La falla de impresión

Escrito por
| 56 | 2 Comentarios

He trabajado como técnico de soporte durante los últimos quince años y en todo ese tiempo jamás había visto o escuchado un caso como este. Y es que desde hacía una semana que la impresora láser de Wendy, una de las asistentes de la oficina, comenzó a dejar una extraña mancha en la primera impresión del día.

La mancha en cuestión era bastante grande y molesta pero lo que en verdad me llamaba la atención era que sólo la primera hoja del día se manchaba, incluso una mañana quise ganarle la jugada a la impresora y le realicé una limpieza antes de que Wendy se presentara, así descartaba la posibilidad de que fuera por la inactividad nocturna que se acumulara el tóner en alguna pieza, no obstante, incluso en esa ocasión la mancha apareció en la primera hoja impresa. Algunos bromistas comenzaron a referirse a mí como “el hombre de la mancha”, por mi fracaso en deshacerme de la falla de impresión.

Lo peor fue ayer, no sólo se manchó terriblemente cerca de la mitad de la primera hoja, sino que en todo el resto de la misma se imprimieron caracteres aparentemente aleatorios. Me pareció tan curioso que me quedé con la impresión. Javier, mi compañero, sugirió que aquello parecía algún código y la curiosidad nos hizo buscar en internet. Aquellas coincidían con las representaciones de caracteres en ASCII y siendo así el texto podía leerse como: MORIRAS HOY, repetido una y otra vez por toda la página.

Admito que mi escepticismo se estremeció con eso y pasé alerta todo el día, tuve suma precaución al realizar cualquier actividad que incluyera el riesgo más mínimo y pospuse la reparación de algunas piezas eléctricas. Al final del día, eché un nuevo vistazo a la hoja y comencé a notar que la mancha se asemejaba al rostro de una mujer con el cabello largo, me pareció extraño, pero no le dije nada a Javier, ni a Wendy, ni a nadie. Salí rumbo a mi casa sintiendo un fuerte golpe en el pecho cada vez que se me cruzaba una mujer de cabello largo. Pasé horas frente a la computadora antes de que el cansancio me hicieran buscar la cama. No podía sacarme el asunto de la cabeza y casi no pude dormir.

Cuando regresé al trabajo, esta mañana, Wendy no estaba en su escritorio. Aproveché eso para imprimir un documento cualquiera y me llevé la sorpresa de que la mancha no apareció. Más tarde nos fue anunciado que la noche anterior, Wendy fue arrollada por un autobús, según sé el impacto fue tan fuerte que su cabeza se desprendió de su cuerpo, su muerte debió ser instantánea. Examinando la mancha con detenimiento noto que pareciera más bien ser la cabeza de mi compañera rodeada por un charco de sangre, y haga lo que haga, no puedo dejar de pensar que era en sus impresiones en las que aparecía y que en la última la acompañaba ese mensaje que ahora comprendo era para ella.

Comentarios

  1. Mabel

    25 octubre, 2016

    ¡Aterrador! Un abrazo Ben y mi voto desde Andalucía.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas