Viaje de noche

Escrito por
| 63 | 3 Comentarios

-¿De qué trata esa canción? -le preguntó a su hermano Martín, quien lucía triste cantando, mientras se dirigían a su casa en Santiago tras pasar el día en la playa.

 

-De nada en especial -respondió él, al rato.

 

-Ya po, Martín. Si sabí lo que que te dijo la psicóloga. Esta música te hace mal.

 

-Ya oh, la corto entonces -acto seguido, aprieta con fuerza el botón de apagado de la radio – ¿Feliz?

 

Su hermana, Francisca, no dijo nada. Se limitó a recostarse en su asiento y comenzar a mirar por la ventana. Pasaron así alrededor de veinte minutos. El vehículo avanzaba veloz por el camino rural, las luces iban acabando con la inmensa oscuridad que los rodeaba a esas horas de la noche. El único ruido que eran capaces de oír era el suave murmullo del motor y del viento entrando por las ventanillas, las cuales estaban ligeramente abiertas.

 

-El silencio tampoco me hace muy bien que digamos -dijo Martín a su hermana, visiblemente molesto por su nula voluntad a mantener una conversación.

 

-Pucha, igual no sé de qué hablar. Si nunca quieres contarme nada -respondió ella.

 

-Si, lo sé -admitió él, tras un rato -. ¿Sabes? Tengo ganas de parar un rato. ¿Te molestaría?

 

-No, paremos no más.

 

El vehículo siguió avanzando hasta que encontraron un lugar donde pudieran parar. Una vez lo encontraron, comenzó a frenar progresivamente mientras se iba orillando a la verma del camino. Apenas se detuvo, Martín apagó el motor y encendió la luz interna del auto. Luego desbloqueó los seguros y se bajó con rapidez. Su hermana lo siguió, viendo como se alejaba. A esas horas, sólo se veía la luz del vehículo, como un faro en un mar de oscuridad. Era tan así, que apenas se distinguían los cerros del cielo; pasaban inadvertidos uno del otro si uno no miraba con atención.

 

Cuando por fin llegó a él, lo abrazó por la espalda.

 

-Me asustaste. Si sabí que poquito más allá no más hay un acantilado.

 

-Sí sé, por eso me detuve. Si no pienso hacer nada, Pancha.

 

-Igual me preocupai, po. Siempre dices eso, pero después… después te veo todo el día acostao, tomando más pastillas de la dosis que te indicaron o publicando hueás que de verdad me urgen.

 

-Lo… lo siento -dijo él, tras notar que su hermana había comenzado a llorar -. Lo siento de verdad.

 

El silencio volvió a apoderarse de ellos. Pasaron varios minutos hasta que Martín volvió a hablar.

 

-Cómo me gustaría que se vieran más las estrellas desde aquí.

 

-Sí -respondió Francisca, con énfasis -. Pero incluso estando tan lejos de Santiago, sus luces nos siguen cagando el panorama -rió, lacónica.

 

-Si -la voz de Martín apenas se hizo audible -. Pero tenemos otra cosa a cambio.

 

-¿Qué? -se apresuró a preguntar.

 

-Mira hacia adelante -respondió él.

 

Francisca, entonces, vio hacia el frente, abrazando, ahora, a su hermano de lado. Al principio no lo entendió. Sólo vio un horizonte negro, apenas si distinguía algo de vegetación y, a lo lejos, muy a lo lejos, una pequeña estela de luz; la capital. Pero no era eso a lo que se refería Martín.

 

-Tienes razón -mencionó ella, cuando por fin lo entendió. No pudo evitar las lágrimas que comenzaron a correr por su rostro. Pero, esta vez, no eran lágrimas de tristeza, sino de alivio. Una amplia sonrisa se dibujó en su cara.

 

-Quizás debamos volver al auto -añadió él, tras un rato.

 

-Quedémonos un ratito más -le respondió Francisca.

 

 

Comentarios

  1. Luis

    16 noviembre, 2018

    Muy bonito; bonito y esmerado cuento breve, un saludo y mi voto!

  2. Mabel

    16 noviembre, 2018

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas