Pequeña opereta vienesa para dos

Escrito por
| 280 | 8 Comentarios

Lentamente se abre el telón. Sus engranajes chirrían una obertura rancia. Los pesados cortinajes arrastran restos de antiguos vítores con su aterciopelado y rojo ondular. La madera bucólica del teatro sostiene en el centro una silla en posición inversa al patio de butacas. Solo una persona, ella, se ubica en sus asientos; solo una persona, él, sale del foro.

Cuatro toques de atención sobre el atril.

Primer acto. El ambiente lo dirige el silencio con su larga melena mientras una incandescencia interpreta un solo de arabescos sobre el escenario.  Tras la primera declamación surge una interacción de emociones vivas entre el actor y su espectadora ocasional. Él sabe que ella lo escudriña atenta sin aparente gesto que la delate. Ella sabe que él la sufre con intemperancia.

Segundo acto. Sus primeras notas cubren el recitativo con faustos y medeas en constante alquimia visceral pintando los ajenos palcos con una atarantada coreografía de humores y fragancias, intentando llenar cada ápice de vacío. El crepitar nervioso del respaldar acomoda el pliegue de una falda hacia el infinito mostrando una porción de piel conmovida. Suave, sedosa. En ese mismo instante los flamígeros arabescos centran su atención en tan excelso paisaje.  Comprometidos con su orografía iluminan sin decoro sus formas con el pundonor de la ignominia.

Tercer acto. Turbada, y desde su posición de etérea circunstante, expulsa con delicado mohín las molestas injerencias mientras su falda retorna al estado original. Se levanta. El actor calla. Un interludio amenaza al silencio desde la cúpula de cristal ubicada en el endeble tejado. Los arabescos lloran desconsolados gotas de lluvia temprana sobre los tablones del suelo. Las mira. Comienza su aria.

Cuarto acto. Una monodia expande el utópico síndrome de Hipatia sobre el aturdido actor. Con sus eruditas alas desplegadas se eleva del suelo para surcar el pesado y barroco ambiente cortando la respiración del presente. El existencialismo como meta, la razón purpúrea que emana de las venas. Hasta la propia causalidad y la paradoja llenan su discurso con precisión de soprano y alma de cirujano. La joya y el colofón que revienta los sentidos. La dádiva que la razón demanda. Multitud de florines exhaustos y la orquesta desatada. El ambiente ha cerrado el círculo y, como consecuencia,  el último acto porque el actor ha muerto de agradecimiento sobre el escenario atravesado por una de sus plumas.

©MAM

Comentarios

  1. LOUE

    22 enero, 2018

    Con tu permiso Mam, entro en tu escena sin ser invitada, pero no he podido evitarlo. Un abrazo!

    Vuelo en filigranas
    cuando entonas tu melodía,
    y me entrono sin altar
    al deleite de tu declamar.

    Noble farandulero
    de exquisitas fragancias,
    que excitas las pausas;
    en fragor de inmorales parábolas
    al clamor de tu magistral sabiduría.

    Así desciendo en raso vuelo,
    al aroma de tu universo en verso
    al fuego de tu poderosa prosa;
    y me permito quemarme viva
    sin compromiso de vida
    ! y sin Dios que lo derima ¡

  2. La.Mirada.de.MAM

    22 enero, 2018

    Vaya, que sorpresa!!. Gracias Louise. Es bueno observar que algo se transmite y hace volar a tus musas. Un abrazo igual.

  3. GermánLage

    22 enero, 2018

    Belleza en estado puro, MAM. Como para leer y volver a leer y leer.
    Un cordial saludo.

  4. Mabel

    22 enero, 2018

    ¡Qué hermoso! Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  5. Penélope

    24 enero, 2018

    Es precioso, MAM, y me encanta el ambiente decadente que ha cobrado vida en ese teatro abandonado, en el que cada elemento forma parte de la obra con igual protagonismo que ellos dos. Enhorabuena por tu pequeña gran obra, que «revienta los sentidos». Un saludo.

  6. La.Mirada.de.MAM

    24 enero, 2018

    Obertura, declamación (1) y recitativo (2), interludio (3) y aria final (4) en cuatro diminutos actos. Apenas un minuto y medio de interacción desenfrenada entre actor, «público», orquesta y «cuerpo» de baile. Hay algo de magia, Penélope.

    Igualmente gracias a todos por los comentarios y los que puedan venir. Un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas