Nada soy si no te tengo

Escrito por
| 236 | 20 Comentarios

Mientras su mirada se perdía entre olas de espuma blanca, una refrescante brisa le acarició suavemente los cabellos. El sol comenzaba a despuntar sobre el horizonte, sin molestar demasiado; aun así, Serena se colocó las Ray-Ban y siguió lanzando la pelotita roja a su pastor alemán, Anubis, que, obediente, la buscaba en la lejanía para devolverla veloz a su dueña. Después vendría el merecido premio, la golosina diaria.

 

A su vez, los pescadores, bastante madrugadores, mantenían varias hileras de cañas hundidas en la arena a la espera de capturas. La prisa, la gran ausente. Para ellos pescar era una distracción; el estrés quedó aparcado en casa. Ahora tocaba descanso, hasta el término del período estival. El paisaje desprendía paz, de esa clase de paz que entra por nariz, vista, oído, olfato e incluso gusto, pues el aroma a yodo a tempranas horas casi se mastica. Libertad, divina libertad. Se acabaron las sondas, tubos, monitores… La batalla, por fin ganada. Para salir victoriosa en la guerra todavía quedaba un poco.

 

Justo en el extremo contrario de la playa, como cada mañana, Víctor y su cachorra Perla, una inquieta golden retriever, partían en busca de nuevas aventuras. La afición de este chico por la fotografía le llevaría a ganar numerosos concursos. En su dormitorio, un enorme corcho plagado de veraniegos amaneceres y atardeceres. Gustaba de imprimir las instantáneas, la digitalización le agobiaba.

 

Serena y Víctor llevaban largo tiempo haciendo idéntico recorrido, aunque nunca habían coincidido. Esta ocasión pintaba diferente. Y así fue. Se conocieron, conversaron y quedaron al día siguiente para recorrer la orilla juntos, con sus fieles amigos.

 

Volvieron a citarse para sucesivas jornadas.

 

Se enamoraron perdidamente…

 

Transcurrido un año, cuando él retornó por vacaciones, volvió a pasear por la ribera del mar con Anubis y Perla. Lo hizo triste, desmotivado, limpiando las lágrimas que escapaban de sus ojos, pero lo hizo. Tenía que cumplir lo prometido. Serena, desde el Cielo, les envió millares de besos, y, como no, les dedicó una preciosa sonrisa.

Comentarios

  1. Esruza

    10 julio, 2017

    ¡Qué triste! pero me gusta.

    Saludos y mi voto

    • Celeste

      10 julio, 2017

      Muchas gracias, Estela. Un besito. Te iré leyendo, es que han publicado una pelotera de cosas…

  2. GermánLage

    10 julio, 2017

    Me ha gustado mucho, Celeste. Original y lleno de nostalgia.
    Mi cordial saludo y mi voto.

    • Celeste

      10 julio, 2017

      Germán, te echamos de menos. Espero que tus vacas vayan estupendamente.
      Muchas gracias. Un abrazo grande, querido amigo.

  3. Pluma

    10 julio, 2017

    me ha sorprendido el final, que bonito, te mando un abrazo.

    • Celeste

      10 julio, 2017

      Me alegra mucho que te haya gustado, Ana. Muchas gracias. Un besito.

  4. eleachege

    10 julio, 2017

    Triste final, pero el escrito es un encantador voto de amor. Un saludo estimada Celeste y mi voto

    • Celeste

      10 julio, 2017

      Muchas gracias, Ele y felicitaciones por tus logros. Un besito.

  5. Mabel

    10 julio, 2017

    ¡Qué hermosa historia! Un abrazo Celeste y mi voto desde Andalucía

    • Celeste

      10 julio, 2017

      Muchas gracias, Mabel! Tu visita me trae siempre un soplo de aire fresco. Un abrazote!

  6. Bren

    11 julio, 2017

    Muy conmovedor, pero encantador, mi voto para ti.

    • Celeste

      11 julio, 2017

      Muchas gracias, Bren. Me alegra mucho que te guste. Un besito.

  7. Agaes

    11 julio, 2017

    Melancolía en estado puro que bien vale un ranking… ¡Un fuerte abrazo!

    • Celeste

      11 julio, 2017

      Muchas gracias Edhipo, querido amigo! Un abrazote grande!

  8. Yuván de JZV

    15 julio, 2017

    Un halagador relato con inicio, nudo y desenlace… giros en la historia, conflictos y sorpresas. Y todo, en la simplicidad de cinco párrafos. Muy bueno y atractivo, querida Celeste. Tienes mi voto y un abrazo.

    • Celeste

      15 julio, 2017

      Muchas gracias, Yuván. Tus palabras me llenan de alegría, pues para mí estás entre los mejores escritores de Falsaria. Eso significa que lo que tú me digas lo atesoro con mimo. Un abrazo muy, muy fuerte.

  9. gonzalez

    16 julio, 2017

    Perdón, llegué re tarde jeje. Es hermoso, Celeste, esto que escribiste, te felicito. Mi voto y un fuerte y cariñoso abrazo.

  10. Toti-Draco

    20 julio, 2017

    A veces lo triste es agradable a la lectura. Mi voto. Felicitaciones.

  11. Walter Alan

    6 abril, 2018

    Hola Celeste:

    Me encanta leerte, es un texto triste, pero lejos de angustiarme me transmite un suave aroma tu prosa tan bien formada. Sistemáticamente perfecta. Mi voto y un saludo grande.

    Tuyo: Walter Alan

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas