Noche encantada

Escrito por
| 172 | 23 Comentarios

   Asomó la cabeza y sonrió. El portero se había quedado dormido. Primero sacó el brazo derecho, luego el izquierdo. Un salto y ya estaba en el suelo. Al girar, se llevó por delante la papelera. Por un momento, se detuvo a escuchar. Los ronquidos retumbaban por toda la sala. Se descalzó y, con paso sigiloso, se dirigió a la salida.

 

   Ya en la calle, la deslumbraron las luces de la ciudad. Con los ojos muy abiertos, contempló los coches que pasaban a toda velocidad. Retrocedió, avanzó unos pasos, se detuvo. Se envolvió bien con el manto, apretó los dientes y empezó a caminar por la avenida. Al llegar junto a la fuente, su mirada quedó prendida en un muchacho que hacía malabares con siete pelotas de colores. El joven le hizo una descarada reverencia. Ella, azorada, corrió hacia el otro lado de la calle y en su huida a punto estuvo de ser atropellada. 

 

   Permaneció dudosa ante el cartel luminoso de una discoteca. Los jóvenes pasaban ante ella riendo y hablando en voz alta. Se mordió el labio inferior como si no se decidiera a entrar. Un grupo de muchachas la empujaron hacia dentro. El terror se pintó en su cara al ver a la gente que bailaba en la pista. Las luces de colores y la música estridente parecían aturdirla. Hizo ademán de volverse sobre sus pasos pero la detuvieron los primeros acordes de una dulce melodía. Cerró los párpados, extendió las manos y se dejó mecer por ella. La música tocaba sus dedos y recorría su figura hasta llegar al corazón. De pronto, se hizo el silencio. Abrió los ojos. Cientos de rostros la contemplaban admirados. Asustada, salió corriendo a la calle.

 

   Amanecía cuando llegó al museo.

   —¡Espera! —exclamó alguien a sus espaldas y, al volverse, la cegó el flash de una cámara. 

 

   Al día siguiente todo el mundo hablaba de lo mismo: La joven de la Perla de Veermer mostraba una expresión pícara que nadie había apreciado hasta entonces.

 


*Ejercicio elaborado en el grupo “Nosotras que escribimos”.

 

Comentarios

  1. GermánLage

    17 marzo, 2017

    Excelente el cuadro y excelente el relato, Charlotte. La labor de ese grupo es realmente productiva. De nuevo mi felicitación a ti por el relato y al grupo por estimularlo.
    Un abrazo y mi voto.

    • Charlotte

      17 marzo, 2017

      Muchas gracias, Germán, por tu apoyo. Un abrazo muy fuerte

  2. Mabel

    17 marzo, 2017

    ¡Qué hermoso! Un abrazo Ana y mi voto desde Andalucía

  3. Fran

    17 marzo, 2017

    Muy lindo relato y entretenido ejercicio en tal grupo 🙂 Mi voto, saludos!!

    • Charlotte

      18 marzo, 2017

      Muchísimas gracias por pasarte por aquí. Me alegro mucho de que te haya gustado. Saludos

  4. Helkion

    19 marzo, 2017

    Me gustan los microcuentos, me gusta la fantasía y me gustan las historias bien contadas que hacen que el lector se haga preguntas y aventure posibles respuestas. Por lo tanto, me gusta este pequeño «ejercicio» que has querido compartir aquí.

    Un saludo, y ahí va mi voto. 🙂

    • Charlotte

      19 marzo, 2017

      Muchas gracias por tu visita. Me alegro mucho de que te haya gustado. Un abrazo

    • Charlotte

      21 marzo, 2017

      Mil gracias. Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo

  5. gonzalez

    19 marzo, 2017

    Como siempre, Charlotte, y como me escribió ayer un alumno de la facultad, eselente jajaj! Te dejo mi voto y un fuerte abrazo.

    • Charlotte

      21 marzo, 2017

      ¿Eres profesor de la universidad? Pues qué suerte tienen tus alumnos por tener un profesor tan sensible. Un abrazo y gracias por tu apoyo

  6. ContarEnBreve

    19 marzo, 2017

    Qué buen planteamiento. Me ha gustado, tienes mi voto. Muy original.

  7. VIMON

    20 marzo, 2017

    Excelente relato, Anita. Mi voto con un abrazo.

  8. Juli

    23 marzo, 2017

    Es un gran talento crear una buena historia en tan pocas líneas. El concepto de que el cuadro tome vida es genial, sinceramente. Me gustó mucho.
    Un saludo, ana !

    • Charlotte

      23 marzo, 2017

      Mil gracias, Juli. Me alegro de que te haya gustado. Un saludo

  9. Manger

    24 marzo, 2017

    Te luces con cada una de tus creaciones, estimada Ana. Este cuento corto es excepcional. Lo leí hace unos días, pero hasta ahora no he tenido tiempo para comentar y votarlo. Genial. Un abrazo.

    • Charlotte

      24 marzo, 2017

      Querido, Germán: Muchísimas gracias por tus palabras, siempre tan amables conmigo. Un abrazo

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas