Los restos del alma

Escrito por
| 118 | 4 Comentarios

Nacemos humanos, con pura inocencia, ante los ojos de una sociedad con normas establecidas, con odios y prejuicios establecidos, hechos para dejar de ser humanos y volvernos personas. El tiempo y la sociedad poco a poco nos van quitando esa poca esencia que logramos rescatar de nuestra infancia. Luego la vida misma nos convierte paulatinamente en quienes juramos nunca ser, o procuramos no adoptar los patrones de personas cercanas a nosotros, como nuestros padres, abuelos, tíos, etc. Poco a poco la sociedad te carcome y no tienes más que tomar una decisión.

Es a partir de los 16 que tienes que decidir el futuro de tu vida realmente, pues no es la universidad realmente el primer paso a ello, es tu comportamiento y tu forma de ver y afrontar la vida. Si decides hacer lo que quieres con tu vida pues te espera una vida complicada, con muchos altibajos y muchas emociones. Por lo general, el tipo de gente que opta por esto es gente insegura y con algunos problemas familiares de fondo, buscando llenar un enorme vacío emocional comprometiendo sus vidas. Muchos de ellos son golpeados por la vida, hasta desarrollar un cinismo que busca ocultar miedo, decepción y depresión.

Si decides seguir un camino profesional, pues te espera un camino muy duro. Tienes que someterte a la voluntad de quien te esté ayudando a lograr esa meta, que por lo general son tus padres. Tras ello, poco a poco buscas convencerte que esa es la ‘buena vida’ y la ‘única que debe haber para ser exitoso’. Por lo general te convences que ‘debes crecer’ y dejas mucho atrás. Dejas la guitarra, ese deporte, tu familia y/o amigos si es necesario, para poco a poco hundirte en un pozo de presión, responsabilidades e inseguridades; solo que en este caso tienes a la universidad como refugio, que usas como excusa para desarrollar cinismo, el mismo que busca ocultar vacío, miedo, decepción y depresión.

Muchos terminamos igual, buscando llenar esos vacíos con amor o algo parecido de lo que nos queremos convencer para poder buscar creernos felices, pues ya nos quitaron la inocencia y las esperanzas al darnos cuenta que nuestras aspiraciones no se pueden satisfacer por completo y que, en nuestra meta por tener una vida tranquila, nos quitan la vida. En ambos casos solo nos quedan restos del alma para la adultez, los mismos que buscamos llenar con hijos, un matrimonio estable y cosas de adultos, que querremos hacer muy complicadas para los chicos porque… No queremos que sepan que así se terminará.

La vida es así: debemos confiar en pocos, protegernos en o de nuestras familias y mentir, mentir mucho. Y es triste.

 

Canciones:

To Love Somebody – Nina Simone

Esperando Nacer – Serú Girán

Ed ero contentissimo – Tiziano Ferro

 

Pintura: Multiplication of the Arcs (1954) – Yves Tanguy.

Comentarios

  1. Celeste

    13 julio, 2017

    La vida es un duro camino, en el que siempre hay que avanzar y solo mirar atrás para coger carrerilla. Has descrito a la perfección la lucha por la supervivencia en nuestra sociedad. Un besito y mi voto.

  2. Mabel

    13 julio, 2017

    La vida es complicada de llevar pero si tú realmente lo permites, siempre tenemos que ir poniendo límites por el camino aunque nos cueste trabajo aceptar, solo armándote de paciencia y tener seguridad en ti mismo vas cumpliendo tus objetivos y al mismo tiempo madurando en ese largo camino y a la vez corto que es la vida. Porque la vida según se tome te puede beneficiar o perjudicar. Un abrazo Gusadro y mi voto desde Andalucía.

  3. Nana

    14 julio, 2017

    Querido Gusadro, me siento incapaz de juzgar tu escrito como algo puramente literario. Yo lanzaría una pregunta: ¿qué es el éxito? ¿Que otros te reconozcan? ¿Las palmaditas en la espalda? ¿El respeto de los que tienes alrededor? ¿Ganar dinero?
    En cierto modo hay una parte de verdad en tu forma de presentar la vida, pero solo una parte, porque la verdad está llena de oscuros pasajes y caminos con claridad, nunca en línea recta, siempre zigzagueante.
    Creo con una fe casi ciega, que tenemos más capacidad de decisión de la que el miedo oculta. Siempre podemos elegir cómo queremos vivir, a qué aferrarnos y cuándo debemos soltar lastre. Claro está, con nuestras propias limitaciones.
    Los agujeros que decoran nuestran alma no pueden ser rellenados, pero tampoco hace falta que sea así para ser feliz. Uno no puede sustituír un dolor con una sonrisa o tachar las sonrisas con las lágrimas. Siempre hay un equilibrio que hay que buscar.
    Un abrazo y perdona el tostón de comentario 😉

  4. Gian

    21 agosto, 2017

    !WOW! Me ha llegado al corazón!! Tienes mi voto.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas