Mil moscas

Escrito por
| 111 | 11 Comentarios

 Voy caminando por el campo con mi perro.

 No acompaña el tiempo, pues hace un calor de mil demonios,

ese calor húmedo que te pega la ropa al cuerpo,

ese calor propicio para que mil moscas salgan en tropel

a deshacer cualquier vano intento de buscar

la paz y la tranquilidad.

Y, de hecho, eso mismo es lo que sucede.

Mil moscas me revolotean alrededor de la cara

mientras voy caminando,

me incordian, me fastidian,

intento apartarlas con la mano,

pero, por cada una que aparto,

otras cincuenta ocupan diligentes su lugar

en la ardua tarea de sacarme de mis casillas.

Me están estropeando el día,

noto como el mal humor, unido al calor,

empieza a subirme por la espina dorsal,

como una densa y abrasadora oleada

que me llegara al cuello para poner

sus invisibles manos alrededor de mi garganta

y apretar.

De repente, mi perro se para ante algo,

olisqueando el suelo.

Me fijo a ver qué es mientras aparto las moscas de mis ojos,

y veo que es un gato.

Está muerto.

Su cuerpo putrefacto

ya está lleno de gusanos.

Él tiene encima más moscas que yo,

y todas se ponen de acuerdo

para poner sus huevos al unísono

 

 

Pero el gato ya no se puede defender.

Ya no tiene ninguna fuerza vital que anime sus miembros

y los ayude a moverse para apartarlas,

a esas incómodas invitadas

que jamás fueron invitadas,

sino que ellas solas, por sí mismas

se invitaron a su mórbido festín.

Y, como un ligero estremecimiento que me encogiera el alma,

como un rápido destello que me cegara,

veo claramente qué es la vida,

me percato en un segundo de su macabro sentido,

del burlesco secreto que tanto nos ha afligido

durante tantas y tantas generaciones,

que tantos y tantos filosóficos devaneos

ha producido,

y no puedo evitar que me sorprenda

la terrible sencillez

de la respuesta a tan fastidiosa pregunta:

la vida es apartar moscas

para que no hagan su nido en nuestro pelo.

Comentarios

  1. Mabel

    8 abril, 2016

    ¡Me encanta! Un abrazo Alfredo y mi voto desde Andalucía

    • El.Gólem

      9 abril, 2016

      Muchísimas gracias por tu voto y por tus palabras, Mabel. Un saludo.

  2. R.H. Presuel

    9 abril, 2016

    Muy bueno, reflexivo y algo oscuro pero esa verdad oscura es la que nos muestra como es la vida. Un saludo.

    • El.Gólem

      9 abril, 2016

      Precisamente, amigo, lo que intento decir en este relato es que la vida es mucho más sencilla de lo que nos planteamos, con tanta teoría metafísica y filosófica y política y todo eso, cuando al final sólo se trata de sacudirnos lo negativo, lo tóxico, lo que nos roba la paz y nos molesta, como las moscas. Mientras estamos vivos aún podemos hacerlo, así que hay que aprovechar ahora, porque mañana no sabemos lo que vendrá.

      Muchas gracias por tus palabras, y un saludo.

  3. jon

    11 abril, 2016

    El orden cósmico de la existencia al que asistimos, desde la vida, nos muestra escenas de muerte simplificándonos los conceptos que nos han influenciado desde que somos.
    Cientos de miles de imágenes captamos a lo largo de la vida y por inverosímiles que nos parezcan, es la imagen de la putrefacción de la carne la que más nos alerta.
    Buen trabajo, El.
    Saludos.

  4. veteporlasombra

    11 abril, 2016

    La vida es un ir apartando moscas, curiosa reflexión. Todavía estoy intentando digerirla. Lo único que atisbo, así de primeras, es que también cada uno de nosotros somos mosca porculera. Cada cual, a su manera, intenta buscar un cadáver del que alimentarse. Un saludo…

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas