Sueños – Terror 1

Escrito por
| 73 | 2 Comentarios

Existen momentos en la noche, en donde la realidad se mezcla con los sueños, en donde no queda claro el límite de lo que es real con lo que no lo es, son esos momentos en donde uno no sabe distinguir si está inmerso en un sueño casi real o está viviendo una realidad estando casi dormido.

Lo único concreto es que esos momentos quedan grabados en la mente.

La mayoría de los sueños que he tenido son acontecimientos de hechos sin sentido, mezclas de personas y lugares, en un tiempo irreal, pero ha habido algunos que podría describirlos con lujos de detalles, en donde los hechos son concretos, donde hay sensaciones, colores, olores y coherencia, hay sueños que me han regalado momentos de tranquilidad y paz y otros que me han sumergido en mares de terror y desconcierto…

Sueño 1 – Terror

 

Desperté en la mitad de la noche en mi cama de niño, era una noche calurosa, esas en las que la transpiración se queda en la almohada y en las sábanas, sentía la boca seca y los labios un poco partidos, la ventana de la habitación estaba abierta, esperaba ver mover un poco las cortinas pero no había en el ambiente ni una mínima gota de aire. Silencio absoluto y quietud extrema, solo podía sentir el sonido de mi respiración agitada, el calor me sofocaba, pero no tanto como el miedo que comenzó a invadirme.

Me encontraba acostado de costado y sentía sobre mi espalda una presencia, que despertaba en mi ese miedo que paraliza, miedo que no te deja pensar, no quería girar pero a la vez no podía dejar de hacerlo, fue entonces que baje el brazo de la cama y me aferré a la madera que sostiene el colchón; tratando de buscar algo de seguridad, con la ingenuidad de creer que eso pudiera refugiarme, y con esa falsa seguridad muy lentamente me di vuelta y lo vi…. Estaba ahí, a mi lado. Tan cerca y tan real, el mismo mal me estaba mirando. Sin cola ni tridente, sin máscaras ni disfraces, el corazón casi dejó de latirme pero ni siquiera pude gritar, solo mirarlo.

Fue nuestro primer encuentro cara a cara, fue el primero de muchos, no hubo peleas ni dialogo, tal vez solo quiso presentarse y mostrarme que estaba cerca, tal vez solo se divirtió mostrándome su perfecto rostro. Rostro que no olvidaré, con la tersa piel blanca marco de su mirada desafiante y esa media sonrisa que me dejo ver sus dientes llenos de sangre.

Comentarios

  1. Mabel

    25 enero, 2018

    ¡Impresionante! Un abrazo Mariano y mi voto desde Andalucía

    • marian

      25 enero, 2018

      Mabel, una vez mas gracias por tu boto y comentario

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas