La primera de las veces

Escrito por
| 137 | 1 Comentario

Ha sido muy provechoso para mi hablar con el padre Mateo, a pesar de que es un hombre muy joven tiene mucha sabiduria y sin duda ha sido algo que se ha guardado en mi mente. No lo de mi madre, la verdad no creo que eso tenga algun remedio, nuestra relacion nunca mejorara como se esperaria de una familia normal, pero si en cuanto a buscar mi felicidad. Siempre la busco en alguien mas olvidandome de que en mi interior hay algo que puede hacerme feliz y que en general la felicidad es mia, proviene de mi cuerpo, nadie mas la sentira tanto como yo cuando la tenga, así que debo aprovechar esos momentos en los cuales pueda ser feliz y hacerlos mas que una realidad, volverlos de verdad algo que cambien mi vida y me hagan decir al final de mi vida que tuve una muy buena relacion no solo con los demas, sino tambien conmigo misma. No pensaba ir a la iglesia, no era lo que tenia en mente cuando sali en la mañana de mi casa, lo que hice fue deambular por la ciudad, pensando en nada y en todo a la vez, meditando sobre las cosas que habia hablado con mi madre y calmando la rabia que sentia por haber llegado hoy a mi casa y por estar destrozando mi vida. Poco a poco fui buscandoa donde ir, no queria llamar a Luis, pues no puedo contarle esto, y tampoco podia llamar a Steven, esta de viaje y de seguro no me contestaria, lo unico que podia hacer era buscar una forma de encontrarme a mi y eso lo hago siempre comprando cosas. Siempre que tengo un problema asisto a los centros comerciales, trato de llenar ese vacio o esa rabia con cosas que utilizare luego, cosas para mi, y no son pocas, esta vez asisto a Berskha, Pull & Bear y tambien a la libreria nacional, me gustan mucho los libros y por ello acudo para comprarme alguno que me llame la atencion, siempr eme han gutsado las historias de reinas antiguas que han perdido su poder de alguna u otra forma, pero que han dejado historia en el mundo y aun se les recuerda por lo mucho o lo poco que hayan hecho, esta vez compro algo sobre la reina Isabel l, aunque en general la unica reina que me ha llamado la atencion por su vida es Maria Antonieta. Al no encontrar nada sobre ella y no perder la entrada compro algo y salgo, espero la lectura me ayude a pensar en otras cosas diferentes y a meterme en mundos nuevos, algunos fantasticos, otros del pasado, otros en los cuales no quisiera vivir, todo con tal que no sena libros de superación personal, los odio, no ayudan en nada y tan solo dirven para hacer ricos a quienes los escribieron, claro, ellos ya se superaron, ahora es tiempo de hacer que la gente crea que eso funciona y ganar dinero a costa de ingenuos y pocos de espiritu que buscan ayuda en alguien igual a uno, son libros en los cuales no botaria un minuto de tiempo. Cuando tengo todo lo que quiero salgo del centro comercial, pero esta vez he tomado otra salida y me encuentro frente a una parroquia, una que no conocia, una que en realidad no tenia idea que estuviera en este lugar, y por alguna u otra forma decido entrar, es un llamdo extraño, pero lo hago mas por curiosidad. Cuando entre en la parroquia senti un deseo de desahogarme, aunque no era el lugar donde mas quisiera estar. Recuerdo mucho que parecia perdida, recuerdo que en general queria irme corriendo, pero en vez de eso me sente en una de las silla y espere, no se que estaba esperando, quiza perdon de Dios por lo que estaba haciendo con aquellos dos hombres, pero en general no se que queria en este lugar. De repente escuche su voz y me sroprendi y fue así como le hable de mi madre y de los problemas entre nosotras. Mateo me dio mucha confianza, me conto algo de su vida y fue un encuentro muy cercano, pero no lo suficiente para hablarle de lo mas que me pasaba, de la traicion que cometia, del verdadero pecado que escondo en mi interior. Creo que aun lo guardare solo para mi, no encuentro conveniente decirlo a alguien, no es tan grave, o eso espero, hasta ahora tan solo quiero que mi corazon se aclare y para ello necesito de toda la ayuda de Dios. Mateo me dio muy buenos consejos y salgo de la parroquia muy contenta, espeor volver pronto, por ahora debo ir de nuevo a mi hogar, es tarde y ya Steven esta a punto de llegar a la casa, si no es que ya esta en ella. Tomo el primer taxi que veo y en el camino decido llamar a Luis, al menos saludarlo y desearle lo mejor, me pide nos veamos, pero le digo que estoy algo cansada por la escalada a la piedra del Peñol, en ese momento pide visitarme, pero le digo que ya mi madre esta aqui y no es necesario, ademas quiero que el tambien descanse, de seguro como yo tambien lo necesita, aunque haga deporte su cuerpo tambien se cansa. Es me da tiempo para pensar como hare para tratarlo esta semana, si no le hbalo el me buscara, sabe donde vivo y Steven no lo puede ver, eso seria condenarme y no quiero hacerlo aún, no ahora que apenas todo comienza. Llego a la casa y cuando entro alli esta su auto, Steven ya llego y no se cuanto tiempo lleve en la casa, al menos espero que mi madre no se encuentre, me fui por ella y espero no encontrarla, ahora bastantes explicaciones debo de darle a mi esposo por no encontrarme en nuestro feliz hogar. Subo y abro la puerta, esta hablando, no esta solo, la otra voz es de una mujer, mi maravillosa madre aun esta en la casa. Cuando sienten cerrar la puerta se asoman a ver quien es, Steven al verme camina hacia mi y me toma de los brazos, entramos en la habitación, su saludo no es nada agradable y no se cuantas cosas haya hablado ya con mi madre, las bolsas se me caen de las manos, me esta haciendo daño.

– ¿En donde estabas? – Me pregunta soltandome por fin, es un susurro, no quiere que mi madre escuche la pelea – ¿Ya se te quito el dolor de cabeza que te fuiste de compras… Acabo de llegar del aeropuerto y tu, no estas aqui como deberias, que te pasa Ximena, una verdadera esposa me hubiese esperado.

– Te puedes calmar un segundo – Noto su mirada acusadora – No Steven, no se me ha quitado el dolor, y si me fui y no me encontraste es porque no soporto a mi madre y lo sabes. Llegó y me desperto, mira que la cama un esta sin arreglar… Me dijo que te queria ver y al no irse preferi irme, no la queria ver, sabes bien lo que pienso y esperaba no encontrarla aqui, pero veo que es demasiado persistente.

– En eso tienes razón, si lo dices tu que eres su hija, dimelo a mi que apenas tratamos… ¿Y porque no fuiste por mi al aeropuerto? me hubiese encantado verte.

– Porque queria darte una sorpresa, pero veo que no la quieres ya.

– Una sorpresa – Se aplaca y me abraza- Muestrame que es. Me libero de sus brazos, camino a una de las bolsas y se que hice lo correcto, le he comprado una camisa y una nueva corbata para que segun yo, solo las utilice en las fechas mas importantes y cuando este a mi lado, No es algo que el no pueda comprar, pero al ver que se lo doy con «Corazon» me da un beso que se me hace eterno y sonrie, al menos ha cambiado de actitud y esta mas flexible conmigo… Espero y pronto se vaya… Pero ahora debo ser la esposa amorosa y que lo extraño, al menos para que no sospeche nada de mi.

– Steven, se que aveces me comporto como una mujer que no te quiere, no te demuestro muchas cosas y aveces incluso soy grosera y te digo cosas horribles – Trato de que sea muy natural – pero me he puesto a pensar estos días que estviste lejos, que me hace mucha falta y que sin ti es dificil estar para mi. Tu me cuidas como nadie, me quieres como nadie y eso es algo que no cambiara. Quiero que sepas que quiero hacer lo mismo contigo, y ya que estas aqui quisiera demostrarte mi amor hoy – Si lo tengo contento no sospechara de un amante y me dejara ser mas libre, eso espero – Así que ya que estas aqui porque no haces que mi madre se vaya mientras que yo preparo todo para una noche donde solo estemos tu y yo. Veo que le gusta la idea, lo puedo notar en su pantalon y me gusta verlo así, son en estos momento que me parece un hombre sexy, veo que su miembro se le marca y eso es excitante, me gusta verlo de esa manera, mas porque no solo su pantalon le marca su pene sino tambien su gran trasero trabajado, la verdad es que en este momento si me apetece estar con él, lo deseo, pero no se si es porque quiero cambiar de idea para ser feliz o porque no quiero que descubra mi relacion con otro hombre.

Al fin descubro que es porque mi egoismo de nuevo ataca, no quiero perderlo y así lo tendria para siempre por si es que las cosas no funcionan con Luis en poco tiempo. Lo malo de Steven es que quiere que lo hagamos ya, pero aun se encuentra mi madre en la casa, y primero ella se debe ir de este lugar. Hago caer en cuenta a Steven de aquello y se calma un poco, no puede salir así a verla, me suelta y se sienta un segundo con una risa en su rostro, eso me da tiempo para prepararme para hacer el amor con él, el hombre del cual me he quejado durante tanto tiempo.

– Eres mala Ximena, eres muy mala, y eso me gusta aun mas – Me mira y se muerde un labio.

– No pienses mas en eso, lo mejor es que atiendas a mi madre a ver que quiere, cuando se vaya tendremos toda la tarde para nosotros… Mientras eso – Me acerco y le doy un beso – Yo me dare un baño.

– ¿No me esperarias para que nos bañemos juntos?

– Si mi madre se va rapido, estare en el baño esperandote – Lo beso y camino al baño, la verdad es que lo necesito, desde ayer tengo esta ropa, dormi con ella, me siento demasiado sucia para seguir así vestida. Siento como cuando entro al baño Steven sale de la habitación y cierra la puerta, se lo que sigue, la llevara al estudio y hablaran mucho tiempo, entonces mi madre le pedira dinero, alguna ayuda para algo que se inventara ahora, el le dira que no y ella lo convencera de alguna manera, le dira que es la ultima vez que lo molesta y que ya no la vera en este lugar para pedirle dinero, Steven seguira en negativa, pero al verla tan insistente y el tan poco paciente le dara dinero, con un consejo y una advertencia de por medio, mi madre se ira d ela casa y el vendra corriendo hasta donde estoy, así que es el momento de actuar y ser la esposa mas fiel y amorosa que se haya visto en nuestra relación. No le importara lo cansado que este del viaje, en realidad eso lo tiene sin cuidado, lo unico que hara sera esperar que lo desnude para así poderme penetrar de la forma que le gusta, pero esta vez sere yo quien tome la decision de como hacerlo. Espero no pensar en Luis mientras lo haga con Steven, aunque no tendria porque, con Luis no he estado una sola vez, debo concentrarme en mi esposo, el hombre que si no funciona con otro debere hacer feliz para el resto de mi vida y el cual me hara feliz a mi por el resto de la suya, en su cabeza no existe la palabra divorcio. El baño lo tomo en paz y en realidad estoy esperando a Steven, pero al ver que no llega luego de media hora decido salir de la tina y caminar hacia la habitación, alli me pongo ropa interior sexy, de color rojo que se le gusta, y una de sus camisas, como siempre su olor es demasiado agradable, organizo un poco la cama y bajo las luces de las lamparas para que todo se vea romantico. Enciendo la television y sigo esperando hasta que siento como estan hablando al frente de la puerta de la habitación, mi madre como siempre haciendome quedar mal, pero a Steven parece esta vez no importarle.

– Escuchame Steven – Escucho la voz de mi madre, me acerco a la puerta para poder escucharlos mejor – No entiendo porque pero estos dias que no estuviste Ximena estuvo muy extraña, ayer vine y no estaba en casa y eso me preocup…

– Estaba enferma, ella me lo dijo, creo que debe estar mas enterada de las cosas que su hija hace en vez de pedirnos dinero… Señora Elena – Siento como le abre la puerta – Por favor, quiero descansar así que nos deja solos.

– Claro que si, lo que tu digas… Me despides de mi hija – Siento sus pasos y cuando se detiene de nuevo – Y de nuevo Gra… – La puerta se cierra de golpe.

Corro a la cama y me quedo alli esperando que Steven abra pero no sucede, pasan cinco minutos y nada, así que decido salir a buscarlo pero no lo encuentro en la sala, camino hasta el estudio y allí esta, ha quedado estresado despues de la visita de mi madre, no se cuanto dinero le dio, ni quiero saber, pero no me gusta cuando se pone así porque quien paga los platos rotos soy yo. Me quedo en la puerta, recostada contra el marco, el no me ha visto porque esta de espaldas y se ha quitado el Blazer que tenia puesto, se ha quedado en pantalon y camisa por fuera que aun hace que su trasero se note, me hace desearlo. Cuando se gira me mira, pero me ignora por completo.

– ¿Que te dijo mi madre? – Espero no haya sido por lo ultimo.

– Me pidio mucho dinero Ximena y me supongo que no estas enterada, tu madre esta mas que endeuda, debe cinco millones de pesos en el casino, se volvio mas adicta y no tenia con que pagar, el juego de tu madre va a terminar por arruinarnos Ximena, es demasiado y tan solo le dieron dos dias…

– No debiste – Me lleno de rabia, mi madre siempre hace esto, utiliza este hombre que no tiene nada que ver con su juego, la verdad por eso la odio, porque todo lo que hace siempre lo hace para ser una mantenida, Steven no tiene obligaciones con ella – En serio no debiste, Steven si ella juega asi entonces tiene que hacerse responsable de sus actos…

– ¿No te importa lo que le pase?

– No Steven, si a ella no le importa, si se mantiene jugando, porque a nosotros debe importarnos, ella ya es muy mayor y no tiene porque usarte… – Se me salen las lagrimas.

– ¿Porque lloras? – Se acerca a mi – ¿Que pasa hermosa?

– Steven, tu no te mereces esto, mi madre te pide dinero y yo… –  Y yo no puedo hacer nada para evitar que se lo des, eres un hombre de un gran corazon, pero no puedes seguir haciendo eso con ella – Le toco la cara y lo beso, creo que es la primer vez que lo beso sinceramente – Creo que nos dañaron la tarde y noche.

– Princesa, dejame terminar unas cosas, no solo fue lo de tu madre, debo viajar…

– ¿Otra vez? – Suena a que no quiero, pero en realidad lo necesito, me hace falta Luis.

– Es a Bogota, y sera el fin de semana, no sera un viaje largo, sera de sabado a Domingo en la noche, no te preocupes, esto te lo compensare… Y sobre hoy, termino esto y en la noche ¿Que quieres hacer?

En realidad nada, estoy cansada, solo quiero dormir, así que debo pintarle un plan para que suene convincente quedarnos en casa, algo que sea sencillo pero que el vea que me hace querer estar a su lado. – Solo quiero estar contigo – Le hago pucheros aun con sus brazos en mi cintura

– Quedemos aqui en la casa, no se pedimos domicilio y luego pues si aun no has perdido el impulso de ahoria – Bajo la mirada a su pantalon – Entonces, hacemos el amor.

– Veo que te hice falta, hare lo necesario para terminar esto ya, creeme, quiero estar dentro de ti. Me besa y se aleja a su escritorio, yo tambien me voy hacia la habitación y me tiro en la cama, y son por estas cosas por las cuales no logro enamorarme de este hombre. Pone su trabajo por encima de todo y es algo que me molesta, hubiese podido dejar eso para mas tarde y acompañarme, pero no, se ocupa mas de él que de mi, es algo que no me gusat y que no podre comprender jamas como mujer, necesito que se me valore y es algo que el no hace, la verda me duele en lo mas profundo y esa es la perdicion de todas las mujeres que se casan con un hombre tan ocupado, al final terminan llenas de amigas igual que se sientan en un club a chismosear de las demas y a ver quien tiene la vida mas aburrida, y ese no sera mi destino, en cambio al pensar en Luis, la vida me cambia, es diferente, es como si todo lo que el me propone fuera bueno, no le importa su trabajo y su tiempo, quiere estar conmigo y eso es algo que me hace sentir importante ante su vida, no son los regalos, es el tiempo el que cuenta. La noche llega y efectivamente hacemos lo que dije, comemos pizza y vemos una pelicula, me acuesto en su pecho, estoy aburrida por lo que paso en la tarde y el esta cansado, e sun hombre demasiado ocupado, con muchas preocupaciones y lo deja reflejado cuando se duerme estando a mi lado, su impulso fue momentaneo, y mi madre y quien lo halla llamado son los culpables de todo aquello que daño incluso mi ilusion de seguir luchando por algo que ha estado perdido desde el día que nos casamos. Y recuerdo que maña es martes, de nuevo debo trabajar, que maldita y miserable es mi vida. Odio esa maldita empresa y al pensar que debo pasar mas dias dentro de ella sin descanso me dan ganas de irme a cuaqluier lugar y escapar corriendo, dejar todo votado, hacer que mi vida sea diferente, ser otra. De nuevo empiezan las madrugadas, la gente que no quiero ver, los regaños sin sentido, aguantarle el genio a gente que me empieza a caer mal o que ya lo hace, cansarme para otro, esa es mi vida a partir de mañana y la odio, y espero que los dias pasen rapido para no tener que pensar en trabajar hasta me dan ganas de llorar, mi cuerpo ya no quiere trabajar, lo siento, y yo estoy harta de ir a ese lugar a encerrarme cada día con la esperanza de un futuro que no se si lograre.

La semana inicia y yo con ella, aburrida, aguantando un día a la vez, esperando no se, que me echen, que me digan estas despedida, que me digan no vuelvas, serian las mejores frases que como persona podria recibir, sin duda alguna me harian feliz, pero eso no sucede en la semana, y de hecho y a pesar de ser menos dias el tiempo se hace largo y los dias sin eternos, estoy cansada de la misma gente y saber que debo venir cada día es un maldito y cruel sentido de mi vida que jamas podre encontrar. No entiendo de verdad como hay personas tan entregadas a las empresas sabiendo que siempre hara un gerente que no valora el trabajo, claro, a no ser que le genere ganancias, pero cuando algo no le sirve te lo saca en cara, como todo lo demas, y te hace ver como el empleado menos importante en su compañia. Es estupido pensar que algun día alcanzaremos esa meta sabiendo que para ellos somos tan reemplazables que solo necesitamos un error, y al mas minimo, te sacan como si fueras un trapo sucio, de nada vale tener sentido de pertenencia cuando no creen en ti por tus pocos años, el gerente siempre tendra su gente de confianza, y nunca te tomara en serio, ni siquiera a mi que soy su esposa. Cuando llega el viernes es como si hubiese vivido un mes aqui, estoy tan cansada que odio cada vez mas madrugar y servir a esta gente que no vale nada para mi, gente que de ser posible ya me hubiesen sacado, pero a los cuales debo de llamar, compañeros, Steven ya esta planeando el viaje, y yo he estado alejada de todo lo que respecta a Luis y se muy poco de él. Solo pudimos hablar dos veces en la semana y fue muy poco lo que hablamos, la verdad es que lo hice cuando estaba sola en la oficina, pero a cada una de sus invitaciones debia decir que no porque obviamente mi esposo nunca me dejaria hacer nada que no fuera con él. En la ultima conversación le propongo vernos el saado ya que he estado muy ocupada y el acepta, ahora que Steven se va podre ir a la fiesta de mi amiga, invitarlo a él y que conozca a un hombre que me esta haciendo suspirar, al menos se quienes no iran a esa fiesta, las mujeres mas chismosas de la empresa, eso me calma, los hombres me tienen sin cuidado, se muy bien como manejarlos y ninguno se meteria conmigo, soy la esposa del gerente, si lo hacen sencillamente mentire y los hare sacar por mas amigos que sean o no. El sabado desdepues del trabajo Steven ya no esta y yo soy libre, hemos quedado de vernos a las 8:00 pm, pasara por mi e iremos a la casa de Valeria, donde sera la gran fiesta, en general no se donde es, no he ido nunca a su casa pero, se que Luis conoce muy bien la ciudad, dara con la direccion en el momento exacto. La tarde corre muy rapida, esto e slo que odio, toda la semana es lenta, y el fin de semana es solo como un segundo, cierras los ojos y de vuelta a tu trabajo, bueno, al menos este lo disfrutare, igual que el pasado. Empiezo a arreglarme y cuando menos lo pienso son las 6:00 pm, estoy lista, aunque aun me miro en el espejo, llevo tacones y un jean negro con una blusa fucsia, creo que apenas es para esta noche donde bailaremos, ademas que llevo el cabello suelto, pero por si acaso llevo algo para recogerlo si me da mucho calor. Ceno algo rapido y Luis llega por mi, esta en la moto, creo que no bebera, eso es bueno, cuando lo veo me llena de alegria, no puedo evitar soltarme en sus brazos y besarlo, y es una sensación distinta a las que tengo con Steven, con Luis me siento mas que amada. Esta perfecto, jean blanco, camisa roja y zapatos cafes, peinado perfectamente, me dan ganas de desnudarlo y saber que tiene debajo de sus boxer que por lo que veo son de color negro cuando se sube en la noto y su camisa se levanta… Me entran deseos de tocarle su miembro por encima pero me calmo. Nos vamos en la moto y llegamos mas pronto d elo que pensaba, el lugar esta atestado, hay mucha gente, no sabia que ella tuviera tantas amistades, pero así es, es una mujer muy popular, me alegro mucho por ella. Dejamos la moto y entramos, es un barrio bueno donde vive, Envigado, cerca al parque, con razon hace tanto ruido y no le importa, es un sector de esos donde la gente no se queja mucho por la musica alta, antes bien, se unen a la fiesta. Veo caras conocidas, algunos de la empresa del taller, otros del area de especificaciones, otros de operaciones, y ellos me ven entrando de la mano con un hombre que no es Steven, tan solo esperare sus comentarios, se iran despidiendo de la empresa para siempre. Cuando entro por la casa la veo allí, rodeada de amigas, con su novio al lado, al verme me abraza y al ver a Luis me hace una mirada complice ¿Y quien es este? entonce nos lleva a un lugar donde haya menos ruido y podamos cruzar algunas palabras.

– No pense que fueras a venir- Me dice abrazandome – La mayoria siempre pregunta por ti porque eres mi amiga, creo que los dejaste sorprendidos.

– Incluso yo estoy sorprendida, no pense venir, pero bueno, debo sacar tiempo para todo… Mira – Cambio de tema de inmediato – Te presento, el es Luis, el chico con el cual estoy saliendo hace unos días, te hice caso y sali sola a la calle, me lo encontre y me tiene mal – Nos reimos, se dan un beso y Luis parece divertirse.

– Oye galan, que hiciste para conquistarla.

– No se, creo que fue mi gran verbo y mi excelente forma de tratarla.

– Pues con eso hasta yo me enamoro – Dice sonriente.

– Oye, es mio – Nos reimos, ella me presenta a su pareja y nos unimos a la fiesta que empieza subir de tono con el pasar de las horas.

Luis no bebe, pero yo si me tomo algunos aguardientes y empiezo a decir tonterias y a ser mas divertida, eso le gusta, y sin importarme nada lo beso y el me besa con todo el amor del mundo, se ha entendido muy bien con el novio de Valeria y yo mientras ellos hablan, cmverso con ella sobre el y sobre Steven, un nombre que no se puede pronunciar aqui porque Luis no sabe quien es, y no tiene idea de que estoy casada.

– Por eso la falta de argolla – Ella lo ve a pesar de la poca luz.

– Si, por favor amiga, ayudame si, me gusta y mucho, y Steven esta de viaje, que tal que lo deje por este.

– Te ayudare porque se lo infeliz que eres con Steven, pero eres una puta suertuda, tienes un marido que yo muero por comerme – La miro a pesar que ya me lo ha dicho – Tu sabes que es asi, Steven esta muy bueno, ha de tener un pene delicioso… Y este Luis, oye amiga, por favor, hazle hoy el amor, encoñalo, es el hombre para ti, es mas, vayan y bailen la siguiente cancion que les pondre para ustedes.

Se para y se pierde, veo que va al computador y poner un regueton que se llama Travesuras, no soy muy amante al genero, de hecho no me gusta, a Luis tampoco, pero para bailar es interesante y lo invito y me sigue. Se ubica detras de mi, gracias alos tacones mi trasero queda en su pene y puedo sentirlo cuando me muevo. Baila lento yo le bailo sexy, le gusta, se acerca a mi y me besa, un beso que es excitante, siento que se empieza a despertar su pene y me gusta la sensacion, el baile se vuelve cada vez mejor, y yo con el estoy en extasis. Siento que suda, siento su respiracion agitada, siento como se mueve al ritmo de la cancion y me hace quererlo, lo hace muy bien, ya me imagino como sera en la cama. Siento epifanias con el, y es como si no me importara nada mas, la luz es baja asi que bailo como el me pide, apretandome contra su cadera, haciendome sentir lo que bajo sus pantalones es un torbellino de calor queriendo liberarse dentro de mi. Cuando la cancion acaba ella pone otra, es un vallenato, se que el esta excitado, no quiero que nadie lo vea, así que lo tomo y bailo con el para que se calme, aprovecho para hablarle al oido.

– Bailas muy bien. – Y tu para no gustarte esa musica – Me dice y me besa – Me tienes mal, sabes de que hablo, hace mucho no me pasab eso, Ximena… Quiero tener sexo contigo esta noche.

– Yo igual, pero tendriamos que irnos ahora si queremos encontrar un mo…

– ¿Quien dijo motel? Nos vamos para mi casa. Son las dos en la mañana y nos despedimos, Valeria ya sabe que haremos así que no me detiene, me subo en la moto y me pego mas a él, el viento empiza a marearme deido al alcohol, pero me sostengo, quiero ser la amante perfecta para Luis. En poco tiempo estamos en su casa, deja la moto y me lleva cargada hasta su habitacion, donde la tempratura sube y nos desnudamos, el a mi, y yo a el, y antes de poder quitarle su ropa interior bajo besando su abdomen y llego hasta el resorte del interior y por encima de ellos beso su miembro hasta que no aguanta mas y se sale, haciendo ver lo grande y grueso que es, sin importame nada, empiezo a chupar de su pene y todo indica que le gusta. Cuando ya tuvi suficiente me toma en brazos, me tira en la cama y baja mis bragas, metiendo su lengua en mi parte mas sensible, haciendome querer mas y mas, sinitiendo sus besos calidos y llevandome a la gloria con nada movimiento. Lo traigo a mi, lo beso, es hora que me penetre. busca entre su billetera un condon que encuentra de inmediato, se lo pone, yo lo ayudo y mirandome a los ojos, tomando mi mano derecha con la suya entra en mi suave y delicadamente, moviendo su cadera para una mejor sensación.. Siento con cada movimiento sus musculos bien formados, llevo mis manos por su espalda, hasta su trasero fuerte y me doy una palmada, se rie le gusta y me cambia de posicion, ahora estoy de espaldas a el, casi no me gusta, pero me quedo así hasta que decido llevar el control y saliendome de él lo tiro a la cama y me siento encima de su pene erecto, moviendome para hacerlo excitar. Le gusta lo veo, lo hace sentir muy bien, su rostro de placer me lo dice e insisto en esa posicion hasta que de nuevo me tira en la cama y se pone encima de mi, esta a punto de terminar, siento como su respiracion se acelera y el sudor nos corre a ambos, las sabanas estan mojadas y ambos cansados, pero a la vez, deseando ver al otro terminar. Luis me hace venirme en una explosion que no sentia hace mucho tiempo, y el, bueno, tiene que quitarse el condon, tienen demasiado semen en el y le da miedo que se explte aun dentro de mi, su grito fue magico para mis oidos, lo desee y el a mi, me gusto y a el tambien, se tira ami lado y me besa, la poca luz de la luna deja ver nuestros rostros.

– No habia sentido eso con nadie – Dice entre suspiros, yo estoy agitada tanto como el – eres impresionante hermosa, me has hecho pasar una de las mejores noches de mi vida.

– Tu a mi tambien – Le contesto mientras lo abrazo, el me da un beso en la frente y quedamos pegados cuerpo a cuerpo, su sudor se impregna en mi piel, huele bien, muy bien, me hace desearlo mas – Fuiste maravilloso, y lo haces muy bien, te mueves de una forma impresionante.

– Bueno, tu igual, cuando te montaste encima de mi… Ufff… Eso fue impresionante, senti que me venia de inmediato, por eso debi cambiar, me pusiste muy sensible sabes… Esa cadera fue impresionante.

-Lo mismo digo de ti, no sabia que tenias otro tatuaje – Lo note cuando vi su perfil, tiene unas lestras chinas al costado de su abdomen – ¿Que significa?

– Creeme, no se – Se rie y me hace reir – Pero me gusta, me lo hice muy joven, fue el primero, a mi madre no le gusto. – Pues a mi me gusta y mucho…

Gracias – Me mira cuando pongo mis manos en su pecho y lo observo – Gracias por esta noche, quiero seguir contigo cada vez mas, mucho mas lejos. eres el hombre que soñaba hace mucho. –

Y tu la mujer que queria hace mucho tiempo, de haberte conocido antes ya serias mi esposa – Nos besamos, un tiempo mas de conversacion y terminamos dormidos, yo estoy cansada y ebria, y el, bueno, el solo cansado. A la maña siguiente me despierto en su cama con la sabana hasta los senos, es una cama muy comoda y la almohada parece de plumas, no quisiera levantarme, pero al abrir los ojos no lo veo al lado y me asusta pensar que me ha dejado sola y se ha ido sin mi. Despierto agitada pero en ese momento la puerta se abre y el entra, viene con una charola en sus manos y en ella un desayuno, esta en boxer, esos mismos boxer negros que anoche bese, se sienta a mi lado y veo que se levanto temprano para tener esto listo. Cereal con fruta, manzana, banana y pera, y tambie leche para ambos, lo sirve y comemos juntos, besandonos como un par de idiotas, lo amo, lo se, y estoy cometiendo un grave error al hacerlo enamorarse de mi. Nos quedamos en la cama durante un tiempo luego del desayuno, recorro con la mano sus abdominales perfectos, le dan cosquillas y se rie, lo hago con mas ganas, el recorre con su mano mi espalda hasta llegar a mi trasero, a veces lo golpea y eso e hacen dar ganas de mas sexo así que yo llego hasta el restorte y toco por encima su miembro, esta erecto, pero nos calmamos, no queremos matar las ganas tan pronto, nos levantamos, me siento mareada pero no importa, tengo que ir a casa, debo descansar, ademas Steven vueleve en la tarde y debe encontrarme, al menos este fin de semana si. Me subo en la moto, nos besamos mucho antes de salir, llegamos hasta mi hogar y me bajo en la porteria, lo beso de nuevo y entro algo tambaleante, aun siento que el mundo me da vueltas, estoy mareada y siento en la boca un horrible sabor a Alcohol, la verdad es que de nada se pierde uno al beber tanto, al otro dia los sintomas son terribles. El vigilante quiere decirme algo pero camino hacia mi casa, quiero dormir, subo en el ascensor y abro la puerta, al entrar me encuentro con algo poco usual, la maleta de Steven esta en la entrada a nuestra habitación. Mierda, ya esta aqui y apenas son las 9:00 am, se suponia venia tarde. Abro la puerta de la haitación y no esta alli, pero las sabanas estan arrugadas, como si alguien se hubiera sentado en ella, creo que Steven ha estado aqui mas del tiempo que yo creia justo y ahora estoy asustada. Camino hacia la sala y alli esta, sentado mirando hacia el ventanal, ha bebido, mucho, tiene dos botellas de Whisky terminadas y una tercera que apenas inicio, no se que esta pasando, pero de verdad tengo panico de lo que pueda pasar.

– ¿Steven? – Le pregunto caminando despacio hasta que lo tebgo en frente, esta sin camisa y ha llorado, esta con ojeras, su olor a alcohol es terrible – ¿Que haces aqui tan temprano? – Se me pasa el guayabo al verlo – Pense que llegabas en la noche.

– Eso mismo pensaba yo – Esta borracho, se nota en su voz, no me mira, esta mirando a la ventana – Pero anoche te estaba llamando y no me contestabas, acaso no has mirado tu celular. Lo miro, en efecto tengo mas de cincuenta llamadas de este hombre, todas entre las 8 y las 9 pm. – Entonces – Prosigue con su relato – decidi que primero estas tu antes que mi trabajo, y tome un vuelo a pesar de que ya habiamos reservado, y entonces, llego a la casa y me doy cuenta de que mi mujer, no estas, a las 12:00 de la madrugada ella no esta. Y apenas llega a esta hora, a las 9:00 de la mañana… Dime una cosa – Se levanta y me mira – ¿Acaso crees que soy idiota? – Arroja la copa de Whisky contra el suelo, se rompe de inmediato y se riega el liquido, doy unos pasos hacia atras, nunca lo habia visto así.

– ¿De que estas hablando Steven? – Le pregunto – Porque dices eso – Es imposible que sepa la verdad.

– Claro, ahora entiendo porque te comportabas de esa manera toda esta semana, ¿Tanto querias ir a la dichosa fiesta de tu amiga que me hiciste pensar que me amabas? De verdad creias que no me daria cuenta de ello, me crees estupido no, pero te descubir, y ahora vas a entender de una vez por todas que eres mi mujer y lo que yo diga, eso se hace.

– ¿Que quieres decir Steven? – Le hago frente – Me vas a encerrrar en esta casa, o acaso que piensas hacer, ya lo hice, fui a su fiesta, tu nunca quieres hacer nada conmigo y no pensaba quedarme sola encerrada en este lugar me entiendes. Fui a la fiesta, y la pase bien, la hubiese pasado mejor contigo, pero nunca quieres hacer nada que me haga feliz.

– ¿No eres feliz?

– ¡NO! – Grito – Hace mucho no lo soy, y deberias saberlo, me encuentro atrapada entre tu vida y la empresa, que quieres que haga, que me siente a ver como tu si logras tus sueños y yo me conformo con ganarme una quincena y ya, pues no, yo tambien quiero hacer cosas, yo tambien quiero salir y quiero ser feliz, pero eso es algo que tu no me permites.

– Entonces conformate con ser infeliz, porque nunca te dare el divorcio me entiendes, nunca.

– Perfecto Steven, entonces ambos seremos infelices. – De que estas hablando. – Ya no sere tu mujer de adorno – Veo como se le abren los ojos – Si tu te cansas yo atmbien me canso de que me hagas lo que quieres y que me uses para quedar bien, tu no me permitiras salir, pero yo saldre, y cuando lo haga entonces no te asombres, no me puedes tener encerrada y ya veras Steven, ya veras de lo que soy capaz cuando no estes.

– ¡Es una amenaza!

– Si que lo es – Me acerco a él – te vas a arrepentir de tratarme como me tratas, te odio Steven y jamas podre amarte. Pienso en irme, pero me toma de un brazo y me gira, lo ultimo que siento es su puño en mi ojo derecho.

Comentarios

  1. Mabel

    3 junio, 2016

    Muy bueno. Un abrazo Leo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas