El abuelo

Escrito por
| 302 | 18 Comentarios

Hace cinco años, el abuelo se fue.  En una tarde de invierno, fue a ver el rostro de Dios. Mis lágrimas inundaron el lecho en que yacía,  y deseaba tanto que se pusiera de pie. Como tantas veces, en las que bromeaba. Pero esta vez, no sería así. Se había ido, y no regresaría.  Después de su partida,  no volví a cantar, a coger el piano, o la guitarra Luna, que me regalo  cuando me gradué del colegio. Mucho menos, quería saber algo de mis amigos los libros. Con los que descubrí el África, los tangos, las estaciones de Tokio, los vinos chilenos, las calles de Praga, Lisboa, y tantos otros lugares. Que en mis años universitarios, pude  descubrir de otra manera.

Esta mañana, escuche la  canción la princesa de Serrat. La favorita del abuelo, la que solía cantarme cuando le hablaba de los chicos. Y como una fuerza que me atrajera, pienso que era el abuelo que se había escapado del cielo. Y me sentó  frente al piano, como cuando tenía seis años. Termine  tocándolo, y cantando.  Creo que esta vez, lo hacía mejor que las veces anteriores. Lo sé, porque la brisa con la que acaricio mis cabellos, y mi rostro el abuelo, lo decían.

Había comprendido, que el abuelo ya no regresaría.  Pero todo lo que me apasiona, y me hace sentir viva, lleva su sello.

Comentarios

  1. jon

    9 abril, 2016

    Destacas en este hermoso texto el amor incondicional del abuelo y no te falta razón. Después, evidentemente, de una madre, es su amor el que se aloja en nuestra mente de por vida.
    Abrazos, Lluvia.

    • LluviaAzul

      9 abril, 2016

      Querido Jon, son tan sabias tus palabras. Que siempre llegan al corazón. Abrazos, fuertes.

  2. Mike

    9 abril, 2016

    Jessica,
    Sublime relato. La partida de este mundo de nuestros seres queridos nos deja siempre un gran vacío. Solo el recuerdo vívido de todos y cada uno de los momentos compartidos nos da un cierto sosiego para poder asimilar su ausencia por el resto de nuestras vidas. Saludos y mi voto.

    • LluviaAzul

      9 abril, 2016

      Amigo mío, es cierto. Solo sus recuerdos nos permiten continuar. Un abrazo, fuerte.

  3. Llamas.J.M.

    9 abril, 2016

    Muy buen relato, con esas hondas pinceladas de melancolía y agradecimiento. ¡Un saludo!

  4. Anakin85

    9 abril, 2016

    Precioso Lluvia, me ha gustado un montón, y sabes? Me he llegado a sentir identificada por un momento. Para mí no hay duda que ese mañana fue tu abuelo el que estuvo a tu lado para que te sintieras un poco mejor, como diciéndote que él estará siempre contigo, que nunca estarás sola. Un besazo enorme!

    • LluviaAzul

      9 abril, 2016

      Amiga mía, mil gracias. Tampoco tengo dudas, que fue el abuelo el que vino aquella mañana. Recordándome que estará en los días del arcoíris, y la tormenta. Me siento muy honrada, que puedes identificarte con mi historia.
      Te mando un abrazo muy fuerte, y muchos besitos.

  5. Mabel

    9 abril, 2016

    Es una pena perder a alguien tan querido, que te ha visto crecer, ha estado ahí en los buenos y malos momentos. Pero los recuerdos siempre estarán contigo. Un abrazo Jessica y mi voto desde Andalucía

    • LluviaAzul

      9 abril, 2016

      Mi querida Mabel, es muy triste. Pero aprendes a darle importancia a lo que vale la pena. Pues al final del día, esas personitas nos hacen sentir vivos. Sus recuerdos alientan en los días oscuros.
      Un abrazo, fuerte.

  6. Bheltane

    9 abril, 2016

    Precioso Jessica, yo no dejo de echar de menos al mío y muchas veces veo a alguien en la calle que se le parece y me da un vuelco el corazón, por muchos años que pasen el seguirá ocupando su hueco y su sabiduría será la que me seguirá guiando. Un abrazo querida amiga.

    • LluviaAzul

      9 abril, 2016

      Querida amiga, lamento mucho tu perdida. Y esa sabiduría, siempre estará ahí. Siempre he pensado que Dios esta tan ocupado, que manda a los abuelos como nuestros guardabosques. Esos ángeles terrenales, que construyen sueños, risas, y sabiduría.
      Amiga mía, un abrazo fuerte.

  7. VIMON

    10 abril, 2016

    Bellísimo relato, Lluvia, pleno de auténtica nostalgia.

    • LluviaAzul

      10 abril, 2016

      Querido Vimon, mil gracias. Tus apreciaciones siempre me honran. Un abrazo, fuerte.

  8. Jose_Lobo

    11 abril, 2016

    Nunca se marchan de nuestra lado ni dejan de acompañarnos aquellos a quienes amamos. Precioso. Mi abrazo, Jessica.

    • LluviaAzul

      11 abril, 2016

      Querido José, nunca se marchan. Aprenden a estar de otra forma, en el viento o la lluvia. Un abrazo, fuerte.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas