La hoja en blanco

Escrito por
| 106 | 4 Comentarios

Hace pocos años, en una región cercana a cualquier parte, vivía mucha gente entre la que se hallaba una persona en particular. Dicha persona tenía el propósito de dedicarse a escribir, no sería tan descabellado después de la cantidad de libros que había visto y leído en su vida. Todo se remonta a aquel fatídico día en que descubrió que ese nombre que aparecía junto al título en la portada era el nombre de la persona que había escrito ese libro.

—¡Anda! —se dijo con sorpresa a sí y a quien le escuchara—, esto significa que yo también podría escribir, ¿no?

Tal era su afán que, aunque nadie respondió a esa pregunta aparentemente retórica, una conclusión llegó a su mente: sí, claro que tú también puedes.

—Pues no se hable más —dijo acto seguido. Ahora mismo me pongo a cumplir ese objetivo.

Primero tenía que averiguar qué se necesitaba para tal operación, por lo que se dispuso a conseguir esa información de la manera más práctica que pudo: preguntando a la gente que vivía en ese lugar.

—Un lápiz, ¿qué si no? —dijo la primera persona a la que preguntó.

—¡Pero eso no es todo! —irrumpió un espontáneo que oyó la conversación por casualidad— También querrás tener un folio sobre el que escribir.

—De nada te sirve un lápiz y un folio —explicó otra persona distinta en otro lugar y espacio— si no tienes donde apoyarte, como una mesa, por ejemplo.

Dio la casualidad de que esta otra persona se dedicaba a la carpintería, por lo que ese día logró vender al menos una mesa. Pero aún faltaba algo, y quien quería escribir sentía era lo más importante. Aunque bien pensado… ¡ya tenía tres elementos clave! ¿Qué podía faltarle para que la conjunción de todos esos elementos no sirviera de nada?

De modo que sin más dilación, y con toda la intención, se fue a su casa a comenzar la redacción. Cogió uno de los libros que leía para usarlo de referencia y lo puso de pie donde pudiera verlo. Agarró el lápiz con seguridad y lo llevó hasta la hoja en blanco. La hoja en blanco…

—¿Y yo qué escribo ahora? —preguntó, esperando una respuesta como nunca antes la había esperado.

—Bien deberías saberlo —afirmó la hoja—, tú querías escribir.

—Y quiero hacerlo —aseguró con convicción—, el problema es que no sé qué necesito para hacer uno de esos libros.

—Lléname con tus ideas. Cuantas más me des, más completa será tu obra.

«Ah, qué fácil», pensó. «Ya tengo todo lo que necesito para escribir». Y no le faltaba razón. Había cumplido con todos los requisitos mínimos para empezar a escribir. Ya solo era cuestión de tiempo (y de esfuerzo) el empezar a hacer muchos libros.

Pero esta persona cometió un grave error que iba a pagar muy caro… confió en el folio en blanco. No mucha gente lo sabe, pero cuando una hoja de papel empieza a hablarte no es buena señal, ya que se trata de potencial amenaza: una hoja de papel que habla. Sin ser consciente del peligro, esta persona estaba vaciando su mente sobre la hoja, que se aseguró de extraerle hasta la más pequeña gota de pensamiento. La hoja publicó un libro con todas sus ideas, aunque era un libro muy malo y a nadie le gustó.

Pero el caso es que una persona feliz había muerto a manos de esa hoja y a la gente lo único que le importó era que el libro de la hoja era muy malo. Quemaron el libro en una hoguera hecha con la madera de la mesa.
Y es por eso que la hoja en blanco es el mayor enemigo de los escritores. Por eso tú también debes temer a… la hoja en blanco.

Comentarios

  1. Mabel

    20 enero, 2017

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenido

    • MichelG

      20 enero, 2017

      ¡Muchísimas gracias por el voto y el apoyo, y la bienvenida y todo! xD

  2. GermánLage

    20 enero, 2017

    La puñetera hoja en blanco, ¿verdad, Michelg? Me ha gustado tu fantasía en torno ese tema.
    Mi saludo de bienvenida y un voto para ti, con el deseo de que esa hoja en blanco se llene de palabras.

    • MichelG

      20 enero, 2017

      Pero que no se llene de palabras malas y nocivas. Muchísimas gracias por el voto y me alegro que te haya gustado.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas