Desde la otra orilla (Prólogo)

Escrito por
| 89 | 2 Comentarios

Llega un momento en la vida en la que, en medio de todo el ajetreo de las responsabilidades diarias y la rutina, te paras a pensar y te das cuenta de todo el tiempo que ha pasado desde que llegaste al mundo. Hay recuerdos que permanecen intactos y otros que, por insignificantes o por lejanos, se han borrado de tu mente. Los días pasan rápido, juntando semanas y, a su vez, meses. Y, de pronto, has dejado de ser un bebé adorable, una niña traviesa, una adolescente complicada y… ahora se supone que eres una mujer. O deberías serlo, al menos. En mi caso, mis 25 años me parecen la edad perfecta. Ni muy inmadura ni demasiado pasada. Es la vida que he elegido la que no sé si es la adecuada. Miro a mi alrededor. Tengo una casa bonita, la cual he adornado a mi antojo; cortinas, cuadros, figuras y libros en las estanterías del salón. Los muebles… ¡Cuánta ilusión me hizo el comprarlos! A pesar de tener todo lo que anhelaba, me siento encerrada entre estas paredes celestes, de las cuales yo también escogí el color.

Comentarios

  1. Mabel

    21 agosto, 2017

    Muchas veces aunque lo tengamos todo, estamos tan sometidos a estas estructuras que no nos llama la atención. Queremos algo original que nos haga apreciar todo el valor que dejamos. Un abrazo Patry y mi voto desde Andalucía. Bienvenida de nuevo.

  2. Ger_GERTZEN

    13 abril, 2018

    ¡Pero qué requetebién que escribe mi niñaaaaaaa!!!!

    [quitando «Llega un momento en la vida en EL que», porque «momento» es masculino]

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas