Entrevista a Daniel Narváez sobre su novela «Horizonte Vacío»

Escrito por
| 199 | Dejar un comentario

Hola, Daniel. Para empezar con esta entrevista, cuéntanos qué podemos encontrar en tu novela Horizonte Vacío, tu primera obra literaria.

Es una historia donde los tres personajes principales –Jukka, Jana y Helena– son gente normal y corriente, pero sometidas al rigor de diversas experiencias vitales. Conforme se van conociendo, tendrán que enfrentarse a sus miedos, a las mentiras que han creado para soportar el día a día, a tomar decisiones. Hay problemas, maldad, perversión; pero también espacio para la paz y el amor.

 

¿Cómo te sientes al haber sacado a la luz tu primera novela?

Muy satisfecho. Ha sido una experiencia interesante. En especial porque, al ser mi primera novela, soy consciente de que se puede mejorar. De ahí la importancia de recibir opiniones y sugerencias para el siguiente proyecto.

 

Toda historia tiene un propósito y una razón, ¿qué querías contar con Horizonte Vacío y qué fue lo que te llevó a escribirla?

Quería contar una historia de personas normales a las que les suceden una serie de hechos que forman parte de nuestro mundo cotidiano y que no queremos conocer o no queremos reflexionar en ellos. Al mismo tiempo, era una excusa perfecta para hacer un guiño autobiográfico.

Por mi formación académica, me interesa la pervivencia del pasado y de la Historia. Cómo la Historia, mal entendida o mal asimilada, puede generar ideas perversas. Me interesa la Estética, en especial la reflexión sobre los conceptos de lo grotesco y lo trágico, tan presentes en la cultura posmoderna en la que vivimos. Es por eso que he recurrido a algunas situaciones que materializan estos conceptos.

Me interesa la vida en la ciudad, el sentido que se encuentra en la sociedad urbana. También el reto que supone la cercanía del mar. De ahí que incluya numerosas referencias a paisajes de la costa mediterránea de Alicante.
También me interesa el mundo cinematográfico. Por ese motivo, recurrí a cruzar la novela con algunas referencias de películas.

 

Jukka Lehto, el protagonista, es un profesor que decide dar un cambio radical a su vida. ¿Cómo y por qué tú también decidiste explorar el horizonte y abrir un hueco a la novela entre tus trabajos como académico?

La idea de cruzar esa frontera me vino tras una clase de Narrativa Audiovisual. Después de algunos años enseñando acerca de los recursos narrativos empleados en el cine, me planteé la posibilidad de contar una historia. Además, decidí que algunas cuestiones básicas de la teoría narrativa que explicaba en mis clases debían aparecer. Por ejemplo: el incidente desencadenante de tipo carencia, que se inicia con el DVD de la película Los Nibelungos, de Fritz Lang, y que motiva el encuentro de Jukka y Jana; la frecuencia repetitiva en alguna de las actividades del protagonista; la figura del narrador en el caso del manuscrito de Heino Härma; o la inclusión a conciencia de un “Deus ex machina”, lo que me obligó a forzar conscientemente la situación de Jukka para resolverla con este recurso.

 

Desarrollar una novela como esta, con unos personajes tan profundos que deben enfrentarse a su pasado y a duras situaciones personales, el proceso de escritura se presenta complejo. ¿Cómo fue el proceso de creación? ¿Qué dificultades tuviste que afrontar?

Encuentro que no hay mejor ayuda en la creación de personajes que la experiencia personal y la de otras personas. Creo que un escritor debe observar el mundo que le rodea, ya que está lleno de sugerencias y de historias que necesitan ser contadas. En este sentido, los personajes principales, y algunos secundarios, tienen un alto grado de realidad, por lo que la información con la que contaba era mucha.

En el caso de Jukka, además, hay bastantes tintes autobiográficos que, debidamente tamizados, los hacen ser dignos de una ficción. Jukka es un personaje que está cansado. Es un spleen, en el más puro estilo de Baudelaire. Su fracaso en las relaciones personales le lleva a romper con su auténtica vocación y se refugia en una rutina anodina. Pero es imposible vivir aislado. Ello motiva la entrada de los dos personajes femeninos de Jana y Helena.

El caso de Jana, hasta cierto punto, se basa en una historia real. El proceso de creación del personaje no hubiera sido posible sin horas de documentación y una larga entrevista personal que ha generado material para varios libros. Helena resume en sí misma la esencia de varias personas que, al igual que ella, viven ligadas a un determinado concepto del pasado, cargado de nostalgia. En su caso es un personaje de ficción, pero lo sorprendente es encontrar que su modo de concebir la sociedad existe en el mundo real.

En cualquier caso, la dificultad con tantos personajes fue crear un microcosmos que fuera el punto de encuentro de todos ellos. De ahí la importancia de los supermercados y el trasfondo de las promociones de productos de limpieza y alimentación. Ello me obligó también a crear personajes secundarios, algunos con más peso en la historia que otros.
Jukka y Jana están buscando paz y libertad. El mundo que les concede esa paz es el mundo del cine, o sea, el mundo de la ficción. Helena vive conscientemente en un mundo anclado en el pasado y no desea salir de él.

Quizás el personaje que más dificultad he tenido a la hora de crearlo ha sido el de Heino Härma, abuelo de Helena. Por la línea temporal de su vida y los hechos en los que participó, he tenido que ajustar al milímetro las fechas para que pudiera estar inmerso en la Segunda Guerra Mundial y luego en la España de la posguerra. Además, he querido emplear referencias documentales y audiovisuales para construir su personaje que pueden ser encontradas fácilmente por el lector en canales como Youtube. Por otro lado, los personajes secundarios son, en algunos casos, muy interesantes y dejan abierta la puerta de numerosas dudas acerca de la relación que tienen con el protagonista de la novela. Algunas de estas cuestiones tendrán respuestas en una continuación en la que estoy trabajando.

 

Además de tu novela Horizonte Vacío, has realizado numerosos artículos y trabajos relacionados con el mundo audiovisual. ¿Prefieres escribir ficción o textos teóricos? ¿Qué te aportan ambos como escritor?

Encuentro que, en mi caso, ambas son necesarias. La escritura dentro de una disciplina académica está acotada por unas normas muy precisas, ya que su objetivo final es generar conocimiento y discusión dentro de un campo de estudio. Es necesario, además, acudir a otros autores para contrastar datos y debatir desde las páginas de un artículo o de un libro. La escritura de ficción, teniendo en cuenta que es mi primera incursión en este terreno, ofrece la posibilidad de ser más libre; de no necesitar seguir unas reglas rígidas y poder ser más flexible, en especial cuando intento dar entrada a otros textos en la trama, ya que la influencia de la música y el cine está muy presente en la novela.

 

¿Hay algún escritor al que admires y te haya influenciado de manera notable?

Hay muchos que me han cautivado con sus mundos imaginarios o con su visión de la realidad. Larra, Bécquer, Delibes, Hesse, Gogol, Brecht, Baudelaire… Pero tengo un especial interés por las obras de Kafka, con sus personajes insatisfechos y el peso de la soledad; así como Dostoievski, con sus reflexiones sobre la condición humana y el hilo conductor del sufrimiento.

 

Como profesor de Narrativa Audiovisual, puedes aconsejar y enseñar a tus alumnos para que sean grandes profesionales, pero ¿cuál es el mejor consejo que te han dado a ti en la vida?

El mejor consejo lo leí en un libro y lo tomé como un reto a seguir. Se trata de una frase de Goethe: “Comprender significa ser capaz de hacer”.

 

¿Cuál es tu palabra favorita?

Mar. Concibo el mar como un espacio de reto, que invita a atreverse a conocer, a no encontrar límites. Un espacio que nos ofrece el ilusorio límite del horizonte. En realidad, un espacio sin fin, como el de la propia ficción.

 

De cara al futuro, ¿continuarás con la novela? ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Sí, por supuesto. Estoy escribiendo una segunda parte en la que aparecen personajes que ya tuvieron su papel en Horizonte vacío. No es exactamente una continuación lineal por razones obvias que el lector de la novela conoce. En esta segunda parte, se mostrará la evolución de un personaje que tuvo contacto con Jukka y cómo, bajo su influencia, muestra de nuevo aspectos sórdidos de la sociedad en la que vivimos.

 

Datos del autor

  • Nombre: Daniel C. Narváez
  • Género: Novela contemporánea.
  • Bio: Daniel Narváez (Las Palmas, 1968). Doctor en Historia del Arte por la Universidad de Murcia. En la actualidad, es profesor de Narrativa Audiovisual en el Grado en Comunicación Audiovisual de la Universidad de Burgos. Con anterioridad, ha sido profesor en el Centro de Estudios Superior Ciudad de la Luz (Alicante) y en la Universidad Autónoma de Zacatecas (México).Especialista en Historia y Estética del Cine, ha impartido diversos cursos de historia, técnica y lenguaje cinematográfico en México, Colombia y República Checa.Ha publicado numerosos artículos en revistas nacionales e internacionales sobre estas materias. Igualmente ha publicado diversos libros entre los que destacan: Los inicios del cine. (2004), Historia y cine (2006), La derrota del III Reich. A través del cine (2009) y Marín & Vaillard. Pioneros de la industria cinematográfica y su época (2014).

 

Libro: Horizonte Vacío

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas