Sin luna y sin estrellas

Escrito por
| 74 | 4 Comentarios

Clin clin clin,  se supone que ahora debo levantar la cabeza y  sonreír agradecido. ¿Agradecido porque? Estoy en la puerta de un supermercado, es invierno y estoy muerto de hambre. No tengo más ropa que la que llevo ni mejor techo que unos cartones. Y aún así debo agradecer que mi denigrante existencia se base en el sustento de monedas de desconocidos que me lanzan monedas cuando pesan demasiado en sus bolsillos, pero que ni siquiera me miran a los ojos mientras lo hacen. ¿Porque me las dan? No saben quién soy, No conocen mi historia. Lo hacen por pena, y pena es lo que me da a mí que mis molidos huesos vivan gracias a esos rostros de miradas esquivas, a menudo suelo pensar que yo soy el que da las monedas. Pero cada día despierto oliendo a vino, más viejo y sin nada que llevarme a la boca.

Comentarios

  1. Mabel

    21 abril, 2016

    ¡Pobres personas que no tienen un techo donde resguardarse! Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  2. Anakin85

    22 abril, 2016

    Muy buenas palabras, me he quedado con ganas de conocer la historia de si narrador. Es un texto duro pero representa muy bien la dura realidad que, desgraciadamente, viven muchas personas en nuestro país. Si te gustan los finales con una vuelta de tuerca, te invito a pasar por ni perfil a Leer » la dinàmica del asteroide» o «una menos» un saludo!

  3. irisdeasomo

    25 abril, 2016

    Maravilloso amiga, mis saludos y mi enhorabuena por maravillosa reflexión. Nos leemos

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas