Sin Rebeca

Escrito por
| 54 | 1 Comentario

Me marche, tal vez fue por el sentimiento de culpa o tal vez por que no fui lo suficiente valiente para enfrentarme a lo que decías. Te deje escapar, jamas te pude volver a sujetar, mi vida daba vueltas y no podía pararla, tu me necesitabas y yo fui egoísta. Así que desaparecí, se que esto no arregla nada, que ya es demasiado tarde, Pero ahora me doy cuenta que tu fuiste mi verdadero amor.

-Tal vez, solo tal vez algún día llegue a perdonarme-

Dije después de dejar las flores en la fría tumba de mi querida Rebeca, hacia 5 años que no la veía que no tenia contacto con ella, Aunque cada noche imaginaba que la abrazaba, que la volvía a besar, que sus cabellos se enredaban en mis dedos ,que su olor bañaba mi habitación, pero ahora que por fin me había decidido a buscarla era demasiado tarde…Me duele pensar que lo último que le dije fue “Tal vez vuelva cuando te lo merezcas” y decidí marcharme, seguro que ella me llamaría pidiendo que volviese. Pero jamas llamó, y yo intente superarlo, en vez admitir que lo hice mal…pedir perdón .

Todo este tiempo he estado reuniendo el valor para volver a verla y decirle realmente lo que pienso… lo que añoro lo que la necesito… Volví a mi casa no sabia que hacer…Me sentía perdido incluso mas que en estos últimos años… Ya había intentado olvidarla, pero aun así no podía evitar comparar cada chica con ella. Me enamoraba por que tenia los ojos de Rebeca, los gestos de Rebeca, las piernas de Rebeca o por que su olor era como el de ella…En mi habitación donde durante todo este tiempo soñaba que volvía a mis brazos, ahora no me quedaba consuelo, no iba a volver. Me sentía solo, abandonado y mis lagrimas no dejaban de rasgar mi piel, la piel que un día ella acarició…estaba abatido me mire al espejo, no quería seguir estando ahí, con suerte mi reflejo desaparecería, pero eso no pasó. Le pegue un puñetazo y la sangre empezó a caer desde mi mano pero no me dolió. Tal vez la solución era esa, acabar conmigo igual que hice con mi reflejo. Entonces lo vi claro,¿para qué quería estar aquí, alomejor en otra vida ella me esperaría y me perdonaba? ¿Qué estaba esperando?

Cogí todas las pastillas que había en la despensa, me las tome sin pensar todas de golpe, cogí la foto de mi amada junto a sus cartas, todos nuestros recuerdos y me sumí en un profundo sueño…del cual nunca mas pude despertar… Entonces comprendí, un corazón herido no puede descansar, la encontré mas no me pudo ver. Ella estaba en su habitación llorando ya agotada,buscando una solución a esa tristeza de su maltrecho corazón, pero no pudo más, su pecho dejó de latir, se paró y la dejó descansar.. . Y allí entre sus dorados cabellos, sus preciosos ojos azules lluviosos y sabanas de seda su cuerpo se sintió por ultima vez… Hasta el final fue preciosa, hasta con esa lagrima fría que se llevo su ultima gota de vida…Y yo mientras pensaba que le quedaban 3 minutos para llamarme…ingenuo de mí…¿cómo podría haber hecho tanto daño y aun esperar que me quisiera?¿y cómo seguía esperando su perdón? Poco a poco me di cuenta… ella era siempre quien me ayudaba, la que estaba detrás de quien soy en realidad, quien verdaderamente me daba fuerzas para hacer lo que luego a ella le sentía mal, pero no se quejaba…Solo quería que fuera feliz y yo cada vez le pedía mas…Sin darme cuenta lo que ya soportaba detrás. La había perdido para siempre, por no saber apreciarla lo suficiente. Y ahora vagaría yo por toda la eternidad…Para descubrir como liberarla de su habitación donde noche tras noche le rompía el corazón.

Comentarios

  1. Mabel

    17 mayo, 2018

    Muy buen Cuento. Un abrazo Isabel y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas