Traición

Escrito por
| 141 | 7 Comentarios

El juego de vencer la actitud correcta, lo único que importa en cada coincidencia, en cada café rodeado de libros que nadie lee.

Amigos ensamblados como octavas contrapuestas, con los que encuentro partes olvidadas de mi alma.

Irreverencias que disponen pequeñas traiciones en cada réplica.

No tengo claro que hayamos perdido ocasiones en letras plegadas. Saber que podemos recurrir a infinitas obras, a inspiraciones múltiples con las que perdernos, solo plantea el deseo no consumado.

Posibles inabarcables, que nos contemplan desde las estanterías de la cafetería, juzgándonos cual fantasmas inconformistas.

Allí empieza y termina nuestra voluntad, ansiando la integridad de lo completo.

Aina reparte emoción al necesitado, mientras que Sergio implica moralejas de todo tipo, absurdas a menudo, pero que siempre nos expulsan de nuestro ambiente acomodado, aunque sea por un minuto.

—Llámame para hacerme perdurar, en cada quiebro, en cada latir que suplica el siguiente. —Se dirige Aina con emoción.
—¿Acaso solo deseamos dar el siguiente paso, continuar por farragoso que sea el horizonte? — Plantea Sergio.
—Los hombres estamos diseñados para no alcanzar la plenitud, el falso sueño que nos motiva. Nadie en la historia ha conseguido estar repleto, a menos que yo sepa, de juicios absolutos, de emociones colmadas, remitiendo en él toda aspiración. ¿Quién lo ha conseguido todo? ¿Quién se ha pasado el juego de la necesidad? — Digo con cierto desaire.
—Entonces Viajero, ¿que deberíamos perseguir? quizá deberíamos desistir, la apatía debería reinar en nuestras vidas?—replica Aina con enfado.
—Solo digo que, hagamos lo que hagamos nunca alcanzaremos la totalidad. Nuestra naturaleza nos empuja a seguir anhelando, a no poseer nada absoluto ni trascendente sea como sea. Nuestro cuerpo, nuestros bienes, nuestras ideas y sueños, nada tenderá jamás a un estado insuperable. Mirad atrás, no son más que polvo todos lo que lo intentaron, quizá ahora sean expresiones en páginas amarillentas.— Respondo un poco airado.
—Dueños de almas inacabadas, obligados a deambular por búsquedas incesantes, bajo amores insuficientes. Es muy romántico, puedes verlo de ese modo Aina.—Intenta tranquilizar Sergio.
—Planteas un entorno funesto, de nirvanas estériles… —Replica Aina.
—Supón el escenario contrario, donde la excelencia hace hincapié en cada recóndito aspecto humano. Donde las relaciones subliman, donde los juicios alcanzan la perfección, donde el raciocinio y el deseo alcanzan lo insuperable. ¿La continuidad no se vería amenazada? ¿Para qué alargar en el tiempo lo que no puede mejorar? ¿Sería la extinción, la solución lógica a la imposibilidad de superación? ¿La solución a una supuesta estabilización asfixiante de todo cuanto conocemos?—Realizo una pausa con tal de coger aire— La perfección es un callejón sin salida, pues no contiene altibajos ni carencias, la tranquilidad de las aguas del deseo es solo muerte.
—¡Eres un miserable, deberías clavarte tus propias ideas afiladas! ¿Cómo puedes venir a nuestras vidas a desalentarlas, a acabar con nuestras esperanzas tan vulgarmente?. Sabes, solo queremos tomar café y pasar un buen rato entre libros olvidados, ¿No es lo que quieren todos?
—Aina, no pretendía…—Intento detenerla agarrándola por el brazo, pero se libra bruscamente.—La veo desaparecer a través de la cristalera del café.
Sergio coge su abrigo y se marcha tras ella sin decirme nada.

Mi traición ha sido demasiado alta esta vez.

 

 

 

*Querido lector de Falsaria, agradezco mucho tu interés en mis textos y te invito a conocer mi anterior trabajo, un recopilatorio de microrrelatos, reflexiones y pensamientos abstractos:

Anadesería (puedes leer totalmente gratis los primeros microrrelatos)

¡Gracias!

Comentarios

  1. Luis

    17 octubre, 2018

    Muy buen texto, como habitúas, excelente capacidad de síntesis y de redacción, un saludo y mi voto-.

  2. Mabel

    17 octubre, 2018

    ¡Excelente! Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  3. Esruza

    17 octubre, 2018

    ¡Buen texto Viajero!

    Saludos y mi voto

    Estela

  4. gonzalez

    25 octubre, 2019

    Me gustó mucho, Viajero. Te dejo mi voto y un fuerte abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas