o le dices a alguien donde esta este valle, ahora dame tu cámara de fotos y tu móvil no puedo permitir que nos fotografíes, vivimos entre vosotros como personas normales y nuestra verdadera identidad jamás puede ser descubierta. Ahora siéntate bajo un árbol comete esto y disfruta del espectáculo, tendrás suerte si sales de aquí con vida. La obedecí, sentí miedo y un escalofrió recorrió mi cuerpo. Observe lo que la bruja me había dado para que me lo comiera, era una mandrágora inconfundible por la forma humana que tenia, me senté bajo un árbol y me la comí. Habrían pasado quince minutos desde que me comí la mandrágora cuando vi a las brujas mas ancianas sacar de sacos serpientes, sapos, ratas y murciélagos, todos ellos vivos y las echaban dentro de las ollas removiendo su contenido con huesos humanos. Dentro de una de las ollas, hervía un hombre vivo, cuyos desesperados gritos se perdían en el bosque que rodeaba el valle, el hombre se agarraba con sus manos al borde de la olla, haciendo esfuerzos para poder salir, pero una docena de brujas le golpeaban con huesos humanos las manos y la cabeza impidiéndole huir , una de las brujas le cogió la cabeza y se la hundió en el agua hirviendo, ella parecía no quemarse la mano, cuando soltó la cabeza del hombre esta salió a flote totalmente hervida y con los ojos derretidos, el hombre estaba ya muerto. Las brujas mas ancianas, con cucharas hechas de huesos humanos, bebían, del brebaje que contenían las ollas, rejuveneciéndolas como si tuvieran veinte años, después algunas de ellas montaron en sus escobas a la luz de la luna llena. Otras bailaban con esqueletos haciendo que las manos les acariciaran los pechos y el sexo hasta llegar al orgasmo. Otra bruja mantenía una calavera entre sus pechos, la puso a la altura de su cara, la beso y saco la lengua lamiéndole la boca. Después las brujas pintaron en el suelo el pentagrama del diablo con sangre, un fuerte olor a azufre se apodero del aire y se formó una densa niebla a través de la cual se podía entrever la aparición de un ser sosteniéndose sobre unas pezuñas, mientras iba desapareciendo la niebla pude contemplar con horror al mismísimo Satanás en forma de macho cabriolas brujas se arrodillaron frente a él, haciéndole una felación, las cogió entre sus pezuñas y las penetro con su gran pene, mientras ellas gemían hasta llegar al orgasmo, luego la soltaba y cogía a la siguiente y así hasta la última bruja, finalmente me señalo a mi, me desnudaron y me levaron ante él, me cogió entre sus pezuñas y me penetro con su gran pene, sentí placer y tuve el orgasmo más salvaje de mi vida, seguidamente me dejo caer suelo y me quede sumida en el mas profundo de mis sueños. Desperté desnuda, cuando ya comenzaba a salir el sol. Las brujas se habían marchado, me vestí y me fui sin fotografías ni ninguna prueba de la existencia de brujas, no podría demostrar al mundo que existían. Lo único que podía hacer era escribir la experiencia que había tenido aquella noche. La mayoría de la gente creerían que eran alucinaciones producidas por la mandrágora que había comido. Sin embargo las desapariciones en el pueblo La Caldera Del Diablo seguirían ocurriendo y yo ya tenia nombre para mi artículo se llamaría El Valle De Las Brujas. Relato X: Horror Caníbal Ángel era el director de un programa de televisión llamado Actos Atroces, recibe una llamada telefónica, de un hombre que dice ir a matar a su mujer y que quiere que lo grabe para su programa, Ángel junto a Ana se presentan de inmediato y se encuentran a un hombre con un cuchillo en el cuello de su mujer. – Me quieres dejar. Pues si no eres para mí no serás para nadie.-dice el hombre. -deberíamos hacer algo dice Ana a Ángel – tu limítate a grabar, le contesta Ángel. El hombre degolló a su mujer, saliendo del cuello, borbotones de sangre Avisan a la policía y Ángel es detenido por no llamar a la policía antes, pero como en todos los anteriores casos sale en libertad sin fianza. . Sus compañeros y la competencia, le echan en cara su falta de ética, pero el video se emite en el programa semanal Actos Atroces y es un éxito de audiencia. La única preocupación de Ángel ahora, era encontrar un hecho más atroz que el anterior y al ver en las noticias, un guía turístico al que nadie cree, dice que pudo ver a sus turistas, siendo devorados por una tribu caníbal en la selva de Venezuela, contacta por teléfono con el hombre, les dice a a su equipo que irán a Venezuela, diciéndole a Marta que no irá porque está embarazada y es un reportaje con un alto riesgo, esta insiste en que quiere ir y al final ángel cede y deja que les acompañe. van en total cinco, cogen un avión y una vez llegan a su destino se reúnen con el guía turístico con el que hablo Ángel por teléfono en un bar llamado el borrachín. Allí les cuenta que llevo a los turistas a selva hasta donde pudo pasar con su coche todoterreno y quedo con ellos a una hora para que hicieran el recorrido a pie hasta los dientes del diablo, que son unas impresionantes cataratas en cuyo interior hay cuevas y al ver que se retrasaban fue en su busca a pie, ya que con el todoterreno no podía atravesar la selva y pudo ver en un valle a una tribu con el cuerpo cubierto de cenizas, que llevaban calaveras atadas con intestinos a la altura del vientre y las golpeaban con huesos humanos como si fueran tambores, lo observo todo a través de sus prismáticos, mientras permanecía escondido, pudo ver como golpeaban fuertemente a los turistas con huesos humanos y hachas de piedra luego estiraban fuertemente de sus brazos y piernas descuartizándolos y seguidamente con cuchillos hechos con piedra les abrían el pecho en canal, comiéndoselos. Llame a la policía por el móvil y se presentaron sin encontrar nada. y no me creyeron una palabra, me preguntaron si bebía o me drogaba, les dije que bebía y me dijeron que tenía que beber menos. De hecho estaba bebiendo mezcal, una bebida alcohólica que lleva un gusano muerto en su interior y a aquel que le cayera en el vaso debía bebérselo, El guía turístico llamado Mendoza les ofreció un chupito y nadie quiso menos Ángel, que le cayó el gusano y se lo tuvo que tragar, a sus compañeros les dio mucho asco y el tuvo pesadillas por la noche de haberse tragado el gusano. Pasaron la noche en un hotel y a la mañana siguiente se introdujeron en la selva, siguiendo el mapa que les había dado Mendoza, marcándoles el recorrido que debían hacer, caminaron durante horas y de repente una tribu salvaje salió entre la maleza, amenazándoles con armas hechas de piedra, pero marta, Sergio que era el segundo cámara después de Ana y Ángel, logran salvarse, al estar detrás y esconderse entre la maleza, al lado derecho había un gran abismo y al fondo un rio. A Ana y a Frank , el intérprete, los cogieron y los metieron en unas jaulas construidas con bambú y cerradas con cuerdas de liana, pero no eran los caníbales, no iban cubiertos de ceniza, ni llevaban calaveras, atadas con intestinos a la altura del vientre, En la Jaula de Ana, entro el hombre que la custodiaba y le arranco la ropa violándola, Ana lloraba y gritaba, pero en medio de la selva de nada servía. Ángel sentía rabia porque a el le gustaba Ana y a ella también el, pero nunca le había dicho nada, porque el era un mujeriego y tarde o temprano le rompería el corazón y Ana era una mujer muy sensible. El violador salió de la jaula cerrándola y poniéndose a defecar de espaldas y a unos cuantos metros, tiempo que Ángel aprovecho para salir de su escondite, ir a la jaula de Ana y cortar la cuerda de liana con la que estaba cerrada la jaula. Ana salió de la jaula y cogió una gran piedra con la que golpeo la cabeza del violador repetidas veces, destrozándole el cráneo y el cerebro hasta matarlo y así se vengó de su violador. Ángel la cogió de la mano y la llevo al escondite. – ¿Lo has grabado todo?.- Pregunto ángel -Si.-Contesto Sergio De repente oyeron un ruido como de tambores acercándose, de repente pudieron ver a los hombres cubiertos de ceniza, que llevaban calaveras a la altura del vientre, atadas con intestinos. Los hombres que habían metido en jaulas a Ana y a Frank el traductor, salieron de sus chozas armados con hachas, cuchillos y lanzas de piedra, alertados por los ruidos que hacían los huesos al golpear las calaveras, Los hombres cubiertos de ceniza lanzaron flechas con sus arcos atravesando y matando a varios hombre. seguidamente se enfrentaron en una sangrienta batalla cuerpo a cuerpo, los hombres cubiertos de ceniza no dejaron a ningún rival con vida, descuartizándolos, abriéndolos en canal y comiéndoselos, Frank, el interprete que se encontraba encerrado en una jaula, corrió la misma suerte, Los caníbales se fijaron en la Jaula que habían encerrado a Ana y que la cuerda que cerraba la puerta estaba cortada, encontraron al hombre que Ana habia machacado la cabeza y se lo comieron, seguidamente, luego registraron entre la maleza, como si estuvieran seguros que había alguien escondido. -Son muy listos los hijos de puta.-Susurro Ángel. Justo antes de que los encontrara, menos a el, que se escondió en el agujero que tenía el tronco de un gran árbol, Sergi soltó la cámara y ángel la cogió graban do desde su escondite. a Sergio, Ana y Marta, los caníbales los arrastraron de las piernas para luego quitarles la ropa y entre varios los penetraron a los tres por todos los agujeros del cuerpo, a Marta que estaba embarazada le introdujeron la mano en la vagina arrancándole el feto de su vientre, comiéndoselo. seguidamente le introdujeron un tronco por la vagina sacándoselo por la boca, destrozándola por dentro, cavaron un agujero en el suelo y pusieron el tronco que tenia a marta empalada en postura vertical y Ana y Sergio fueron descuartizados, abiertos en canal y comidos. Grabo todo con su cámara y vio como los caníbales volvían al lugar donde los habían descubierto, para asegurarse de que no quedaba nadie, Ángel temiéndose lo peor, metió la cámara en una funda impermeable y cuando una docena de ojos negros lo observaban, lanzo la cámara dentro de la funda impermeable al abismo que había a su derecha en cuyo fondo había un rio, pidiéndole a Dios y a Satanás que sus muertes no fueran en vano y alguien encontrara la cámara, para que se supiera, que en pleno siglo veintiuno todavía existían tribus caníbales. Relato XXI: El Ser Fui desterrada de mi planeta por un crimen que cometí y el cual nunca revelaré, caí del cielo en forma de una luz blanca, como si fuese una estrella, al llegar a mi destino que era el planeta tierra, cobre mi verdadera forma, la de una figura humana semitransparente. Sabía que lo que necesitaba era un cuerpo, observe a mi alrededor me encontraba en un parque solitario a excepción de una apuesta joven sentada en un banco concentrada en la lectura de un libro, me abalance sobre ella, atravesando su carne de la misma forma que un fantasma atraviesa una puerta y me aloje en su interior, el cuerpo sufrió convulsiones durante unos segundos, hasta que asesine su alma, leí toda la información almacenada en su cerebro, como si fuese un libro abierto, adopte su personalidad. En sociedad seria la apuesta y agradable joven y en la intimidad daría rienda suelta a mis mas bajos instintos. La apuesta joven vivía sola, me aloje en su casa. Ya llegaba la noche y yo me preparaba para la caza. Me puse un vestido corto exhibiendo mis largas y bonitas piernas y tenía un generoso escote que dejaba poco margen para la imaginación de mis voluptuosos pechos . Salí de casa, por la calle los hombres me miraban con deseo y yo a ellos, pero no era el mismo tipo de deseo, el mío era el de comérmelos vivos. Entre en un pub llamado Feeling y me senté al lado de un hombre que estaba en la barra del bar ahogando sus penas en alcohol, me miró de arriba abajo deteniéndose en mi escote, donde mantenía fija la mirada, yo le dedique la más bonita de las sonrisas y entable conversación con el, después de un largo rato salimos del pub y le invite a tomar la ultima copa en mi casa a lo cual acepto encantado. Entramos el dormitorio, nos besamos y le desnude, le ate las muñecas a la cabecera de la cama y lo amordace , el no se asustó, se lo tomaba como parte de un juego , me senté a horcajadas sobre el, cogí el cuchillo que había dejado bajo la almohada y lo clave bajo su garganta estirando hacia bajo, abriéndolo en canal, me comí sus vísceras y su carne dejando solo los huesos de los cuales me deshice. A las veinticuatro horas de haberme comido al hombre sonó el timbre de la puerta, abrí. Al otro lado había un hombre y una mujer que dijeron llamarse Sandra y Alex se identificaron como inspectores de la policía y habían venido porque la mujer del hombre que me había comido había denunciado su desaparición y les había dicho el nombre del pub que su marido solía frecuentar, la policía hablo con el barman y este les dijo que salió del pub con una mujer con la que había estado conversando y bebiendo, para mi mala suerte, el barman resultó ser un artista dibujando y les hizo un retrato de la mujer que era yo y así es como la policía me encontró y me dijeron que debía acompañarlos a comisaría. En la sala de interrogatorios el inspector Alex sin pruebas pero dejándose llevar por su intuición insistía en que le ocultaba algo y que era la ultima persona que le había visto con vida. Yo me sentía como un boxeador contra las cuerdas del ring recibiendo duros golpes y decidí hacer algo al respecto. Mire fijamente la cámara que nos estaba grabando estropeándola con mis poderes mentales y me a balance sobre el inspector Alex, atravesando su carne, matando su alma y poseyendo su cuerpo y su mente, adoptando su personalidad. La inspectora Sandra entro precipitadamente en la sala , señale a la apuesta joven sentada en la silla. – Está muerta. -¡Que horror!, llamare a emergencias. – Dijo Sandra. Vino una ambulancia y se llevó el cadáver. Sandra y yo nos quedamos a solas, pude leer telepáticamente en su cerebro que estaba enamorada del inspectora Alex, pero ocultaba sus sentimientos porque no estaba segura de que fueran recíprocos, decidí besarle y reaccionó como si fuera lo que más deseaba en este mundo, la invite a la aislada casa del inspector Alex y accedió encantada. Una vez en la casa nos besamos y nos desnudamente mutuamente, espose sus muñecas a los barrotes de la cabecera de la cama y me puse frente a ella haciendo que la longitud y el grosor de mi pene alcanzaran medidas descomunales, Sandra cambio su mirada de deseo por la de horror y comenzó a gritar, pero en la aislada casa, solo la noche y los árboles del bosque eran testigos mudos del horror y tormento que estaba a punto de padecer. Penetre su vagina reventándola , me abrí paso por sus entrañas destrozándolas, hasta que mi pene salió por su boca, entonces salí de su interior, introduje mis manos en su destrozada vagina, arrancándole sus entrañas, comiéndomelas. Era de noche y yo paseaba por una zona poblada de prostituta. No me gustaba estar en el cuerpo de un hombre, prefería el cuerpo de una mujer, me fije en una de una belleza extraordinaria que estaba en una solitaria esquina, atravesé su carne, asesinando su alma y poseyendo su cuerpo, leí la información almacenada en su cerebro, se llamaba Ana, le encantaba la música y bailar, adopte su personalidad, paro un coche bajando la ventanilla y el conductor me pregunto el precio, búsqueda la información en el cerebro de Ana y se lo dije, le pareció correcto y me invito a subir al coche llevándome a su aislada casa. En el dormitorio puso música lenta, yo con una mano le rodee la cintura y con la otra cogí su mano, comenzamos a bailar, me detuve mirando a través de la ventana, las estrellas con añoranza , las señale con el dedo índice. -Mi hogar -¿las estrellas son tu hogar? Afirme con la cabeza, pero el hombre no se lo creyó, pensó que estaba loca, borracha o drogada. Pero mi estado psíquico no le importaba, solo pensaba en el sexo, comenzó a besarme y me acarició los pechos me desnudo y me hecho sobre la cama, con un candado y una cadena ato mis muñecas a los barrotes de la cabecera de la cama, me beso los labios, descendió por mi cuello, por mis pecho, por mi vientre, deteniéndose en mi sexo lamiéndolo y metiendo la lengua dentro. Decidí que ya era hora de actuar, hice que de mis labios vaginales aparecieran unos afilados dientes que le amputaron la lengua, el hombre se echo hacia atrás y corrió hacia la puerta de la habitación, que yo atranque con mis poderes mentales e hice que mi vagina saltará de entre mis piernas al suelo apoyándose en dos pequeños pies que salían de cada uno de sus lados, con ellos corrió endiabladamente hasta situarse frente al hombre, le enseñó los dientes y le gruñó, de un salto se agarro con los dientes al pene y a los testículo del hombre amputándoselos de un mordisco, los mastico y se los trago, la sangre salía a borbotones entre las piernas del hombre, cayó al suelo, desangrándose hasta morir e hice que mi vagina volviera a encajarse entre mis piernas. Mire fijamente la cadena que apresaba mis muñecas y como si echara fuego por los ojos se puso al rojo vivo hasta partirse. Antes de salir del dormitorio mire por última vez a mi víctima y pensé que quizás nunca creyó que viniera de las estrellas, pero de lo que estaba segura es que su último pensamiento fue que yo no era humana, pero eso era lo que menos me preocupaba, en mi mente solo estaba el pensamiento de comer y mientras estuviera alojada en el cuerpo de la bella Ana, no habría hombre que se me resistiera y así no me faltarían vísceras y carne para saciar mi voraz apetito de carne humana. Relato XXII: Los Miedos De Alicia Yo estaba sobre la cama sin poder dormir, con la imagen grabada en mi cerebro de mi mejor amiga y confidente muerta, su nombre era Alicia y acababa de ver su cadáver a través del cristal de un hospital y sin que ningún médico pudiera dar una explicación a la causa de su muerte. Fue entonces cuando vi una silueta humana de color negro flotando sobre mí, en mi habitación. Entonces pude oír la voz de mi amiga muerta, comunicándose conmigo telepáticamente. -Tranquilo Alex. Soy yo, Alicia. Mi alma ha abandonado mi cuerpo por no soportar los miedos que en mi cerebro se esconden y he venido a buscarte para que me ayudes a superarlos y mi alma pueda volver a mi cuerpo. Pero no tengo mucho tiempo, los médicos creen que estoy muerta y pronto me enterraran. Si quieres ayudarme extiende tu mano hacia mi. Extiendo mi mano hacia ella y al tocarla, puedo verme a mi mismo abandonando mi cuerpo pero a diferencia de Alicia mi alma en vez de ser negra es blanca. Salimos de mi cuarto atravesando la pared y siguiendo algo similar a un cordón umbilical que iba desde el alma de Alicia hasta su cuerpo. Yo tenía otro idéntico. Flotando en el aire nos pusimos sobre el cuerpo, Descendimos lentamente, atravesando la carne e introduciéndonos en el interior del cuerpo, para ser exactos en su cerebro que era donde se alojaban sus miedos. Sus miedos eran un túnel negro, en el que podíamos ver gracias a la luz blanca que irradiaba mi alma. Comenzaron a salir centenares de ratas que iban directamente hacia nosotros, a Alicia le entro el pánico, gritaba, estuvo a punto de volver a abandonar su cuerpo, pero la cogí de la mano. -Tranquilízate, solo son las proyecciones de tus miedos, yo puedo estar a tu lado, pero eres tu la única que puede enfrentarse a ellos y vencerlos Alicia, comenzó a avanzar lentamente y las ratas comenzaron a retirarse, conforme iba perdiendo el miedo, las ratas iban desapareciendo, marchándose por donde habían venido, hasta no quedar ninguna, seguimos avanzando por el oscuro túnel, de repente una lluvia de arañas grandes y peludas caían encima de nosotros, Alicia se puso histérica, chillando. Una vez me había contado que sufría aracnofobia. Tranquilízate, son como las ratas de antes, una proyección de tus miedos, respira profundamente por la nariz y saca el aire lentamente por tu boca, mientras te vas relajando, sigue avanzando. Me hizo caso y las arañas comenzaron a retirarse hasta desaparecer. Seguimos avanzando hasta llegar al final del túnel, había una puerta, Alicia se puso a temblar de miedo. -No la abras, por favor no la abras, lo que se esconde detrás de esa puerta es un oscuro secreto y si lo descubres, me odiaras para siempre.-Me dijo Alicia llorando lágrimas de sangre, que son las lágrimas del alma. -Jamás te odiare.-Le dije e intente abrir la puerta sin éxito. -Has de abrirla tu y enfrentarte a tus miedos ya sean reales o imaginarios. No hay otra opción. Mi cuerpo está sin alma y si lo descubren antes de que regrese creerán que estoy muerto Y me enterraran y no pienso irme hasta que venzas a tus miedos. -¿Morirías por Mi?. -Me pregunto Alicia. -Moriría por ti sin dudarlo.-Le conteste. Temblorosa abrió la puerta y tras ella estaba su dormitorio y su cerebro proyecto sus peores recuerdos. Alicia en la cama llorando, siendo violada por un hombre que ocultaba su rostro tras la careta de un grotesco y terrorífico payaso de siniestra sonrisa. -¡Dios Mío!. Alicia enfréntate a el, mírale directamente a los ojos que son el espejo del alma y dime lo que ves. Alicia haciendo un gran esfuerzo le miro directamente a los ojos. -Ratas y arañas, veo ratas y arañas. -Lo estás haciendo muy bien ahora quítale la máscara sin apartarle la mirada y dile que lo vas a denunciar a la policía. Alicia le quita la máscara dejando al descubierto el rostro de su padre y le dice que lo va a denunciar a la policía. -¡Te mataré, si me denuncias!. – Le desafía el padre. Entonces deje de comunicarme telepáticamente con Alicia, para que su padre, pudiera oírme. -No podrás ni acercarte a ella, porque yo soy testigo del monstruo que llevas dentro y te vas a pudrir en la cárcel El padre de Alicia mira hacia todos los lados, oyendo mi voz, pero sin poder ver mi alma y asustado por haber sido descubierto, sale de la habitación tras echarle una mirada de odio a su hija Alicia. Alicia y yo, que estábamos en el umbral de la puerta, entramos al interior del dormitorio y veo un corazón palpitando encerrado en el interior de una jaula y se lo señaló a Alicia. -¡Es mi Corazón!. – Dice Alicia – Libéralo .-Le digo Alicia va hacia la jaula y se detiene frente a ella, sin encontrar una puerta por donde abrirla, mete los dedos entre los barrotes y estira intentado separarlos sin éxito. -No puedo abrirla. – Dice tristemente Alicia. -No te rindas jamás. – Le digo Alicia llena sus pulmones de aire y Estira de los barrotes con todas sus fuerzas, lográndolos separar. A su corazón le salen dos alas blancas y sale volando de la jaula. -Mi corazón estaba encerrado por el sufrimiento y el horror al que me tenia sometida mi padre, por eso rechace tu beso aquel día. Pero ahora mi corazón es libre. – Dice Alicia con una sonrisa. Y me abraza y me besa apasionadamente, antes de que yo pueda reaccionar. Después del beso le dije que debía de abandonar la casa de su padre y empezar una nueva vida sin miedos. Alicia me confiesa que le da horror el futuro que se imagina fuera de la casa de su padre. – Sigue Avanzando, enfrentándote a tus miedos Juntos recorrimos la casa hasta la puerta de salida, Alicia la abre y se ve así misma durmiendo en la calle por no tener un hogar y arrodillada pidiendo dinero o comida ante la indiferencia de la gente que pasa por la calle , yo veo la visión de Alicia. -Cambia tu proyección mental, cierra los ojos e imagina el futuro que quieres, mantén la imagen en tu cerebro, abre los ojos y dime lo que ves. Alicia hace lo que le digo. -Veo una casa contigo y conmigo viviendo juntos y siendo muy felices. Tras haber vencido sus miedos, el alma de Alicia deja de ser negra para convertirse en blanca e irradiar luz como la mía. -Pues ese es el futuro que tendrás.-Le digo besándola. -Ahora ya has vencido tus miedos y puedes estar en tu cuerpo, yo tengo que volver al mío. Mi alma sale del interior del cuerpo de Alicia y va flotando hasta encontrar mi cuerpo, introduciéndose en el. Para mi horror he sido dado por muerto y enterrado en un ataúd. Grito con todas mis fuerzas sin que nadie me oiga, Arañó el interior de la tapa del ataúd hasta sangrar sin lograr romperla. El aire se va acabando y voy a morir asfixiado. Mi cerebro proyecta toda mi vida en imágenes. Una vez muerto, mi alma se encuentra en un túnel de luz blanca, yo avanzó sin saber si al final del túnel me encontrare con mis seres queridos que han fallecido, si iré al cielo o al infierno, si me reencarnare en algún ser vivo o iré a un lugar que no soy capaz de imaginar. Sigo avanzando hacia el final del túnel, con el miedo que provoca lo desconocido pero decidida a afrontar mi destino sea cual sea. Relato XXIII: El Mesías Melisa va andando por la calle y una anciana gitana le detiene. -Déjeme que le lea la buenaventura para usted es gratis Melisa acepta extendiendo su mano derecha, La anciana le lee las líneas de la mano. – Esta embarazada de un Mesías que es un escogido de dios, que traera la paz a la humanidad restaurando el reino de dios. Pero corre un grave peligro porque fuerzas oscuras lo acechan para no dejarle crecer. Dos meses después. La madre pare al niño, va a su casa, se conecta al correo electrónico y tiene un nuevo mensaje, lo abre y parece una fotografía de una hoja de papel, escrita con sangre donde se lee: No verás crecer a tu hijo.. va corriendo al cuarto donde tiene al bebe que lo comparte con su hija de ocho años llamada Alicia. coge a su hijo en brazos va al comedor y se mira en el espejo, en el reflejo puede ver el rostro de su hijo convertido en una calavera, lo, desvía la mirada del espejo hacia su hijo y ve como la carne del rostro se consume hasta quedar al descubierto la calavera, la madre llore con su hijo muerto en brazos. Alicia, la hermana, ve como su colección de muñecas de porcelana lloran sangre, al mismo tiempo que la caja musical que hay sobre la mesita de noche se abre y al son de la música baila una bailarina con vestido blanco que se tiñe de rojo de sus lagrimas de sangre, Las muñecas de porcelana ante los ojos de Alicia se resquebrajan hasta romperse en pedazos. En el entierro los troncos de los cipreses y sus ramas, lloran lágrimas de sangre, en el cielo las nubes forman un feto y comienza a llover Sangre. El alma del bebe se reencarna en otro recién nacido , cuya madre recibe un correo electrónico, que parece la fotografía de una hoja de papel, donde escrito en sangre pone: No veras a tu hijo crecer y es que el mal nunca descansa. Libro II. En La Ciudad del mal Parte I: FREAKS CAPÍTULO I: ESTASIS El sol se ocultaba y comenzaba una noche con luna llena y miles de estrellas en el cielo. Sadisthell dejaba atrás la ciudad, subiendo la colina, desde donde se podía divisar la carpa del circo. Descendió hacia él, sujetando en una mano su bastón y en la otra un maletín. Al pasar ante las jaulas de animales, estos retrocedían como si le temieran, los leones le rugieron, se introdujo en un laberinto formado por caravanas donde Vivian los trabajadores del circo, siguió su camino y se detuvo ante la caravana que tenía el número trece colgado en la puerta y frente a la cual había un carruaje. Llamo a la puerta con sus nudillos. El señor Rudolph abrió la puerta y miro a ambos lados, como para asegurarse de que no había nadie y le invito a pasar al interior, cerrando la puerta tras el. En el interior estaba la señora Rudolph. Sadisthell, puso la maleta sobre una mesa y la abrió en el interior había una gran suma de dinero. El señor Rudolph, quito la sabana que cubría un cuerpo humano, allí se encontraba Judith, en la postura de la araña debido a una una anomalía en el liquido cefalorraquídeo o conocido también como estasis que es la circulación lenta de la sangre, pero a ella la estasis le en el liquido cefalorraquídeo, situado en la columna vertebral y cuyo liquido sufrió una parálisis permanente, quedando en la postura de la araña, que era el numero que hacía en el circo, pero la gente de tanto verlo se canso de ella por lo cual su número fue retirado Y ya no cobraba sus honorarios, por lo cual sus padres decidieron venderla a Sadisthell, que se puso en contacto con ellos tras leer la extraña enfermedad de la hija en un periódico. Sadisthell, envolvió a Judith en la sabana y la cogió en brazos dirigiéndose hacia la puerta. -No le hará daño, verdad.-Dijo la madre. Sadisthell la miro impasible y siguió su camino. Salió de la caravana y fue hacia el carruaje, un brazo de Judith se deslizo de la sabana que la cubría. Alicia puesta de rodillas en el sofá, mientras su madre fregaba la vajilla de la cena. Alicia pudo identificar a Judith, por la pulsera de plata que llevaba y que ella misma le había regalado el día de su cumpleaños. Con una inscripción que decía amigas para siempre la fecha y el nombre de Alicia. -Mama se están llevando a Alicia, un hombre muy extraño. La madre, miro a través del cristal de la ventana y vio a Sadisthell llamar a la puerta de la caravana de los padres de Judith. -La madre le dijo que no fuera chafardera. Sadisthel cuando abrió el el señor Rudolph, le dijo que se había dejado una cosa y entro en el interior, cerrando la puerta tras de si, levanto el bastón del suelo y giro la empuñadura, saliendo una aguja hipodérmica del extremo del bastón y clavándosela en la barriga, hizo girar un poco la empuñadura de su bastón y entonces presiono hacia abajo y el veneno hizo su efecto. El cuerpo de Rudolph se comprimió como si se quedara vacio por dentro, la señora Rudolph intento alcanzar la puerta para huir, pero entonces Sadisthell, le lanzo el bastón clavándoselo en la nuca, giro un poco la empuñadura y la presiono hacia el fondo, el veneno tuvo las mismas consecuencia que en el cuerpo del señor Rudolph. Sadisthell cogió la maleta con el dinero queb había entregado al matrimonio Rudolph Sadisthell salió de la caravana cerrando la puerta y se subió al carruaje, el enano del circo que era el cochero, hizo trotar a los caballos en dirección a la casa de Sadisthell, en el casco antiguo de la ciudad. El cochero detuvo el carruaje en la calle y el número que le había dicho sadisthell, frente a la puerta de madera de una casa antigua. Sadisthead abrió el carruaje y miro a ambos lados de la calle para que no le viera nadie. Se hecho al hombro a Judith cubierta por la sabana y le pidió al cochero que le acompañara, con la excusa de que tenía una cosa para el. El cochero le acompaño al interior de la casa. Sadisthell dejo en el suelo a Judith al lado de un terrario vacio, había más terrarios con diferentes tipos de arañas. Se abrió su chaqueta tres cuartos de cuero y desenfundo su Máuser, apuntando al cochero y obligándole a meterse en un horno crematorio, el cochero asustado obedeció y su cuerpo se convirtió en cenizas, entre gritos que nadie pudo oír. Sadisthell quito la manta que la cubría a Judith y la desnudo, la cogió en brazos y la puso en el interior del terrario, poniendo la tapa que la cubría. Sadisthell abrió el terrario de las arañas viudas negras y cogiendo una con unas pinas le b quito la glándula venenosa poniéndosela luego a Judith y agujereando sus colmillos con un fino taladro, luego le puso una inyección en la espalda que le hizo crecer el pelo como a las viudas negras, acto seguido le coloco un ratón en su terrario, Judith le mordió envinándolo lo cual causo una parálisis y luego que sus órganos se disolvieran a causa del veneno, Judith se comió al ratón. CAPÍTULO II.EN BUSCA DE JUDITH Alicia se despertó a primera hora de la mañana, antes de que lo hiciera su madre, entonces a través de la ventana pudo ver el carruaje de caballos ante la caravana de Judith, fue hacia ellos y les susurro al oído que le llevaran al mismo sitio del que habían venido pues tenía la facultad de hablar con los animales, se monto en el carruaje y estos le obedecieron al parar ante la casa de Sadisthell, pudo ver una ventana abierta y en un terrario a su amiga Judith convertida en araña entro por la ventana y se detuvo ante el terrario donde estaba Judith. -Estas bien.-Le pregunto. Entonces pudo oír las llaves introduciéndose en la cerradura, miro a su alrededor un sitio para esconderse y se decidió por la chimenea, tenia unos troncos de madera que servían de escalera para poder limpiarla, trepo por ellos, el final de la chimenea tenia una red metálica que le impediría salir. Pero en el interior de la chimenea pudo divisar una ranura de una puerta, empujo y se abrió una habitación secreta. Paso a su interior cerrándola tras ella. Saco un mechero del bolsillo interior de sus tejanos y pudo ver un candelabro sobre una mesa, encendió las velas, Pudo ver varios trastos viejos entre ellos un baúl el cual abrió. En el interior encontró un cuaderno de fotos de Sadisthell con el traje de la Gestapo, también un proyector de súper 8 mm y cintas, las puso en el proyector y lo encaro hacia una tela blanca que hacía de pantalla. Las películas estaban carentes de sonido, Allí pudo ver a judíos muriendo en las cámaras de gas, y luego eran transportados a fosas comunes, también los pudo ver convertirse en cenizas en hornos crematorios. También pudo ver a Sadisthell en hospitales de campaña, acercaba su boca a los enfermos y les usurpaba el alma, sus cuerpos se comprimían hasta abandonar la vida. Sadisthell con una jeringuilla les quito el veneno a las viudas negras sujetándolas con pinzas, luego se sentó en el sofá frente al terrario donde estaba Judith, seguidamente quito la empuñadura de su bastón y las cargas de veneno que eran como las de una pluma estilográfica, las volvió a llenar de veneno y tapo el agujero que había hecho la aguja hipodérmica que tenía el bastón con sello de lacre las cargo en su bastón y volvió a poner la empuñadura, acto seguido cogió huevos de arañas de viudas negras con pinzas y las introdujo en su vagina, las arañas no tardaron en romper los cascarones de los huevos y6 salir de la vagina de Judith, esta observaba horrorizada el espectáculo. La madre de Alicia se levanto y al e3xtrañarse al no ver a Alicia levantada, miro en su cuarto donde tampoco la encontró, asustada llamo a la policía y se presentaron el inspector Alex y su equipo. La madre de Alicia les hablo de que su hija había visto un hombre llevarse a Judith y que ella había visto al hombre a través de la ventana a aquel hombre pero estaba tan oscuro que era incapaz de hacer una descripción. El inspector Alex y su equipo llamaron a la puerta de la caravana de los señores Rudolph, pero estos no hicieron acto de presenci9a, el inspector Alex pudo comprobar que la puerta estaba abierta y pasaron al interior. En el techo pudieron ver los cuerpos del matrimonio Rudolph crucificados y comprimidos, llamaron para que lo llevaran al forense e interrogaron a toda la gente del circo, a los payasos, a la mujer barbuda, al maestro de ceremonias, al faquir, al mago y a la chica que hacía desaparecer en un baúl, al lanzador de cuchillos y a la chica a la que lanzaba los cuchillos y así fueron interrogados uno por uno, hasta llegar a la vidente ciega, la cual les hablo del hombre sin rayas en las manos con el que había tenido contacto esa noche. Se pusieron carteles de desaparecidas por toda la ciudad junto a las desaparecidas provenientes del este. El forense le dijo al inspector Alex que el matrimonio Rudolph había sido envenenado con una considerable dosis de veneno de araña, que había disuelto sus órganos a causa de la cual se habían comprimido sus cuerpos. CAPÍTULO III:El ANGEL CAIDO. Evaristo salió con su hija Carol a cazar, al pasar frente a la iglesia pudieron ver sobre esta, un ángel, el padre apunto para dispararle, pero su hija le empujo el cañón de la escopeta al estar en desacuerdo con el padre, pero el cartucho alcanzo una de las alas del ángel haciéndole caer al suelo. El padre la arrastro de las piernas hasta el sótano de su casa, donde le ato con una cadena de perros a una argolla sujeta a la pared, allí le puso unos recipientes metálicos con agua y comida, convencido de que era una criatura maligna le azoto en la espalda haciéndole heridas en su carne hasta hacerla sangrar, luego la violaba, La hija asustada por el comportamiento del padre, llamo a la policía. El inspector Alex y su grupo no tardaron en presentarse. Lo detuvieron y arrestaron esposándole las manos. Liberaron al ángel cuyos brazos habían sido mutilados y suplantados por alas blancas, hablaron con ella si seria capaz de llevarles al lugar de donde provenía. Alex la reconoció como una de las chicas del este desaparecidas. La siguieron a través de los campos hasta una nave industrial, allí tiraron la puerta abajo con un ariete. Los operarios de la fabrica vestidos con batas blancas desenfundaron sus Mauser, pero el grupo del inspector Alex fue el primero en disparar y acribillarlos las balas del Magnum cuarenta y cinco del inspector Alex llevaban una cruz en la punta que había hecho con un machete, convirtiéndolas, ,las cuales entraban con un pequeño agujero, pero reventaban la carne al salir . Todos los operarios fueron acribillados menos el jefe que permanecía impasible en medio de la matanza. Varias de las chicas convertidas en ángeles volaban, bajo el alto techo de la nave, la cual tenía una cinta transportadora donde en el primer puesto de control les era suministrada una anestesia en lo0s brazos, en el segundo les eran amputados los brazos y cortada la hemorragia con un soplete, en el tercero les eran cosidas las alas con unas maquinas de coser, las chicas ángeles descendieron del techo, quedando ante el inspector Alex y su grupo. El inspector Alex sin dejar de apuntar al jefe vestido de la Gestapo, fue hacia él, lo esposo al respaldo de un sillón y sobe una mesa dejo su maletín que abrió viéndose varios instrumentos quirúrgicos y un bote con finos gusanos vivos. Le bajo los pantalones y los calzoncillos y en el agujero de su prepucio introdujo un fino tubo, luego cogió el frasco de gusanos y se los fue poniendo uno a uno, mientras lo devoraban por dentro y el jefe chillaba. -Dígame quienes son. ¿ y para quien trabajan?. Somos nazis de la vieja escuela y trabajamos para nosotros mismos al único que conozco es a Núremberg le dio el nombre de la calle y una dirección. El inspector Alex le dijo que le libraría de los gusanos, cogió de su maletín un bisturí y se lo puso bajo los testículos mirándole fijamente sus llorosos ojos, -Usted no puede hacer esto es policía..- Le dijo el jefe -Si supiera cuantas veces me han dicho esto.- Le contesto el inspector Alex. Hizo un corte con su bisturí, castrándole con el pene incluido y dejando que se desangrara. CAPÍTULO IV:NUREMBERG Fue a casa de Núremberg y este le abrió la puerta, acompañándole a su despacho, donde había varios acuarios con peces y uno de ellos t6apado con una sabana. El inspector Alex tiro de la sabana, donde en el interior del acuario se encontraba una chica a la que le habían sido amputadas las piernas y cambiadas por una cola de sirena, -Usted no puede hacer eso sin una orden de registro. Le dijo Nuremberg -No debo, pero sí que puedo -Yo estoy aquí para hacer mis experimentos y para guardar la pura raza Aria.-Le dijo Núremberg. El inspector Alex desenfundo su magnum cuarenta y cinco y disparo al acuario donde se encontraba la sirena. La sirena cayó al suelo y empezó a balbucear abriendo su boca extremadamente, como si le costara respirar. -Bravo por usted acaba de matarla, le cambie sus pulmones por bronquios por lo que solo puede respirar en el agua La sirena dejo de balbucear muriendo, el inspector Alex apunto a Núremberg a la cabeza. -Dígame a que organización pertenece y el nombre de los que conozca. Usted no puede dispararme es policía. -Si supiera las veces que me han dicho eso. Yo impongo mi ley a sangre y fuego. -Solo conozco a un tal Alexander. Le dio la calle y el número. -Gracias, muy amable. Le dijo Alex. Disparando a Núremberg entre las cejas y causándole la muerte. Capitulo V: ALEXANDER Llamo al piso de Alexander, el cual le paso a su despacho y superficialmente no tenia nada que ocultar, solo que como los otros era rubio con ojos azules y de edad avanzada -Miremos el resto de su piso.- Dijo el inspector Alex. -No sin una orden de registro.- Replico Alexander. El inspector Alex desenfundo su magnum cuarenta y cinco apuntándole. -Esta es mi orden de registro.-Dijo Alexander le enseño el resto de la casa, habiendo una puerta cerrada. Ábrala.- Le dijo Alex -No tengo las llaves.-Le dijo Alexander. No hay problema.- Dijo Alex. Disparando contra la cerradura y abriendo la puerta. Se abrió una sala con diferentes terrarios con diferentes escorpiones, en uno de ellos había una chica con un gran aguijón en el extremo de su columna vertebral. -Dígame para quien trabaja Le dijo Alex. -Solo conozco un nombre y es Karl.- Le dio el numero de la calle y el numero. El inspector Alex disparo al cristal y la chica escorpión salió del terrario, clavando su aguijón en el vientre de Alexander sus manos se inflamar4on hasta reventar al igual que su cabeza, muriendo. CAPÍTULO VI: KARL Entro en la casa de Karl y registro su casa apuntándole con su mágnum cuarenta y cinco, llego a un salón donde había varios terrarios y uno de ellos contenía a una chica con los brazos amputados y las piernas cosidas, que reptaba por el inmenso terrario. -Para quien trabajas.- Le pregunto el inspector Alex -Solo conozco a un hombre llamado Sadisthelll.-Le dio el numero y la dirección de la calle. El inspector Alex disparo al cristal del terrario liberándola, está engullo a Karl de los pies a la cabeza, mientras este gritaba. La chica abrió la boca más €® de lo que podría un ser humano normal. CAPÍTULO VII: SADISTHELL Judith avanzo hasta el final del terrario y todas las demás arañas la imitaron, Observo a Sadisthell sentado en su sillón y con su cabeza golpeo el cristal del terrario desquebrajándolo y de un segundo golpe lo rompió. Sadisthell se levanto de su sillón, pero para entonces Judith ya le había mordido en sus tobillos, los órganos de Sadisthell se disolvieron en el veneno y su cuerpo se comprimió, cayendo muerto. El inspector Alex llamo al timbre y al ver que nadie le abría, disparo a la cerradura abriendo la puerta allí pudo ver a Judith convertida en araña y el cuerpo de Sadisthell comprimido y muerto. Paso la mano sobre Judith. -Tranquila pequeña ahora estas a salvo.-Le dijo. Judith le miro fijamente, Alicia pudo oír las palabras del inspector Alex y salió de su escondrijo. Reuniéndose con Alex y su amiga Judith. Parte II: Sadisthead Capítulo I: La Increíble Confesión Del Señor Dupont Un hombre que se llama Dupont, en estado de nervios entra en comisaria contando una terrible e increíble historia, le hacen pasar al despacho del inspector Alex -Cuénteme que le sucede.-Le dice el inspector Alex -Le contare la historia desde el principio. En una tienda de antigüedades compre un espejo con relieves en el marco de figuras de grotescos híbridos mitad humanos, mitad animales. Una vez en casa pase el dedo por los relieves, comprobando que podía desplazar las figuras y encajarlas como si se tratara de un puzle ya que los las figuras estaban como amputadas, una cabeza por aquí, un cuerpo por allí y otra garra en otro sitio. Pronto forme una mujer con cabeza de macho cabrío y pezuñas, otra con la cabeza formada por serpientes, otra con cola de sirena, otra con cabeza de rata y un hombre con cabeza de sapo y así sucesivamente y entonces un frio helador salió de dentro del espejo y en vez de reflejarme yo, salió la imagen de una mujer despellejada que salió del interior del espejo y me dijo: -Yo soy Sadisthead y a partir de ahora, si quieres seguir vivo serás mi esclavo y me conseguirás victimas que me traerás aquí, le llevaba prostitutas de la calle, alas que abría el pecho con sus largas y afiladas uñas como si fueran cuchillos, y se alimentaba de sus órganos y al hacerlo crecía la piel en su cuerpo despellejado, pero esto duraba poco tiempo y tenía un hambre insaciable, teniéndole que conseguir victimas cada día. Atormentado por esos actos atroces de los que yo era cómplice, tenia pesadillas cada noche o no podía dormir. decidí abandonar mi casa por un periodo de tiempo indeterminado, Fui a hablar con el anticuario al que había comprado el espejo y le pregunte, quienes habían sido los anteriores dueños del espejo, al principio se negó a darme la información, pero cambio de opinión cuando le ofrecí una importante suma de dinero. Me dijo que había pertenecido a la señora Serrier, dándome su dirección y decidí ir a hablar con ella. Los Serrier eran un matrimonio que me contaron, que habían estado alimentando de carne humana a Sadisthead, durante un mes. La señores Serrier que poseía una gran belleza, había recorrido pubs por la noche y se había insinuado a almas solitarias que llevaba a su casa, Sadisthead se lanzaba contra ellos y se los comía y aunque estos oponían resistencia, nada podían hacer, ante la gran fuerza de Sadisthead. La señora Serrier me conto que tras darle muchas vueltas a como librarse de Sadisthead,, decidieron abandonar la casa durante una semana, dejando sin comer a Sadisthead, al volver Sadisthead no estaba, supusieron que Sadisthead había vuelto a entrar por el espejo por donde había salido, por lo que decidieron poner las figuras en relieve del marco del espejo de forma desordenada, así el espejo que hacia de puerta entre la dimensión de Sadisthead y la nuestra se cerro y el frio helador que salía del espejo ceso y devolvieron el espejo al anticuario, Sadisthead permaneció dentro del espejo hasta que yo lo compre, volví a mi casa después de una semana y Sadisthead no estaba, supongo que ha vuelto a entrar al interior del espejo y he decidido venir a la policía.-Dijo el señor Dupont. Capitulo II: En EL Mundo De Sadisthead El inspector Alex le dijo que él y sus hombre le acompañarían a casa, una vez en ella el inspector Alex pudo comprobar que del interior del espejo salía un viento helador, el inspector Alex puso la mano en el espejo comprobando que esta lo atravesaba y noto con mucha más intensidad el frio y decidió entrar en el interior del espejo acompañado por cinco policías de su equipo, desenfundaron sus armas y entraron, el lugar un largo túnel helado con el techo lleno de estalactitas, las paredes proyectaban una tenue luz, en lo alto del techo pudieron ver una mujer de gran tamaño despellejada, con gran barriga, como si estuviese embarazada y grandes pechos, de uno de sus gruesos pezones salía un cordón umbilical de cuyo extremo colgaban dos pequeños seres con forma humana, en el interior de un capullo de seda, idéntico al que produce el gusano de seda(Bombix mori), La mujer les enseño sus dos filas de afilados diente y les empezó a gruñir, dispararon a discreción acertándole en el cuerpo y en la cabeza, la mujer murió, uno de los disparos rompió el cordón umbilical, haciendo que sus dos pequeños hijos cayeran al suelo, estos rompieron el capullo de seda que les envolvían con sus manos y asomaron sus cabezas, enseñándoles sus afilados dientes y les gruñeron, les dispararon dejándoles con mas agujeros que un colador, causándoles la muerte, siguieron avanzando por el túnel encontrándose de frente una docena de aquella de seres despellejados con aspecto humano y del género femenino, les enseñaron sus afilados dientes y les gruñeron para acto seguido lanzarse sobre ellos, estos las acribillaron a balazos, pero seguían corriendo hacia ellos. – Dispararles a la cabeza.- Dijo Carol. La obedecieron, disparándoles entre los ojos y causándoles la muerte, pero tras ellos apareció Sadisthead cuyo cuello se estiro como una goma elástica y sus mandíbulas se desencajaron, abriendo la gran boca extremadamente,, metiéndose en la boca la cabeza del agente Néstor y arrancándola de un mordisco con sus afilados dientes, tragándosela, a Carol le salpico la sangre y se giro, pudiendo ver el cuerpo de su compañero decapitado caer al suelo y detrás estaba Sadisthead a la cual mato de un certero tiro entre los ojos,, una vez muertos todos los seres de esa dimensión, el inspector Alex y sus hombres volvieron al lugar de donde provenían, volviendo a atravesar el espejo, al otro lado les esperaba el señor Dupont. – Señor Dupont, ya puede usted disfrutar de su espejo con toda tranquilidad, lo que si fuera tan amable de darme la dirección de la tienda del anticuario donde compro el espejo.-Dijo Alex. El señor Dupont saco una tarjeta e la tienda del anticuario donde constaba la dirección, entregándosela Capitulo III: El Anticuario El inspector Alex fue a la tienda del anticuario que se llamaba Abraham y le enseño la placa de policía. -quisiera hacerle unas preguntas sobre donde consiguió el espejo que vendió al señor Dupont. – No recuerdo donde lo conseguí -Si lo prefiere puedo hacerle las preguntas en comisaría. -Aunque se lo diga no me va a creer. – No lo crea, con lo que he visto hoy me creo cualquier cosa. – Vera, tengo una extraña enfermedad, por lo que soy propenso a sufrir catalepsias, es decir que por un periodo de tiempo estoy clínicamente muerto y mi alma sale de mi cuerpo, durante una de esas veces fui a parar al infierno y me fije en un espejo con extraños y grotescos dibujos en su marco, cuando sentí que mi alma volvía a mi cuerpo, me agarre al espejo trayéndomelo conmigo y lo puse a la venta. – La próxima vez que vaya al infierno, asegúrese de no robarle nada a Satanás o yo mismo me asegurare de que se quede en el infierno para siempre.-Dijo el inspector Alex desenfundando su revólver y apuntándole a la cabeza. Usted no puede hacer eso, es policía. si supiera las veces que me han dicho eso, yo impongo mi ley a Sangre y fuego.- Dijo el inspector Alex, enfundando su arma y saliendo de la tienda, maldiciendo al tendero PARTE III: El Ángel Negro Capítulo I: Traído Desde El Infierno El anticuario Abraham volvió a sufrir otra catalepsia, debido a su extraña enfermedad y su alma volvió a abandonar su cuerpo volviendo al infierno., esta vez se fijo en los ángeles negros, que hasta este momento para el eran pura leyenda, carecían de brazos y en su lugar tenían grandes alas negras, cuando sintió que su alma iba a volver a su cuerpo se lanzo contra uno de ellos, agarrándolo fuertemente, trayéndoselo a la tierra exactamente a su tienda de antigüedades, el ángel negro se deshizo de él, pero el anticuario, desenfundo su pistola eléctrica, exactamente un taser y le disparo una descarga eléctrica lo suficientemente fuerte para paralizarlo durante un periodo de tiempo, el suficiente para poderlo introducir en una jaula de fuertes barrotes. Aquella mañana entro en la tienda. Elena, otra anticuaria que solía recorrer las tiendas de otros anticuarios en busca de objetos extraños y antiguos, se quedo sin palabras cuando vio al ángel negro, ya que hasta entonces para ella solo eran una leyenda y lo compro por una importante suma de dinero, regalándoselo a su hija Alicia que vestía con estilo gótico y estaba obsesionada con los temas de ocultismo, Alicia ilusionada lo puso en su habitación y se durmió. El ángel negro puso las garras que tenía en vez de pies entre los barrotes de la jaula y estiro con todas sus fuerzas, logrando separarlos lo suficiente como para poder salir, seguidamente desplego sus alas y voló sobre Alicia que yacía dormida en la cama, la agarro con sus garras, Alicia se despertó y grito, pero nadie pudo oírla y el ángel negro se la llevo volando por la ventana que estaba abierta volando sobre la ciudad . Varias personas avisaron a la policía de que habían visto un ángel negro volando sobre la ciudad, con una joven atrapada entre sus garras. El inspector Alex salió en su busca, tan solo acompañado por el piloto que llevaba el helicóptero, sobrevolando la zona donde los testigos decían haber visto al ángel negro con una joven atrapada entre sus garras y al final pudieron encontrarlos en lo alto del campanario de una iglesia. El inspector Alex indico al piloto que se acercara lo suficiente para que pudiera saltar al campanario y el piloto así lo hizo, el inspector Alex salto al campanario, para entonces el ángel negro ya había violado a Alicia y con una de sus garras le arranco el corazón y con la gran flexibilidad que tenía en sus garras se llevo el corazón a la boca y se lo comió. El inspector Alex le disparo al corazón pero este carecía de él y le acribillo el pecho a balazos, perero no parecía afectarle y cuando iba a disparar la última bala entre los ojos, el ángel negro desplego sus grandes alas y emprendió el vuelo, perdiéndose entre los millones de estrellas que había en el cielo. El inspector Alex se sentía frustrado, era el primer criminal que se le escapaba. El inspector Alex fue quien dio la mala noticia a la madre de Alicia que rompió a llorar desesperada y destrozada por el dolor que le producía la muerte de su hija. El inspector Alex le pregunto donde había conseguido al ángel negro, le pidió la dirección y esta busco en el bolso la tarjeta de la tienda y se la dio, el inspector Alex pudo comprobar que se trataba de de la tienda de Abraham, el mismo anticuario que vendió el espejo al Señor Dupont, que servía de puerta para entrar a la dimensión paralela de Sadisthead. El inspector Alex hizo una visita al anticuario Abraham -Le advertí de que no robara cosas del infierno, lo primero fue un espejo, lo segundo ha sido un ángel negro y que será lo siguiente, ¿el mismísimo Satanás?, por su culpa ha muerto gente y me voy a asegurar de que vaya al infierno y no salga de allí.- Dijo el inspector Alex, desenfundando su revólver – Usted no puede dispararme es policía. – Ya le dije que eso me lo han dicho muchas veces y yo impongo mi ley a sangre y fuego.- Dijo el inspector Alex, descargándole el cargador de su Smith & Wesson en el pecho, enviándolo al infierno y esta vez seria para siempre. El inspector Alex y su equipo fueron a casa de Gregoria, que les había llamado porque su hija verónica había desaparecido de su cuarto mientras dormía , todo hacía suponer que era un secuestro ya que los cristales del ventanal de su cuarto estaba roto, pero quien hubiera trepado hasta la habitación de verónica habría necesitado un equipo de escalada y cual podía ser el motivo del secuestro, el dinero no, porque pertenecía a una familia humilde, una vez acabaron de inspeccionar la habitación, se despidieron de la desconsolada madre que no hacía más que llorar. En comisaria recibieron la llamada de una tal Rebeca que al subir a la azotea donde se encontraban los tendederos había encontrado a una joven muerta semidesnuda, con la ropa desgarrada y su corazón arrancado. El inspector Alex y sus hombres fueron de inmediato al lugar de los hechos Comprobando que la joven muerta era la desaparecida verónica y en su mano tenía una pluma negra demasiado grande para ser de un ave, entonces el inspector Alex comprendió que el asesino era el ángel negro que se le había escapado la noche anterior y les explico a sus hombres a lo que se enfrentaban. El inspector Alex se paso el día estrujándose los sesos de cómo dar caza al ángel negro, decidió ir a hablar con un conocido espiritista que se hacía llamar Allan Kardec. El inspector Alex le hablo del ángel negro y el espiritista le dijo que si los crímenes los cometía de noche era muy probable que por el día regresara al infierno y hubiera encontrado la forma de entrar y salir del infierno a su voluntad, le hizo prometer al inspector Alex que si lo capturaba se lo dejaría ver y lo haría público para demostrar al mundo de una vez por todas que existían dimensiones paralelas a la nuestra, el inspector Alex no vio ningún inconveniente en dejárselo ver si lograba capturarlo pero lo de hacerlo público no se lo prometió. Capítulo II: Viaje Al Infierno El inspector Alex pensó en el anticuario Abraham y en su extraña enfermedad, la cual le hacía sufrir catalepsias, logrando la muerte medica por un periodo de tiempo en el cual su alma salía de su cuerpo e iba al infierno y luego regresaba siendo capaz de traerse cosas de él, ya fuera un espejo o un ángel negro. El inspector Alex pensó si habría alguna forma artificial de conseguir tener una catalepsia con algún producto químico, para así conseguir ir al infierno y traerse el ángel negro a nuestra dimensión, preparándole una trampa, para acabar con su vida, en comisaria hizo que le prepararan una lista de los médicos y científicos mas famosos, para ver si había la posibilidad de conseguir una catalepsia de forma artificial, pero después de pasarse toda la mañana haciendo llamadas, la respuesta siempre era negativa, hasta que recibió la llamada por teléfono de Allan Kardec -Me he enterado de que está buscando la forma de tener una muerte medica momentánea vuelva a venir a verme, yo puedo ser su solución. El inspector Alex sin tener nada que perder acepto la invitación. Allan Kardeck le explico que había un veneno que se encontraba en el hígado del pez globo llamado Tetrodotoxina que era mortal pero en pequeñas dosis causaba una catalepsia y luego habría que desintoxicar el cuerpo para que saliera del estado de catalepsia, pero le garantizo que el sabia como hacerlo y contaba con todo lo necesario para la desintoxicación y que poseía ese veneno Alex sin mas opciones acepto y reunió a su equipo para comunicarles la decisión que había tomado y que todos ellos estarían en la habitación de la casa de Allan Kardeck donde se llevaría a cabo el envenenamiento con Tetrodotoxina para conseguir un estado de catalepsia, y esperarían a que el, saliera del estado de catalepsia junto con el ángel negro, para freírlo a tiros, Carol levanta la mano y el inspector Alex le cedió la palabra -No puedes ser tu quien vaya al infierno porque te reconocerá y se volverá a escapar, yo me ofrezco como voluntaria. El inspector Alex tenía miedo de ponerla en peligro pero sabia que tenía razón y acepto, utilizando sus dotes de dibujante para hacerle un retrato del rostro del ángel negro y era exactamente igual en el dibujo, que en la realidad y el inspector Alex le dice a Carol que tenía que tener varios impactos de bala en el pecho. El inspector Alex y su equipo se traslado a casa del espiritista Allan Kardec, este le dice a Carol que se echara en una camilla , le pone un cable que va conectado a un monitor y les explica a los policías que mientras la línea horizontal del monitor hace picos es que clínicamente está viva y cuando esté completamente lineal es que medicamente está muerta y cuando vuelva a hacer picos porque salga de la catalepsia significara que clínicamente vuelve a estar viva, seguidamente le inyecta una pequeña dosis de Tetrodoxina y la línea del monitor que indica su vida clínica cada vez hace picos más pequeños hasta quedar totalmente lineal, indicando la muerte clínica. El alma de Carol es condenada al infierno por los pecados que ha cometido en vida, lo primero que noto fue un fuerte olor a azufre, avanzo por el infierno entre tinieblas,. Híbridos mitad humanos, mitad animales fornicaban al igual que hacían los ángeles negros, algunos de ellos fornicaban en el aire, agitando su grandes alas negras y tras ellos con cabeza de macho cabrío estaba Satanás, con cuerpo humano y pezuñas de animal, sentado en un trono hecho con huesos humanos, Carol volvió a centrar su atención en los ángeles negros, entonces pudo verlo, con las heridas de bala en el pecho, entonces sintió una sensación extraña y pensó si sería la señal de que iba a volver a su cuerpo, se arriesgo y se lanzo contra el ángel negro, abrazándolo fuertemente y regreso a su cuerpo con el ángel negro entre sus brazos , los policías lo cosieron a tiros, este desplego sus grandes alas negras y el inspector Alex que no estaba dispuesto a que se le volviera a escapar, le dio un certero tiro entre los ojos y el ángel negro cayó muerto al suelo. El espiritista Allan Kardec lloro por la muerte de un ejemplar único sobre la faz de la tierra, pero el inspector Alex, le hizo feliz concediéndole el deseo de hacerlo público y demostrando así la existencia de ángeles negros y dimensiones paralelas a aquellos que creían que solo eran leyendas. Pero si todos los seres de dimensiones paralelas eran como el ángel negro, mejor era estar solos. Parte V: Zombificacón CapituloI:Zombis El inspector Alex y su equipo inspeccionado las tumbas y se habían llevado a la mayoría de los muertos y pintado símbolos satánicos, sin que se tengan indicios de grupos satánicos en la ciudad. un confidente del inspector Alex le da el chivatazo de que se rumorea que Jesús Mendoza, que reside en una lujosa casa en el barrio mexicano, Esta robando muertos en los cementerios para devolverlos a la vida convertidos en zombis mediante un proceso químico para utilizarlos recolectando en sus plantaciones de cocaína. El inspector Alex y sus hombres decidieron ir donde estaban las plantaciones de cocaína, dicho por su confidente y al llegar se ocultaron tras plantas y árboles observando como los zombis recolectaban las plantas de cocaína bajo la supervisión de Jesús Mendoza. En el momento que un zombi les salió por detrás mordiendo una pierna del agente Ton, arrancándole un trozo de carne, el agente le disparo un tiro entre las cejas matándolo. Los zombis que trabajaban en la plantación de cocaína alertados por el ruido del disparo corrieron hacia el lugar debía haber medio centenar, los policías salieron corriendo, el inspector Alex y la agente Carol apoyaron en sus hombros al agente Nestor que había sido gravemente mordido en una pierna y siguieron lo mas deprisa que pudieron a los demás policías que huían de los zombis. Corrieron hacia la nave industrial donde convertían las hojas de coca en cocaína. los policías dispararon a la cerradura de la puerta abriéndola y pasando al interior. El inspector Alex, junto con el agente toni y Carol fueron los últimos en llegar. y tras ellos los zombis, pasaron al interior nave industrial, pudieron ver a unos operarios en una sala acristalada convirtiendo las hojas de coca en cocaína, estos miraron a los policías desconcertados viéndolos correr, pero cuando se presentaron los zombis lo comprendieron todo. Los Zombis rodearon la sala y rompieron los cristales golpeándolos con manos y cabeza, pasaron al interior y mordieron a los operarios comiéndoselos vivos y abrieron sus pechos con una fuerza brutal en sus dedos. arrancándoles los órganos y comiéndoselos, después fueron a por los policías que se habían encerrado en una habitación acristalada y la cerraron ya que tenía las llaves puestas. Toni el policía que el zombi había mordido en la pierna, había adquirido el mismo color amarillento que los zombis convirtiéndose en uno de ellos e intento morder a Carol, pero el inspector Alex actuando con gran rapidez, le disparo en la cabeza volándole los sesos. Los Zombis los tenían rodeados y no tardarían mucho en golpear y romper los cristales que les separaban. Alex miro la situación buscando la solución o un milagro, en dos bombonas con una manguera en la parte superior donde se encontraban colgadas ponía: Nitrógeno liquido y colgado al lado una mascarilla y un traje especial como el que se utiliza en las centrales nucleares, se lo puso y cuando los zombis rompieron los cristales los roció con nitrógeno liquido que se encontraba a temperatura muy baja de ciento noventa y seis grados centígrados por lo que la congelación era instantánea, , los roció con el nitrógeno liquido y los zombis quedaron congelados al instante, Alex abrió la puerta sin dejar de rociar a los zombis con nitrógeno liquido. La agente Carol con una barra de hierro que se encontró en la habitación, golpeaba las congeladas cabezas de los zombis a causa del nitrógeno liquido y estas se rompían en trozos como si fura cristal, el inspector Alex decidió explorar la habitación donde se encontraban los operarios o mejor dicho lo que quedaba de ellos después de ser masacrados por los zombis, pero había uno con varios mordiscos que todavía estaba vivo pero ya estaba adoptando ese color amarillento que caracterizaba a los zombis -¿Dime para quien trabajas?.- Le pregunto, el Para Jesús Mendoza, por favor ayúdeme. El inspector Alex desenfundo su revolver. -Debido al estado en el que te encuentras, convirtiéndote en un zombi, esta la única forma en que te puedo ayudar y le disparo entre los ojos causándole la muerte Capitulo II: A La Caza De Jesús Mendoza. El inspector Alex y sus hombres cogen varias tanquetas y se dirigen a casa de Jesús Mendoza que vivía en una mansión totalmente custodiada por mercenarios, disparan a los guardias que hay en la puerta y vuelan por los aires la verja de acceso al jardin interior, Alex se baja de la tanqueta y con su revolver mata a los perros que intentan morderle y registra todas las habitaciones de su casa, hasta entrar en su despacho donde se lo encuentra mirando por la ventana., el inspector Alex le apunta con su revolver- H – ha asesinado a uno de mis mejores confidentes y por culpa de sus zombis he tenido que matar a uno de mis hombres. -Baje el arma usted no puede dispararme es policía. -si supiera cuantas veces me han dicho eso, yo impongo mi ley a sangre y fuego y para usted soy su juez y su verdugo.- Dice el inspector Alex descargándole el cargador de su revolver en el corazón matándolo. Parte VI: Clavos De Nueve Pulgadas Capitulo: Los Hermanos Jesús desnudo escuchando en su casa el grupo musical Nine Inch Nails(Clavos de nueve pulgadas) mientras con una pistola de clavos fabricada por el mismos los dispara atravesando su carne, su cuerpo está repleto de cicatrices anteriores, luego se extrae los clavos con unas tenazas. Entra en la habitación su hermano Simón -Vístete nos vamos de caza. Jesús obedece y coge la pistola de clavos de nueve pulgadas Jesús y simón por la noche recorren en coche la carretera, hasta llegar a una zona residencial de casas unifamiliares, aparcan el coche y llaman al timbre de una de las casas, una mujer les abre la puerta, Jesús con su pistola de clavos de nueve pulgadas, dispara a la mujer en el pecho, entran en la casa cerrando la puerta, Jesús coge a la mujer del cuello y le dispara en un ojo reventándolo. el clavo le alcanza el cerebro matándola, , registran la casa y en un dormitorio, ven a un hombre acostado sobre la cama. Jesús le dispara un par de clavos, fallando y estos se clavan en la pared, efectúa un segundo disparo el hombre protege con sus manos su cuerpo siéndoles atravesados, los hermanos cogen al hombre y lo desnudan y Jesús le efectúa un disparo en el agujero de orinar y un último disparo entre sus cejas le causa la muerte. Los hermanos salen de la casa montándose en su coche y regresando a su hogar CapituloII: Doble Asesinato El inspector Alex se despierta por la mañana y va al comedor a desayunar, donde sentadas en el sofá su mujer y su hija Alicia, donde están viendo por la televisión el funeral del agente Toni, al que un zombi mordió, transformándolo en uno de ellos y el inspector Alex tuvo que matarlo. -Co el maldito trabajo que tienes, cualquier día será tu entierro el que veamos en televisión.-Le dice su mujer – Eso no me pasara mientras no me falle el revólver y lo cuido lo suficiente para que eso no pase- -Cuidas mas a tu revólver que a nosotras, por lo menos supongo, por lo menos supongo que vendrás a la exhibición de patinaje de tu hija. El inspector Alex iba a contestar que si ,cuando le llamaron al móvi, era la agente Carol se trataba de un caso de doble asesinato, le dio la dirección del lugar. -Lo siento pero ha surgido un imprevisto y no podre ir a la exhibición de patinaje.- Le dijo a su mujer. La cual le echo en cara que se estaba perdiendo la infancia de su hija. El inspector Alex se presento en el lugar de los hechos, se trataba del matrimonio Seúl con ellos ya eran cuatro las victimas que habían muerto, siendo asesinados con clavos de nueve pulgadas. La agente Carol le pregunto que le pasaba ya que le vio mala cara y este le comento lo que le había dicho su mujer, Carol le dijo que solo un policía entiende a otro y le cogió la mano, dándole un beso en los labios, una vez acabaron la inspección en la casa del matrimonio Seúl, fueron a un hotel de carretera y alquilaron una habitación haciendo el amor, llegando los dos juntos al orgasmo. Capitulo III: La Quinta Victima Simón y Jesús conducían su coche por una carretera donde había bosques a ambos lados, se encontraron a una joven mochilera que hacia auto-stop y decidieron parar preguntándole donde iba, la joven dijo que la ciudad tenía un nombre impronunciable, pero que se le conocía por la ciudad del mal debido al gran número de crímenes que se cometían, le dijeron que ellos Vivian allí y es donde se dirigían y se ofrecieron a llevarla, ella acepto y subió al vehículo, condujeron por la carretera tomando un desvió a través del bosque por un camino de tierra, la joven les dijo que se habían equivocado, Jesús se giro hacia ella apuntándole con la pistola de clavos de nueve pulgadas. – Es un atajo al infierno. Le disparo clavos en el pecho y en el vientre causándole graves daños en los órganos y comenzó a sangrar por la boca, un último disparo entre los ojos le causo la muerte. Sacaron un pico y una pala del maletero y cavaron una fosa en el bosque, tirando el cuerpo de la joven en el interior y luego le echaron tierra encima, tapando la fosa. Un hombre que paseaba a su perro por el bosque vio como este se detuvo olfateando algo bajo el suelo y con sus patas comenzó a quitar tierra hasta desterrar parte del cuerpo de la joven asesinada, el dueño del perro comunico por el móvil a la policía el macabro hallazgo y la llamada fue pasada al inspector Alex que quedo con el hombre en un punto concreto y se presento con su equipo. El hombre les llevo donde se encontraba el cadáver y acabaron de desenterrarlo y pudieron comprobar que se trataba otra vez del mismo psicópata obsesionado con los clavos de nueve pulgadas. Capítulo: III: Una nueva presa Simón y Jesús salieron de caza en una zona de prostitutas callejeras se detuvieron frente a una que estaba en una solitaria,, le preguntaron el precio y le invitaron a subir al coche a lo que ella acepto, la llevaron al piso que compartían los dos hermanos, la prostituta les pidió el dinero por adelantado -Al lugar donde vas que es el infierno, donde van las prostitutas pecadoras como tu, no vas a necesitar el dinero.-Le dijo Jesús. esta hizo intención de marcharse, pero los dos hermanos la cogieron amordazándola y la tendieron sobre la cama desnudándola, atándole las muñecas a la cabecera de la cama con una cadena y un candado, la violaron y después Jesús le disparo un clavo en su vagina y dos más en sus pezones, sus ojos se llenaron de lágrimas derramándose por sus mejillas, el último clavo se lo disparo en el corazón matándola, pusieron un gran plástico cubriendo el suelo, y la depositaron en el, se pusieron unos chubasqueros para no empaparse en sangre y la cortaron en trozos con una sierra eléctrica. pusieron los trozos de la prostituta en bolsas de basura y en la calle tiraron las bolsas en un contenedor. Un vagabundo que abría las bolsas de basura que había en el interior de los contenedores en busca de comida o cualquier cosa que le pudiera servir, encontró el cuerpo de la prostituta descuartizada. e inmediatamente llamo desde una cabina a la policía y el inspector Alex y su equipo fueron al lugar de los hechos, pudieron encontrar en los trozos del cuerpo, los clavos de nueve pulgadas. Mando los trozos del cuerpo al forense y espero los resultados, para su sorpresa había buenas noticias, se habían encontrado dos tipos de semen en el interior de la vagina, los mando analizar y obtuvo resultados, uno pertenecía a Jesús Ibáñez delgado y el otro a su hermano Simón Ibáñez Delgado. El inspector Alex consiguió la dirección donde Vivian y con su equipo fue al domicilio, aporrearon la puerta – Abran la puerta, policía.-Grito el inspector Alex, al ver que nadie abría la puerta la tiraron abajo con un ariete,, registraron la casa y al entrar en el lavabo se encontraron a Simón, empuñando sus dos revólveres que se llevaba a todas partes, incluso dormía con ellos y abrió fuego contra la policía, alcanzando al agente Ramírez en la cabeza, causándole la muerte, los policías dispararon a discreción, dejando el cuerpo de simón con mas agujeros que un colador, el agua de la bañera se tiño de sangre. Jesús no se encontraba en casa había huido por los tejados y ahora estaba conduciendo, pensando en un lugar donde esconderse y se le ocurrió ir al viejo cementerio abandonado Capítulo IV: El Cementerio Abandonado Casi todas las tumbas se encontraban abiertas debido a los profanadores de tumbas, que buscaban en los cuerpos algo de valor como los dientes de oro, había una casa que antiguamente había sido del enterrador y un horno crematorio que todavía funcionaba. El inspector Alex había dado la matricula del vehículo que pertenecía a Jesús a toda la policía y a los medios de comunicación y también una fotografía de los dos hermanos, pidiendo la colaboración ciudadana, la telaraña ya estaba tejida y ahora el inspector Alex esperaba como una araña que la presa cayera en ella, un policia no tardo en llamar diciendo que había visto un coche que coincidía con la matricula del fugitivo, aparcado frente al cementerio viejo abandonado, el inspector Alex le dijo que se mantuviera a la espera de su llegada. Jesús sentía rabia, porque con casi toda certeza sabia que habían cogido a su hermano y esa rabia se transformaba en unas incontrolables ganas de matar, así que salió a la solitaria calle y vio a una mujer, se acerco a ella sin mediar palabra y le disparo varias veces con su pistola de clavos de nueve pulgadas matándola, se la cargo al hombro y la incinero en el horno crematorio. El inspector Alex llego al viejo cementerio abandonado con su equipo y les ordeno que lo rodearan para que esta vez no pudiera escapar y el se adentro en el cementerio, entre las tumbas profanadas con los ataúdes abiertos, mostrando en algunos casos esqueletos y en otros cuerpos en avanzado estado de descomposición repletos de gusanos, fue a la casa que había sido antiguamente del enterrador y no vio a nadie, entonces fue al horno crematorio y pudo ver a Jesús apagándolo después de incinerar a su ultima víctima, Jesús se giro y pudo ver al inspector Alex detrás suyo apuntándole con el revólver, le enseño su placa de policía- -Ahora entra en el horno.- Le dijo el inspector Alex – Usted no puede hacer eso es policía, -Si supiera las veces que me han dicho eso, yo impongo mi ley a sangre y fuego. El inspector Alex le disparo en un hombro, Jesús obedeció y abrió el horno crematorio introduciéndose en su interior. El inspector Alex cerro el horno crematorio y lo encendió, los gritos de Jesús incinerado vivo se perdieron en la soledad del viejo cementerio, hasta quedar reducido a cenizas Parte VII: Insomnio Una joven sufre insomnio crónico e idea un maléfico contra aquellos que envidia, los que pueden dormir, crea una pagina web con la imagen subliminal de un terrorífico ser al que llama pesadilla con aspecto humano, grandes ojos negros y y una fila de cinco tentáculos en vez de brazos en ambos costados. Sonia dormía y soñó con el ser llamado pesadilla, que la rodeaba con sus tentáculos y la apretaba hasta la asfixia, despertó con fuertes dolores en el pecho, se levanto y pudo verse unas marcas como de tentáculos. Llamo a sus padres y les explico lo sucedido enseñándoles las marcas. le llevaron al médico y este le pregunto si se había conectado a una web, llamada Insomnio, esta le contesto afirmativamente y el médico le dijo que había tenido una veintena de pacientes que se habían conectado a la misma web y que sufrían los mismos síntomas. El médico llamo a la policía y se presento el inspector Alex que interrogo a Sonia y llamo a varios hospitales de la ciudad y fuera de ella y todos ellos habían tenido varios pacientes con los mismos síntomas. El inspector Alex decide ponerse en contacto con Alexandra, una antigua amante que era una hacker y que el mismo había detenido, así se conocieron esperaba que le hiciese un favor por los viejos tiempos, fue a su casa y dio la dirección de la pagina web de Insomnio, Alexandra entro en la pagina y comprobó que el servidor estaba en china, pero ya le dijo al inspector Alex que podía ser falso y estar en la ciudad o en cualquier otro lugar. Después lo invito a cenar y se acostaron juntos, recordando viejos tiempos. Alex no se fiaba de nadie y le dijo al cyberpolicia del equipo que mirara desde que servidor se conectaba Alexandra dándole todos los datos y resulta que se conectaba desde un servidor ubicado en china, volvió a casa de Alexandra esta vez acompañado por su equipo y le hizo borrar la web y se la llevo detenida, pero Sonia y miles de personas que habían visitado la web no podían dormir, porque sabian que en sus sueños les esperaba un horripilante ser, llamado pesadilla. Parte VIII: Vudú El inspector Alex se dirige al piso de un maestro vudú, el no creía en estas cosas, pero se le había dado la orden de investigarlo, por extraños sucesos que conducían a el, se subió al ascensor y marco el último piso donde vivía el maestro vudú, pero el ascensor se quedo bloqueado a medio camino y antes de que pudiera reaccionar a su lado se materializaron dos seres, una madre y su hijo, el pelo les cubría la cara el niño con sus afiladas uñas dibujo un retrato del inspector Alex junto a la palabra muere y la madre y el hijo desaparecen. El inspector Alex toco la alarma y no tardaron en llegar los bomberos sacándolo de allí, el recorrido que faltaba lo hizo por las escaleras y entro en el piso al encontrarse la puerta abierta, ando entre tinieblas ya que las únicas luces provenían de unas pocas velas y en una habitación encontró al anciano maestro vudú. -Te estaba esperando.- dijo y el inspector Alex supo que no era un farol, porque el anciano estaba quemando una fotografía suya a la llama de una vela negra. -Vas a morir, hay mucha gente que te quiere muerto y ha acudido a mi.- Dijo el maestro vudú El inspector Alex saco su revólver y le acribillo a tiros matándolo. Parte IX: Ciberdrogas Franky era un adolescente que se pasaba la mayoría del tiempo frente a su ordenador, un día por casualidad fue a parar a una web de ciberdrogas, Eran sonidos que tras escucharlos con auriculares durante un periodo y elegir en el menú la droga que querías sufrías sus efectos en su caso eligió L.S.D y comenzó a tener alucinaciones de un hombre desnudo en el suelo y una mujer con los tacones de sus zapatos le reventaba los ojos. Una joven duchándose y de los agujeros de la ducha en vez de agua caia sobre ella un montón de diminutas arañas blancas, que le picaban hasta matarla. Franky se quito los auriculares y las alucinaciones cesaron. Pero al día siguiente por la mañana pudo comprobar en las noticias que los asesinatos de sus alucinaciones, decidió ir a la policía, le atendió el inspector Alex que después de escuchar su versión de los hechos le dijo al ciberpolicia Alexander que consiguiera la dirección de quien había hecho esa web y la borrara. una vez obtenida la dirección el inspector Alex a la casa y salió una mujer a la que le pregunto por el nombre de Wlliam franklin, esta dijo ser su madre y que al que buscaba era su hijo que había muerto hacia dos semanas frente al ordenador. ante una web de drogas cibernéticas que el mismo había creado. Parte X: Isoho Gein Basado libremente en la historia del asesino en serie Ed Gein. Carol y el inspector Alex van a un casa en el barrio chino de la ciudad, donde un hombre dice haber visto a su vecino de enfrente entrar con algo envuelto en una sabana que parecía un cadáver. El inspector Alex y la agente Carol se presentan en el lugar de los hechos, al llamar al timbre y no contestar nadie, disparan a la cerradura abriéndola y pasando al interior, lo primero que se encuentran es una mujer desnuda colgada boca abajo y decapitada. se dividen para hacer el registro, Alex se queda en la planta baja y Carol sube a la segunda planta. Alex entra en la cocina y puede ver platos de sopa hechos con calaveras humanas al abrir la nevera se encuentra órganos humanos junto a una cabeza que reconoce al instante era la de una camarera que constaba en la lista de desaparecidos y el sofá estaba tapizado con piel humana. Carol entra en las habitaciones, los colchones tienen una funda de piel humana y las pantallas de las lámparas también estan hechas con piel humana, en una de las habitaciones encima del colchón puede ver un cinturón hecho con pezones de mujer. Entonces del armario sale Isoho Gein y se abalanza sobre ella, agarrándola y quitándole el arma que lleva en la mano, en ese momento entra el inspector Alex apuntando con su arma por lo que se pudiera encontrar, entonces Isoho Gein le dispara acertándole en el hombro y Alex reacciona disparándole sobre el hombro de Carol y acertándole entre los ojos, matándolo al instante y liberando a Carol. Las autoridades querían hacer de la casa de Isoho Gein conocida como la casa de los horrores un lugar turístico, pero la gente del pueblo se negó y le prendieron fuego consumiéndola entre las llamas. Parte: XI: Jonhy Dahmer Esta es una versión libre del asesino en serie Jeffrey Dahmer, también conocido como el carnicero de Milwaukee. Jonhy Dahmer conducía su coche por una carretera con bosque a ambos lados, encontro a un joven haciendo auto-stop y se ofreció a llevarlo a su destino, cuando subio al coche, Dahmer lo cogió del cuello y con su otra mano le puso un trapo empapado en amoniaco, tapándole la nariz y la boca y dejándolo inconsciente, una vez frente a su casa lo tapo con una sabana, para que los vecinos no lo vieran y lo introdujo en el interior, espero a que recobrara la consciencia, habiéndole atado las muñecas a la espalda con una cuerda y espero a que recobrara la consciencia, le bajo los pantalones y los calzoncillos y con un afilado cuchillo le corto el pene y los testículos comiéndoselos, seguidamente espero a que se desangrara y una vez muerto lo violo, mordiendolo y arrancándole trozos de carne que se comía, hasta que yaculo, entonces le abrió el pecho en canal y le arranco los organos que metio en fiambreras y guardo en la nevera para comérselos después. Al día siguiente paro a otro auto-estopista, pero cuando fue a ponerle el formol, este se resistió con todas sus energías, abrió la puerta y huyo bosque a través hasta lograr llegar a la ciudad, donde fue a comisaría y le atendió el Inspector Alex. el joven había memorizado la matricula del vehículo, lo que lo hizo todo mucho mas sencillo. Pronto el inspector Alex averiguo que pertenecía a un tal Jonhy Dahmer y consiguieron la dirección donde fueron el y Carol, al no contestar nadie al timbre forzaron la cerradura, entraron en el interior donde pudieron ver cuerpos construidos con otros cuerpos y cosidos entre si y órganos humanos en la nevera, al entrar en una habitación encontraron a Jonhy Dahmer fornicando con el cuerpo muerto de un joven. Le apuntaron con sus armas y se separo del cuerpo, siendo esposado por Carol y encerrado a la espera del juicio donde le cayó la condena máxima para pasársela en la cárcel Parte XII: El Corta cabezas El inspector Alex pensaba que la ciudad era una mierda con el olor a sexo que desprendían los coños que se alquilaban por dinero, la violencia de sus chulos que las explotaban y apaleaban, Los asesinos que mataban por el puro placer de hacerlo. La ciudad era una alcantarilla llena de mierda, que él y su revólver tenían que limpiar y Su matrimonio era otra mierda por culpa de su trabajo que no le dejaba tiempo para compartirlo con su mujer y su hija, por eso esa noche deambulaba por la ciudad y decidí entrar en un club de estriptis llamado eclipse, se desnudaron varias chicas pero había una que se le hacía especial llamada Alexandra, parecía venida de un país del este, el inspector Alex la miro con lujuria por su belleza, aunque la mirada de Alexandra era triste. Después de su exhibición me propuso invitarla a una copa, a lo que yo acepte, tras una larga charla le dijo si le llevaba a su casa, pero Alex le dijo que estaba casado, por lo que le propuso ir a la suya y el acepto. Hicieron el amor y se quedaron dormidoS, en una cama de agua con forma de corazón y de color rojo. Alex se despertó al notar un pinchazo en la espalda, y noto que su cuerpo estaba totalmente paralizado. Frente a el pudo ver a un hombre con disfraz de mosquito, se puso ante Alexandra que dormía como un ángel, movió la cabeza de atrás hacia delante, el aguijón que llevaba a la altura de la boca salió disparado estirándose y clavándose en el cuello de la bella Alexandra, la cual despertó sobresaltada, llevando sus manos al aguijón, el hombre agarro con su mano izquierda las frágiles muñecas de Alexandra, impidiéndole que se defendiera, el aguijón succionaba la sangre, llevándola a la boca del hombre que la bebía, Alexandra cada vez estaba mas pálida y debilitada, sus bellos ojos lloraban y sus últimas lágrimas antes de abandonar la vida, fueron lágrimas de sangre que dicen que son las lágrimas del alma, después el hombre hecho la cabeza hacia tras recogiendo su aguijón, desenfundo una catana que llevaba colgada a la espalda y corto la cabeza a la bella alexandra, sujetándola entre sus manos. -Iba a matarte a ti, pero prefiero que sufras a que descanses en paz.- Le dijo a Alex a través de un distorsionador de voz y se marcho llevándose la cabeza de Alexandra. Alex paralizado por la inyección que le había puesto el hombre mosquito, a los tres cuartos de hora ya podía mover los dedos de manos y pies y a la hora y media se le pao la parálisis, aunque seguía mareado. Alex volvió a revisar el caso de las mujeres decapitadas y coincidía que todas ellas hacían estriptis y cinco de ellas pertenecían al club eclipse donde había conocido a Alexandra.. Su jefe le llamo al despacho dándole el pésame, pero le dijo que no quería mas ejecuciones y que la gente y los medios de comunicación le llamaban el ángel exterminador. Alex le dijo que no tenía la culpa de que la ciudad fuera una alcantarilla llena de mierda que limpiar. Por la noche volvió al club de estriptis eclipse, para ver si veía algo extraño, observo detenidamente a todos los clientes y reparo en uno muy joven, pero con una mirada fría y despiadada, recordó que también estaba la noche que había conocido a Alexandra y se dejo llevar por su intuición y lo siguió cuando salió del club hasta su casa, llamo a Carol para que le acompañara, una vez los dos juntos forzaron la entrada y entraron al interior, una vez llegaron al comedor lo pudieron encontrar viendo la televisión y se puso de pie de un salto, en las paredes había colgadas en ganchos las cabezas de varias mujeres entre ellas la de Alexandra. Alex desenfundo su arma apuntándolo y Carol hizo lo mismo pero apuntándolo a el. -Si lo ejecutas te disparo lo detendremos y cumpliremos la ley no mas muertes.-Le dijo Carol. Alex enfundo su arma y Carol hizo lo mismo, entonces Alex desenfundo su machete y se abalanzo contra el cortador de cabezas, se lo clavo en la garganta y estiro hacia abajo abriéndolo en canal, le introdujo las manos en las entrañas y le arranco el corazón, , dándole con el machete un corte en la cara, entonces se percato de que llevaba una máscara de látex, se la arranco y no podía dar crédito a lo que veían sus ojos, tras la máscara se ocultaba el rostro del asesino que resulto ser su jefe, Alex desenfundo su arma y le vacio el cargador en el cuello de forma que la cabeza solo quedo unida al cuerpo por unos jirones de carne, le estiro de el pelo hasta arrancarla y saco del gancho la cabeza de Alexandra besando sus fríos labios. -Amor mío.- Le dijo y colgó la cabeza de su jefe en el gancho. – ¿La amabas?.-Le pregunto Carol. -La amaba con locura.- Le contesto Alex. Carol se sintió dolida porque ella le amaba a el, pero tenía claro que lo máximo que obtendría de él, sería un polvo de vez en cuando. Parte XIII: Babosas El anciano Jaime que vivía en una residencia llamada: La vida alegre. Tiene una subida de fiebre y es llevado a la enfermería que hay en la misma residencia, una vez allí ven que ha sido mordido en el cuello por lo que parece una mordedura humana, sus ojos se quedan en blanco, coge a una de las enfermeras del pelo y de un bocado le arranca una mejilla, arrancándosela y comiéndosela, El personal médico intenta reducirlo, pero tiene una fuerza sobrehumana y no pueden con el, finalmente un enfermero, le inyecta un fuerte calmante y entonces una babosa sale de su boca y se introduce rápidamente por la nariz del enfermero, llegándole al cerebro, llaman a la policía, mientras tanto la anciana Rosa va a orinar y de la taza del váter sube una babosa que se introduce en su interior por la vagina, al notar que algo ha entrado dentro de ella se levanta la ropa y puede ver en su vientre un bulto bajo su carne, recorriendo su cuerpo, va a su habitación coge un abrecartas y se lo clava varias veces acertándole a la babosa, pero esta en vez de morir se reproduce en docenas. Debido a llamada que han recibido de la residencia, el Inspector Alex y su grupo se presentan, les abre un enfermero. -La enfermería se ha convertido en un caos.-Les dice. van a la enfermería y pueden ver a los enfermeros morderse y comerse entre ellos y puede ver bultos en el interior de ellos recorriendo sus cuerpos, que son las babosas, disparan a los bultos partiéndolos en dos, pero de cada trozo sale una babosa nueva, matan a los cuerpos de los enfermeros y del interior salen las babosas que avanzan hacia ellos, salen corriendo y Alex le pregunta al enfermero que le ha abierto la puerta si tienen un soplete, este le contesta que puede que haya en el cuarto de mantenimiento, van allí y esta la puerta cerrada con candado, el inspector Alex la abre de un disparo y entre varios trastos encuentra un soplete y varios bidones de gasolina, ordena a sus hombres que rocíen todo el suelo de la residencia con gasolina. Se dirigen hacia la salida de la residencia, cuando rosa abre la puerta de su cuarto y se abalanza sobre Alex, para morderle, este le introduce el revolver que lleva en la mano en la boca y le vuela la tapa de los sesos, de su interior salen babosas que avanzan hacia ellos, Alex enfunda su arma y sujetando el soplete con las dos manos las consume bajo el fuego del soplete, siguen su camino hasta la puerta de salida llegando a ella pero esta plagada de babosas y las consume bajo la llama del soplete, luego acerca la llama del soplete al suelo rociado de gasolina, que han vertido sus hombres bajo su orden y la residencia arde por completo en llamas, pero una babosa a escapado a la calle metiéndose entre las rejas de una alcantarilla, mientras espera a su próxima victima en las entrañas de la ciudad. Parte XIV: Judith; La Bruja Judith vivía en el bosque cercano a una aldea llamada Hollow, los lugareños la acusan de brujería y se reúnen en la iglesia para decidir que hacer con ella y deciden que la quemaran en una hoguera, fueron al bosque y la cogieron entre varios, la llevaron a un claro del bosque, le ataron con una cadena y candado, las muñecas a un tronco vertical que había en el centro de la hoguera y le prendieron fuego y mientras ardía grito: -Vuestros muertos saldrán de las tumbas y se os comerán vivos. A la semana siguiente los agentes de un coche patrulla, que le tocaba pasar por la aldea, no daban crédito a lo que sus ojos veían. Llamaron al inspector Alex que se presento de inmediato y pudo comprobar que a los lugareños se los habían comido vivos y que en el cementerio los nichos estaban rotos y los ataúdes abiertos con los muertos en su interior, lo curioso del caso es que estaban rotos desde el interior, el caso quedo archivado por no encontrarle una explicación lógica y es que la única explicación era la maldición que lanzo la bruja mientras ardía en llamas –Vuestros muertos saldrán de sus tumbas y se os comerán vivos Parte XV: Universidad Sangrienta La joven Alicia se quedo hasta tarde, estudiando en la biblioteca de la universidad, a esas horas la universidad estaba desértica, avanzo por uno de los largos pasillos hacia la salida y de frente apareció un hombre con el rostro cubierto por una mascara negra y una cremallera a la altura de su boca, armado con un gran machete, como los que se utilizan en la selva, Alicia da media vuelta y corre horrorizada, el hombre lanza su machete con todas sus fuerzas alcanzando a Alicia en la espalda, atravesándole el corazón y saliéndole el machete por el pecho, cae muerta al suelo, el asesino con el machete le hace un corte en la parte superior de la frente arrancándole su melena pelirroja y con una nava le saca sus ojos verdes, llevándose la cabeza. La bibliotecaria encuentra el cadáver y horrorizada llama a la policía, El inspector Alex y su equipo se presentan en la universidad y después de identificar el cadáver decapitado, le dicen al director de la universidad, que van a interrogar a profesores y alumnos, este parece muy afectado por lo sucedido y les dice que les ayudara y facilitara en todo lo que sea posible. tras los interrogatorios nadie les resulta sospechoso excepto un joven de estética gótica que estaba enamorado de ella, pero no le hacia el mas mínimo caso. Lo llevan a sala de interrogatorios y allí lo interroga el inspector Alex. -¿Donde tienes su cabeza?.- le pregunta el inspector Alex -Yo no lo hice.-Dice el chico –Todos decís lo mismo, mis hombres han registrado tu casa y han encontrado tu cuarto con fotografías suyas, tu estabas obsesionado con ella, pero no te hacia el minimo caso y la mataste –Yo seria incapaz de haberle hecho daño, Alex desenfunda su revólver y le encañona en la sien derecha.. -Confiesa hijo de puta el chico se pone a llorar – yo no lo hice.- Dice entre lágrimas. el inspector Alex dispara en vacio, sin balas y el chico se orina encima. Mientras tanto en la universidad una chica va a orinar y cierra la puerta con cerrojo, alguien intenta abrir la puerta. -Esta ocupado dice la chica. El asesino con un hacha destroza la puerta ante las lágrimas y gritos de la joven que nadie oye, El asesino con una navaja le saca los ojos y luego le parte la cabeza en dos con el hacha, una alumna se encuentra la espeluznante escena y llama a la policía,, Se presentan el inspector Alex y su equipo entendiendo que el chico de estética gótica es inocente y se encuentran otro crimen en los jardines de la universidad, donde una joven estaba sobre el césped leyendo un libro y le arrancaron la larga melena rubia, degollándola después, los asesinatos siguen sucediéndose a una víctima por día. El inspector Alex hace una visita al forense que esta haciendo la autopsia a la última víctima que le faltan los brazos. Murió desangrada y según mi modesta opinión, el asesino con los trozos de cuerpos, esta construyendo un cuerpo idéntico al de un ser querido, seguramente fallecido.-Dice el forense. interesante hipótesis, la investigaremos.- Dice el inspector Alex. Alex ordena a su equipo que comprueben si a algún miembro de la universidad se le ha muerto un ser querido, puede ser un hijo o la novia o cualquier otro, al final descubren que el único que se ajusta a ese perfil es el director de la universidad, cuya madre falleció el día antes del primer crimen, por lo que Alex pide una orden de registro que le es concedida, el y la agente Carol van a su casa este les abre la puerta pero se niega a dejarles pasar, Alex desenfunda su revólver y lo encañona pasando al interior de la casa, en el comedor sentada sobre un sofá se encuentran el cuerpo muerto cosido con los trozos de las jóvenes que he matado y sobre una mesa la foto enmarcada de la madre idéntica al cadáver hecho con trozos. El director se abraza al cadáver hecho con trozos — Es mi mama y la quiero, no me separareis de ella. Y el cadáver con largas uñas estira el brazo y la mano atraviesa el pecho del director arrancándole el corazón y matándolo en el acto. Parte XVI: Réquiem En un vertedero de basura es encontrado el cuerpo de una joven desnuda, llaman a la policía y se presenta el inspector Alex y la agente Carol, la joven tiene los pezones arrancados y la vagina destrozada. – Concédele el descanso eterno, Señor y que brille para ella la luz perpetua. Tuvieron que investigar quien era y donde vivía al no llevar encima ningun tipo de identificación, resulto que vivía en una choza, en un descampado en los suburbios de la ciudad. El inspector Alex fue a su choza y llamo a la puerta, pero no abrió nadie, había una anciana haciendo ganchillo delante de su choza, -¿ Sabe usted si vivía aquí, Sandra Mendoza?.- Le pregunta Alex -vivía aquí, pero está muerta.- Responde la mujer. – ¿Tenia algún familiar?. – Si quiere saber más de su vida entre a mi hogar. Los dos entraron dentro y al vivir en la pobreza extrema, no tenía ni muebles y se sentaron en el suelo. La anciana le dijo que no tenia ningún familiar y que como todos los que Vivian allí, había vivido en una pobreza extrema. y que a veces como todos ellos iba a la iglesia a pedir comida, pero el cura no regalaba nada te la daba a cambio de sexo y si la mujer era mayor le hacía que ofreciera a sus hijos, dándole igual el sexo, por lo que muchos decidían no ir y conseguir la comida de una manera aun más terrible, teniendo hijos para comérselos y la leche de las mujeres para beber. Aquí quien manda es el enano Freak, le llamamos así por su cara deformada, nació así y fue abandonado en un contenedor de basura y encontrado por un matrimonio muy pobre que Vivian aquí. Pero ellos murieron y Freak es cruel y perverso, estaba enamorado de la joven muerta Sandra Mendoza, pero como esta le rechazaba decidió torturarla y matarla, la colgó boca abajo, le arranco los pezones con unos alicates y luego le introdujo una sierra eléctrica por la vagina, destrozándola por dentro y matándola, luego arrojo su cuerpo en un vertedero de basura. En ese momento entra el enano Freak con cuatro hombres armados con pistolas. – Os tengo dicho que no habléis con desconocidos.-le dice Freak Alex se identifica con su placa como policía y el enano freak le golpea las piernas con un bate de beisbol, haciendo que caiga de rodillas, entonces le golpea fuertemente la cabeza haciéndole perder el conocimiento. Cuando despierta, esta atado boca abajo desnudo, el enano Freak con unos Alicates le arranca los pezones y Alex grita, cayéndole lágrimas del sufrimiento. -Ahora como no tienes coño, te meteré una sierra eléctrica por el culo. Alex con ambas manos le agarra la cabeza y la barbilla, girándola fuertemente y desnucándolo, causándole la muerte, incorpora su cuerpo, hasta alcanzar con las manos, la cuerda que ata sus tobillos y deshace el nudo cayendo al suelo, se viste y se va a ver al cura que cambiaba comida por sexo, la iglesia esta vacía, pero el cura esta en el altar, Alex desenfunda su revolver encañonándole. – Esto va por Sandra Mendoza y todas las demás.-Le dice acribillándolo a tiros, matándolo .Se hace cargo de la misa y del entierro de Sandra Mendoza,. – Ya que ha tenido una vida desgraciada, por lo menos que tenga un entierro digno.- Piensa el inspector Alex. Parte XVII: Los Ojos De Sonia Basada libremente en la historia real de Andrei Chikatilo conocido también conocido como el asesino «el carnicero de Rostov» ,»el violador rojo» o «el violador de Rostov» Sonia fue al hospital a hacerse una operación de trasplante de ojos, ya que se estaba quedando ciega, La operación fue perfectamente, Sonia les pidió a los médicos que le dijeran quien era el donante, para darle las gracias a la familia del difunto, , pero estos se negaron, diciéndole que estaba prohibido. Al salir del hospital y llegar a su casa , se miro sus nuevos y bonitos ojos azules en el espejo, pero tuvo la horrible visión de un hombre violando y acuchillando a la vez a una niña de unos nueve años, se sentía horrorizada, pero también excitada sexualmente. Al día siguiente fue al hospital a ver al cirujano que le había hecho la operación y le conto la horrible visión, este le dijo que no era medicamente posible que se debiera al trasplante de ojos y la derivo a una psiquiatra. Al día siguiente tuvo otra horrible visión de un hombre violando a una mujer, por detrás, con las muñecas atadas a la espalda, mientras con una sierra le mutilaba los brazos a la altura de los hombros, Sonia sintió horror, pero esta vez, tampoco pudo evitar excitarse sexualmente. Decidió ir a la policía donde le atendió el inspector Alex y le conto lo de las horribles visiones y que le había sucedido inmediatamente después de un trasplante de ojos -¿Puede ver usted el rostro del asesino? No, es como si viera los crímenes desde sus ojos. ¿y la cara de las victimas, puede verlas? Si, puedo verlas. El inspector Alex le enseña dos fotografías de las victimas que son idénticas a sus visiones -Son las victimas de mis visiones.-Dice Sonia. -Pues estas fueron dos de las victimas de Alexander Chikatilo que solo se excitaba sexualmente apuñalando o mutilando a sus víctimas, fue acusado del asesinato de cincuenta y dos mujeres y niños, solo confeso treinta y seis asesinatos. Yo mismo lo ejecute de un tiro en la sien derecha y el único motivo que se me ocurre para sus horribles visiones es que le hayan puesto sus ojos. Sonia vuelve a casa con horribles visiones de crímenes y al sentir asco de si misma al sentir excitación sexual, una vez en casa coge unas tijeras va al lavabo y las abre, clavándoselas en los ojos, reventándoselos, volvió a ser ciega pero se había liberado de las horribles visiones. Parte XVIII: Cara De Acero Unos arqueólogos investigan una ciudad que estaba enterrada y unas excavaciones en la parte vieja de la ciudad, la descubrió, no pertenecía a ninguna civilización conocida,. Alicia una de las arqueólogas decide entrar en una pirámide de metal y puede ver el brillo de una luz azul, semienterrado en el suelo de tierra, decide excavar con sus propias manos y descubre que es una estrella, en vez de compartir el hallazgo con sus compañeros, decide quedársela, Sale de la pirámide y se la guarda en el bolso. Una vez en casa, saca la estrella del bolso y la examina, encontrando un cierre en la parte posterior, la abre y encuentra lo tres pequeñas ruedas con un numero cada una y al girarlas los números cambian, es lo mas parecido al cierre numérico de una caja fuerte, hace varias combinaciones de números sin lograr nada, hasta que por casualidad pone tres seis , entonces la pared de su habitación se abre como una puerta corrediza y sale una densa niebla que se extiende por toda la habitación entre tinieblas puede ver entrar a su habitación un hombre delgado, de color azul, rodeándole la cara una gruesa cadena de acero, que esta fundida con su carne, seguido por hombres del mismo color azulado , cuya cabeza y barriga parecen globos inflados, sosteniéndose sobre unas gruesas piernas, junto a mujeres estilizadas del mismo color y con voluptuosos senos, todos ellos van desnudos, con el cuerpo rodeado por cadenas, se detienen frente a ella unos segundos mirándola fijamente, , de repente la destapan de la manta y le arrancan la ropa que la cubre, desnudándola totalmente, luego unos cuantos la agarran fuertemente mientras cogen las cadenas que rodean sus cuerpos con ganchos en los extremos, con los que atraviesan los gruesos pezones de sus voluptuosos pechos, atravesando también con los ganchos sus labios vaginales, y los otros extremos de las cadenas también con ganchos, los lanzan a las vigas de madera del tejado, clavándolos y quedando Alicia queda suspendida en el aire con su carne atravesada por los ganchos tensada al máximo casi hasta desgarrarse, seguidamente le atraviesan la carne con largas agujas, grita de dolor pero nadie puede oírla en la solitaria casa, solo los cipreses de un cementerio cercano lloran sabia color sangre por el sufrimiento de Alicia. El hombre delgado con una cadena fundida a la carne de su cara, que se limita a mirar, alza los brazos con las palmas de sus manos abiertas y entonces todos se detienen se pone frente a la vagina de Alicia y pone sus brazos en forma de cruz, elevándose hasta quedar a la altura de la vagina de Alicia, del agujero que tiene entre las piernas sale un pene largo y grueso que se mueve como un taladro, con el cual penetra y la destroza por dentro, matándola, acto seguido desciende volviendo a poner los pies en la tierra y el y los suyos desaparecen por donde han venido, , la pared como si de una puerta corrediza se tratara vuelve a ponerse en su sitio. Simón, arqueólogo y compañero de Alicia, como esta no se presenta a la expedición decide irle a buscar a su casa, llama a la puerta pero no abre nadie, por lo que rodea la casa para haber si encuentra otra entrada, el ventanal del patio, se encuentras abierto y entra al interior de la casa, llamándola, pero como no contesta nadie opta por ir a su dormitorio y picar a la puerta como nadie le abre, decide abrir el y la encuentra colgando del techo sujeta por cadenas con ganchos a las vigas de madera del techo, atravesada por largas agujas y con la vagina destrozada, , llama a la policía, se presenta el inspector Alex, después de presenciar como se habían ensañado sádicamente con el cuerpo de Alicia, ve sobre la cama la estrella que brillaba de color azul y que estaba abierta y en las pequeñas ruedas de su interior habían tres seises, la cogió cerrándola y metiéndola en el ancho bolsillo de su gabardina -¿Sabe si a Alicia, le iba el tema satánico? –No que yo sepa, ¿porque me hace esa pregunta? – Solo era una pregunta. Alex, una vez en casa, se pone sobre la cama y abre la estrella mirando los tres seis. -seiscientos sesenta y seis.- el número del diablo piensa el inspector Alex Entonces no puede dar crédito a lo que ven sus ojos, la pared de su cuarto se abrio como una puerta corrediza y tras una densa niebla, aparece un hombre delgado con facciones andrógenos una cadena rodeándole el rostro fundida a su carne, seguido por sus súbditos,, Alex cogió el revólver y les dispara, pero la balas les atraviesan sin afectarles y avanzan hacia el, cogiéndolo entre varios, desnudándolo, Con los ganchos de las cadenas, le atravesaron los pezones y los escrotos, el otro extremo de las cadenas también con ganchos lo lanzaron clavándolos en las vigas de madera del techo , elevando a Alex y dejándolo suspendido en el aire. Acto seguido, le clavaron largas agujas en la carne atravesándole de lado a lado brazos y piernas, sin que pudiera gritar ya que le habían puesto una mordaza que constaba de una bola parecida a las del billar introducida en su boca y sujeta por una hebilla tras su nuca, pero sus ojos se llenaban de lágrimas del dolor.. Como Alex no apareció en comisaría, Carol fue a su casa, ,llamo al timbre y le abrió su mujer, que desde hacía un tiempo por sus disputas dormían en habitaciones separadas. La mujer le acompaño al cuarto de Alex, picaron ala puerta pero al no contestar nadie decidieron abrir y les puso la piel de gallina lo que vieron, La agente Carol desenfundo el arma y disparo a esos seres, pero las balas les atravesaban como si nada y avanzaban hacia ellas, Carol observo toda la habitación y vio la estrella azul abierta, con el numero seiscientos sesenta y seis en su interior – El numero del diablo.- Pensó y decidió dispárale y una de las balas alcanzo una de las pequeñas ruedas donde había un seis y la hizo rodar hasta que salió un siete. y esos se elevaron en el aire y se fueron por donde habían venido, la pared volvió a cerrarse como una puerta corrediza y con ayuda de una escalera Carol y su mujer descolgaron a Alex del techo, sacándole las agujas que tenia clavadas. Alex cogió la estrella la cerro y fue con Carol al puerto y la tiro al fondo del mar, pero no dejo de brillar de color azul, , esperando que alguien la cogiera y pusiera los tres seis Parte: XIX :Desde Rusia Con dolor Y Sin Amor Varia gente con mascaras están de espectadores. mientras a un hombre y a una mujer, los dos jóvenes, están arrodillados en el suelo, amordazados y con las manos esposadas a la espalda, les vertían cera de velas negras sobre la piel, seguidamente les pusieron pinzas chinas en los pezones y, retorciéndoselos hasta arrancárselos, les clavan agujas por todo el cuerpo y luego los penetran con un gran taladro, reventándolos por dentro y matándolos, todo esto es grabado en video y a una de las secuestradas llamada Alexandra le dicen: -Tú serás la siguiente Alexandra que se encuentra encerrada en una habitación en la segunda planta de la casa, intenta abrir la ventana, sin lograrlo porque esta atrancada, entonces salta rompiendo los cristales con su cuerpo y haciéndose múltiples cortes, el ruido de los cristales rotos, alerta a los verdugos los cuales ven a la joven correr por el jardín y mandan por ella a Hunter Man que se encuentra con ellos en ese momento, desenfunda su gran machete y comienza a correr detrás de Alexandra, pero esta logra trepar por la puerta del jardín trepar por ella y saltar alcanzando la calle. Va directamente a comisaria, donde le atiende el inspector Alex, al que le cuenta lo sucedido. – Dices que llevaban mascaras y grababan a mi me suena a snuff movies, tendremos que ir para registrar la casa . – Yo no ir.- Dice Alexandra Asustada. – Debes acompañarme, porque eres la única que sabe donde esta la casa y estate tranquila, estando a mi lado, estas protegida de esa gentuza. Van a la casa y como la puerta del jardín está cerrada la abre de un disparo, hace lo mismo con la puerta de la casa y la registra, pero allí no hay nadie. El inspector Alex va al registro de la propiedad y ve que la casa pertenece a un tal Artur Petrovof. Va a su casa acompañado de la agente Carol, este les invita a cafe y a vodka, admiten el café pero rechazan el vodka por estar en acto de servicio , cuando Alex le dice de registrar la casa este se niega sin una orden de registro, entonces Alex desenfunda su Smith & Wesson y lo encañona. – Esta es mi orden de registro.- Le dice – Usted es policía, no puede dispararme. – Si supiera las veces que me han dicho eso, yo impongo mi ley a Sangre y fuego Mira detrás de los cuadros y detrás de cuadro El Grito de Eduard Munch, encuentra una caja fuerte, pidiéndole a Artur la combinación. Se la da y se encuentra con un montón de dvds y los pone en el reproductor y todos resultan ser snuff movies de jóvenes torturados hasta la muerte. Quien te pasa esto, le dice Alex, disparándole en las piernas y en los brazos. – – Alexander Petrovick -¿Es el mismo al que dejaste tu casa? – El hombre afirma con la cabeza. Carol y Alex van dirección a casa del tal Petrovick. Conduce Carol y Alex llama a su mujer diciéndole que no podrá estar en la fiesta de cumpleaños de su hija porque se les ha complicado un caso, su mujer disgustada le hecha la bronca porque siempre le pasa lo mismo y le cuelga el teléfono. Carol qe oye toda la conversación coge un desvió de la carretera, deteniéndose en un hotel, donde hacen el amor salvajemente, llegando al orgasmo los dos a la vez. Luego van a casa del tal Alexander Petrovick , justo cuando sale un coche por la puerta del jardín, lo detienen y le piden los documentos de identidad, les enseñan documentación diplomática que les da inmunidad para ser detenidos o registrados, pero el inspector Alex tiene un presentimiento y a punta de revólver coge las llaves del coche abriendo el maletero, encuentra a una joven amordazada y esposada y ejecuta a tiros a los cuatro hombres del coche pero ninguno de ellos resulta ser Alexander Petrovick.. Alex recibe una llamada de teléfono en su casa. – Soy Alexander Petrovick y te llamo para que sepas que uno de los hombres que ejecutaste en el coche, era mi hermano y lo vas a pagar caro.- Cuelga el telefono. Alex se hace intervenir el teléfono de su casa, para poder localizar una posible, siguiente llamada de Petrovick. En comisaria esa mañana, el inspector Alex echa a faltar a Carol, y recibe un paquete de una empresa de mensajería lo abre y hay una oreja con el pendiente de sirena que el mismo le regalo, escrito con sangre hay una nota que dice lo siguiente: -Esta oreja es de su compañera Carol, sino quiere que se la entregue a trozos preséntese usted solo, sin mas policía en el lugar y hora indicado más abajo. Alexander Petrovick Alex va al lugar indicado que era un cruce de caminos en el bosque por carreteras sin asfaltar, Aparece un coche con petrovick y mas hombres , Petrovick baja del vehículo ayudando a salir a carol y le quita la capucha que le cubre la cara y no le deja ver, el inspector Alex avanza hacia el coche de petrovick, poniendo en la mano derecha de Carol las llaves de su coche, sube a la parte trasera del coche de Petrovick donde hay dos hombres más, y petrovick arranca el coche marchándose. Carol coge el coche de Alex y va a comisaría, donde cuenta lo sucedido. Ai inspector Alex lo llevan al interior de una grande y aislada mansión, lo desnudan y lo echan sobre una mesa con correas en los extremos, atándole los tobillos y las muñecas, le cortan los brazos y las piernas con una sierra y se los comen , mientras Alex grita de dolor en la aislada mansión. – No me gustan los gritos.- dice Alexander Petrovick Atravesándole la lengua con un gancho y estirando, arrancándosela entera para después comérsela. Alex muere ahogado en su propia sangre y desangrado por sus miembros amputados ,seguidamente con un machete lo abren en canal y le arrancan los órganos comiéndoselos. En comisaria hay un chivatazo de donde se encuentra el inspector Alex por parte de un confidente de la policía, se presentan en la mansión de Petrovick, helicópteros y tanquetas y este y sus hombres no oponen resistencia a la detención, pero llegan demasiado tarde, el inspector Alex ya esta muerto. Una vez hay el juicio y va a la cárcel es visitado por la agente Carol, quedándose los dos a solas en una habitación de la prisión, Carol sin mediar palabra lo encañona con su revólver. – esto va por Alex – Usted no puede dispararme, es policía. -Yo; impongo mi ley a sangre y fuego Carol le descarga el cargador en el corazón, menos la última bala, que se la dispara entre los ojos matándolo. Yo, la agente Carol fui juzgada y encarcelada por el asesinato de Alexander Petrovick y en la cárcel contado en tercera persona, escribí este libro contando los diferentes casos , que el inspector Alex, yo y nuestro equipo resolvimos. . -+

Comentarios

  1. Mabel

    11 febrero, 2016

    ¡Impresionante! Un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenido

    • Clivebarker

      11 febrero, 2016

      Me alegra que te gustara mi escrito de Historias sangrientas, gracias por darme la bienvenida

  2. Clivebarker

    11 febrero, 2016

    Me gusta que te gustara mi escrito de historias sangrientas gracias por darme la. Bienvenida

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas