Soy un hombre como todos los demás

Escrito por
| 160 | 12 Comentarios

No soy un hombre distinto, soy como todos los demás. Lo anuncio y dejo escrito en triplicado para que nadie me lo reclame llegado el caso que me bañe y no deje el baño perfectamente ordenado. Que nadie se asuste, que nadie saque una hoja con las palabras CERTIFICADO DE GARANTIA pidiendo la devolución de las horas gastadas, de las noches perdidas y los besos regalados. Y si no ha quedado claro, lo repito: soy como todos los hombres. He sido cortado con la misma tijera con la que han sido cortados todos los demás.

No, no estoy pensando en nada. Tengo la capacidad de hacerlo. No me molesta el pelo largo. Amo mis camisetas y pantalones viejos, tienen la forma exacta de mi cuerpo. No, no me molesta que mi teléfono celular tenga la pantalla destrozada y que sea el mismo que vengo utilizando en los últimos 3 años. No, no estoy pensando en cortarme la barba o cambiar el modelo de mis anteojos. Sí, me gusta bañarme todos los día, no hace falta que me insistas.

Sí, me gusta ver a mis amigos todas las semanas. No, no salimos a buscar otras mujeres. Sí, la pasamos muy bien solos. No, no son todos unos vagos, aunque lo parezcan. No me molesta que sean inmaduros, hagan chistes estúpidos y que sólo hablen de las mismas cosas estúpidas que siempre hablan cada vez que nos vemos. No, no piensan nada malo de vos. A ninguno les importa que piensan las novias de los otros sobre las novias de los demás.

Me encanta el fútbol. Disfruto ir a la cancha los domingos, o los sábados. O lunes o martes o miércoles o jueves o viernes también. Me encanta ver la repetición de atlético cucharita con deportivo cimarrón a las tres de la mañana. Me gusta tomar cerveza mientras lo hago. No me importa la cantidad de calorías que tenga. ¿La panza en diez años?, en diez años me preocupo, por algo voy a jugar a la pelota con mis amigos dos veces por semana. Ya lo sé, el gimnasio, correr o la bicicleta son mejores deportes, pero no me gustan.

No te pierdas de saber quien soy: amo subir las escaleras mecánicas y más aún amo bajarlas. Me encanta ver por las vidrieras cosas de tecnología y electrónica que nunca voy a comprar. Disfruto las canciones viejas con letras ridículas y escatológicas. Amo ver mapas a todo color. Disfruto como un niño los documentales de Discovery channel sobre mega-construcciones en el otro lado del planeta, tanto como los programas sobre supervivencia: tal vez un día me pierda en una isla y todos esos conocimientos me sirvan para salvarte.

Me emocionan las cosas de muchos colores: Tortas psicodélicastapitas de gaseosa y de cerveza, verdulerías, la góndola de los cereales y la de los vinos en los supermercados, la madera áspera al tacto. Tengo la capacidad de sentarme en casi cualquier lado para esperarte, no me importa, te espero. Me fascina ver cosas viejas y tocarlas con mis manos brutas y peligrosas. Me gusta inverstigar para saber como funcionan, casi tanto como me gusta tocar tu pelo.

Si, soy como todos los hombres. Todos somos especiales. Te invito a que no te pierdas de conocerme, si es que quieres saber lo que es reír sin prejuicios, comer sin culpa y dormir hasta el mediodía sin la consciencia que te diga que tenés que utilizar el día en algo productivo.

Comentarios

  1. Mabel

    5 febrero, 2017

    Muchas veces tenemos tantos perjuicios que nos asustamos de nosotros mismos no sabiendo valorar en cada momento esa sensación de paz que alberga y pide a gritos nuestra alma. Todos tenemos nuestros pensamientos que malos o buenos nos perjudican pero no es solo eso es valorarte a ti como ser humano porque todos somos iguales en más o menos medida, no podemos pasar desapercibidos pero si tenemos muchos motivos que nos llevan a ser como somos. Un abrazo Pablo y mi voto desde Andalucía.

  2. lnanta

    6 febrero, 2017

    Me has hecho reír Pablo 🙂 Bonito relato que a veces parece llevar un fondo oculto o dirigido, me quedo con «tal vez un día me pierda en una isla y todos esos conocimientos me sirvan para salvarte.» Genial, un abrazo grande.

    • Simon_dice

      7 febrero, 2017

      @lnanta muchas gracias! El otro dia tuve una charla muy linda con una amiga, y medio que esto es la conclusion de aquella larga reflexion que he tenido con ella, una pequeña porcion de lo que se me ha revelado. 🙂 Gracias por el abrazo, me muero de frio.

  3. veteporlasombra

    6 febrero, 2017

    Pues sí, todos somos, cuanto menos, parecidos. Me gustó esta reivindicación de uno mismo. Un saludo…

  4. gines

    6 febrero, 2017

    Felicidades. Un texto muy original. Nos leemos!

    • Simon_dice

      7 febrero, 2017

      Muchas gracias por leerme Gines. Me alegra que te haya gustado!

  5. Sirio

    7 febrero, 2017

    Simon, mi voto es tuyo.

  6. Lourdes

    6 marzo, 2017

    Me encanta!!. Está genial eso de reivindicarse…aunque no creo que todos los hombre seáis iguales, creo que a todos los hombres se les ha educado casi de la misma manera, pero el gran fallo de la mujer (joven) es pensar que puede cambiar al hombre del que se ha enamorado. Hay que aprender a quereros con vuestros defectos y amaros aún más por vuestras virtudes para que haya un equilibrio y luego ir descubriendos poco a poco. No sólo eres un hombre, eres una persona. Hay mucho por descubrir y conocer en las personas (sólo las que piensan, las que se hacen preguntas, las que tienen algunas respuestas…), nunca dejaría de conocer a alguien interesante, siempre que se dejara, claro.
    Mi voto, y un beso

  7. Lauper

    19 septiembre, 2017

    Me ha encantado leerte, maravilloso alegato Simon. A la gente hay que quererla, si a uno le apetece, por lo que son, no por como nos gustarían que fueran. Un abrazo desde Madrid.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas