La roca

Escrito por
| 63 | 5 Comentarios

—Tengo miedo, mami.

—¿Puedo contarte un cuento?

El pequeño asintió mientras se acurrucaba junto al cuerpo de la madre.

—Había una vez —comenzó— un joven que caminaba por una calle, cuando de repente, descubrió que había una roca en medio del camino.Durante un instante, observó cómo reaccionaba el resto de la gente cuando llegaban a ella y se sorprendió al ver que nadie hacía nada por quitarla, al contrario, la rodeaban, incluso la saltaban a pesar de lo grande que era, y continuaban su camino como si nadie la viera. Era como si no estuviera allí.Pero sí estaba y de hecho llevaba mucho tiempo en aquel lugar, aunque hasta ahora, el joven, no se había dado cuenta de lo grande y pesada que era.

»Y entonces resolvió que la quitaría de allí. Primero empujó con todas sus fuerzas, al ver que no lo conseguía buscó un palo fuerte y apoyándolo sobre otra roca hizo palanca, pero la piedra no se movía ni un ápice. Era demasiado grande, demasiado pesada y demasiado dolorosa para un solo individuo.
Cuando estaba a punto de tirar la toalla, decidió buscar a las personas en las que él confiaba, aquellas que habían estado toda la vida junto a él, y les contó el problema.Sus amigos y familiares, en cuanto tuvieron conocimiento, se unieron a él para ayudarle a solucionarlo cuanto antes y entre todos se dispusieron a expulsar a la gran roca. Unos empujaban, otros hacían palanca… hasta que después de un tiempo, la gran roca comenzó a moverse y pudieron retirarla del camino.
Todos saltaron de alegría pues unidos habían conseguido eliminar el problema.

—¿Soy yo la roca, mami? —interrumpió.

—No, cariño. Tú eres el valiente joven que buscó ayuda. Pues gracias a eso consiguió solucionar el problema.

Comentarios

  1. Mabel

    24 noviembre, 2017

    ¡Qué hermoso Cuento! Un abrazo Delma y mi voto desde Andalucía

    • Delma T. Martín

      24 noviembre, 2017

      Gracias, Mabel.
      Un fuerte abrazo para ti también desde otra parte de Andalucía

  2. VIMON

    25 noviembre, 2017

    Buen relato infantil. Saludos con mi voto.

  3. Pablo P.

    27 noviembre, 2017

    me parece muy tierno y con una estupenda moraleja. Lamentablemente nos encontramos demasiadas piedras en el camino que preferimos ignorar. Solo conseguimos que los problemas permanezcan, incómodos e inmutables. Le contaré a mis hijas yo también el cuento. Gracias por tus letras

    • Delma T. Martín

      27 noviembre, 2017

      No hay mejor satisfacción para un escritor que el que alguien le cuente a sus hijos su cuento. Gracias por tus palabras y por hacerme un poco más feliz. Y deseo que a tus hijas les guste. Un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas