Escribo

Escrito por
| 164 | 20 Comentarios

La luz es tenue. Un hombre permanece tranquilamente sentado en una silla en el centro de la estancia. Sus pies y manos están inmovilizados con largas tiras de cuero. Alrededor de él, una mujer y dos hombres uniformados se turnan para llevar a cabo los experimentos. En ese preciso momento, la mujer enciende un proyector que refleja en la pared ante el reo una enorme bandera del país.

            Una pantallita con distintos parámetros no marca la menor alteración anímica del hombre detenido.

            -No siente nada, las palpitaciones son estables…

            -Prueba con el equipo de fútbol nacional levantando la copa del mundo.

La mujer presiona un botón del mando y aparece la fotografía. Uno de los hombres observa cuidadosamente la reacción del hombre, que se mantiene impertérrito.

            -Nada.

            -¿Pero cómo es posible?

            -Probemos con el estudio frenológico.

El hombre uniformado que ha propuesto tal cosa se lava las manos en un lavabo cercano y comienza a palpar el cráneo del detenido.

-Mmmmm…ya veo. Sí, sí. La convexidad del parietal indica una personalidad crítica y autodidacta. A ver…Oh, sí…El occipital nos habla de un hombre inestable… ¿Cuál es su profesión?

            -Soy escritor.

-¿Ah, sí? Eso explica la morfología del temporal. Un sujeto altamente conflictivo, a diferencia de otros escritores complacientes que hemos visto con anterioridad.

La mujer atiende con curiosidad el estudio de su compañero hasta que le surge una duda y pregunta:

            -¿Sabemos sobre qué escribía?

-Tonterías. En vez de escribir bonitas historias de amor y poemas varios escribía sobre las miserias de la humanidad, los entresijos de la política, el cambio climático, el capitalismo…Ya sabes cómo va con estos tipos. Por cierto, ¿qué sabemos de su origen?

-Es de un pueblo del norte.

-¡Ajá! Eso explicaría, en parte, una cierta propensión a la locura. Como han señalado varios estudios, el viento frecuente afecta a las personas que habitan en esas zonas. El viento, al entrar por el oído, envía ondas dañinas al cerebro, y así es que ha podido provocar el comportamiento de este sujeto. ¿Usted por qué razón escribe?

-Yo escribo como terapia, para ahuyentar esta soledad primigenia. Escribo por la misma razón que otros leen. Escribo porque quisiera cambiar del mundo lo que no me  gusta. Escribo para ser inmortal a través de mis textos. Escribo porque le debo algo a la humanidad lo que me ha dado. Escribo porque he leído. Escribo porque quisiera que la gente se plantease las cosas sencillas pero también complicadas. Escribo porque quiero que la gente se lo plantee todo, como por ejemplo, si los animales distinguen los días de la semana de los fines de semana de alguna manera. Escribo para saber cómo será el futuro y cómo fue el pasado. Escribo porque un buen día una bacteria se tragó a otra que sobrevivió en su interior. Escribiré sobre robots que consuelan a otros. Escribiré sobre el modo en que las estaciones del año nos afectan, si es verdad que envejecemos más en el séptimo piso que en el primero. Escribiré sobre la anatomía de las olas, sobre la segunda ley de la termodinámica, sobre una especie avanzada de monos en un pequeño planeta orbitando alrededor de una estrella corriente. Escribiré sobre astronautas escuchando música y preservativos diseñados para las malas lenguas, sobre la cocacolonización, sobre la alegría y la depresión, sobre cómo hemos estereotipado a los marcianos sin si quiera conocerlos, sobre la fina línea que separa a los genios de los locos. Escribiré sobre la gente que habla tanto que se queda vacía. Sobre la gente que le presta más atención a las palabras que a los hechos y se quedan en lo superficial. Escribiré sobre vidas malgastadas y otras vividas con serenidad. Escribiré la historia de un personaje cuya campanilla le ayuda a localizar a mentirosos. Escribiré un relato diario hasta quedar exhausto. Escribiré sobre la culpabilidad, sobre los que culpan por todo y los cobardes que no asumen responsabilidades. Escribiré sobre la locura y lo que se queda en mera pretenciosidad. Escribiré sobre sexo, amor, muerte, vida, alegría y ansiedad. Escribiré sobre el bien y el mal con una pluma gris. Escribiré sobre el vuelo de los pájaros y la elegancia de las corrientes marinas. Escribiré sobre el sol que todo nos da y la luna que nos endulza la noche. Escribiré sobre maltratos, pobreza y riqueza. Sobre la rebeldía que se queda en postureo y la que apunta a cotas más altas. Sobre cómo un sistema se va a cargar el mundo mientras aplaudimos en estadios llenos de banderitas. Sobre una actitud de estar en contra de casi todo sin hacer nada para remediarlo. Sobre quien se queja constantemente de todo. Sobre cómo aceptar las cosas como vienen. Sobre el sufrimiento. Sobre los optimistas que prefieren llevar una banda en los ojos y sobre los pesimistas que no se atreven a reconocer lo bueno. Sobre nuestra alimentación artificial y lo poco que queda natural natural. Sobre el uso y el abuso. Sobre lo superficial y lo que realmente importa. Sobre la tecnología y…

-¡Basta! Estás como una regadera. No hay nadie al volante, ¿eh? Vamos con el electroshock a ver si se te olvidan tantas cosas por escribir.

El sótano se llena de gritos mientras la aplican corrientes eléctricas de alto voltaje aquí y allá.

Unos días más tarde lo devuelven al exterior. Ya está curado, le han dicho poniéndole en la palma de la mano un bote de pastillas amarillas que debe tomar cada seis horas. Respira el aire limpio pero no siente nada. Un agente de policía le seca la baba que se le escurre hacia el cuello. Sonríe. Así me gusta, coño, dice el poli.

Comentarios

  1. Mabel

    12 diciembre, 2017

    Muy buen Cuento. Un abrazo Andrés y mi voto desde Andalucía

    • AVM

      12 diciembre, 2017

      Gracias, Mabel. Siempre tan pronta y amable. Saludos desde Invernalia

  2. LOUE

    12 diciembre, 2017

    Genial Andrés, desbordas al lector con la imaginación de tu escritor malogrado.
    He disfrutado leyéndote, un abrazo!

  3. VIMON

    12 diciembre, 2017

    Excelente relato, AVM. Saludos con mi voto.

  4. Alberich

    12 diciembre, 2017

    Muy bueno. La Antipsiquiatría es una de mis debilidades. Yo he escrito sobre el tema, pero no he puesto aquí el artículo porque hago confesiones personales y juicios de valor sobre personas que no son adecuados para este foro

    • AVM

      12 diciembre, 2017

      Un honor tenerte por aquí Juan. Crei que se te han ido de las manoslos comentarios jejeje. Sí que da problemas Falsaria últimamente. Me gusta que te guste. Me gustaría leer algo tuyo sobre el tema, aunque si no lo publicas tus razones tendrás. Un abrazo, compi

  5. Alberich

    12 diciembre, 2017

    Muy bueno. La Antipsiquiatría es una de mis debilidades. Yo he escrito sobre el tema, pero no he puesto aquí el artículo porque hago confesiones personales y juicios de valor sobre personas que no son adecuados para este foro

  6. Alberich

    12 diciembre, 2017

    Muy bueno. La Antipsiquiatría es una de mis debilidades. Yo he escrito sobre el tema pero no he puesto aquí el artículo porque hago confesiones personales y juicios de valor que no son adecuados para este foto. Saludos y mi voto!

  7. Alberich

    12 diciembre, 2017

    Muy bueno. La Antipsiquiatría es una de mis debilidades. Yo he escrito sobre el tema pero no he puesto aquí el artículo porque hago confesiones personales y juicios de valor que no son adecuados para este foto. Saludos y mi voto!

  8. Alberich

    12 diciembre, 2017

    Muy bueno. La Antipsiquiatría es una de mis debilidades. Yo he escrito sobre el tema pero no he puesto aquí el artículo porque hago confesiones personales y juicios de valor sobre personas que no son adecuados para este foro. Saludos y mi voto!

  9. Alberich

    12 diciembre, 2017

    No me dejaba poner el comentario y ahora me ha salido cuatro veces! A veces no me funciona bien Falsaria

    • AVM

      12 diciembre, 2017

      No te preocupes, también me pasa!

  10. Nana

    13 diciembre, 2017

    Te envidio. Ojalá, yo pudiera expresar todo lo que siento, sobre, lo divino y lo humano.
    Unos nacen con talento, y otros, tenemos que buscarlo por las esquinas.
    Muy buen relato.
    Un abrazo y mi voto.

  11. Luis

    13 diciembre, 2017

    Un gran talento, un saludo y mi voto Andrés!

  12. GermánLage

    13 diciembre, 2017

    Extraordinaria exposición de lo que es nuestro mundo a través de una simple (y extensa) relación de temas sobre los que escribir. Pero lo que me ha llamado más la atención es la fluidez y la armonía del texto, que se hace leer por pura inercia.
    Un abrazo, Andrés.

  13. Lourdes

    14 diciembre, 2017

    Un texto maravilloso. No decepcionas, siempre sorprendes. Un placer leerte.
    Un abrazo.

  14. AVM

    15 diciembre, 2017

    Gracias, Ginimar!Espero que el escritor esté enfermo durante mucho tiempo. Me das una idea muy interesante así que gracias de nuevo. Un abrazo!

  15. Vladodivac

    25 diciembre, 2017

    Me gusta Andres, me parece un relato muy interesante y muy bueno, perfectamente desarrollado.
    El final es jodidamente triste para los que nos gusta escribir sobre todo lo que enumeras en el relato.
    Feliz Navidad amigo @andresvarelamiranda , te dejo mi voto y un fuerte abrazo.

    Semper Fidelis.

    Joaquin.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas