El Campo de Trigo – Segunda parte

Escrito por
| 175 | 7 Comentarios

De repente se vio corriendo en medio del campo, no podía entender que hacía ahí y mucho menos por que corría de esa manera desesperada. Y mientras lo hacía intentó recordar algo, pero no pudo hacerlo, y mucho menos en ese estado, el aire le faltaba y las bocanadas de oxígeno que pretendía tomar al respirar eran insuficientes, estaba todo transpirado y sentía que su corazón no solo latía en su pecho sino también en su cara y en sus manos, las piernas se movían solas dando zancadas descontroladas… miró hacia atrás, viendo si alguien venía hacia él, y tuvo un interrogante nuevo, alguien lo estaba siguiendo?  Por qué además de estar cansado, sentía miedo? Y estando más pendiente de su mente que del control de su cuerpo, sucedió lo que tenía que suceder, sus pies tropesaron y después de tambalearse unos metros cayó sobre las piedras y quedó tendido ahí por un rato largo hasta que la respiración casi volvió a su ritmo normal y de a poco tomó conciencia del lugar, estaba metido en medio de la nada, el piso estaba húmedo y la vegetación era abundante, no podía ver ningún curso de agua a simple vista pero sentía el ruido del río cerca, un poco mas delante de donde se encontraba la vegetación parecía no ser tan abundante. Se sentó y se quedó mirando fijamente el suelo, con sus manos apretaba la tierra tratando de aferrarse a algo, buscando un recuerdo, tan solo un recuerdo en su mente. Quien era? Donde estaba? Que hacía en ese lugar y por que corría? Pero como había pasado otras veces no pudo encontrar en ese momento las respuestas.

 

Perdió la noción del tiempo, no sabía cuánto llevaba ahí, se levantó, y comenzó a caminar temeroso, vigilante y desconfiado, permanentemente controlaba su espalda hasta que salió lentamente del matorral, y a lo lejos pudo ver algo que nunca había visto, un castillo pequeño anclado en medio de  un enorme laberinto color oro que danzaba con la briza que se extendía hasta el horizonte. Y en medio de todo el laberinto pudo observar como caminaban unas extrañas criaturas de dos cabezas y grandes jorobas peludas, se movían lentamente, y casi arrastraban la cabeza por el piso. mansas y extrañas criaturas bajo un cielo celeste profundo que repartía grandes remolinos blancos.

 

Eliseo se encontraba inmerso en su propio mundo, un lugar donde no había lugar para nadie más que él. la realidad se transformaba en su mente; luego de entrar en sus ojos todo se transformaba de manera caprichosa, por momentos podía atravesar las murallas de su propio cautiverio y conectarse con el mundo de afuera y el resto del tiempo solo vivía en su propio ser tratando de descifrar las señales que vienen de afuera. Cautivo en su interior y ajeno de la realidad,

 

No existía en el mundo quien lo buscara, vivió prácticamente sólo en un establo, luego de que el patrón de sus padre notara en él algo extraño, sus movimientos permanentes y la forma constante de mecerse, no pronunciaba ni una palabra y con sus brazos realizaba movimientos extraños, su mirada perdida y profunda y la falta de comunicación hasta con su propia madre, hizo que el patrón tomara la decisión de arrebatárselo a sus padres, esclavos comunes trabajadores del campo, que a pesar de hacer su trabajo de manera correcta, no tuvieron el privilegio de tenerlo con ellos. Eliseo fue llevado a una estancia vecina en donde necesitan a un pequeño que cuide el corral. sus padres desde los siete años nunca volvieron a verlo.

 

Comentarios

  1. Mabel

    8 enero, 2018

    Muy buen Cuento. Un abrazo Mariano y mi voto desde Andalucía

    • marian

      9 enero, 2018

      Mabel, como siempre, muchas gracias por tu comentario.
      Leíste la primer parte del cuento?

      Saludos

  2. Gabriel

    8 enero, 2018

    Me parece interesante, pero hay algunas faltas de ortografía, como ese «tropesaron». Saludos.

    • marian

      9 enero, 2018

      Gabriel muchas gracias por tu comentario, trataré de corregir los errores. tengo algún grado de disortografía que complica un poco mi gusto por la escritura y lectura. es una de las paradojas de mi vida.
      Me encanta escribir y tengo disortografía, me encanta pintar y tengo un alto grado de miopía. jeje

      Leíste la primer parte del cuento?

      saludos

  3. Mabel

    9 enero, 2018

    Si, leí la primera parte Mariano y me parece una historia bastante buena. Un abrazo desde Andalucía

  4. Lourdes

    14 enero, 2018

    Me ha gustado mucho tu texto @marianoadolf, bien podría ser un cuento independiente, se basta por sí solo, aunque he leído la primera parte también. Supongo que habrá una tercera parte que haga encajar las dos historias.
    Un saludo con mi voto

    • marian

      15 enero, 2018

      Hola Lourdes, gracias por tu comentario,
      Si, actualmente estoy trabajando en una tercera y cuarta parte

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas