Sobre océano y añoranza

Escrito por
| 254 | 26 Comentarios

Si el océano llegase hasta aquí, si rompiese en espuma y, pacientemente, tallase la piedra impasible. Si ocultase con estruendo los rumores que anuncian el final de los días, si no hubiese más luz que la que se desliza sobre un horizonte incendiado. Si entre sal y bruma se desvaneciesen las horas. Si todo fuese ocaso ante mí y el cielo estuviese colmado por interminables bancos de aves marinas, también así me seguiría sintiendo profundamente feliz.

Si se rizase de nuevo mi cabello y, entre sus ondas, se cobijase toda la infinita humedad en suspensión de un invierno en la costa. Si el sol golpease con furia de nuevo mi frente, rescatase el azul de mis ojos e iluminase cada recodo de mi rostro de niña. Si volviesen a mí todas y cada unas de las costumbres, todos y cada uno de los recuerdos y añoranzas, todavía así seguiría siendo profundamente feliz.

Porque no he quebrado la serenidad de mis tardes tranquilas y viajado hasta este rincón del mundo, para vivir abrazada a nostalgias. Porque, tal y como hemos acordado, a ninguno de los dos se nos ha olvidado respirar. No hemos extraviado sombra y sentidos en una absurda búsqueda de momentos imposibles, gastados por tanto querer recordar. Porque he aprendido a renovar el atrezo de cada una de las mañanas, las vistas que me saludan y hasta la cadencia del vaivén que siempre me ha mecido entre nostalgia, emoción desbordada, profunda añoranza, seguridad, amargura por no verte, ilusión por contarte. Todo para limpiar de costumbre la piel de mis manos, todo para sentir el tiempo doblegado, rendido a mi criterio. Todo para seguir siendo profundamente feliz.

Ahora camino calle abajo, entre áspero hormigón. Recorro paisajes retorcidos hasta mudar en fastuosos bosques inertes, rebosantes de color y caos. Siento que las aceras anticipan mis pasos, mis desnortados cambios de dirección. Nacen, no estaban antes allí, y se depositan justo bajo mi pisada. Me conceden el privilegio de convertir mis huellas en la primera mácula de su historia, el honor de tornarlas mundanas a cada paso. Camino calle abajo, entre perdida y somnolienta, entre excitada y teatral; fingiendo que la normalidad lo invade todo, que la felicidad ha sido siempre natural en mí. Mientras, mis pulsos palpitan y mi orgullo se eleva como pocas veces antes lo había hecho.

En esta ciudad sin costa, sin ronroneos de mar aletargado, sin bramidos de océano enfurecido. En esta ciudad oscura todavía hay noches que hieren. Siempre las ha habido. Pero aprendo a abrazarlas y buscarles cobijo. Descubro el arte de endulzar añoranzas, la sabiduría de cómo naparlas de densa ilusión. No me detengo a contemplar estelas, sé que hayan nacido torpes, precisas y firmes, o profundamente difuminadas; ellas permanecen… y permanecerán… dispuestas a ser rememoradas. Por fin comprendo que no hay tiempo insalvable, ni distancia que se vuelva eterna para quien ha decidido partir. Confío en que la memoria me guarde, sé que puedo construir recuerdos mejores, vivencias cruciales. Sé que existe un futuro en donde poder compartir la vida que ahora me inunda, las sencillas hazañas que esculpen mi recién estrenada armonía.

No puedes escucharme, pero murmullo en silencio canciones que antes sólo imaginaba gritar. Melodías que te descubren que, aquí y ahora, pese a todo, sin océano y luz, me siento y soy profundamente feliz.

Foto de portada: “day seven – unintentionally moody, por Lucy Maude Ellis

acervo.es · Sobre océano y añoranza

Comentarios

  1. Nana

    11 septiembre, 2018

    Casi como en el anterior relato, descubro la poesía de tus verbos conjugados. Unas descripciones hermosas, una armonía dentro del caos que es ciertamente adictiva. Me gusta como has ido desmenuzando la historia, acompañándola paso a paso, reconstruyendo y moldeando, por si al pisar el suelo alguna baldosa decidiese moverse. Un fuerte abrazo 😉

  2. B€RTA

    11 septiembre, 2018

    Interesante, con cierto gusto subliminal.
    Mi voto

  3. Ignorant.Walking

    11 septiembre, 2018

    @basin-of-attraction, muchas gracias. Siempre es un placer que te pases y comentes.
    Creo que el relato, o al menos esa era parte de la intención, hay un poco de ese caos propio de cuando discutimos con nosotros mismos y las ideas se acumulan… por avalancha 🙂
    Para mí, la mirada de la foto transmite, entre otras cosas, un poco ese proceso.

    Lo dicho, muchísimas gracias por el comentario!

  4. Mabel

    11 septiembre, 2018

    ¡Excelente! Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  5. JoelFortunato

    12 septiembre, 2018

    Saludos cordiales y felicitaciones por esta bella obra, con alta calidad descriptiva y un fondo sentimental importante. Un gusto de lectura. Gracias por compartir su noble arte.

  6. LOUE

    15 septiembre, 2018

    Un deleite leerte, mi sincera admiración por tan excelente texto. Un saludo!

  7. Ana De Luna

    15 septiembre, 2018

    Me ha encantado tu relato. Mi voto . Y recibe un cordial saludo

  8. Patricia A Galeano

    15 septiembre, 2018

    Me encanta leerte, me gusta tu manera de decir y esa capacidad de traspasar la pantalla y causar diversas sensaciones al leerte. Mi voto y admiración para vos! Abrazo!

  9. Ignorant.Walking

    16 septiembre, 2018

    Buf, @patricia_a_galeano… no sé muy bien qué decir! Te agradezco enormemente el comentario, ojalá que sea cierto y te llegue algo de lo que escribo… aunque sea una pizca… aunque sea un poquito de nada…

    Un saludo y gracias!

  10. David Sánchez-Valverde Montero

    16 septiembre, 2018

    Magnífico relato de nostalgias y alegrías. Una prosa poética de altura. El pasaje en que las aceras anticipan los pasos, me ha resultado maravilloso. Gracias.

  11. Ignorant.Walking

    16 septiembre, 2018

    Un placer, @davidsvm. Muchas gracias por el comentario y por destacar ese pasaje en concreto.
    Lo dicho, un orgullo que te pases y comentes.

    Un saludo

  12. VIMON

    18 septiembre, 2018

    Excelente prosa, IW, aunque yo no la calificaría de cuento o relato. Saludos con mi voto.

  13. The geezer

    19 septiembre, 2018

    Me ha gustado mucho este relato, o más bien poema, lleno de temple, de fuerza para seguir adelante, aunque sea en la jungla de cemento sin mar… Un saludo y enhorabuena
    César

  14. Ignorant.Walking

    19 septiembre, 2018

    Hola, @vimon, muchas gracias por el comentario!
    ¿Qué propones para calificar el texto? Yo tampoco creo que sea demasiado correcto llamarle «cuento», pero… ¿alguna idea?

    Un saludo

  15. Ignorant.Walking

    19 septiembre, 2018

    Muchísimas gracias, @cesarholgado.
    Sí, espero que tenga algo de eso… de ser capaz de recordarse a uno mismo el porqué de algunas decisiones, o los beneficios que tienen asociados algunos peajes…

    Un saludo!

  16. gonzalez

    25 septiembre, 2018

    Me gustó mucho, Ignorant. Te dejo mi voto y un fuerte abrazo.

  17. PedroGda

    1 octubre, 2018

    Ya entro poco en esta pagina, pero llegar y encontrar estas letras tuyas es toda una motivación para frecuentarla más. Felicidades y voto.

  18. Ignorant.Walking

    1 octubre, 2018

    Muchas gracias, @pedro-gda. Es todo un privilegio que te pases y comentes, de verdad que lo es.
    Se echan de menos tus textos, ojalá te animes y publiques alguna cosa más. Los últimos relatos que nos dejaste a principios de año eran fantásticos. Lo dicho, ojalá te dejes caer más a menudo.

    Un saludo y muchas gracias.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas