Desconocidos

Escrito por
| 214 | 17 Comentarios

A ella le gustaba ir a la cafetería que hay bajo los soportales de la Plaza de Santa Teresa. Los jueves eran los días más duros, tenía clase de expresión corporal. No sólo era el trabajo físico del cuerpo, sino que durante dos horas tenía que mantener la concentración y no dejarse invadir por las fantasías que le asaltaban a cada rato.

Estaba sentada junto a la ventana, empañada por la diferencia de temperatura con el exterior, tomándose un café humeante cuando un hombre de unos cuarenta años, alto,  de complexión más bien delgada y pelo canoso, que le daba un aire de lord inglés, le pidió si podían compartir mesa. No había ninguna libre y la barra estaba atestada de gente. A esas horas el pequeño café “Piquío” se ponía hasta la bandera.

No estaba acostumbrada a que un desconocido le pidiera compartir mesa,  por eso, durante unos segundos escrutó su rostro intentando descubrir sus verdaderas intenciones, pero la franca sonrisa de él la tranquilizó.

Sara empezó a sentir cierto desasosiego mientras el hombre que tenía enfrente sorbía su café sólo y sin azúcar a pequeños sorbos, haciendo como si no hubiera nadie delante de él. Ella no podía dejar de mirarlo mientras apartaba ese mechón rebelde que caía sobre su frente y que nunca había podido controlar. Y cuando, de tanto en tanto, él fijaba en ella su mirada como por casualidad, ella apartaba la suya rápidamente. Un escalofrío recorría su espalada y sus mejillas adquirían un color rosado que cuanto más trataba por evitar más rojas se ponían. Sus manos no podían dejar de temblar haciendo que el café formara tenues olas negras.

Cuando finalmente el hombre terminó su café, se levantó, la sonrió y se despidió de ella con un cálido “gracias por dejarme compartir su mesa. Ha sido un verdadero placer” y se marchó.

Sara se quedó allí reprochándose no haberle dado conversación. Si hubieran hablado, aunque sólo hubiera sido una de esas conversaciones superficiales y fatuas, quizás él la hubiera invitado a quedar otro día, o la habría dado su teléfono o quizá si la conversación se hubiera vuelto más profunda, habrían salido a pasear al frío de la tarde. Ahora ya nada se podía hacer, el se había ido y estaba segura de que no lo volvería a ver.

Llegó a casa con la melancolía instalada en sus huesos. Como todas las tardes siguió el mismo ritual: se dio una ducha, se puso el pijama, dio de comer al gato y se sentó delante del ordenador para mirar el correo. Sara llevaba tiempo escribiéndose con un escritor al que no conocía pero del que había leído todas sus obras y del que estaba secretamente enamorada. Se intercambiaban correos en el que comentaban los textos de él y de vez en cuando se colaban algunas confidencias. Hoy abría el correo con la sensación de que le estaba traicionando. El sentimiento que el hombre extraño del café había dejado en ella había hecho que por un momento se hubiera replanteado sus sentimientos por el escritor.

En la bandeja de entrada había cinco correos en espera para ser leídos, pero ninguno era del autor. Leyó con desgana y cerró el ordenador. No tenía ganas de leer ni de hacer otra cosa que no fuera tirarse en el sofá y dejarse abducir por lo que fuera que pusieran en la televisión.

Amaneció en el sofá, con la televisión violando su despereza. Le costó un mundo poder enderezarse. Renqueante  fue a la cocina y se preparó un café. Puso la radio y se sentó con el dolor instalado en todo su cuerpo.  Se tomó el café con la mirada perdida en el baldosín blanco y descascarillado que tenía enfrente.

Cuando por fin el café hizo su efecto, además de una pastilla de ibuprofeno, se sentó delante del ordenador con la esperanza de haber recibido un correo de su autor favorito, le extrañó no  haberlo recibido la noche anterior porque desde hacía un año no había faltado ni una sola noche a “la cita”.

Su corazón dio un brinco de alegría cuando en la bandeja de entrada vio que un correo suyo estaba esperando a ser leído. Con el dedo tembloroso, pulsó la tecla izquierda del ratón sobre  el correo:

Me gusta el mechón rebelde que cae sobre tu frente y que tú te empeñas en apartar como si no te dieras cuenta.

Adoro tus manos temblorosas sosteniendo la taza de café, tus ojos azules, y tus mejillas rosadas cuando te azoras.

Espero encontrarte, de nuevo mañana, a la misma hora, en el mismo sitio”

 

 

 

 

 

Comentarios

  1. AVM

    14 diciembre, 2017

    Qué bueno, Lourdes. Muy interesante la forma en la que lo has abordado. Un saludo! Aprovecho para invitarte a un grupo que se llama Banco de ideas, técnicas y cuestiones sobre la vida, el universo y todo lo demás. Esperamos que compartas con nosotros algo de tu tiempo. Gracias!

    • Lourdes

      15 diciembre, 2017

      Querido Andrés, muchas gracias por pasarte siempre por mis escritos y sobre todo por tus amables comentarios. Es un placer tenerte por aquí. En cuanto al grupo, estaré encantada de unirme a vosotros, aunque ande algo escasa de tiempo. Un abrazo

  2. Mabel

    14 diciembre, 2017

    ¡Qué hermosa historia! Un abrazo Lourdes y mi voto desde Andalucía

    • Lourdes

      15 diciembre, 2017

      Muchísimas gracias Mabel, siempre tan amable. Me alegra que te haya gustado. Un beso

    • Lourdes

      15 diciembre, 2017

      Muchísimas gracias Mabel, siempre tan amable. Me alegra que te haya gustado. Un beso

  3. Luis

    14 diciembre, 2017

    Buen texto Lourdes, mi voto y mi abrazo!

  4. GermánLage

    14 diciembre, 2017

    Muy bueno el tema y muy bien conducido hasta un final no tan inesperado pero resuelto de forma original y elegante.
    Un fuerte abrazo, querida Lourdes.

    • Lourdes

      24 diciembre, 2017

      Muchas gracias por tu amable comentario querido Germán. Un fuerte abrazo

  5. veteporlasombra

    24 diciembre, 2017

    Ojalá nos sucedieran finales como el de tu cuento. Un abrazo y Feliz Navidad.

    • Lourdes

      24 diciembre, 2017

      Ójala!!, pero nunca se sabe…
      Un abrazo grande.

  6. Vladodivac

    25 diciembre, 2017

    Hola Lourdes, me gusta el mechón de tu cabello y lo dulce que eres al relatarlo
    Feliz Navidad, @lourdesb , te dejo mi voto y un cariñoso abrazo.

    Semper Fidelis.

    Joaquin.

    • Lourdes

      25 diciembre, 2017

      Estimado @joaquin-pintanel muchiiiiiísimas gracias por pasarte por mis relatos y por tus maravillosos comentarios. Un abrazo enorme

  7. La.Mirada.de.MAM

    23 enero, 2018

    Si ciertas pequeñas pinceladas de autobiografía fueran ciertas, el texto vale doble porque desata un deseo. Un saludo

  8. LARRY

    25 abril, 2018

    La intriga y la ansiedad de la soledad muy bien narradas. Mi voto y un saludo.

  9. The geezer

    14 noviembre, 2018

    He leído otros relatos tuyos y poesías y me han parecido interesantes, así como de un estilo directo, que es el que más me gusta, pero este ha sido mi «campeón». Como soy bastante ingenuo, no he adivinado nada hasta el final y así lo he disfrutado más jaja. Saludos y espero leer más.
    César

  10. Lourdes

    15 noviembre, 2018

    @cesarholgado, bendita ingenuidad!
    Gracias por pasarte, por leerme y por tus preciosos comentarios.
    Un saludo

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas