Aztecas

Escrito por
| 66 | 3 Comentarios

El sol le dio en pleno rostro obligándolo a cerrar los ojos. Los brazos fuertes que lo obligaban a caminar no eran los mismos que horas antes habían entrado en la celda y obligado a beber ese brebaje tranquilizador. Escenas de su vida pasaban de golpe una tras otra sin cronología; las enseñanzas de su padre, su boda, las danzas, los rituales que tenía que pasar para ser el futuro jefe del pueblo. Paso a paso iba subiendo esas escaleras eternas mientras a lo lejos creía escuchar unos ruegos que podrían ser de su amada también capturada. Lo echaron boca abajo sobre una piedra fría. No sentía nada. Miraba sin ver y no escuchaba las palabras de ese chamán implorando a un dios por algo. No, no escuchaba nada, porque todos sus sentidos se concentraron en esas voces infantiles invitándole a cerrar los ojos.

Comentarios

  1. Luis

    22 octubre, 2017

    Muy buen relato, Claudio un saludo y mi voto!

  2. Mabel

    22 octubre, 2017

    ¡Qué maravilla! Un abrazo Claudio y mi voto desde Andalucía

  3. Esruza

    22 octubre, 2017

    Extraño relato, pero bueno

    Mi voto y saludos

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas