El relato

Escrito por
| 106 | 12 Comentarios

No recuerda exactamente cuándo fué ni cómo, pero lo que no olvida es la impresión que le causó la lectura de aquel relato. Me dice que cambió su forma de entender.

De mi cosecha saco que debería estar en el primer curso del instituto, o quizá ocurrió cuando estaba terminando el último año de colegio. Por aquella época, me cuenta, su cabeza era un hervidero de pensamientos, emociones y sentimientos que no sabía de dónde surgían o por qué ahora querían darse importancia. Algunos contradictorios, otro nuevos, antiguos también, chocando entre si, mezclándose, conformando una madeja que sentía iba a ser imposible de desenredar.

De sus amistades no esperaba recibir ayuda. Y aunque alguna tuvo, reconoce, sin darme detalles, que no sirvió de mucho.

Entonces un libro de relatos llegó a sus manos, comprado por él mismo en una libreria de viejo. Cuando empezó a leer el cuento no presintió lo que se avecinaba, pero cuando terminó el párrafo que comienza con las frases «Tenemos ante nosotros una tarea que debe ser cumplida velozmente. Sabemos que la demora será ruinosa.» se quedó perplejo.

Sintió uno de esos momentos que llaman «eureka», digo yo que debe ser eso, me explica. Es cuando una idea aparece en tu mente de repente, no sabes de dónde, e ilumina y da sentido a algo que te atoraba. Y te sorprendes, no por la idea en si, que también, sino por su desconcertante procedencia.

En ese caso lo que le dejó perplejo fué la forma en la que el relato ponía palabras a sus emociones, a los pensamientos que le mortificaban por no poder materializarlos en un papel. Y ahí estaba el escritor, narrando y desenredando la madeja de su cabeza, dándole un sentido que él no había sido capaz de encontrar. Era exactamente eso, ¡era él dentro de ese relato!, con el demonio de lo perverso, entendiendo por fín. Y todo ello escrito hacía más de un siglo y medio.

Por eso, me dice, siempre lleva encima un libro de él. Cuando se siente abrumado, cuando no puede y necesita describir lo que pasa por su cabeza, recurre a él, que solícito le resuelve la duda, le señala una salida, una posibilidad o una explicación. ¡Qué bien me conoce! exclama con satisfacción, apurando el vaso de cerveza.

 

Comentarios

  1. Mabel

    15 abril, 2016

    El relato o la historia se hace tan propia que crea un verdadero Mundo en el cual estamos sumergidos. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

    • JGulbert

      25 abril, 2016

      Cierto Mabel, a veces estamos tan dentro de ese Mundo que permanecemos allí horas después de haber dejado el libro. Gracias por el comentario y un saludo,

  2. veteporlasombra

    19 abril, 2016

    No somos más que palabra escrita por algún desconocido. Esperemos que alarguen nuestro desenlace, a ser posible feliz. Un saludo…

    • JGulbert

      25 abril, 2016

      Buen comentario. Desde aquí mi voto para esa reflexión. Un saludo.

  3. Julia.Ojidos

    23 abril, 2016

    Escribimos lo que vivimos; en estado puro o de forma onírica. Cada palabra forma parte de nosotros mismos. Un buen texto, gracias por compartirlo. Un fuerte abrazo y mi voto.

  4. mmm

    29 julio, 2016

    Creo que os habéis quedado bastante cortos al comentar.

    He visto como esta descripciónReltao muestra toda la potencia y el misterio «directo» de los libros. No es sólo que nos metamos en el «mundo del relato» cuando lo leemos, sino que en este caso el autor nos hace ver el «diálogo» ó, mejor dicho, la sintonía entre el antiguo escritor y el moderno lector. Se muestra la magia repentina del libro que te dá un meneo de reajuste vital.

    Y esto queda definitivamente presentado cuando nuestro compañero dice que el tal sujeto se hace acompañar de ese libro con continuidad, en el día a día, para seguir usándolo cuando le acometan otras dudas.

    • JGulbert

      31 julio, 2016

      Exacto mmm. Has dado en el clavo. Ese es la magia que quería transmitir. Muchas gracias por el comentario. Un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas