Del mil novecientos

Escrito por
| 190 | 13 Comentarios

 

Maneja la vieja el bolillo cual eficaz cirujana; de izquierda a derecha los lleva con soltura increíble tejiendo el encaje con sus finos hilos. Te mira descuidando sus dedos, sus curvados dedos, de soslayo a tus ojos, casi huyendo de ellos por miedo de encontrarse el desprecio, o buscando en algún descuido sumirse en su fondo en defecto del cariño que merece y quizás le has negado, por olvido, por despego, por distancia, por ausencia, por silencios ni siquiera estudiados.

Canturrea la anciana una rancia canción de labranza que habla de un amanecer lejano en la que el sol, la azada y los bueyes interpretan la pasada historia de una antigua nación, casi extraña para ti, de cuento de miedo quizá; y se nota que siente en su frente el hoy seco sudor del esposo marcando otra dura faena en el pedregal, rompiendo la tierra a golpe de esfuerzos y “¡mecagoendios!”; y el botijo, el fresco botijo que amparó del cansancio y la sed al labriego con el dulce frescor de su arcilla.

Maneja la vieja el puchero cual curtida hostelera, sentada en su baja sillita de mimbre del mil novecientos frente al fuego del hogar, rojo y crepitante, absorta en ambas faenas mientras dibuja en el hervidero del sustancioso magma esos circulares y rítmicos bailes con la misma cuchara de tosca madera que batió en su guerra tantos tropezones y secos garbanzos… desde entonces.

De nuevo se ha vuelto y te ha buscado con esa mirada huidiza, sin palabras, vestida de negro azabache, como siempre desde que naciste, desdentada y arrugando su ceño; su cabeza es un bulto pequeño que deja escapar un mechón plateado de un pelo que esconde un viejo pañuelo de paño…  Y, quizás aburrida de ver que no miras y tampoco le hablas, retoma con quebrada voz ese canturreo de albas en el duro campo, sus albas, y deja escapar una lágrima por saberse querida por él, que en el Cielo está y también la espera, como afirma entre lloros cuando reza en silencio al salir el sol…

Y lo admira abriendo su ventana, su única ventana, frente al pedregal.

Vuelve al trabajo, observa de nuevo el puchero del que surgen vapores airados, se sienta y remata bajo un esperanzador suspiro el último encaje en ese blanco sudario que lleva tejiendo más de diez años desde su partida.

El traje de novia está listo.

Maneja la abuela su tiempo cual sutil relojero…

El poco que le resta…

Mirando a su nieto…

Que la ignora.

 

 

Comentarios

  1. Mabel

    11 junio, 2018

    Muy buen relato. Un abrazo Germán y mi voto desde Andalucía

  2. Esruza

    11 junio, 2018

    ¡Ay, Manger, casi me haces llorar, es hermoso tu relato!

    Bienvenido de regreso, se te extrañaba.

    Saludos y mi voto

    Estela/Esruza

  3. Manger

    13 junio, 2018

    Muchas gracias, Mabel, por tu visita. Por cuestiones personales, llevo un tiempo apartado de vosotros pero, aunque no deje rastro de mi lectura, cuando puedo os sigo leyendo y disfrutando de vuestras creaciones. Te mando un fuerte abrazo, amiga poetisa.

  4. Manger

    13 junio, 2018

    Hola, estimada Estela. Siento haberte tocado la fibra de las lágrimas; es un modesto relato en prosa poética que hace mucho escribí recordando la figura de la abuela materna de mi mujer, una persona entrañable que vivió un tiempo muy difícil, y a la cual sigo guardando un respeto reverencial, pese a que ya falleció hace más de quince años. Te agradezco mucho ese amistoso comportamiento, amiga Estela; la verdad es que por el momento no tengo intención de volver a Falsaria. Eso no quita para que -en silencio- os siga leyendo, y a ti especialmente en Buenos Relatos, aunque no deje rastro ni comentarios a tus creaciones. Me han gustado también tus trabajos simbióticos con Beto. Te mando un fuerte abrazo.

  5. Manger

    13 junio, 2018

    Gracias también a Mariazar y a Luis por pasaros a leer. Un abrazo.

  6. Nana

    18 julio, 2018

    Querido Manger, por desgracia, creo que tu historia se puede sentir como propia, tan real que es fácil identificarse con ella. Me sigue fascinando la facilidad con la que puedes ir cambiando de tema, de contenido, de forma, y salir airoso. Espero volver a leerte pronto. Un fuerte abrazo 😉

  7. Manger

    18 julio, 2018

    MI agradecimiento también a Vladodivac por pasarte a leer. Un abrazo.

  8. GermánLage

    23 diciembre, 2018

    ¡Vaya, tocayo! ¡De nuevo por aquí, con tu habilidad y maestría de costumbre! Te echaba de menos.
    Un cordial saludo; feliz Navidad y… un nuevo año muy productivo; es mi deseo para ti.

  9. Manger

    27 diciembre, 2018

    Muchas gracias, mi querido amigo tocayo. La verdad es que llevo ya casi medio año sin publicar en Falsaria y, por el momento, tampoco tengo intención de hacerlo. Falsaria es muy exigente en el ritmo, y ahora estoy más ocupado con un proyecto personal en el que he puesto muchas ilusiones. Eso no quita para que de vez en vez me pase en silencio a disfrutar de las obras de mis escritores favoritos. He observado que tú también te has apartado de publicar, y eso si que es una valiosa pérdida para el conjunto de Falsaria. Te agradezco mucho tus palabras, aunque en realidad no las merezca. Te deseo también unas muy felices fiestas navideñas y que el próximo año todo sea venturas en tu vida. Te mando un fuerte abrazo junto con mi reconocimiento.

  10. Manger

    27 diciembre, 2018

    Gracias también a mis amig@s Medgut, Adao, César Olgado, Labrida, Blabliblu, Estef314, Daniel Molina y… a mi gran amigo (al que mucho echo de menos también en Falsaria) Patxi Hinojosa. Os deseo a todos unas felices fiestas navideñas y que sigáis escribiendo tan bien como vosotros sabéis. Un fuerte abrazo.

  11. Manger

    27 diciembre, 2018

    Mil perdones, mi estimada Nana, por tardar tanto tiempo en contestar a tu comentario. Hace mucho tiempo que no paso a escribir en Falsaria y no he visto tu comentario, como tampoco me llegó a mi correo. Otra gran escritora que también se va alejando… Una pena. Te mando mis saludos más cordiales y mis deseos para ti de uns felices fiestas navideñas y un mejor año 2019. Deja volar tu imaginación y no dejes nunca de escribir.

  12. Manger

    29 diciembre, 2018

    Agradecido por tu tiempo y comentario. Mis saludos más cordiales, Arenaymar. Felices fiestas navideñas.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas