“El camino… el destino…”. La vida es un libreto

Escrito por
| 181 | 18 Comentarios

Alguna vez pensé que sólo se trataba del destino, de la meta, del punto final al que quería llegar.

Pensaba el camino sólo como un medio necesario, un medio a veces incómodo, a veces ilógico, monótono, arriesgado, desafiante. Ni bueno ni malo, sólo camino. El camino inevitable de quienes queremos llegar.

Y lo anduve tan de prisa, que los años se escondieron en la intensidad del viaje… y no supe cuando me salieron las primeras canas, o cuando las marcas de la experiencia se hicieron dueñas mi frente ya más amplia…

Pero el camino me habló, me habló con experiencias y con gente. Gente ni buena ni mala, sólo gente, gente del camino. Experiencias comunes, a veces buenas y a veces de la otras… y descubrí que la gente y las experiencias eran el camino mismo, y que cada día era la meta… que cada día era el destino.

Descubrí que había llegado muchas veces pero no lo había notado… pero que ya no tenía todo el tiempo, ni toda la fuerza, ni toda la energía.

Entonces aquel día, el día del descubrimiento, me detuve, tomé mi control remoto y pulsé el botón de color rojo en el que leía: off. Y apagué el ruido. El ruido de la noticia tóxica, el de las opiniones de los opinólogos, el ruido de la religión y la política, el ruido absurdo de la Media que se impone pavoneante.

Y ocurrió el milagro, el silencio fue increiblemente elocuente, sanador y casi místico. Y pude ver a los que caminaban como antes caminé… y casi me enfrasco en la agotadora taréa de despertarlos… pero el silencio me atrapó… y descubrí que otros también se detenían. Los atentos a la vida, los cansados del ruido y la corriente genosida que aniquila el pensamiento autónomo. Y al estar atento la vi, con su mano disponible para ser tomada. Y desde entonces así andamos… de la mano… en un camino que a su vez es destino, es meta, es punto final… un camino en el que cada día disfrutamos la dicha de haber llegado, y la dicha de comenzar nuevamente, con el tiempo, la fuerza, y la energía de quienes se saben ganadores…

 

PD.: Cuando ella me contó su historia… era como la que les acabo de contar… #LaVidaEsUnLibreto

 

#GarciaCorpas #YoTambienSoyInmigrante

Comentarios

  1. GermánLage

    10 enero, 2018

    Cierto, GarcíaCorpas. Eso es la vida: un camino en el que cada día es un punto de llegada y un punto de partida. Me gusta.
    Un cordial saludo.

  2. Luis

    10 enero, 2018

    Qué hermoso. Un saludo y mi voto!

  3. Esruza

    10 enero, 2018

    Muy intenso y claro, me ha gustado.

    Mi voto

  4. Mabel

    10 enero, 2018

    Hay que luchar siempre y alzarse cada día para no desfallecer. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  5. Beto Brom

    11 enero, 2018

    Siempre es bueno, detener nuestra marcha, volver la cabeza sobre el hombro, y observar el camino recorrido, sacar conclusiones…

    ¡¡¡MUY BUENAS LETRAS!!!
    Shalom amigazo

  6. LOUE

    11 enero, 2018

    Me ha gustado mucho!
    Un cordial saludo,

  7. Lourdes

    13 enero, 2018

    A veces cruel, a veces justa y generosa, caminamos con ella, cada día y a través de ella nos vamos llenando o vaciando. Puede ser ruidosa pero sólo en el exterior, solo hay que pararse y escuchar el silencio para poder oírnos a nosotros mismos.
    Abrazos y bienvenido de nuevo. Un gusto leerte

    • GarciaCorpas

      16 enero, 2018

      Lourdes querida!! Gracias por tu comentario. Un placer enorme volver a encontrarte! Abrazo gigante

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas