Nimiedades (3). Cleopatra

Escrito por
| 86 | 7 Comentarios

CLEOPATRA

Yo tenía una gata que se llamaba Cleopatra. Y se llamaba Cleopatra porque estoy seguro de que si existiera un imperio gatuno Cleopatra sería la Reina, o más bien, de acuerdo con su nombre, la Faraona. Hermosa a más no poder y elegante como tomarse una copa de champagne en la torre Eiffel, Cleopatra era totalmente consciente de su singular belleza y su elegancia imperial, a tal grado que ingería sus alimentos a solas, escondida, para que nadie la viera si llegaba a ensuciar su aterciopelado pelaje; además de que se bañaba y se peinaba cuando menos trescientas veces al día. Nunca una mancha, nunca un pelito fuera de lugar, nunca un olorcito que no fuera como el del trigo maduro del campo. Caminaba –o tal vez debería decir, flotaba– como si fuera una modelo de la revista Vogue, y ni siquiera se dignaba mirarte, a no ser de manera displicente, como una emperatriz mira a sus humildes súbditos. Pero al llegar la noche, la Reina del Nilo, con todo y ser un espécimen eminentemente nocturno, se acomodaba sigilosamente sobre mi regazo, mientras yo intentaba leer “La Guerra y la Paz” de Tolstoi, o alguna otra de esas novelas tamaño ladrillo; se acurrucaba silenciosa, hecha un ovillo sobre mis piernas, y con total sosiego se ponía a roncar. Contagiado por aquel melódico y dulce ronroneo, casi siempre yo también me quedaba profundamente dormido. Esa es la razón –no les quepa duda– por la que nunca terminé el mamotreto de Tolstoi; y ya no lo voy a terminar nunca, porque ahora que Cleopatra ya no está conmigo, esa lectura ya no se me antoja.

 

Comentarios

  1. Mabel

    5 septiembre, 2016

    ¡Qué relato tan tierno y hermoso! Un abrazo Vicente y mi voto desde Andalucía

    • VIMON

      5 septiembre, 2016

      Muchas gracias, Mabel, y un abrazo.

  2. gonzalez

    5 septiembre, 2016

    Me gustó mucho, amigo Vimon… pero puede ser que ya lo habías subido? Igualmente te dejo mi voto y un fuerte abrazo!

    • VIMON

      5 septiembre, 2016

      Me alegra que te haya gustado, amigo González, mil gracias por tu visita y un abrazo.

  3. Beatriz Álvarez Tostado

    5 septiembre, 2016

    Qué bello texto, VIMON! Me recuerda a Kenya, una gatita Siamesa así como la de la imagen, que era de mi hija y que también le encantaba estar en mi regazo aunque yo estuviera revisando exámenes y su lugar favorito… ¡Mi recámara! Mi voto junto con un regio abrazo.

    • VIMON

      5 septiembre, 2016

      Así son de tiernas las gatitas, Betty. Muchas gracias por tu visita y un abrazo.

  4. Eva.Franco

    12 septiembre, 2016

    Tierno, con un toque de nostalgia al final, me recuerda a mi gatita de tres patas, dulce, tierna y no tan agraciada como lo fue tu Cleopatra.

    Excelente como siempre.

    Besos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas