Tesoros

Escrito por
| 115 | 3 Comentarios

Atesore una gota al final de la mejilla

reclusa le alimento con silencio y agonía;

es prisionera del tormento que le ha dado vida,

del nitido momento del que siempre será cautiva.

 

Con añoranza las jacarandas cubren el suelo

se han deshecho en favor de los poetas

y con sacrificios se han ganado el cielo;

¡cuanta verdad ocultan en las conversas raíces!

sostienen sin querella las mentiras de los rostros sin matices.

 

Se teme entonces que sus flores sean entierro

y no perfume de tan insípido suceso;

se teme entonces pensar

que ya no soy ni siquiera un furtivo recuerdo.

 

La subyugada gota inunda el corazón convulso

y seca de este pobre hombre iluso

la omisión del sentido final de los cuentos

consumación de corruptos pensamientos sin pienso

 

¿Soy quizás el evocado delito

de no dejar ni huella, ni llanto, ni olvido?

 

Comentarios

  1. Mabel

    3 julio, 2018

    ¡Qué hermoso poema! Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas