Verla a través de la ventana…

Escrito por
| 150 | 5 Comentarios

Verla a través de la ventana y querer subirme al mismo bus que toma todos los días.

Podría simular una coincidencia y tropezarme en su andar sólo para encontrarme con su rostro, de nuevo.

Hoy he tomado el transporte de regreso a casa, más tarde de lo habitual, la lluvia empapa las ventanas, me acompaña el estruendo del agua contra el techo del transporte, es escandaloso, tanto que he preferido dejar los audífonos a un lado y perderme en mis pensamientos. Casi hemos llegado a la avenida central, mi corazón se detiene y recibe al siguiente pasajero con una sonrisa interna. 
Entonces sube ella. 
Me acomodo en mi asiento y disimulo como si su presencia no me helara por dentro, busco a donde voltear, mi mirada inquieta recorre el panorama hasta que nuevamente clavo mi vista en la ventana. 
La he observado unos segundos tan sólo, lo suficiente para conservar su imagen todo el trayecto. Parada tras parada y siento que la marcha se ha hecho más lenta, quizá ya lo notó, que no he dejado de estar nervioso desde que subió, que ahora permanezco inmóvil viendo la ventana en un gesto exagerado, que podría estar viéndola de reojo, o quizá no. No tendría que estar viéndome. Nos ignoramos mutuamente. O por lo menos pretendemos hacerlo.

Mi mente se ha vuelto loca, incluso creo poder percibir su perfume. 
Su perfume. 
La lluvia. 
Mi mente evoca un dia en que estuvimos juntos, una casualidad estupenda que me encanta recordar. 
Es increible lo aparatosos que pueden ser mis pensamientos, se asemejan más a una red inconclusa que ha de entretejerse, llevando siempre al mismo camino, ese descenlace que siempre temo alcanzar, una cosa que lleva a otra y a medida que avanza, duele más.

Creo que ahora mi mente palpita por dentro, por dentro quiere gritar, deshacerse de aquél recuerdo que no quisiera rememorar, jamás.

Entonces ocurre, 
llegamos a una parada y ella abandona su asiento. Va a bajar. La gente se amontona al salir, entonces en fila se acomodan y salen más despacio. Alzo la vista poco a poco. Quiero encontrarme con su mirada. Lo haré.

Comentarios

  1. El observador

    19 abril, 2017

    Microrrelato interesante, existencial, urbano. Mi voto para ti. Saludos desde Maracaibo, Venezuela.

  2. GermánLage

    19 abril, 2017

    Excelente descripción de un deseo, un anhelo, opacados por la indecisión y el temor. Muy buen texto, Ángeles.
    Un cordial saludo y mi voto.

  3. Mabel

    19 abril, 2017

    Muy buen relato. Un abrazo Ángeles y mi voto desde Andalucía

  4. Patry

    19 abril, 2017

    Muy bonito y bien narrado.

    Mi voto y un saludo.

  5. JGulbert

    18 junio, 2017

    Soy un viajero habitual de autobuses. Por eso y porque me gusta cómo escribes, aquí va mi voto. Un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas