Lágrimas de vino

Escrito por
| 59 | 1 Comentario

La niebla me llevaba en un camino seco y deshierbado…

Por puentes y pequeñas casas del tamaño de una montaña, falso…

Amé, la amé con mí vida, me lamenté…; me senté en una taberna, un gran jarro de cerveza bebí durante días.

Y durante las próximas lunas, lloré entre mis trapos y grité entre las paredes y pasillos del pueblo…entre la basura, entre la peste.

 

Lloré, gemí e insulté…, el dolor me mató, me devastó, me dejó alicaído.

Sólo recordé su nombre, sólo recordé su olor, su bello cabello marrón  y sus preciosos ojos púrpura.

Sólo su aroma pasó entre mí nariz, entre mí boca y entre mis recuerdos…, sólo entre ello.

 

La gente pasaba, me miraban con fija expresión, me gritaban en una lucha interna…

Días escondidos pasé, depresión, envenenamiento mental, odio.

Pronto de entre los pasillos salí, miré un horizonte gris en la tierra y negro en el cielo…, luego…, solo a metros, un puente.

 

Caminé, corrí, corrí velozmente con lágrimas en los ojos, con una espalda cansada, destripada por la vida y un corazón roto por la suerte…sólo tuve una opción.

Aquel puente me recibió en sus brazos y yo la  acepté gustoso como a una vieja amiga.

 

Comentarios

  1. Mabel

    31 enero, 2018

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenido

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas